20 ma­ne­ras de reavi­var la pasión por IT

Cuan­do la lla­ma que im­pul­sa su ca­rre­ra se apa­ga, es ho­ra de apro­ve­char una nue­va fuen­te de ener­gía.

IT Now El Salvador - - Management - CIO

Se arras­tra len­ta­men­te y lue­go, de re­pen­te, abru­ma a su víc­ti­ma. Se tra­ta de la sen­sa­ción de que las TI se han con­ver­ti­do en un tra­ba­jo más, no una pasión. Pa­ra Alan Zuc­ker, ese mo­men­to lle­gó ha­ce más de una dé­ca­da, po­co des­pués de de­jar su tra­ba­jo en MCI Com­mu­ni­ca­tions. “Fui­mos in­no­va­do­res e im­ple­men­tá­ba­mos ca­da cier­to tiem­po nue­vos pro­duc­tos pa­ra cap­tar clien­tes e in­gre­sos de AT&T y Baby Bells. La cul­tu­ra era em­pren­de­do­ra y em­po­de­ra­do­ra; era un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra tra­ba­jar”, re­cor­dó el profesional. El si­guien­te tra­ba­jo de Zuc­ker fue co­mo di­rec­tor de una gran com­pa­ñía de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, ad­mi­nis­tran­do pro­gra­mas in­for­má­ti­cos ma­si­vos, el cual era bien re­mu­ne­ra­do pe­ro abu­rri­do. Un día, una se­sión de en­tre­na­mien­to de ru­ti­na dio a Zuc­ker la mo­ti­va­ción pa­ra re­cu­pe­rar su an­ti­guo amor por la ges­tión de las TI. Al ob­ser­var al ins­truc­tor se dio cuen­ta de que la úni­ca for­ma de res­tau­rar su pasión se­ría ayu­dar a otras per­so­nas a rea­li­zar su tra­ba­jo de una ma­ne­ra más efi­cien­te y efec­ti­va. El ex­per­to se in­tere­só par­ti­cu­lar­men­te en el ágil desa­rro­llo del soft­wa­re. “El desa­rro­llo ágil le dio voz y es­truc­tu­ra a có­mo crea­mos apli­ca­cio­nes en MCI”, se­ña­ló. En mar­zo de 2017, aban­do­nó la firma de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y co­men­zó a brin­dar ser­vi­cios de ca­pa­ci­ta­ción y ase­so­ra­mien­to en ges­tión de pro­yec­tos, im­ple­men­ta­ción ágil y li­de­raz­go. “El cam­bio ha si­do ma­ra­vi­llo­so. Es­toy tra­ba­jan­do más du­ro que an­tes, pe­ro ten­go pasión y en­tu­sias­mo so­bre lo que es­toy ha­cien­do”, de­cla­ró Zuc­ker en­tu­sias­ma­do.

Él no es el úni­co lí­der de TI en ver có­mo su pasión ini­cial se su­mía en caos, frus­tra­ción, abu­rri­mien­to y has­tío. Una en­cues­ta de es­trés y or­gu­llo del 2016, pa­tro­ci­na­da por la em­pre­sa TEK Sys­tems, de so­lu­cio­nes y ges­tión de ta­len­tos de TI, des­cu­brió que un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de fun­cio­na­rios de al­to ni­vel no es­tán sa­tis­fe­chos con sus em­pleos. De he­cho, el 24% de los con­sul­ta­dos afir­mó que, si bien es­ta­ban or­gu­llo­sos de ha­ber ele­gi­do la TI co­mo una ca­rre­ra, no es­ta­ban con­for­mes con su rol, ta­reas y res­pon­sa­bi­li­da­des ac­tua­les. Peor aún, un des­alen­ta­dor 16% es­tu­vo de acuer­do en que, si tu­vie­ran que ha­cer to­do de nue­vo, no en­tra­rían en TI.

Reavi­var el fue­go

Si sien­te que las res­pon­sa­bi­li­da­des de la ges­tión y las ru­ti­nas dia­rias se han com­bi­na­do pa­ra ex­pri­mir to­do su fer­vor de TI, tal vez sea ho­ra de co­men­zar a ha­cer cam­bios en su tra­ba­jo, su ac­ti­tud e in­clu­so en su es­ti­lo de vi­da. Aquí hay 20 for­mas di­fe­ren­tes de res­tau­rar la pasión en su ca­rre­ra de TI, mu­chas de las cua­les no re­quie­ren que aban­do­ne su po­si­ción ac­tual.

