PA­NA­MÁ MÁS CER­CA DE SER UNA DE SER UN SMART NATION

Más allá de ser so­la­men­te una Smart City, Pa­na­má ade­lan­ta una es­tra­te­gia por me­dio de la cual as­pi­ra a con­ver­tir­se en una Smart Nation, sien­do así re­fe­ren­te pa­ra los paí­ses de la re­gión.

IT Now El Salvador - - Management - Bo­ris Ríos

Con la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía, y hoy aún más con el In­ter­net de las Co­sas (IoT), las ciu­da­des tie­nen la opor­tu­ni­dad de se­guir in­no­van­do con so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra en­fren­tar­se a los desafíos de la vi­da ur­ba­na. Una ciu­dad muy in­te­li­gen­te tie­ne que te­ner un plan maes­tro, gen­te pre­pa­ra­da en la ad­mi­nis­tra­ción y la ca­pa­ci­dad de apren­der y apro­ve­char las tec­no­lo­gías nue­vas cuan­do emer­gen.

En la re­gión, Pa­na­má es un re­fe­ren­te de es­te con­cep­to lle­van­do a ca­bo im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas de la mano del sec­tor gu­ber­na­men­tal y pri­va­do con mi­ras a con­ver­tir­se en un país in­te­li­gen­te (Smart Nation).

Pa­ra mues­tra un bo­tón. En co­la­bo­ra­ción con Cis­co, ha pues­to en prue­ba un mo­de­lo In­te­gral de Ciu­dad In­te­li­gen­te, es­to me­dian­te una pla­ta­for­ma di­gi­tal que pue­da in­te­grar in­for­ma­ción de múl­ti­ples fuen­tes co­mo sen­so­res de am­bien­te, cá­ma­ras, dis­po­si­ti­vos, y que al mis­mo tiem­po desa­rro­lle in­ter­ac­ción con los ciu­da­da­nos pa­ra que es­tos sean par­ti­ci­pes de la evo­lu­ción. Tam­bién, en el sec­tor aca­dé­mi­co han desa­rro­lla­do ini­cia­ti­vas pa­ra pro­mo­ver la in­no­va­ción al­re­de­dor de pro­ble­mas co­mu­nes de la vi­da en ciu­dad, co­mo un hac­kat­hon.

“La ho­ja de ru­ta se­ría que a fu­tu­ro to­dos los pro­yec­tos de ín­do­le tec­no­ló­gi­co in­te­gren in­for­ma­ción ba­jo la mis­ma pla­ta­for­ma, de ma­ne­ra pue­da ser usa­da pa­ra me­jor to­ma de de­ci­sio­nes, pla­ni­fi­ca­ción, y ge­ne­ra­ción de in­no­va­ción lo­cal crean­do nue­vas apli­ca­cio­nes y ser­vi­cios”, men­cio­na­ron re­pre­sen­tan­tes de Cis­co.

De acuer­do a la Ing. Ana­bel Bro­ce, directora Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra Tec­no­ló­gi­ca de la AIG, es­te año Pa­na­má po­dría con­so­li­dar­se co­mo un país in­te­li­gen­te. Sin em­bar­go, ma­ni­fes­tó que ser un país in­te­li­gen­te no es so­lo lle­gar a un sec­tor es­pe­cí­fi­co y desa­rro­llar­lo, es por ello que la AIG es­tá tra­ba­jan­do en va­rios sec­to­res en pa­ra­le­lo pa­ra lo­grar ser un real Smart Nation.

“No que­re­mos nom­brar­nos co­mo un Smart Nation has­ta que ha­ya­mos com­ple­ta­do to­do el ci­clo, que im­pli­ca com­ple­tar to­das las ba­ses de da­tos sec­to­ria­les don­de se pue­de ob­te­ner in­for­ma­ción de for­ma in­me­dia­ta”, agre­gó Bro­ce.

