La in­no­va­ción no es su­fi­cien­te

Pa­re­ce que vi­vi­mos una era ace­le­ra­da de avan­ces tec­no­ló­gi­cos re­vo­lu­cio­na­rios. Pe­ro quie­nes su­pues­ta­men­te de­be­rían sa­ber a dón­de nos lleva to­do es­to no lo­gran po­ner­se de acuer­do.

Mercados & Tendencias El Salvador - - Opinión - DANI RODRIK Pro­fe­sor de eco­no­mía po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal en la Es­cue­la de Go­bierno John F. Ken­nedy de la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

CAM­BRID­GE – En un ex­tre­mo del es­pec­tro es­tán los tec­noop­ti­mis­tas, pa­ra quie­nes es­ta­mos en los al­bo­res de una nue­va era que trae­rá me­jo­ras es­pec­ta­cu­la­res de los ni­ve­les de vi­da en to­do el mun­do. En el otro ex­tre­mo es­tán los tec­no­pe­si­mis­tas, que vien­do las de­cep­cio­nan­tes es­ta­dís­ti­cas de pro­duc­ti­vi­dad ase­gu­ran que el be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co a gran es­ca­la de las nue­vas tec­no­lo­gías se­rá li­mi­ta­do. Y hay otros (¿tec­no­preo­cu­pa­dos?) que coin­ci­den con los op­ti­mis­tas res­pec­to de la es­ca­la y el al­can­ce de la in­no­va­ción, pe­ro se in­quie­tan por las con­se­cuen­cias ad­ver­sas en ma­te­ria de em­pleo o equi­dad.

La dis­cre­pan­cia no es tan­to so­bre el rit­mo de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. ¿Quién pue­de du­dar se­ria­men­te de la ve­lo­ci­dad con que avan­zan las in­no­va­cio­nes? Lo que es­tá en de­ba­te es la di­fu­sión que ten­drán: ¿que­da­rán con­fi­na­das a unos po­cos sec­to­res tec­noin­ten­si­vos que em­plean a los pro­fe­sio­na­les más ca­pa­ci­ta­dos y su­po­nen una cuo­ta re­la­ti­va­men­te pe­que­ña del PIB, o se ex­ten­de­rán al grue­so de la eco­no­mía?

Las con­se­cuen­cias de cual­quier in­no­va­ción res­pec­to de la pro­duc­ti­vi­dad, el em­pleo y la equi­dad de­pen­den en úl­ti­ma ins­tan­cia de la ra­pi­dez con que se di­fun­da a los mer­ca­dos la­bo­ra­les y de pro­duc­tos.

La di­fu­sión tec­no­ló­gi­ca pue­de en­fren­tar­se a restricciones, tan­to en el la­do de la de­man­da co­mo en el de la ofer­ta. Co­men­ce­mos por la de­man­da. En las eco­no­mías ri­cas, los con­su­mi­do­res gas­tan la ma­yor par­te de sus in­gre­sos en áreas co­mo aten­ción mé­di­ca, edu­ca­ción, trans­por­te, vi­vien­da y bie­nes de con­su­mo. Has­ta aho­ra, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca tu­vo un impac- to re­la­ti­va­men­te me­nor en mu­chos de esos sec­to­res.

Vea­mos al­gu­nas ci­fras in­clui­das en el re­cien­te in­for­me Digital Ame­ri­ca del Mc­kin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te. Los dos sec­to­res que en Es­ta­dos Uni­dos ex­pe­ri­men­ta­ron el más rá­pi­do cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad des­de 2005 son el de las TIC (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las co­mu­ni­ca­cio­nes) y los me­dios, cu­ya cuo­ta com­bi­na­da del PIB es in­fe­rior al 10%. En cam­bio, los ser­vi­cios pú­bli­cos y la aten­ción de la sa­lud, que en con­jun­to pro­du­cen más de la cuar­ta par­te del PIB, ca­si no tu­vie­ron un au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad.

Los tec­noop­ti­mis­tas (co­mo los au­to­res del Mc­kin­sey) ven esas ci­fras co­mo una opor­tu­ni­dad: to­da­vía que­dan enor­mes me­jo­ras de pro­duc­ti­vi­dad por con­cre­tar me­dian­te la adop­ción de nue­vas tec­no­lo­gías en los sec­to­res re­tra­sa­dos. Los pe­si­mis­tas, por su par­te, pien­san que esas di­ver­gen­cias pue­den ser un ras­go es­truc­tu­ral y du­ra­de­ro de la eco­no­mía ac­tual.

Por ejem­plo, el his­to­ria­dor de la eco­no­mía Ro­bert Gor­don sos­tie­ne que el im­pac­to eco­nó­mi­co a gran es­ca­la que pue­de es­pe­rar­se de las in­no­va­cio­nes ac­tua­les no es com­pa­ra­ble al de las re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del pa­sa­do. La

Las con­se­cuen­cias de la in­no­va­ción res­pec­to de la pro­duc­ti­vi­dad, el em­pleo y la equi­dad de­pen­den de la ra­pi­dez con que se di­fun­da a los mer­ca­dos la­bo­ra­les.

elec­tri­ci­dad, el au­to­mó­vil, el avión, el acon­di­cio­na­mien­to del ai­re y los elec­tro­do­més­ti­cos cam­bia­ron ra­di­cal­men­te las vi­das del co­mún de la gen­te; esas tec­no­lo­gías in­cur­sio­na­ron en ca­da sec­tor de la eco­no­mía. Tal vez la re­vo­lu­ción digital, por más im­pre­sio­nan­te que ha si­do, no lle­gue a tan­to.

