Me­di­te­mos en el evan­ge­lio de san Ma­teo 18, 21-35

La Prensa Grafica - - Departamentos - Por P. Den­nis Do­ren,

Se­ñor, an­te la pre­gun­ta de Pedro: “¿Cuán­tas ve­ces ten­go que per­do­nar al que me ofen­de, has­ta sie­te ve­ces?”. Le res­pon­des: “No, has­ta 70 ve­ces sie­te”.

En tus pa­la­bras, nos in­vi­tas a per­do­nar. Sí, per­do­nar es al­go muy se­rio, hu­ma­na­men­te di­fí­cil, y en oca­sio­nes has­ta im­po­si­ble. No pue­do ac­tuar a la li­ge­ra cuan­do se me pi­de que per­do­ne a quien me ha ofen­di­do. Jun­to al man­da­to de per­do­nar me in­vi­tas a ofre­cer y pen­sar en un mo­ti­vo pa­ra ha­cer­lo. Es lo que ha­ces con la pa­rá­bo­la del rey y de los dos sier­vos. Por la pa­rá­bo­la es­tá cla­ro por qué se de­be per­do­nar: ¡por­que Dios, an­tes, nos ha per­do­na­do y nos per­do­na! Me­di­to en las pa­la­bras de San Pa­blo, que me di­ce: “Co­mo el Se­ñor os ha per­do­na­do, ha­ced así tam­bién vo­so­tros” (Col 3,13).

Pe­ro no hay so­lo gran­des per­do­nes, exis­ten tam­bién los per­do­nes de ca­da día: en la vi­da de pa­re­ja, en el tra­ba­jo, en­tre pa­rien­tes, en­tre ami­gos, co­le­gas, co­no­ci­dos. ¿Qué ha­cer cuan­do uno des­cu­bre que ha si­do trai­cio­na­do por el pro­pio cón­yu­ge? ¿Per­do­nar o se­pa­rar­se? Es una cues­tión de­ma­sia­do de­li­ca­da; no se pue­de im­po­ner nin­gu­na ley des­de fue­ra. La per­so­na de­be des­cu­brir en sí mis­ma qué ha­cer. Si re­fle­xio­ná­ra­mos bien, mu­chas ve­ces, cuan­do es­ta­mos a pun­to de de­cir: “¡Te per­dono!”, cam­bia­ría­mos ac­ti­tud y pa­la­bras, y di­ría­mos a la per­so­na que tenemos en­fren­te: “¡Per­dó­na­me!”. Nos da­ría­mos cuen­ta de que tam­bién no­so­tros tenemos que ser per­do­na­dos por ella. Aún más im­por­tan­te que per­do­nar es pe­dir per­dón. Mi pro­pó­si­to se­rá re­zar es­ta ora­ción del per­dón: Se­ñor Je­sús, hoy te pi­do la gra­cia de po­der per­do­nar a to­dos los que me han ofen­di­do. Te doy gra­cias por­que tú me amas y deseas mi felicidad más que yo mis­mo. Se­ñor, yo te per­dono por to­das las ve­ces que pen­sé que en­via­bas la muer­te a mi fa­mi­lia y la gen­te de­cía que era la “vo­lun­tad de Dios”... Si ha ha­bi­do un re­sen­ti­mien­to sub­cons­cien­te en mí, yo te per­dono Se­ñor. Yo te per­dono tam­bién por las di­fi­cul­ta­des, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, etc., ya que pen­sa­ba que tú los en­via­bas a mí y a mis fa­mi­lia­res. Se­ñor, me per­dono a mí mis­mo por mis fal­tas, mis caí­das, mu­chas ve­ces so­mos nues­tros peo­res jue­ces, pe­ro aho­ra me per­dono por to­do lo ma­lo que he co­me­ti­do, por­que con­fío en tu amor mi­se­ri­cor­dio­so y de­jo que ese amor me in­va­da y me sa­ne. Per­dono a mis pa­dres por­que no re­ci­bí el amor que ne­ce­si­ta­ba, a cam­bio me­nos­pre­cié lo que me da­ban. Hoy los acepto co­mo son y les agradezco to­do lo que han he­cho por mí. Hoy per­dono a to­das las per­so­nas que me han he­cho al­gún da­ño in­ten­cio­nal­men­te o por ig­no­ran­cia. Da­me la gra­cia, Se­ñor, de ver aho­ra más con los ojos del al­ma ca­da ac­ti­tud; que me preo­cu­pe más en com­pren­der en lu­gar de juz­gar, pa­ra que el día de ma­ña­na yo re­ci­ba lo mis­mo de ti, se­gún tus pa­la­bras.

(Le­gio­nof­christ.com, Reg­num­chris­ti.com).

“Co­sas tan sen­ci­llas co­mo la luz eléc­tri­ca o el agua po­ta­ble no las po­dían co­nec­tar por­que no son pro­pie­ta­rios. Hoy ya son pro­pie­ta­rios”. RONY HUE­ZO, PRE­SI­DEN­TE DE FONAVIPO

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.