Flo­ren­ce de­ja 9 muer­tos y llu­vias que des­bor­dan ríos y lagos

En­tre las zo­nas más afec­ta­das por las inun­da­cio­nes es­tán las Ca­ro­li­nas. Flo­ren­ce ya ha per­di­do fuer­za y se de­gra­dó a tor­men­ta tro­pi­cal con vien­tos de 75 ki­ló­me­tros por ho­ra.

La Prensa Grafica - - Mundo -

La tor­men­ta tro­pi­cal Flo­ren­ce no da tre­gua en la cos­ta su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos, sus fuer­tes vien­tos y “épi­cas” llu­vias han cau­sa­do la muer­te a cua­tro per­so­nas, pa­ra un to­tal de nue­ve, jun­to a la no­ta­ble cre­ci­da de ríos y lagos que co­mien­zan a des­bor­dar­se en las Ca­ro­li­nas.

Una vez que se de­jó atrás la con­di­ción de hu­ra­cán y Flo­ren­ce se de­gra­dó a tor­men­ta tro­pi­cal, con vien­tos má­xi­mos sos­te­ni­dos de 45 mi­llas por ho­ra (75 km/h), la preo­cu­pa­ción de las au­to­ri­da­des son las in­ce­san­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Y con ra­zón, pues las llu­vias “épi­cas”, tal y co­mo las ha ca­li­fi­ca­do el go­ber­na­dor de Ca­ro­li­na del Nor­te, Roy Coo­per, han lle­va­do a ba­tir un ré­cord de acu­mu­la­ción de agua, con más de 30 pul­ga­das (76 cen­tí­me­tros) en la ciu­dad de Swans­bo­ro; mien­tras que hay otras cua­tro más por en­ci­ma de las 20 pul­ga­das (50 cen­tí­me­tros).

La an­te­rior mar­ca, de 24 pul­ga­das (61 cen­tí­me­tros), se es­ta­ble­ció en 1999 du­ran­te el pa­so del hu­ra­cán Floyd por la re­gión.

Esas llu­vias son las que han pro­vo­ca­do la muer­te de tres per­so­nas en el con­da­do nor­ca­ro­lino de Du­plin de­bi­do a “ria­das y bal­sas de agua en las ca­rre­te­ras”, se­gún in­for­ma­ción del al­gua­cil lo­cal.

Tal es la si­tua­ción, que el ofi­cial ha de­cre­ta­do un to­que de que­da de 12 ho­ras en su ju­ris­dic­ción pa­ra re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de ac­ci­den­tes de es­te ti­po, y du­ran­te la no­che so­lo per­mi­ti­rá tras­la­dos de vehícu­los de emer­gen­cia y por mo­ti­vos la­bo­ra­les.

Ade­más, una mu­jer fa­lle­ció al cho­car su au­to­mó­vil con­tra un ár­bol que ha­bía caí­do so­bre la ca­rre­te­ra, y se con­vir­tió en la pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal en Ca­ro­li­na del Sur.

En es­te es­ta­do se en­cuen­tra Flo­ren­ce, que se des­pla­za a tan so­lo 2 mi­llas por ho­ra (4 km/h) rum­bo oes­te, lo que de­ja a Ca­ro­li­na del Nor­te en su cua­dran­te “su­cio”, a don­de lle­gan sus ban­das ex­te­rio­res que pro­ce­den del mar y, por eso, lle­gan for­ta­le­ci­das y car­ga­das de agua.

La mis­ma que cae a rau­da­les en es­ta re­gión su­re­ña, cu­yo go­ber­na­dor ase­gu­ró que su­po­nen un ries­go más “in­me­dia­to” que cuan­do el vier­nes Flo­ren­ce to­có tie­rra en el es­ta­do co­mo hu­ra­cán de ca­te­go­ría 1.

Por es­te mo­ti­vo pi­dió que no re­gre­sen a sus ca­sas a las mi­les de per­so­nas que eva­cua­ron y las más de 20,000 que per­ma­ne­cen en los 157 al­ber­gues abier­tos, pues lo peor es­tá por lle­gar, y que evi­ten así las “pa­re­des de agua” que se es­pe­ran pa­ra las pró­xi­mas ho­ras.

Pa­ra pro­te­ger y res­ca­tar en ca­so de ser ne­ce­sa­rio a los mi­les que no obe­de­cie­ron la or­den de sa­lir de las zo­nas en aler­ta, que abar­ca­ba en la re­gión a más de 1 mi­llón de per­so­nas, se han des­ple­ga­do 6,500 efec­ti­vos de la Guar­dia Na-

EVA­CUA­DOS

UNAS 20,000 PER­SO­NAS PER­MA­NE­CEN EN LOS 157 AL­BER­GUES ABIER­TOS. LAS AU­TO­RI­DA­DES HAN IN­DI­CA­DO QUE NO RE­GRE­SEN AÚN A SUS CA­SAS POR­QUE PA­RA LAS PRÓ­XI­MAS HO­RAS SE ES­PE­RAN “PA­RE­DES DE AGUA”. LO PEOR DE ES­TE FE­NÓ­MENO ES­TÁ AÚN POR LLE­GAR.

cio­nal y otros 7,500 de la Guar­dia Cos­te­ra. La ma­yor preo­cu­pa­ción de to­dos ellos aho­ra son los cau­ces que re­co­gen la in­gen­te can­ti­dad de agua caí­da en las úl­ti­mas 48 ho­ras y que su­po­ne un “ries­go” mor­tal, se­gún Coo­per.

Buen ejem­plo es Fa­yet­te­vi­lle, una ciu­dad del in­te­rior de Ca­ro­li­na del Nor­te y de unos 200,000 ha­bi­tan­tes, que se en­cuen­tra jun­to al río Ca­pe Fear.

Es­ta ur­be, así co­mo la ve­ci­na Wa­de y to­do el con­da­do de Cum­ber­land, re­ci­bió la or­den de eva­cua­ción “in­me­dia­ta” a to­dos aque­llos re­si­den­tes a me­nos de 1 mi­lla (1.6 ki­ló­me­tros) del cur­so de los ríos Ca­pe Fear y Little.

Ries­go. La pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal de Flo­ren­ce fue una mu­jer que cho­có su au­to con­tra un ár­bol caí­do. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que se ha pe­di­do a la po­bla­ción que no sal­ga aún de su lu­gar de res­guar­do.

IN­TEN­SI­DAD. LA FUER­ZA DE FLO­REN­CE LLE­VÓ A UN VE­LE­RO A APILARSE EN UNA CA­SA EN NEW BERN, CA­RO­LI­NA DEL NOR­TE. ES­TA ES UNA DE LAS RE­GIO­NES MÁS AFEC­TA­DAS.

Desas­tre. Flo­ren­ce si­gue len­ta­men­te su des­pla­za­mien­to por la cos­ta su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos. Ya ha pro­vo­ca­do inun­da­cio­nes, apa­go­nes, ame­na­zas de “ma­re­ja­da ci­cló­ni­ca” y tor­na­dos en las Ca­ro­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.