Llu­via de apps y nue­vas tec­no­lo­gías

En es­te de­ve­nir, son múl­ti­ples los pro­yec­tos que el país ca­na­le­ro vie­ne desa­rro­llan­do en con­jun­to con di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do pa­ra im­pac­tar a di­ver­sos sec­to­res de la po­bla­ción, ta­les co­mo: sa­lud, trá­fi­co y trans­por­te, ries­go y se­gu­ri­dad; so­cial, en­tre otros.

Han pues­to al ser­vi­cio de la

ciu­da­da­nía una llu­via de apli­ca­cio­nes mó­vi­les, que le ayu­den a ge­ne­rar aler­tas y re­ci­bir in­for­ma­ción a tra­vés de los Smartp­ho­ne.

“Que­re­mos que los ciu­da­da­nos apli­quen el go­bierno abier­to y tra­ba­jen de for­ma co­la­bo­ra­ti­va con la Au­to­ri­dad Na­cio­nal pa­ra la In­no­va­ción Gu­ber­na­men­tal (AIG) en­vián­do­nos in­for­ma­ción so­bre lo que es­tán vien­do y ne­ce­si­tan que se me­jo­re y vi­ce­ver­sa”, apun­tó Ana­bel Bro­ce.

En lo que res­pec­ta a se­gu­ri­dad, a tra­vés de la di­rec­ción de vi­gi­lan­cia del Mu­ni­ci­pio de Pa­na­má se han ins­ta­la­do las pri­me­ras 100 cá­ma­ras en la ciu­dad. A fu­tu­ro se es­pe­ra que ten­gan la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar tec­no­lo­gías de con­teo de per­so­nas y de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, ade­más de re­co­no­ci­mien­to de pla­cas, lo que per­mi­ti­rá ha­cer me­jor se­gui­mien­to de múl­ti­ples ti­pos de in­ci­den­tes.

Un área com­ple­ta­men­te nue­va en la que es­tán tra­ba­jan­do es en la im­ple­men­ta­ción de sen­so­res pa­ra me­dir la ca­li­dad del agua, hu­me­dad, tem­pe­ra­tu­ra, en­tre otros.

Alex Neu­man, CTO del Mu­ni­ci­pio de Pa­na­má, ex­pli­có que es­tán ex­pan­dien­do la co­ber­tu­ra de ac­ce­so inalám­bri­co gra­tui­to a In­ter­net en múl­ti­ples ubi­ca­cio­nes - em­pe­zan­do por las pa­ra­das de bu­ses pe­ro con la in­ten­ción de ex­ten­der­lo a to­dos los si­tios ba­jo ju­ris­dic­ción del Mu­ni­ci­pio den­tro de lo per­mi­ti­do por la Au­to­ri­dad de Ser­vi­cios Pú­bli­cos (ASEP).

“Aun­que el ac­ce­so inalám­bri­co gra­tui­to de por sí es un gran pa­so, es pa­ra no­so­tros so­lo el pri­me­ro de mu­chos pa­sos pa­ra una ciu­dad in­te­li­gen­te: el te­ner ese ac­ce­so dis­po­ni­ble no so­lo pa­ra nues­tros ciu­da­da­nos sino pa­ra sen­so­res de to­da ín­do­le (con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, rui­do, mo­vi­mien­to, co­mu­ni­ca­cio­nes) nos abre un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des mu­cho ma­yor”, agre­gó Neu­man.

Asi­mis­mo, es­tán por lan­zar pró­xi­ma­men­te múl­ti­ples pla­ta­for­mas de Da­tos Abier­tos que per­mi­ti­rán a ciu­da­da­nos y po­si­bles in­ver­sio­nis­tas el co­nec­tar­se con in­for­ma­ción re­ca­ba­da den­tro de las la­bo­res de ges­tión del Mu­ni­ci­pio de Pa­na­má, de mo­do que pue­dan apro­ve­char es­tos da­tos de for­ma trans­pa­ren­te, ano­ni­mi­za­da y agre­ga­da pa­ra me­jo­rar su to­ma de de­ci­sio­nes.

