Usan fu­sil M-16 pa­ra ase­si­nar a pa­dre e hi­jo

Du­ran­te el ata­que ar­ma­do, uno de los vic­ti­ma­rios fue le­sio­na­do con un ma­che­te. No se re­por­ta­ron cap­tu­ras.

La Prensa Grafica - - Zona Oriente - @Lpgd­ptos Fá­ti­ma Mem­bre­ño de­par­ta­men­tos@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

Un pa­dre y su hi­jo fue­ron ase­si­na­dos ayer a las 2:30 de la ma­dru­ga­da, cuan­do se en­con­tra­ban en su vi­vien­da ubi­ca­da en el can­tón Chi­lan­gue­ra, mu­ni­ci­pio de Chi­ri­la­gua, en San Mi­guel, in­for­ma­ron la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil (PNC) y la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR). Las víc­ti­mas fue­ron iden­ti­fi­ca­das co­mo Jo­sé Am­bro­sio Ro­me­ro Ra­mí­rez, de 54 años, y su hi­jo Jo­sé Vi­cen­te Ro­me­ro Her­nán­dez, de 26, am­bos eran agri­cul­to­res, se­gún la po­li­cía.

Las fuen­tes ofi­cia­les agre­ga­ron que cin­co hom­bres que ves­tían ro­pas os­cu­ras, si­mu­lan­do ser po­li­cías, lle­ga­ron has­ta la vi­vien­da y se iden­ti­fi­ca­ron co­mo agen­tes po­li­cia­les.

Con gri­tos e in­sul­tos, los ase­si­nos or­de­na­ron que les abrie­ran las puer­tas, ya que iban a rea­li­zar un alla­na­mien­to; sin em­bar­go, la fa­mi­lia Ro­me­ro no los de­jó en­trar, por lo que for­za­ron las puer­tas y los por­to­nes e in­gre­sa­ron.

“Ellos (vic­ti­ma­rios) iban a ma­tar al hi­jo (Ro­me­ro Her­nán­dez), pe­ro el pa­pá sa­lió de la ha­bi­ta­ción don­de dor­mía y tam­bién lo ma­ta­ron. En la ca­sa ha­bía más hi­jos, pe­ro a ellos, co­mo no sa­lie­ron, no les hi­cie­ron na­da”, di­jo el ofi­cial en turno de la de­le­ga­ción mi­gue­le­ña.

Un in­ves­ti­ga­dor in­for­mó que al es­cu­char que Ro­me­ro Her­nán­dez gri­ta­ba, su pa­dre sa­lió con un ma­che­te e hi­rió a uno de los vic­ti­ma­rios.

En el pa­tio de la vi­vien­da y en la ca­lle ha­bía san­gre, por lo que se si­guie­ron las hue­llas y se im­ple­men­tó un dis­po­si­ti­vo de bús­que­da pa­ra dar con el pa­ra­de­ro de los ase­si­nos, pe­ro no hu­bo cap­tu­ras.

De acuer­do con la PNC, a las

EL LE­VAN­TA­MIEN­TO DE LOS CA­DÁ­VE­RES SE REA­LI­ZÓ A LAS 4:30 DE LA MA­ÑA­NA, SE­GÚN LA PO­LI­CÍA. UNA LLA­MA­DA AL 911 ALER­TÓ A LAS 2:45 A. M. SO­BRE DIS­PA­ROS EN LA VI­VIEN­DA DE LA FA­MI­LIA.

2:45 de la ma­dru­ga­da re­ci­bie­ron una lla­ma­da al Sis­te­ma de Emer­gen­cias 911 de par­te de po­bla­do­res que in­for­ma­ron que en la vi­vien­da se ha­bían es­cu­cha­do dis­pa­ros, por lo que va­rias pa­tru­llas ras­trea­ron la zo­na y en­con­tra­ron los ca­dá­ve­res, los cua­les que­da­ron cer­ca de una ha­bi­ta­ción.

Las au­to­ri­da­des des­car­ta­ron que los agri­cul­to­res tu­vie­ran an­te­ce­den­tes pe­na­les, tam­po­co es­ta­ban per­fi­la­dos en la ba­se de da­tos po­li­cial co­mo miem­bros de gru­pos te­rro­ris­tas. Sin em­bar­go, in­for­ma­ron que Ro­me­ro Her­nán­dez te­nía dos ta­tua­jes ar­tís­ti­cos.

La po­li­cía ase­gu­ró que se en­cuen­tran in­ves­ti­gan­do el mó­vil de las muer­tes.

En la es­ce­na se en­con­tra­ron va­rios cas­qui­llos de ar­ma ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros y fu­sil M-16. Los ca­dá­ve­res te­nían ori­fi­cios en el ros­tro, la ca­be­za y el tó­rax, se­gún la PNC.

Vier­nes 10 de no­viem­bre de 2017

Sin víncu­los. De acuer­do con las au­to­ri­da­des, pa­dre e hi­jo no te­nían an­te­ce­den­tes pe­na­les ni víncu­los con gru­pos te­rro­ris­tas.

Va­rios de­li­tos. Du­ran­te la cap­tu­ra, a Re­yes le en­con­tra­ron va­rias por­cio­nes de ma­rihua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.