LARSE tal co­mo la co­no­cía­mos, mu­rió

No se tra­ta de ce­rrar los flu­jos de ayu­da. Pe­ro los con­su­mi­do­res de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es­pe­ran más que do­na­ti­vos de las em­pre­sas so­cia­les. L

Mercados & Tendencias El Salvador - - Ranking Rse - Por Ma­rie­la Mon­te­ro S. / ma­rie­la.mon­te­ro@gru­po­cer­ca.com

a RSE ha muer­to, sen­ten­ció el ex CEO de la pe­tro­le­ra Bp/amo­co, John Brow­ne, en su ma­ni­fies­to de res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va, “Con­nect:how com­pa­nies­suc­ceddb­yen­ga­gin­gra­di­cally with­so­ciety”; una obra que pu­bli­ca­da jun­to a Ro­bin Nut­tall y Tommy Stad­len.

Des­de su vi­sión, la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial (RSE) se per­dió, por­que las em­pre­sas fa­lla­ron, pri­me­ro en co­nec­tar­se efec­ti­va­men­te con sus pú­bli­cos de in­te­rés, pe­ro tam­bién, en ha­cer que sus ini­cia­ti­vas sean par­te de la es­tra­te­gia com­pe­ti­ti­va.

El pre­cio de es­ta rup­tu­ra, ad­vier­te Brow­ne, com­pro­me­te has­ta el 30% de las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas, y aun­que es so­lo un es­ti­ma­do, lla­ma a la re­fle­xión de las com­pa­ñías y a pre­gun­tar si real­men­te sus es­tra­te­gias es­tán to­can­do a sus sta­kehol­ders.

En la re­gión, hay al­gu­nas se­ña­les que in­di­can que las em­pre­sas quie­ren esa co­ne­xión, sin em­bar­go to­da­vía es un pro­ce­so, ad­vier­te Fe­li­pe Pé­rez, pro­fe­sor Pleno de IN­CAE Bu­si­ness School, al re­co­no­cer que se vi­ve una tran­si­ción en la ges­tión de la RSE, en el que se cam­bia el al­truis­mo por la efi­cien­cia, aun­que es­tos ca­sos son la mi­no­ría.

Lo que su­ce­de, de­li­be­ra Pé­rez, es que “ha­ce fal­ta in­for­ma­ción des­de la ge­ren­cia, por­que al fi­nal, pa­ra que la po­lí­ti­ca de RSE fun­cio­ne no se pue­de de­le­gar a man­dos me­dios o ba­jos, tie­ne que ve­nir de la ge­ren­cia ge­ne­ral, por­que de ahí vie­ne la vi­sión del ne­go­cio”.

Mien­tras que el gru­po de em­pre­sas que avan­za en esa di­rec­ción es­tá vin­cu­lan­do su ac­tua­ción con un im­pac­to en tres áreas, eco­nó­mi­ca, me­dioam­bien­te y so­cial, ex­pli­ca Matt­hias Die­trich, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Unión Ni­ca­ra­güen­se pa­ra la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (unir­se); quien re­co­no­ce tres cam­bios: se en­tien­de me­jor que el ob­je­ti­vo es la sos­te­ni­bi­li­dad, las ini­cia­ti­vas se en­fo­can en pro­ble­mas que afec­tan al país y las em­pre­sas es­tán in­vo­lu­cra­das en la cons­truc­ción de po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

“Las fuen­tes tra­di­cio­na­les de ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va se han ero­sio­na­do, y en el fu­tu­ro los que van a te­ner éxi­to, son los que sea más efec­ti­vos en co­nec­tar con la so­cie­dad” di­ce Pé­rez.

LAS QUE NADAN CON­TRA CO­RRIEN­TE

En Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na hay com­pa­ñías que han lo­gra­do esa co­ne­xión, y son los nom­bres que apa­re­cen pri­me­ro en la men­te de los pro­fe­sio­na­les al pre­gun­tar por em­pre­sas res­pon­sa­bles, pe­ro, ¿qué es lo que es­tán ha­cien­do dis­tin­to al res­to?

En 2015, Ca­sa Pe­llas fue re­co­no­ci­da co­mo la se­gun­da com­pa­ñía me­jor po­si­cio­na­da por su la­bor so­cial se­gún el ran­king de Mer­ca­do & Ten­den­cias y Dich­ter & Nei­ra.