En el la­do de la ofer­ta, la cues­tión cla­ve es la dis­po­ni­bi­li­dad de ca­pi­tal y ha­bi­li­da­des su­fi­cien­tes pa­ra que el sec­tor in­no­va­dor se ex­pan­da en for­ma rá­pi­da y con­ti­nua. En los paí­ses avan­za­dos, nin­gu­na de las dos restricciones es muy vin­cu­lan­te. Pe­ro cuan­do la tec­no­lo­gía de­man­da un al­to ni­vel de ha­bi­li­da­des (en la jer­ga de los eco­no­mis­tas, el cam­bio tec­no­ló­gi­co tie­ne un “ses­go de ha­bi­li­da­des”), su adop­ción y di­fu­sión ten­de­rá a am­pliar la di­ver­gen­cia de in­gre­sos en­tre los tra­ba­ja­do­res más y me­nos ca­pa­ci­ta­dos: el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co irá acom­pa­ña­do de un au­men­to de la de­sigual­dad, co­mo ocu­rrió en los no­ven­ta.

El pro­ble­ma de ofer­ta es par­ti­cu­lar­men­te de­bi­li­tan­te pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo, cu­ya fuer­za la­bo­ral es pre­do­mi­nan­te­men­te po­co ca­pa­ci­ta­da. His­tó­ri­ca­men­te, es­to no su­po­nía una des­ven­ta­ja pa­ra los paí­ses que se in­dus­tria­li­za­ron tar­de, mien­tras la pro­duc­ción fa­bril con­sis­tie­ra en ope­ra­cio­nes de en­sam­bla­je con gran uso de mano de obra (co­mo en los sec­to­res au­to­mo­triz y de in­du­men­ta­ria). Era po­si­ble con­ver­tir a un cam­pe­sino en obre­ro fa­bril ca­si de un día pa­ra el otro (con un im­por­tan­te au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía). La in­dus­tria­li­za­ción ha si­do tra­di­cio­nal­men­te un mo­do de al­can­zar ni­ve­les de in­gre­so su­pe­rio­res en po­co tiem­po.

Pe­ro en cuan­to las ope­ra­cio­nes fa­bri­les se ro­bo­ti­zan y de­man­dan tra­ba­ja­do­res muy ca­pa­ci­ta­dos, en­tra en jue­go la es­ca­sez de ofer­ta. En la prác­ti­ca, los paí­ses en desa­rro­llo pier­den sus ven­ta­jas comparativas res­pec­to de los paí­ses ri­cos. Hoy ve­mos las con­se­cuen­cias en la “de­sin­dus­tria­li­za­ción pre­ma­tu­ra” de los paí­ses en desa­rro­llo.

En un contexto de de­sin­dus­tria­li­za­ción pre­ma­tu­ra, a los paí­ses de ba­jos in­gre­sos se les ha­ce mu­cho más difícil lo­grar un au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad que al­can­ce a to­da la eco­no­mía, y no es­tá cla­ro que ha­ya sus­ti­tu­tos efi­ca­ces pa­ra la in­dus­tria­li­za­ción.

El eco­no­mis­ta Ty­ler Co­wen su­gi­rió que a esos paí­ses po­dría be­ne­fi­ciar­los el de­rra­me de in­no­va­cio­nes des­de las eco­no­mías avan­za­das, al habilitar un flu­jo de nue­vos pro­duc­tos ba­ra­tos pa­ra con­su­mir. Co­wen de­no­mi­na a es­te mo­de­lo “ce­lu­la­res en vez de fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les”. Pe­ro que­da en pie la pregunta: ¿qué pro­du­ci­rán y ex­por­ta­rán es­tos paí­ses (ade­más de pro­duc­tos pri­ma­rios) pa­ra po­der com­prar los ce­lu­la­res im­por­ta­dos?

En Amé­ri­ca La­ti­na, a pe­sar de un im­por­tan­te ni­vel de in­no­va­ción en las em­pre­sas me­jor ad­mi­nis­tra­das y en los sec­to­res de van­guar­dia, la pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía co­mo un to­do se es­tan­có. Es­ta apa­ren­te pa­ra­do­ja se re­suel­ve se­ña­lan­do que al ve­loz cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad en los bol­so­nes de in­no­va­ción se le con­tra­pu­so el tras­pa­so de tra­ba­ja­do­res de las par­tes más pro­duc­ti­vas de la eco­no­mía a las me­nos pro­duc­ti­vas, un fe­nó­meno que mis coau­to­res y yo he­mos de­no­mi­na­do “cam­bio es­truc­tu­ral re­duc­tor del cre­ci­mien­to”.

Es­te per­ver­so fe­nó­meno es po­si­ble cuan­do en la eco­no­mía hay un se­rio dua­lis­mo en ma­te­ria de tec­no­lo­gía y las ac­ti­vi­da­des más pro­duc­ti­vas no se ex­pan­den su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do (hay prue­bas preo­cu­pan­tes de que se es­tá dan­do tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos).

En úl­ti­ma ins­tan­cia, lo que me­jo­ra los ni­ve­les de vi­da es el efec­to de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca so­bre la pro­duc­ti­vi­dad de to­da la eco­no­mía, no la in­no­va­ción en sí. Es­ta pue­de co­exis­tir con ba­ja pro­duc­ti­vi­dad (y a la in­ver­sa, a ve­ces es po­si­ble un au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad sin in­no­va­ción, cuan­do hay un tras­la­do de re­cur­sos a sec­to­res más pro­duc­ti­vos). Los tec­no­pe­si­mis­tas son cons­cien­tes de es­to; en cuan­to a los op­ti­mis­tas, tal vez no es­tén erra­dos, pe­ro pa­ra de­mos­trar­lo, ten­drán que pres­tar aten­ción a có­mo se di­fun­den los efec­tos de la tec­no­lo­gía al con­jun­to de la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.