“USÉ TO­DA MI CREA­TI­VI­DAD PARA CREAR RE­CE­TAS SA­LU­DA­BLES”

La pa­sión de Graz­zia Gu­tié­rrez es crear op­cio­nes sa­lu­da­bles a los an­to­jos de to­dos los días. Ase­gu­ra que es­tá en bús­que­da de una vi­da más or­gá­ni­ca y fe­liz, sin sa­cri­fi­car sa­bor por sa­lud.

La Prensa Grafica - - Plus -

Una bue­na nu­tri­ción es­tá acom­pa­ña­da de co­mi­das com­ple­tas e in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. Para lo­grar­lo, Graz­zia Gu­tie­rrez se en­car­ga de in­ves­ti­gar, pro­bar, per­fec­cio­nar y co­ci­nar, así es el día a día de la “ins­ta­gra­mer” que de­lei­ta a dia­rio a sus se­gui­do­res con pla­ti­llos sa­lu­da­bles.

¿Qué sig­ni­fi­ca co­mer con con­cien­cia, có­mo lo lo­gras­te?

No es al­go que lo­gro to­dos los días, es en lo que ideal­men­te to­dos los seres hu­ma­nos de­be­ría­mos de vi­vir. Ha­ce ca­si 5 años me en­fer­mé, me dio hi­po­glu­ce­mia reac­ti­va, a raíz de eso no pue­do co­mer azú­car. En ese mo­men­to co­men­cé a ge­ne­rar cam­bios y las co­sas que ocu­pé para fue­ron una terapia psi­co­ló­gi­ca y un plan de ali­men­ta­ción que se lla­ma Dash Diet. Cuan­do co­no­cí ese sis­te­ma ali­men­ti­cio ini­cié con Mee­ting Mr. Dash.

A ti te en­can­ta co­ci­nar, ¿có­mo ini­cias­te la idea de los pos­tres sa­lu­da­bles?

Cuan­do me en­fer­mé co­men­cé a co­mer di­fe­ren­te me di cuen­ta que no po­día de­le­gar­le a na­die el he­cho de po­der ha­cer mi co­mi­da. En eso me que­dé sin tra­ba­jo y co­men­cé a co­ci­nar. Lue­go com­par­tí mis re­ce­tas en Ins­ta­gram para dar­le ideas a la gen­te, por­que mi prin­ci­pal mo­ti­vo es ayu­dar­les. Lue­go me es­pe­cia­li­cé en ha­cer co­sas dul­ces por­que en el mer­ca­do sal­va­do­re­ño hay pos­tres li­bres de azú­car, pe­ro en­dul­za­dos con otros quí­mi­cos.

¿Có­mo ela­bo­ras los pos­tres sa­lu­da­bles?

Co­men­cé a ex­pe­ri­men­tar con ave­na in­te­gral, in­ves­ti­gué y vi que era un buen in­gre­dien­te. Em­pe­cé a ex­pe­ri­men­tar y pa­sé tres años per­fec­cio­nan­do las re­ce­tas. Lue­go na­ce mi lí­nea de co­mi­da sa­lu­da­ble: Mee­ting Mr. Dash, entre las co­sas que ha­go son: pa­nes de ba­nano, do­nas o brow­nies de ca­mo­te. Siem­pre tra­to de en­con­trar en el mun­do na­tu­ral sus­ti­tu­tos para las co­sas que son más da­ñi­nas. Por ejem­plo, el ca­ra­me­lo yo lo ha­go con dá­ti­les (fru­tos se­cos), se ocu­pa para en­dul­zar li­cua­dos, en otros paí­ses co­mo pos­tres. Siem­pre hay un sus­ti­tu­to, la le­che tiene sus sus­ti­tu­tos en le­che de se­mi­llas, el que­so se pue­de ha­cer co­mo re­que­són ve­gano, etc. Si ne­ce­si­to cho­co­la­te lo ha­go con co­coa pu­ra y siem­pre bus­co pro­duc­to­res sal­va­do­re­ños.

¿Co­mer sa­lu­da­ble pue­de ser ba­ra­to?

La úl­ti­ma vez que es­cri­bí so­bre eso uti­li­cé una fra­se: “En lu­gar de pre­gun­tar­nos por qué la co­mi­da sa­lu­da­ble es ca­ra, nos de­be­ría­mos de pre­gun­tar por qué la co­mi­da cha­ta­rra es ba­ra­ta”. La ca­li­dad de los in­gre­dien­tes es el com­bus­ti­ble que le me­tes a tu cuer­po. Sin em­bar­go, co­mer sa­lu­da­ble­men­te de­fi­ni­ti­va­men­te no de­be ser al­go ca­ro. Con mi mar­ca tam­bién me gus­ta­ría ha­cer con­cien­cia a cer­ca de los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios. Re­co­no­ce­mos el ex­tre­mo de la ba­lan­za, pe­ro el so­bre­pe­so y la obe­si­dad no se re­co­no­ce co­mo un pro­ble­ma. No hay na­da de ma­lo en acep­tar­lo y bus­car ayu­da, para que des­pués al­guien te en­se­ñe có­mo se de­be de co­mer.

Las re­ce­tas. Los pos­tres son li­bres de gluten, gra­sa y lác­teos. La ma­sa tiene el ba­lan­ce entre dul­ce y sa­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.