1. To­mar un cur­so

Si le abu­rre ha­cer la mis­ma la­bor día tras día, ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos en un área tec­no­ló­gi­ca más in­tere­san­te, co­mo in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), ro­bó­ti­ca, análisis de da­tos o se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción; po­dría lle­var­lo a una ca­rre­ra más sa­tis­fac­to­ria. Abun­dan las op­cio­nes en lí­nea y pre­sen­cia­les, mu­chas de las cua­les otor­gan tí­tu­los o cer­ti­fi­ca­cio­nes.

2. Unir­se al ejér­ci­to

Se­gún la re­vis­ta Sig­nal, el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos es­tá im­ple­men­tan­do un nue­vo pro­gra­ma de ges­tión de la ca­rre­ra de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca, el que po­dría per­mi­tir a ci­vi­les ca­li­fi­ca­dos elu­dir los re­qui­si­tos pre­vios y ser co­mi­sio­na­dos di­rec­ta­men­te en el ser­vi­cio con un ran­go has­ta de co­ro­nel. Ade­más, el De­par­ta­men­to de De­fen­sa ha en­co­men­da­do a to­dos los ser­vi­cios mi­li­ta­res a in­ves­ti­gar la idea y pre­sen­tar sus re­co­men­da­cio­nes en el año 2020, a fin de de­ter­mi­nar si se de­be asig­nar un pro­gra­ma pi­lo­to en to­do el de­par­ta­men­to.

3. Ha­cer al­go arries­ga­do

En la pe­lí­cu­la “Of­fi­ce Spa­ce”, Mil­ton Wad­dams, un em­plea­do mar­gi­na­do, im­pac­tó en Ini­tech al que­mar el lu­gar. Pe­ro no tie­ne que ser tan ra­di­cal co­mo Mil­ton pa­ra ha­cer una de­cla­ra­ción a su je­fe. Ha­ga su tra­ba­jo más in­tere­san­te su­gi­rien­do un nue­vo pro­yec­to o mos­tran­do

La in­dus­tria de TI es­tá re­ple­ta de to­do ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les que se cen­tran en va­rios ti­pos de in­dus­trias y tec­no­lo­gías. Si le abu­rre ha­cer la mis­ma la­bor día tras día, ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos en un área tec­no­ló­gi­ca más in­tere­san­te, co­mo in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), ro­bó­ti­ca, análisis de da­tos o se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción.

có­mo se pue­de me­jo­rar un pro­ce­so exis­ten­te. Re­cuer­de que, in­clu­so si sus ideas fra­ca­san, es pro­ba­ble que pue­da con­ser­var su gra­pa­do­ra ro­ja.

4. Con­ver­tir­se en maes­tro

Hay una fuer­te de­man­da de co­no­ci­mien­tos de TI. Si ya es un ex­per­to en un área de en par­ti­cu­lar, no de­be­ría te­ner pro­ble­mas pa­ra en­con­trar una es­cue­la que pue­da apro­ve­char sus ser­vi­cios. Con­viér­ta­se en un pro­fe­sor ad hoc, ins­truc­tor o do­cen­te; lo que ade­más se ve­rá bien en su cu­rrí­cu­lum.

5. Gra­bar un vi­deo en YouTu­be

Com­par­ta su ex­pe­rien­cia con el mun­do a tra­vés de un vi­deo in­for­ma­ti­vo o ins­truc­ti­vo. Si sus pre­sen­ta­cio­nes atraen su­fi­cien­tes se­gui­do­res, me­jo­ra­rá su repu­tación y pers­pec­ti­vas, mien­tras em­bol­sa un po­co de di­ne­ro ex­tra.

6. Ob­te­ner una li­cen­cia de radio afi­cio­na­do

Es di­fí­cil creer que la radio afi­ción re­cien­te­men­te ce­le­bró su cen­te­na­rio. Sin em­bar­go, los ra­dio­afi­cio­na­dos del si­glo 21 es­tán aban­do­nan­do sus raí­ces en el có­di­go Mor­se al lle­var las co­mu­ni­ca­cio­nes inalám­bri­cas a sus lí­mi­tes, ex­plo­ran­do nue­vos mo­dos de trans­mi­sión, con­fi­gu­ran­do ra­dios de­fi­ni­das por soft­wa­re (SDR) y re­bo­tan­do se­ña­les de dro­nes, glo­bos, sa­té­li­tes y ras­tros de me­teo­ri­tos. Se di­ver­ti­rá mien­tras desa­rro­lla al­gu­nas ha­bi­li­da­des téc­ni­cas úti­les. Más de­ta­lles es­tán dis­po­ni­bles en ARRL, la aso­cia­ción na­cio­nal de ra­dio­afi­cio­na­dos.

