¿Pue­den los ni­ños te­ner hi­per­ten­sión?

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca y una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble son fun­da­men­ta­les en los ni­ños

La Prensa Grafica - - Salud - Uni­vi­sion.com sa­lud@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

La Aca­de­mia Es­ta­dou­ni­den­se de Car­dio­lo­gía dio pau­tas, que de­ben co­men­zar en la in­fan­cia, pa­ra la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y en ese sen­ti­do re­co­mien­dan una die­ta ade­cua­da, pe­so cor­po­ral ade­cua­do y ten­sión ar­te­rial nor­mal.

En al­gu­nos ca­sos las re­co­men­da­cio­nes tie­nen un ca­rác­ter ne­ta­men­te pre­ven­ti­vo por­que hay evi­den­cias cla­ras que con un ade­cua­do con­trol de la ten­sión ar­te­rial (TA) y de otros fac­to­res de ries­go, des­de la in­fan­cia, es po­si­ble dis­mi­nuir la in­ci­den­cia de en­fer­me­dad co­ro­na­ria y car­dio­vas­cu­lar en la vi­da adul­ta. En otros ca­sos ya es ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción por­que es­tu­dios han de­mos­tra­do la pre­sen­cia, en ni­ños y ado­les­cen­tes, de pla­cas que se de­po­si­tan den­tro de las ar­te­rias y que im­pi­den que se lle­ve san­gre ri­ca en oxí­geno al co­ra­zón y a otras par­tes del cuer­po.

EN LA IN­FAN­CIA Y EN LA VI­DA ADUL­TA

En efec­to, la pre­va­len­cia de hi­per­ten­sión ar­te­rial (HTA ele­va­ción per­sis­ten­te de la pre­sión ar­te­rial a va­lo­res su­pe­rio­res a los per­cen­ti­les con­si­de­ra­dos co­mo nor­ma­les en re­la­ción a la edad, el pe­so y la ta­lla de las per­so­nas) en la in­fan­cia es de 1-3 % y lle­ga al 10 % en la ado­les­cen­cia. La ten­sión ar­te­rial ele­va­da en épo­cas tem­pra­nas de la vi­da cons­ti­tu­ye el ma­yor fac­tor pre­dic­ti­vo de desa­rro­llo de HTA en la edad adul­ta.

Por esa ra­zón, los mé­di­cos re­co­mien­dan que el exa­men fí­si­co de un ni­ño in­clu­ya la me­di­ción de la TA des­de los pri­me­ros días de vi­da y eva­luar sus va­ria­cio­nes du­ran­te el cre­ci­mien­to.

NI­ÑOS CON SO­BRE­PE­SO

Al­re­de­dor de un 3.5 % de los ni­ños y ado­les­cen­tes tie­nen una pre­sión ar­te­rial anó­ma­la­men­te al­ta, o hi­per­ten­sión, que con fre­cuen­cia no se de­tec­ta ni se tra­ta, se­gún la aca­de­mia.

El Dr. Jo­seph Flynn, que fue pre­si­den­te con­jun­to del sub­co­mi­té au­tor de las di­rec­tri­ces jun­to con Kael­ber, ex­pli­có que “al de­tec­tar la afec­ción pron­to, po­de­mos tra­ba­jar con la fa­mi­lia pa­ra ges­tio­nar­la, ya sea a tra­vés de cam­bios en el es­ti­lo de vi­da, de me­di­ca­men­tos, o de una com­bi­na­ción de tra­ta­mien­tos”.

Ries­go. Al­re­de­dor de un 3.5 % de ni­ños y ado­les­cen­tes tie­nen una pre­sión ar­te­rial anó­ma­la­men­te al­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.