La­cruz no es so­loun sím­bo­lo

La Prensa Grafica - - Opinión - Ru­ti­lio Sil­ves­tri CO­LUM­NIS­TA DE LA PREN­SA GRÁ­FI­CA rsil­ves­trir@gmail.com

“No lle­var la Cruz so­lo co­mo un sím­bo­lo de per­te­nen­cia, co­mo un dis­tin­ti­vo, sino mi­rar al Cru­ci­fi­ca­do co­mo a es­te Dios que se he he­cho pe­ca­do pa­ra sal­var­nos”, di­jo el pa­pa Fran­cis­co en una de sus ho­mi­lías.

Tres ve­ces Je­sús en el Evan­ge­lio di­ce a los fa­ri­seos: “Mo­ri­rán en sus pe­ca­dos”, por­que te­nían el co­ra­zón ce­rra­do y no com­pren­dían aquel mis­te­rio que era el Se­ñor.

Ade­más, en su diá­lo­go con ellos, Je­sús re­cuer­da: “Cuan­do ha­brán le­van­ta­do al Hi­jo del hom­bre, en­ton­ces en­ten­de­rán que Yo soy y que no ha­go na­da por mí mis­mo”. La re­fe­ren­cia de Je­sús es a cuan­to su­ce­dió en el de­sier­to cuan­do el pue­blo, que no po­día so­por­tar el ca­mino, “se ale­ja del Se­ñor” y “ha­bla mal de Moi­sés y del Se­ñor”. Lle­gan las ser­pien­tes que muer­den y cau­san la muer­te.

En­ton­ces el Se­ñor di­ce a Moi­sés que ha­ga una ser­pien­te de bron­ce y que la pon­ga so­bre un as­ta: de mo­do que el que hu­bie­ra si­do mor­di­do, se­ría cu­ra­do si la mi­ra­ba.

La ser­pien­te es el sím­bo­lo del dia­blo, “el pa­dre de la men­ti­ra”, el pa­dre del pe­ca­do, el que ha he­cho pe­car a la hu­ma­ni­dad. Y Je­sús re­cuer­da que cuan­do se­rá le­van­ta­do, to­dos irán ha­cia Él.

Y es­te es el mis­te­rio de la Cruz. La ser­pien­te de bron­ce cu­ra­ba, era signo del pe­ca­do he­cho por la ser­pien­te, de la se­duc­ción de la ser­pien­te, de la as­tu­cia de la ser­pien­te; y tam­bién era se­ñal de la Cruz de Cris­to.

San Pa­blo di­jo que Je­sús se hi­zo pe­ca­do y que quien no re­co­no­ce en aquel hom­bre le­van­ta­do “la fuer­za de Dios que se hi­zo pe­ca­do pa­ra sal­var­nos, mo­ri­rá en el pro­pio pe­ca­do”: La sal­va­ción so­lo vie­ne de la Cruz, pe­ro de es­ta Cruz que es Dios he­cho car­ne. No hay sal­va­ción en las ideas, no hay sal­va­ción en la bue­na vo­lun­tad, en el de­seo de ser bue­nos. La úni­ca sal­va­ción es­tá en Cris­to cru­ci­fi­ca­do, por­que so­lo Él, co­mo sig­ni­fi­ca­ba la ser­pien­te de bron­ce, ha si­do ca­paz de to­mar to­do el ve­neno del pe­ca­do y nos ha cu­ra­do allí.

Pe­ro ¿qué es la Cruz pa­ra no­so­tros? Sí, es el signo de los cris­tia­nos, es el sím­bo­lo de los cris­tia­nos. Y no­so­tros nos ha­ce­mos el signo de la Cruz, pe­ro no siem­pre lo ha­ce­mos bien, a ve­ces lo ha­ce­mos con pre­ci­pi­ta­ción, por­que no te­ne­mos es­ta fe en la Cruz.

Otras ve­ces, pa­ra al­gu­nas per­so­nas es un dis­tin­ti­vo de per­te­nen­cia: ‘Sí, yo lle­vo la cruz pa­ra ha­cer ver que soy cris­tiano’. Otros lle­van la cruz co­mo un or­na­men­to.

Dios di­jo a Moi­sés: El que mi­re a la ser­pien­te se­rá cu­ra­do. Je­sús di­ce a sus enemi­gos: ‘Cuan­do ha­brán le­van­ta­do al Hi­jo del hom­bre, en­ton­ces co­no­ce­rán’. El que no mi­ra la Cruz, así, con fe, mo­ri­rá en sus pro­pios pe­ca­dos, no re­ci­bi­rá aque­lla sal­va­ción.

La Igle­sia nos pro­po­ne un diá­lo­go con es­te mis­te­rio de la Cruz, con es­te Dios que se ha he­cho pe­ca­do, por amor a mí. Y ca­da uno de no­so­tros pue­de de­cir: ‘Por amor a mí’.

Pa­ra no­so­tros, lle­var la Cruz es cum­plir ca­da uno con nues­tras obli­ga­cio­nes con la fa­mi­lia, con la so­cie­dad, con el país, con el mun­do. Dios es­pe­ra mu­cho de no­so­tros y no po­de­mos per­der el tiem­po, es­pe­ran­do qui­zá me­jo­res mo­men­tos. De­be­mos ac­tuar ya: el tiem­po apre­mia, ma­ña­na ya pue­de ser de­ma­sia­do tar­de.

Eso es lle­var la Cruz. Y eso es lo que es­pe­ra Dios de no­so­tros. Él no quie­re teo­rías, ni va­nas ilu­sio­nes, ni bue­nas in­ten­cio­nes; quie­re he­chos de amor a Dios y a los de­más por Dios, al­go tan­gi­ble, que se po­dría me­dir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.