7. Con­ver­tir­se en un tes­ti­go ex­per­to

La evi­den­cia in­for­má­ti­ca es aho­ra una par­te in­te­gral de mu­chos ca­sos le­ga­les. Los abo­ga­dos ne­ce­si­tan tes­ti­gos ex­per­tos pa­ra ofre­cer ideas y opi­nio­nes que res­pal­den o re­fu­ten los re­cla­mos. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo The Ex­pert Institute ayu­dan a co­nec­tar a abo­ga­dos con ex­per­tos ca­li­fi­ca­dos en TI.

8. Co­men­zar un gru­po de Fa­ce­book

El li­de­raz­go en las re­des so­cia­les es una gran ma­ne­ra de fe­cun­dar nue­vas ideas y co­no­cer nue­vos ex­per­tos. Fa­ce­book ya es­tá lleno de gru­pos orien­ta­dos a TI, por lo que ten­drá que en­con­trar un con­cep­to que no ha­ya si­do gol­pea­do has­ta la muer­te. Por otro la­do, si cree que to­dos los bue­nos te­mas ya han si­do to­ma­dos, pro­ba­ble­men­te no es­té pen­san­do lo su­fi­cien­te.

9. Vi­si­tar un even­to co­mer­cial des­co­no­ci­do

Es­cá­pe­se tem­po­ral­men­te de su

mun­do in­for­má­ti­co co­ti­diano ex­plo­ran­do al­go nue­vo. ¿Can­sa­do de las re­des y la vir­tua­li­za­ción? Acu­da a una con­fe­ren­cia so­bre vehícu­los au­tó­no­mos. ¿Ago­ta­do por pro­ble­mas de ges­tión de per­so­nal? Prue­be par­ti­ci­par en un foro de star­tups tec­no­ló­gi­cas. Asis­tir a even­tos que nor­mal­men­te no es­tán en su ca­len­da­rio lo ayu­da­rá a apren­der co­sas nue­vas, a ha­cer nue­vos ami­gos y a re­vi­go­ri­zar­se.

10. Al­muer­ce con un ve­te­rano de TI

Las tec­no­lo­gías avan­zan rá­pi­da­men­te, pe­ro las prác­ti­cas co­mer­cia­les tien­den a evo­lu­cio­nar mu­cho más len­ta­men­te. Un ve­te­rano de TI pue­de dar­le una nue­va pers­pec­ti­va, mos­trán­do­le có­mo li­dió con desafíos que pue­den ser no­ta­ble­men­te si­mi­la­res a los que en­fren­ta ac­tual­men­te.

11. Pen­sar en el fu­tu­ro

Su tra­ba­jo ac­tual pue­de ser du­ro, pe­ro pien­se dón­de le gus­ta­ría es­tar den­tro de cin­co o diez años. Tra­zar un cur­so profesional y es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos al­can­za­bles es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de abrir­se ca­mino en tiem­pos gri­ses y abu­rri­dos.

12. De­jar­lo to­do (tem­po­ral­men­te)

Use su ex­pe­rien­cia en TI pa­ra con­ce­bir una nue­va apli­ca­ción o he­rra­mien­ta útil. Si su soft­wa­re es lo su­fi­cien­te­men­te bueno, in­clu­so pue­de lle­gar a ge­ne­rar di­ne­ro. Com­par­ta sus co­no­ci­mien­tos de TI con em­pre­sas que es­tén dis­pues­tas a pa­gar sus ideas y con­se­jos.

Vi­si­te un lu­gar don­de pue­da ol­vi­dar­se de TI du­ran­te unos días, pre­fe­ri­ble­men­te un si­tio con po­ca o nin­gu­na co­ne­xión wi­fi o ser­vi­cio de ce­lu­lar. Death Va­lley en el in­vierno es­tá cer­ca del ideal. Una al­ter­na­ti­va más hú­me­da pe­ro igual­men­te ais­la­da es un cru­ce­ro Wind­jam­mer.

