¿Di­me qué ca­sos ga­nas­te y te di­ré quién eres?

Ca­sos de re­vue­lo, des­plie­gue me­diá­ti­co, ac­to­res de pe­so in­ter­na­cio­nal, com­ple­ji­dad des­bor­dan­te y mu­chos mi­llo­nes, son las car­tas de pre­sen­ta­ción que co­lo­can a las fir­mas le­ga­les en el “spotlight”.

Mercados & Tendencias El Salvador - - Contenido - Edi­to­ra de sec­ción Rek­ha Chan­di­ra­ma­ni / rek­ha.chan­di­ra­ma­ni@gru­po­cer­ca.com

La di­lu­ci­da­ción de un ca­so com­ple­jo tie­ne mu­chas aristas y pue­de to­mar años. No to­do es blan­co o ne­gro: ga­nar o per­der; y eso lo sa­ben las gran­des fir­mas de la re­gión.

En 2008 sur­gió una con­tro­ver­sia en­tre los dos ac­cio­nis­tas de la com­pa­ñía ge­ne­ra­do­ra de ener­gía eléctrica en El Salvador La­geo, la em­pre­sa pri­va­da ENEL y la es­ta­tal INE.

Arias y Mu­ñoz re­pre­sen­tó a ENEL co­mo bu­fe­te lo­cal en el pro­ce­so de ar­bi­tra­je Tres años des­pués, en 2014 y jus­to an­tes de que el tri­bu­nal emi­tie­ra el fallo, am­bas par­tes acor­da­ron que la es­ta­tal INE com­pra­ría las ac­cio­nes de ENEL en apro­xi­ma­da­men­te US$286 mi­llo­nes. Fi­nal­men­te en 2015 se pu­so fin a la dispu­ta y ENEL sa­lió de El Salvador.

El pro­ce­so fue uno de los ne­gó a cum­plir vo­lun­ta­ria­men­te di­cho lau­do”.

La his­to­ria no ter­mi­nó allí. An­te el in­cum­pli­mien­to, ENEL pre­sen­tó otras ac­cio­nes le­ga­les en con­tra del Es­ta­do sal­va­do­re­ño an­te el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias Re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes (CIADI) con se­de en Was­hing­ton. an­te la Cá­ma­ra de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal (ICC por sus si­glas en in­glés). El re­cla­mo era el de­re­cho de ad­qui­rir la ma­yo­ría del ca­pi­tal so­cial pa­ra ad­mi­nis­trar a la ge­ne­ra­do­ra.

El fallo fue a fa­vor de la em­pre­sa pri­va­da, sin em­bar­go, ex­pli­can los abo­ga­dos de Arias y Mu­ñoz, “INE se

más im­por­tan­tes en los que par­ti­ci­pó la fir­ma, ex­pli­ca Ar­man­do Mu­ñoz, so­cio fun­da­dor de Arias y Mu­ñoz “por la mag­ni­tud y la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca”.

Da­do que si bien la di­men­sión del li­ti­gio de­fi­ne la re­le­van­cia de un ca­so, en un mun­do tan com­ple­jo co­mo el ac­tual no son me­nos im­por­tan­tes fac­to­res co­mo el in­te­rés me­diá­ti­co, la fa­ma de al­gu­na de las par­tes o el in­te­rés so­cial. Es­tos son al­gu­nos de esos ca­sos:

LAS VIC­TO­RIAS MÁS SONADAS

Arenales & Skin­ner-klée en Gua­te­ma­la os­ten­ta el lau­ro de ha­ber ob­te­ni­do la pri­me­ra vic­to­ria del país an­te el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes (CIADI) en con­jun­to con otro bu­fe­te in­ter­na­cio­nal.

En su ca­so, en 2009 la mul­ti­na­cio­nal es­pa­ño­la Iber­dro­la de­man­dó a Gua­te­ma­la por “ex­pro­pia­ción in­di­rec­ta” y re­cla­mó el pa­go de US$672 mi­llo­nes. De la mano del equi­po le­gal la na­ción cen­troa­me­ri­ca­na no só­lo de­jó de pa­gar esa can­ti­dad, sino que re­ci­bió una com­pen­sa­ción por US$5.3 mi­llo­nes pa­ra cu­brir los gas­tos del pro­ce­so.