En lo que res­pec­ta a Obras y Cons­truc­cio­nes, pro­ce­sos que en su mo­men­to fue­ron ma­nua­les hoy en día son com­ple­ta­men­te di­gi­ta­les; los in­tere­sa­dos en­tre­gan los pla­nos y do­cu­men­tos en for­ma­to di­gi­tal y son pro­ce­sa­dos de for­ma pa­ra­le­la por las ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ten­tes. De tal ma­ne­ra que un pro­ce­so que an­tes to­ma­ba me­ses o años hoy to­ma ho­ras o días, con el con­se­cuen­te aho­rro en tiem­po y re­cur­sos tan­to al ciu­da­dano co­mo a la ins­ti­tu­ción.

Los ciu­da­da­nos hoy día tam­bién pue­den ha­cer pa­go de tri­bu­tos a tra­vés de Ban­ca en Lí­nea - es­to co­mo con­se­cuen­cia le per­mi­te al Mu­ni­ci­pio, por ejem­plo, en­tre­gar una pla­ca de au­to­mó­vil en cin­co mi­nu­tos al ciu­da­dano que vie­ne a re­co­ger­la. A fu­tu­ro pre­ten­den im­ple­men­tar nue­vos sis­te­mas lo­gís­ti­cos que per­mi­tan en­tre­gar­las a do­mi­ci­lio.

“A me­di­da que el pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción se va­ya per­fec­cio­nan­do, es­ta­re­mos en ca­pa­ci­dad de im­ple­men­tar so­lu­cio­nes de ilu­mi­na­ción y es­ta­cio­na­mien­to in­te­li­gen­te, me­jo­rar la vi­gi­lan­cia, y otros as­pec­tos que for­man par­te de una ciu­dad más in­te­li­gen­te”, afir­mó Neu­man.

Con­so­li­da­ción de los pro­yec­tos

Se es­pe­ra que ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do pue­da ge­ne­rar, por me­dio de las apps, di­fe­ren­tes ti­pos de ser­vi­cios pa­ra el ciu­da­dano. Por ejem­plo, con el Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción Ci­vil (Si­na­proc) se tra­ba­ja pa­ra apli­car la par­te pre­ven­ti­va y res­pues­ta a in­ci­den­tes con la po­bla­ción; en tan­to MiBus, em­pre­sa en­car­ga­da del ser­vi­cio de trans­por­te ma­si­vo de pasajeros de los dis­tri­tos de Pa­na­má y San Mi­gue­li­to, sa­ca­rá su pro­pia apli­ca­ción don­de el ciu­da­dano pue­de, en­tre otras co­sas, co­mu­ni­car que de­ter­mi­na­da pa­ra­da es­tá a su má­xi­ma ca­pa­ci­dad pa­ra que in­me­dia­ta­men­te se en­víen bu­ses y así po­der dar res­pues­ta a ese vo­lu­men de per­so­nas.

“Es­te 2018 es el año de la im­ple­men­ta­ción de prác­ti­ca­men­te to­das las apli­ca­cio­nes que se han ve­ni­do cons­tru­yen­do du­ran­te los años 2016 y 2017, así que ve­re­mos un gran nú­me­ro de soft­wa­re y apli­ca­cio­nes en im­ple­men­ta­ción; prác­ti­ca­men­te se va a bom­bar­dear al ciu­da­dano con to­das es­tas fa­ci­li­da­des”, se­ña­ló Bro­ce.

Agre­gó que es­te año, co­mo mí­ni­mo, pue­den es­tar ge­ne­rán­do­se al­re­de­dor 20 apli­ca­cio­nes mó­vi­les.

