SU­PE­RAR EL CÁN­CER DE MA­MA EN FA­MI­LIA

Cuan­do el cán­cer de ma­ma lle­ga al ho­gar, es­te sin du­da afec­ta a to­da la fa­mi­lia. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te man­te­ner­se uni­dos y brin­dar siem­pre la ayu­da ne­ce­sa­ria.

La Prensa Grafica - - Plus - Fá­ti­ma Es­co­bar plan­be­lla@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

El cán­cer de ma­ma es una en­fer­me­dad que afec­ta a mi­les de mu­je­res en el mun­do. Sin em­bar­go, se­gún es­pe­cia­lis­tas, es­ta en­fer­me­dad afec­ta no so­lo a la pa­cien­te que lo pa­de­ce, sino que se ven in­mer­sos di­ver­sos fac­to­res fa­mi­lia­res y per­so­na­les que ha­ce que su pro­ce­so sea más com­pli­ca­do. Es aquí don­de la fa­mi­lia se con­vier­te en un pi­lar esen­cial.

Hi­jos y cán­cer de ma­ma

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra un ni­ño que su ma­dre ten­ga cán­cer de ma­ma? La psi­quia­tra doc­to­ra Mar­ga­ri­ta Men­do­za Bur­gos ex­ter­na: “Al­gu­nos ni­ños no sa­brán de qué se tra­ta... Otros y tal­vez la ma­yo­ría reac­cio­na­rán con an­gus­tia, do­lor, mie­do a lo des­co­no­ci­do. Por eso lo me­jor es no ocul­tar­lo, sino ha­blar­lo en la fa­mi­lia y crear un plan de có­mo se vi­vi­rá el pro­ce­so”.

En es­te pun­to, el pa­pel de papá es pri­mor­dial. “Él de­be­rá co­la­bo­rar en el plan de dis­po­si­ción de ta­reas y ayu­da a la ma­dre con los ni­ños y el ho­gar. De­be­rá re­cor­dar que ellos ne­ce­si­tan apo­yo emo­cio­nal, pa­ra po­der ex­pre­sar lo que no pue­den”, ex­pre­só Men­do­za Bur­gos.

Es esen­cial siem­pre dar pa­la­bras de apo­yo y so­bre to­do man­te­ner­se fuer­tes pa­ra cual­quier co­sa que la pa­cien­te ne­ce­si­te. Re­cuer­den que en ese momento una de las co­sas más im­por­tan­tes es el bie­nes­tar de la pa­cien­te.

Asi­mis­mo, co­mo par­te del ma­ne­jo in­te­gral del cán­cer de ma­ma, la psi­quia­tra ad­vier­te que mu­chas ve­ces es en es­te pro­ce­so don­de vie­ne la ne­ce­si­dad del apo­yo te­ra­péu­ti­co. “Des­pués del cho­que de la no­ti­cia de­ben ha­cer pla­nes de có­mo atacarán el pro­ble­ma, co­mo fa­mi­lia y ayu­dán­do­se to­dos”, acon­se­jó.

A los hi­jos, por ejem­plo, les vie­ne bien una te­ra­pia don­de pue­dan ex­pre­sar to­das sus pre­gun­tas, emo­cio­nes, mie­dos, sin te­mor a las­ti­mar a los pa­dres. “Es­to les pro­por­cio­na su pro­pio es­pa­cio en don­de pue­den has­ta llo­rar sin sen­tir que son una car­ga más”, di­ce la psi­quia­tra.

For­ta­le­za fa­mi­liar

Sin du­da, la no­ti­cia es muy tris­te pa­ra la fa­mi­lia; sin em­bar­go, la es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da ha­cer una mi­ra­da en pers­pec­ti­va y ana­li­zar el es­ta­do de la en­fer­me­dad y las ex­pec­ta­ti­vas de vida, siem­pre te­nien­do en cuen­ta co­mo prio­ri­dad el bie­nes­tar de la pa­cien­te.

“Las ma­dres de­ben re­ci­bir apo­yo emo­cio­nal, ya que les preo­cu­pa más la tris­te­za y el aban­dono de sus hi­jos, que su pro­pia en­fer­me­dad. Pe­ro, a la vez es­te pue­de ser el de­to­nan­te pa­ra lu­char con fe y sa­ber que se cu­ra­rán y aguan­ta­rán to­dos los efec­tos se­cun­da­rios”, aña­dió la es­pe­cia­lis­ta.

Es im­por­tan­te re­cal­car que es­ta en­fer­me­dad tam­bién se da en hom­bres, aun­que en me­nor pro­por­ción. En es­te ca­so, tam­bién se­rá de vi­tal im­por­tan­cia el bie­nes­tar el pa­dre y el apo­yo de la ma­dre, en los di­ver­sos as­pec­tos an­tes men­cio­na­dos.

Pre­ven­ción

Par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar es la pre­ven­ción. Es im­por­tan­te que to­dos los miem­bros se alien­ten al che­queo a par­tir de los 40 años y si se tra­ta de un ca­so de al­to ries­go, se pue­de rea­li­zar a par­tir de los 30 años.

Re­cor­de­mos que en la ac­tua­li­dad, si se rea­li­za un diag­nós­ti­co tem­prano, la pro­ba­bi­li­dad de vida es ma­yor.

DES­PUÉS DEL CHO­QUE DE LA NO­TI­CIA DE­BEN HA­CER PLA­NES DE CÓ­MO ATACARÁN EL PRO­BLE­MA, CO­MO FA­MI­LIA”. Mar­ga­ri­ta Men­do­za Bur­gos, psi­quia­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.