13. Unir­se a una aso­cia­ción

La in­dus­tria de TI es­tá re­ple­ta de to­do ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les que se cen­tran en va­rios ti­pos de in­dus­trias y tec­no­lo­gías. Al con­ver­tir­se en un miem­bro ac­ti­vo de uno de es­tos gru­pos, tal vez ad­qui­rien­do in­clu­so un rol de li­de­raz­go, pue­de ele­var su per­fil profesional, dar­le más sen­ti­do a su tra­ba­jo y ayu­dar a la in­dus­tria de TI a avan­zar.

14. Rea­li­zar al­gún tra­ba­jo pro bono

Las or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas lo­ca­les a me­nu­do ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra ins­ta­lar y man­te­ner sis­te­mas, di­se­ñar si­tios web y ca­pa­ci­tar vo­lun­ta­rios pa­ra usar va­rios ti­pos de re­cur­sos de TI. Mien­tras que es­cri­bir un che­que a una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca pue­de ha­cer que se sien­ta me­jor, brin­dar un apo­yo prác­ti­co pue­de ser in­fi­ni­ta­men­te más gra­ti­fi­can­te.

15. Con­ver­tir­se en un con­sul­tor a tiem­po par­cial

¿Por qué es­pe­rar has­ta la ju­bi­la­ción? Com­par­ta sus co­no­ci­mien­tos de TI con em­pre­sas que es­tén dis­pues­tas a pa­gar sus ideas y con­se­jos. So­lo ase­gú­re­se de que su em­plea­dor ac­tual es­té de acuer­do con sus ac­ti­vi­da­des de plu­ri­em­pleo.

16. Crear una obra de ar­te

En 1963, el ar­tis­ta co­reano Nam Ju­ne Paik sor­pren­dió a la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca con su “Ex­po­si­ción de mú­si­ca-Te­le­vi­sión elec­tró­ni­ca”, en la que uti­li­zó ima­nes pa­ra al­te­rar o dis­tor­sio­nar las imá­ge­nes que se mos­tra­ban en los te­le­vi­so­res dis­per­sos en una ha­bi­ta­ción. Po­co des­pués, Lee Fried­lan­der co­men­zó a fo­to­gra­fiar pan­ta­llas de te­le­vi­sión co­mo una for­ma de ofre­cer co­men­ta­rios so­cia­les iró­ni­cos. En la mis­ma épo­ca, Ro­bert Moog re­vo­lu­cio­nó la mú­si­ca con su sin­te­ti­za­dor Moog. Ha­ga que flu­ya nue­va­men­te su crea­ti­vi­dad pen­san­do en có­mo pue­de trans­for­mar la tec­no­lo­gía en una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

17. Ser el men­tor de un mi­lle­nial

Los jó­ve­nes de su or­ga­ni­za­ción quie­ren sa­ber có­mo te­ner éxi­to en TI. Us­ted los pue­de ayu­dar. En el pro­ce­so, par­te de su en­tu­sias­mo y op­ti­mis­mo se­gu­ra­men­te se con­ta­gia­rán a su vie­jo yo has­tia­do.

18. Crear al­go gran­dio­so

Use su ex­pe­rien­cia en TI pa­ra con­ce­bir una nue­va apli­ca­ción o he­rra­mien­ta útil. Si su soft­wa­re es lo su­fi­cien­te­men­te bueno, in­clu­so pue­de lle­gar a ge­ne­rar di­ne­ro. So­lo ase­gú­re­se de ve­ri­fi­car su con­tra­to de tra­ba­jo an­tes de se­guir ade­lan­te. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te en cuan­to a los in­ven­tos y la pro­pie­dad in­te­lec­tual (PI) que desa­rro­lle co­mo par­te de su tra­ba­jo.

19. Ju­gar con un ju­gue­te

Ju­gar con un gad­get ton­to le ayu­da­rá a re­cor­dar por qué de­ci­dió se­guir una ca­rre­ra en tec­no­lo­gía. In­ten­te ha­cer vo­lar un dron o cons­truir una PC per­so­na­li­za­da. Aún me­jor, pro­fun­di­ce en Rasp­berry Pi y pro­gra­me al­go ex­tra­or­di­na­rio.

20. Ver una Ma­ra­tón de ‘Dirty Jobs’

Pron­to se da­rá cuen­ta de que el tra­ba­jo ru­ti­na­rio de TI no es tan ma­lo des­pués de to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.