GUA­TE­MA­LA ABORTA PAC­TO PA­RA CO­RRUP­TOS

El Con­gre­so de­ro­gó re­for­mas que be­ne­fi­cia­ban a po­lí­ti­cos que in­cu­rrie­ran en fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to. Mi­les de gua­te­mal­te­cos im­pi­die­ron la sa­li­da de con­gre­sis­tas y pi­die­ron su re­nun­cia. Pro­cu­ra­du­ría con­de­nó agre­sión de an­ti­mon­ti­nes.

La Prensa Grafica - - Tema Del Día - AP mun­do@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

Las re­for­mas al Có­di­go Pe­nal, rea­li­za­das por el Con­gre­so de Gua­te­ma­la, que qui­ta­ban res­pon­sa­bi­li­dad a po­lí­ti­cos que co­me­tie­ran fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to y que tam­bién li­bra­ban de pri­sión a quie­nes co­me­tie­ran al me­nos unos 400 de­li­tos ti­pi­fi­ca­dos en ley, fue­ron de­ro­ga­das el vier­nes, lue­go de des­per­tar la ira de mi­les de gua­te­mal­te­cos. Con 130 vo­tos a fa­vor (el to­tal de los asis­ten­tes) de 158 dipu­tados, los le­gis­la­do­res apro­ba­ron sus­pen­der en de­fi­ni­ti­va la re­for­ma de tres ar­tícu­los del Có­di­go Pe­nal. Los cam­bios a la ley se hi­cie­ron unos días des­pués de que el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les fue­ra se­ña­la­do por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de ese país y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CI­CIG) de irre­gu­la­ri­da­des du­ran­te la cam­pa­ña que lo lle­vó al po­der en 2016.

Mi­les de ma­ni­fes­tan­tes ro­dea­ron la no­che del vier­nes, du­ran­te 12 ho­ras, las ins­ta­la­cio­nes del Con­gre­so y no per­mi­tie­ron la sa­li­da de los dipu­tados del pa­la­cio le­gis­la­ti­vo tras la se­sión de re­vo­ca­to­ria de las re­for­mas, exi­gien­do que re­nun­cia­ran por los cam­bios he­chos a la ley. A la me­dia­no­che del vier­nes, nue­ve ho­ras des­pués de fi­na­li­za­da la se­sión, un gru­po de 200 po­li­cías an­ti­mo­ti­nes eva­cuó a los dipu­tados, lan­zan­do

gas pi­mien­ta con­tra los ma­ni­fes­tan­tes que aún per­ma­ne­cían en el lu­gar. A su sa­li­da, la dipu­tada Ale­jan­dra Ca­rri­llo del par­ti­do Mo­vi­mien­to Re­for­ma­dor hi­zo se­ñas obs­ce­nas a ma­ni­fes­tan­tes, en­cen­dien­do la ira de es­tos.

La Pro­cu­ra­du­ría de De­re­chos Hu­ma­nos con­clu­yó que hu­bo ex­ce­so de fuer­za y la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad or­de­nó ayer ga­ran­ti­zar el de­re­cho de los gual­te­mal­te­cos a ma­ni­fes­tar­se li­bre­men­te.

El me­ca­nis­mo pa­ra de­ro­gar, co­no­ci­do co­mo Pre­ce­den­te Le­gis­la­ti­vo, sir­ve pa­ra re­gu­lar los pro­ce­di­mien­tos que pue­den apli­car­se a de­cre­tos que re­ci­ban ob­je­cio­nes. En es­te ca­so, se­gún el pre­si­den­te del Con­gre­so, Ós­car Chin­chi­lla, va­rios dipu­tados ob­je­ta­ron el de­cre­to. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de mi­les de gua­te­mal­te­cos y la ra­bia ex­pre­sa­da por ellos lo­gró no so­lo que los dipu­tados die­ran mar­cha atrás, sino que ade­más va­rios de ellos pi­die­ran dis­cul­pas.

“¡No nos va­mos has­ta que re­nun­cien!” y “¡De­pu­re­mos el Con­gre­so!” eran al­gu­nas de las fra­ses que mi­les de ma­ni­fes­tan­tes gri­ta­ban el vier­nes por la no­che a las afue­ras del Con­gre­so.

La dipu­tada de opo­si­ción, Ni­neth Mon­te­ne­gro, quién vo­to en con­tra de las po­lé­mi­cas re­for­mas de­cla­ró al pleno: “Oja­lá que des­de hoy, si es que nos de­jan ter­mi­nar el pe­rio­do, leamos bien las ini­cia­ti­vas pa­ra evi­tar el des­con­ten­to que aho­ra hay”.