De­trás de to­das es­tas apps exis­te una pla­ta­for­ma ho­ri­zon­tal a to­das las ins­ti­tu­cio­nes que ma­ne­ja y fa­ci­li­ta la AIG. Es así co­mo to­da la in­for­ma­ción que se ge­ne­ra es re­di­ri­gi­da a una gran ba­se de da­tos sec­to­ri­za­da, lo que pro­pi­cia una con­ver­gen­cia de in­for­ma­ción que an­tes no ocu­rría, ya que ca­da ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal tra­ba­ja­ba por se­pa­ra­do. En la ac­tua­li­dad, ca­da ins­ti­tu­ción ge­ne­ra y ad­mi­nis­tra sus da­tos por me­dio de es­te sis­te­ma trans­ver­sal.

Lle­gar a te­ner esa in­te­ro­pe­ra­bi­li­dad no fue ta­rea fá­cil. Bro­ce cuen­ta que en un prin­ci­pio tu­vie­ron que crear una so­la red pri­va­da y se­gu­ra don­de con­ver­gen to­das las ins­ti­tu­cio­nes; lue­go crear la Nu­be Gu­ber­na­men­tal que se en­car­ga­ría de alo­jar to­dos los da­tos, las apli­ca­cio­nes y ba­ses de da­tos sec­to­ria­les. Pos­te­rior­men­te, crea­ron el es­ce­na­rio per­fec­to en cuan­to a la Go­ber­nan­za y el Know How pa­ra la in­te­ro­pe­ra­bi­li­dad del sis­te­ma.

Ca­be des­ta­car que la pla­ta­for­ma cen­tral fue crea­da y es ma­ne­ja­da ac­tual­men­te por pa­na­me­ños. De he­cho Pa­na­má es­tá sien­do re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos paí­ses de la re­gión en ma­te­ria de Smart Ci­ties, al pun­to que han fa­ci­li­tan­do di­cha apli­ca­ción pa­ra que és­tos pue­dan uti­li­zar­la y com­par­tir­se aler­tas en­tre sí.

To­das las apli­ca­cio­nes y la in­for­ma­ción que es­tas ge-

ES­TE AÑO 2018 Pa­na­má po­dría con­so­li­dar­se co­mo un país in­te­li­gen­te, es por ello que la AIG tra­ba­ja en va­rios sec­to­res en pa­ra­le­lo pa­ra lo­grar ser una real Smart Nation.

ne­ran con­ver­gen en un co­re lla­ma­do SIGMA, pe­ro cuan­do es ex­por­ta­do lle­va el nom­bre de SIGMA LAT. Los paí­ses que la han adop­ta­do le rea­li­zan mo­di­fi­ca­cio­nes y se pro­pi­cia un in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y nue­vas fa­ci­li­da­des en­tre los dis­tin­tos paí­ses.

“So­mos el primer país con­for­ma­do por va­rias pro­vin­cias que real­men­te ha­ce un Smart Nation, por eso es­ta­mos com­par­tien­do la apli­ca­ción con otros paí­ses pa­ra que sea in­ter­na­cio­nal. En el ca­so de Cos­ta Ri­ca que lo es­tá im­ple­men­tan­do po­dría­mos te­ner ac­ce­so a al­gún ti­po de aler­ta que ocu­rra en la fron­te­ra don­de Pa­na­má pue­de lle­gar pri­me­ro a apo­yar­les o vi­ce­ver­sa”, sos­tu­vo Bro­ce.

Re­tos en el ca­mino: des­per­tan­do al ta­len­to dor­mi­do

Una ciu­dad o país in­te­li­gen­te no se ha­ce in­te­li­gen­te por so­lo el uso de más y más tec­no­lo­gía. Tie­ne que te­ner tam­bién prác­ti­cas in­te­li­gen­tes en el uso de re­com­pra­ba cur­sos ur­ba­nos y en los pro­ce­sos de back-of­fi­ce.

Pa­na­má sa­be mu­cho de es­to y de los re­tos que im­pli­ca ser smart. En es­te ca­mi­nar uno de los prin­ci­pa­les re­tos que afron­tó es que to­da la tec­no­lo­gía que se y ad­qui­ría era im­por­ta­da, ya que en el país el desa­rro­llo de soft­wa­re era es­ca­so.

