La he­pa­ti­tis ocul­ta

La Prensa Grafica - - Tvprogramación -

Los más pe­li­gro­sos son el B y el C.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­ta­lla que el virus de la he­pa­ti­tis A es­tá pre­sen­te en las he­ces de las per­so­nas in­fec­ta­das, y ca­si siem­pre se trans­mi­te de­bi­do al con­su­mo de agua o ali­men­tos con­ta­mi­na­dos. La in­fec­ción sue­le ser le­ve y la ma­yo­ría de las per­so­nas se re­cu­pe­ran por com­ple­to y ad­quie­ren in­mu­ni­dad con­tra fu­tu­ras in­fec­cio­nes por del virus. No obs­tan­te, la OMS re­cuer­da que las in­fec­cio­nes por el virus de la he­pa­ti­tis A tam­bién pue­den ser gra­ves y po­ten­cial­men­te mor­ta­les.

El virus de la he­pa­ti­tis B se trans­mi­te me­dian­te el con­tac­to con la san­gre, el se­men y otros lí­qui­dos cor­po­ra­les de una per­so­na in­fec­ta­da. Pue­de cau­sar en­fer­me­dad crónica del hí­ga­do, y con­lle­va un al­to ries­go de muer­te por ci­rro­sis y cán­cer he­pá­ti­co. La OMS des­ta­ca que es­ta pa­to­lo­gía, B, cons­ti­tu­ye un im­por­tan­te pro­ble­ma de sa­lud a es­ca­la mun­dial. La en­ti­dad acla­ra que se pue­de pre­ve­nir “con la va­cu­na ac­tual­men­te dis­po­ni­ble, que es se­gu­ra y efi­caz”.

El virus de la he­pa­ti­tis C se trans­mi­te ca­si siem­pre a tra­vés de la san­gre. La trans­mi­sión se­xual tam­bién es po­si­ble, pe­ro mu­cho me­nos co­mún. Vi­cen­te Ca­rre­ño, pre­si­den­te de la Fun­da­ción pa­ra el Es­tu­dio de las He­pa­ti­tis Vi­ra­les, ex­pli­ca que las vías de trans­mi­sión son co­mu­nes pa­ra los virus B y C. No obs­tan­te, “el virus B es mu­cho más in­fec­cio­so que el C por lo que, an­te una mis­ma ex­po­si­ción, es más fá­cil in­fec­tar­se con el B que con el C”, apun­ta.

Al con­tra­rio de lo que ocu­rre con la he­pa­ti­tis B, no exis­te va­cu­na pa­ra pre­ve­nir la C. La OMS es­ti­ma que ca­da año mue­ren unas 399,000 per­so­nas por su cul­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.