An­tes de que las re­for­mas fue­ran de­ro­ga­das por el Con­gre­so, la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad ya ha­bía he­cho una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de las mis­mas con un re­cur­so le­gal adu­cien­do que los cam­bios po­nían en ries­go el sis­te­ma de jus­ti­cia del país. Los le­gis­la­do­res ha­bían acor­da­do re­du­cir de 12 a 10 años la pe­na má­xi­ma de pri­sión pa­ra quien in­cu­rrie­ra en el de­li­to de fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to y en pa­ra­le­lo apro­ba­ron que una sen­ten­cia de una dé­ca­da de cár­cel pu­die­ra ser con­mu­ta­da por una mul­ta.

El pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les lle­gó al po­der tras la con­vul­sión po­lí­ti­ca por la que fue­ron pro­ce­sa­dos el ex­pre­si­den­te, Ot­to Pé­rez, y la ex­vi­ce­pre­si­den­ta, Ro­xa­na Bal­det­ti. Mo­ra­les, con po­ca ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y des­pués de ser un co­me­dian­te de te­le­vi­sión, ga­nó po­pu­la­ri­dad con el le­ma “Ni co­rrup­to, ni la­drón”. El par­ti­do que lo apo­yó —el Fren­te de Con­ver­gen­cia Na­cio­nal (FCN), fun­da­do por ex­mi­li­ta­res, al­gu­nos acu­sa­dos de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad— fue uno de los im­pul­so­res de los cam­bios le­ga­les. Las re­for­mas fue­ron apro­ba­das días des­pués de que la Fis­ca­lía y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CI­CIG) acu­sa­ran a Mo­ra­les de fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral ilí­ci­to du­ran­te la cam­pa­ña po­lí­ti­ca que lo lle­vó al po­der en 2016. Tras la acu­sa­ción, el man­da­ta­rio or­de­nó la ex­pul­sión del ti­tu­lar de la CI­CIG, lo que lo vol­vió blan­co de crí­ti­cas den­tro y fue­ra del país. Fi­nal­men­te, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­tu­vo la sa­li­da del país del co­mi­sio­na­do. Es­ta se­ma­na tam­bién se co­no­ció que el man­da­ta­rio re­ci­bió du­ran­te nue­ve me­ses un so­bre­suel­do de $61,000 de par­te del ejér­ci­to. La Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de Cuen­tas, que in­ves­ti­ga el pa­go, lo obli­gó a de­vol­ver el di­ne­ro.

“No nos va­mos has­ta que re­nun­cien... De­pu­re­mos el con­gre­so... Que re­nun­cien... Fue­ra dipu­tados”. CON­SIG­NAS DE CIU­DA­DA­NOS MA­NI­FES­TAN­TES “Oja­lá que des­de hoy, si es que nos de­jan ter­mi­nar el pe­rio­do, leamos bien las ini­cia­ti­vas pa­ra evi­tar el des­con­ten­to que aho­ra hay”. NI­NETH MON­TE­NE­GRO, DIPU­TADA OPO­SI­TO­RA

EX­CE­SO. LA PRO­CU­RA­DU­RÍA DE GUA­TE­MA­LA DI­JO QUE AGEN­TES NO TU­VIE­RON POR QUÉ USAR GAS PI­MIEN­TA PA­RA RE­PRI­MIR PRO­TES­TAS AFUE­RA DEL CON­GRE­SO.

PRO­TES­TA. AN­TI­MO­TI­NES ARRO­JAN GAS PI­MIEN­TA A MA­NI­FES­TAN­TES. GUA­TE­MAL­TE­COS DI­JE­RON QUE CON­TI­NUA­RÁN LU­CHAN­DO POR ERRA­DI­CAR LA CO­RRUP­CIÓN.

FUER­ZA. CIEN­TOS DE MA­NI­FES­TAN­TES PI­DIE­RON LA RE­NUN­CIA DE LOS CON­GRE­SIS­TAS. LOS AN­TI­MO­TI­NES USA­RON LA FUER­ZA PA­RA DI­SUA­DIR­LOS.

MO­LES­TIA. MA­NI­FES­TAN­TES TI­RAN SO­DA SO­BRE EL DIPU­TADO FER­NAN­DO LI­NA­RES A SU LLE­GA­DA AL CON­GRE­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.