“El pri­me­ro re­to que tu­vi­mos fue crear le­yes de in­cen­ti­vo pa­ra lo­grar el desa­rro­llo de soft­wa­re en Pa­na­má, crear ese gru­po de es­pe­cia­lis­tas, téc­ni­cos, em­pren­de­do­res e in­no­va­do­res, pa­ra dar res­pues­ta a es­tas ne­ce­si­da­des”, re­cor­dó la Ing. Bro­ce.

Con­fe­só que ha­bía un ta­len­to dor­mi­do en el país. In­clu­so, en las uni­ver­si­da­des el desa­rro­llo de soft­wa­re es­ta­ba de­ca­yen­do ya que los es­tu­dian­tes no veían oportunidades en es­te sec­tor, lo má­xi­mo que po­dían ha­cer era so­por­tar las apli­ca­cio­nes que ha­bían exis­ti­do en su mo­men­to.

In­quie­tos con es­ta reali­dad, des­de la AIG se crea­ron nue­vas le­yes o re­gla­men­ta­cio­nes pa­ra fo­men­tar la crea­ción de soft­wa­re, lo que in­me­dia­ta­men­te de­to­nó to­do un “Soft­wa­re Fac­tory” en el país.

Hoy día la AIG se ha abier­to com­ple­ta­men­te y com­par­te to­das es­tas tec­no­lo­gías con em­pren­de­do­res y es­tu­dian­tes, en­tre­gán­do­les el có­di­go fuen­te pa­ra que desa­rro­llen nue­vas apli­ca­cio­nes.

En un prin­ci­pio, pa­ra lo­grar te­ner las in­fraes­truc­tu­ras de la nu­be, re­des y de­más, se hi­cie­ron gran­des in­ver­sio­nes; pe­ro gra­cias a la uti­li­za­ción de apli­ca­cio­nes trans­ver­sa­les y per­so­nal pa­na­me­ño desa­rro­llan­do se die­ron no­ta­bles aho­rros en la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías.

El “boom” no pa­ra. Más allá de las apps, los sen­so­res, las cá­ma­ras de vi­deo vi­gi­lan­cia, en la AIG tie­nen tres años tra­ba­jan­do en ro­bó­ti­ca, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, etc., pa­ra ir avan­zan­do pau­la­ti­na­men­te con nue­vos pro­yec­tos. In­clu­so, la me­ca­tró­ni­ca es una nue­va área que se es­tá desa­rro­llan­do pro­duc­to de to­do es­te “boom” tec­no­ló­gi­co en Pa­na­má.

“Ser un Smart Nation no se tra­ta de un te­ma de mo­da sino que si no sa­be­mos qué es lo que es­tá ocu­rrien­do en el país no po­de­mos dar­les so­lu­cio­nes y me­jor ca­li­dad de vi­da a los ciu­da­da­nos”, ase­gu­ró la Ing. Bro­ce.

Al res­pec­to, El CTO del Mu­ni­ci­pio de Pa­na­má agre­gó que de na­da sir­ve con­tar con In­te­li­gen­cia Co­mer­cial si no se pro­mue­ve pa­ra­le­la­men­te la In­te­li­gen­cia Cí­vi­ca - la ca­pa­ci­dad y vo­lun­tad del ciu­da­dano de par­ti­ci­par de for­ma ac­ti­va por me­dio de di­chas he­rra­mien­tas en fis­ca­li­zar la ges­tión del Mu­ni­ci­pio de for­ma co­rres­pon­sa­ble y par­ti­ci­pa­ti­va.

Y es que el desa­rro­llar ini­cia­ti­vas ais­la­das, ha­cen que ten­gan po­ca tras­cen­den­cia y no per­mi­tan la in­te­gra­ción y com­par­tir in­for­ma­ción con otras fuen­tes. Es­te es uno de los re­tos que de­be­rán sor­tear aque­llos aque­llas ciu­da­des o paí­ses que bus­quen ser in­te­li­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.