La pa­tria es una mu­jer

La Prensa Grafica - - Opinión - Ka­le­na de Ve­la­do CO­LUM­NIS­TA DE LA PREN­SA GRÁ­FI­CA kve­la­do@yahoo.es

Mi­rar a la po­bla­ción sal­va­do­re­ña go­zan­do en los ac­tos cí­vi­cos de sus hi­jos e hi­jas, agra­de­cien­do por el te­rru­ño que nos vio na­cer, me hi­zo pen­sar que nues­tra jo­ven de­mo­cra­cia es­tá pa­san­do de ser una ni­ña a ser mu­jer, co­mo di­ce la can­ción. Re­cuer­do que mi abue­la me de­cía que pa­ra re­co­no­cer si un hom­bre va­le la pe­na co­mo es­po­so la prue­ba cer­te­ra era ob­ser­var si tra­ta­ba bien a su ma­dre... “por­que de esa for­ma te va a tra­tar a ti”, re­ma­ta­ba mi abue­la el consejo.

En esa mis­ma lí­nea se ex­pre­sa la es­cri­to­ra fran­ce­sa Geor­get­te Bla­quiè­re cuan­do nos di­ce: “La cri­sis que vi­ven las fa­mi­lias de hoy es, an­te to­do, la cri­sis de la pa­re­ja hom­bre-mu­jer que ac­tual­men­te se ve ame­na­za­da por una de las gran­des reivin­di­ca­cio­nes de la mo­der­ni­dad: el in­di­vi­dua­lis­mo atroz, el cual re­per­cu­te en las re­la­cio­nes hom­bre-mu­jer den­tro de la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar, una co­mu­ni­dad de per­so­nas. En la fa­mi­lia la je­rar­quía no se im­po­ne –di­ce ella–, sino que de­be de­ri­var de que ca­da uno tie­ne va­len­cias dis­tin­tas”.

Si no tra­ta­mos bien a las mu­je­res en ge­ne­ral o de la ter­ce­ra edad, ni a las en­fer­mas; o las que tie­nen em­ba­ra­zos di­fí­ci­les pa­ra que den a luz sin pe­li­gro con bue­na aten­ción de sa­lud; o las que tra­ba­jan en jor­na­das in­ter­mi­na­bles y no tie­nen tiem­po de ser ma­dre pa­ra sus hi­jos; o no tie­nen em­pleo; ¿có­mo va­mos a cui­dar, acom­pa­ñar y cu­rar los ma­les y pa­de­ci­mien­tos de nues­tra pa­tria?

Se pue­de ha­cer un cam­bio ra­di­cal en nues­tra pa­tria si co­men­za­mos a cui­dar me­jor a las fa­mi­lias. Efec­ti­va­men­te, el ser hu­mano es un in­di­vi­duo que ne­ce­si­ta pa­ra lle­gar a su ple­ni­tud de una fa­mi­lia. En ella cre­ce y por ella se per­fec­cio­na; no so­la­men­te en la in­fan­cia y en las ne­ce­si­da­des fí­si­cas o edu­ca­ti­vas sino so­bre to­do en for­mar­nos un cri­te­rio con el que des­pués do­mi­ne­mos el mun­do, orien­te­mos la tec­no­lo­gía y nos re­la­cio­ne­mos con otras per­so­nas. La an­tro­pó­lo­ga Dra. Ma­ría Ade­la Ta­més es­cri­be en su obra “La mu­jer y la cri­sis de la fa­mi­lia”: “O te­ne­mos una fuer­te es­truc­tu­ra fa­mi­liar que nos per­mi­ta ha­cer de nues­tros hi­jos (as) unas per­so­nas ín­te­gras, de rec­to cri­te­rio, de in­so­bor­na­ble rec­ti­tud éti­ca, o ellos mis­mos –con la cien­cia y la téc­ni­ca que he­mos he­cho po­si­ble que desa­rro­llen– des­trui­rán la hu­ma­ni­dad y a no­so­tros mis­mos...”.

So­lo en la fa­mi­lia se apren­de el con­cep­to cris­tiano de la per­so­na, que es tan ex­tra­or­di­na­rio que lle­va a de­cir al fi­ló­so­fo Ja­vier Her­va­da: “La gran osa­día del cris­tia­nis­mo es­tá en la al­ta idea del hom­bre (mu­jer) que nos des­cu­bre”. Con la in­ne­ga­ble reali­dad que des­cu­bre, el hu­ma­nis­mo cris­tiano nos ayu­da a ver­nos co­mo se­res úni­cos, irre­pe­ti­bles, li­bres, dig­nos de res­pe­to, con una se­rie de ca­pa­ci­da­des y ras­gos; pe­ro so­bre to­do co­mo se­res di­ná­mi­cos crea­dos a ima­gen y se­me­jan­za de Dios por su mis­mo amor, y lla­ma­dos a ser se­me­jan­tes a Dios por me­dio de un di­ná­mi­co per­fec­cio­nar­se a lo lar­go de nues­tras vi­das.

La Dra. Ta­més afir­ma: “Es el seno de ca­da fa­mi­lia, en lo ín­ti­mo de ca­da co­ra­zón, don­de nace la paz, el res­pe­to, el re­co­no­ci­mien­to, cohe­ren­te con ca­da ac­ción del real res­pe­to que de­man­da ca­da per­so­na hu­ma­na... Es pre­ci­so que en el seno de ca­da ho­gar re­naz­ca el ver­da­de­ro amor, aquel que se dis­tin­gue por la do­na­ción mu­tua y ge­ne­ro­sa de los es­po­sos; que nazca allí, a la vez que ca­da cria­tu­ra, el cli­ma que fa­vo­rez­ca el apren­di­za­je del amor, del res­pe­to, de la ge­ne­ro­si­dad”.

Cui­dan­do a las fa­mi­lias cui­da­mos a las mu­je­res y con ellas, cui­da­mos a la pa­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.