Luis Ruiz, so­cio de Arenales & Skin­ner-klée, ex­pli­có que en­tre los re­tos que en­fren­ta­ron es­ta­ba el de pro­bar que la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Eléctrica ha­bía ac­tua­do de acuer­do al de­re­cho al es­ta­ble­cer cier­tos pre­cios de la elec­tri­ci­dad, pa­ra lo que de­bie­ron in­cur­sio­nar en te­mas téc­ni­cos co­mo el cálcu­lo de ta­ri­fas.

Des­de otra trin­che­ra y re­ser­van­do el nom­bre de los ac­to­res, la fir­ma pa­na­me­ña Pat­ton, Mo­reno y As­vat se­ña­ló la de­fen­sa en un li­ti­gio ma­rí­ti­mo de la em­pre­sa ita­lia­na que cons­tru­yó las com­puer­tas pa­ra el ter­cer jue­go de es­clu­sas del Ca­nal de Pa­na­má, co­mo uno de sus ca­sos más tras­cen­den­ta­les. “En ese li­ti­gio, que aun­que no te­nía na­da que ver con el tra­ba­jo en el ca­nal, po­día afec­tar in­di­rec­ta­men­te la en­tre­ga de las com­puer­tas; nues­tra exi­to­sa de­fen­sa evi- tó ese im­pac­to ne­ga­ti­vo en la eje­cu­ción de una obral” ex­pli­có Ivet­te Martínez, so­cia de la fir­ma.

Otro gi­gan­te re­gio­nal en te­mas le­ga­les, Con­sor­tium, tie­ne en su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción la coor­di­na­ción le­gal que lle­vó a ca­bo por más de 10 me­ses de la ope­ra­ción pa­ra la ven­ta de Ci­ti­bank. En Ni­ca­ra­gua coor­di­na­ron la ven­ta al Gru­po Fi­coh­sa y en Cos­ta Ri­ca la rea­li­za­da al Sco­tia­bank. Ello les obli­gó a es­tar en sin­to­nía con to­das las ofi­ci­nas re­gio­na­les del gru­po y con sus ase­so­res le­ga­les in­ter­na­cio­na­les.

Pa­ra la fir­ma cos­ta­rri­cen­se BLP ha­ber par­ti­ci­pa­do en transac­cio­nes co­mo la del pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co Re­ven­ta­zón, el más gran­de Cen­troa­mé­ri­ca en su ti­po, así co­mo en el ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría, la ca­rre­te­ra San Jo­sé-cal­de­ra y las emi­sio­nes so­be­ra­nas del go­bierno de Cos­ta Ri­ca; fi­gu­ran en su lis­ta de ca­sos do­ra­dos.

A pe­sar del re­co­no­ci­mien­to que los “gran­des pro­ce­sos le­ga­les” dan a los bufetes, sus lí­de­res re­co­no­cen que no es lo úni­co, y que hay una lar­ga lis­ta de atri­bu­tos que dan pe­so a sus nom­bres.

Pri­va­ti­za­cio­nes, in­ver­sio­nes, fu­sio­nes y ser­vi­cios ban­ca­rios son los ru­bros que li­de­ran el me­nú de ser­vi­cios le­ga­les que ac­tual­men­te exi­ge la re­gión de los bufetes.

Aun cuan­do di­men­sión del li­ti­gio de­fi­ne la re­le­van­cia de un ca­so, as­pec­tos co­mo el in­te­rés me­diá­ti­co, la fa­ma de al­gu­na de las par­tes y los mi­llo­nes in­vo­lu­cra­dos, pue­de mar­car un an­tes y un des­pués pa­ra una fir­ma le­gal. 286US$ mi­llo­nes es­ta­tal INE com­pra­ría las ac­cio­nes de ENEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.