Lo que se­gún Sa­mant­ha Duar­te, Je­fa de RSE de la com­pa­ñía ha si­do un tra­ba­jo de es­ta­ble­cer un víncu­lo de con­fian­za con sus gru­pos de in­te­rés, que pa­sa por en­ten­der­los y vol­ver­los par­ti­ci­pes de sus ac­ti­vi­da­des. “Los in­vo­lu­cra­mos to­man­do en cuen­ta sus ne­ce­si­da­des a tra­vés de me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción de do­ble vía” ex­pli­ca.

Pe­ro en­ten­der que el éxi­to de las ini­cia­ti­vas de­pen­de de es­te víncu­lo, ha si­do un pro­ce­so de mu­chos años, ad- vier­te Duar­te, ya que cuan­do ini­cia­ron ha­ce 103 años te­nían ca­rác­ter fi­lan­tró­pi­co, pe­ro hoy, es un eje fun­da­men­tal de la es­tra­te­gia de ne­go­cio.

“Más allá de los ám­bi­tos de la fi­lan­tro­pía, una es­tra­te­gia de RSE es par­te de una vi­sión in­te­gral del ne­go­cio y del po­si­cio­na­mien­to y vi­sión de fu­tu­ro de una em­pre­sa” de­ta­lla Jo­sé Már­mol, vi­ce­pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Ban­co Po­pu­lar Do­mi­ni­cano, otra de las em­pre­sas des­ta­ca­das en el ran­king (pues­to 8º en 2015).

En su ca­so, re­co­no­ce ocho cla­ves de es­te pro­ce­so: 1. Desa­rro­llar pro­duc­tos y ser­vi­cios que se an­ti­ci­pen a las ne­ce­si­da­des sus pú­bli­cos. 2. Ofre­cer una ex­pe­rien­cia de ser­vi­cio al clien­te me­mo­ra­ble. 3. Pre­ser­var el me­dioam­bien­te 4. In­ver­tir en la for­ma­ción y pro­tec­ción de la ni­ñez. 5. Con­tri­buir al desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio. 6. Cum­plir con el bie­nes­tar y el pro­gre­so la­bo­ral de sus em­plea­dos. 7. Aten­der los re­que­ri­mien­tos le­ga­les. 8. Con­tar con una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va.

So­bre el pun­to ocho, Jac­kie Sou­te, ge­ren­te de RSE del pa­na­me­ño Ban­co Ge­ne­ral (pues­to 17º), ad­vier­te que “la pu­bli­ci­dad de­be ha­cer con cui­da­do, por­que el con­su­mi­dor en mu­chas oca­sio­nes la pue­de to­mar mal. No es echar­se flo­res, es ser más que pa­re­cer”.

Sou­te tam­bién re­co­no­ce que la ba­se de una em­pre­sa so­cial es el diá­lo­go con sus sta­kehol­ders: co­no­cer sus ex­pec­ta­ti­vas, ana­li­zar sus im­pac­tos y mi­ti­gar­los.

“En prin­ci­pio, pa­ra que una em­pre­sa sea re­co­no­ci­da co­mo so­cial­men­te res­pon­sa­ble, de­be com­pro­me­ter­se a es­ta­ble­cer los li­nea­mien­tos de RSE co­mo su mo­de­lo de ne­go­cio” acla­ra Lis­set­te Con­das­sin, vi­ce­pre­si­den­ta de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Ca­ble & Wi­re­less en Pa­na­má. Em­pre­sa que ocu­pó el pues­to 21º en el ran­king de 2015.

Pe­ro ade­más, agre­ga Con­das­sin, de­be es­tar com­pro­me­ti­da con la trans­pa­ren­cia des­de la ca­be­za.

“Mu­cho más allá de un dis­cur­so, es la de­cla­ra­ción de un com­pro­mi­so, y cree­mos que la úni­ca es­tra­te­gia pa­ra afron­tar los ries­gos del nue­vo mi­le­nio es in­cor­po­rar la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo eje trans­ver­sal del ha­cer em­pre­sa­rial” afir­ma Em­pe­ra­triz Ma­yor­ga, ge­ren­te de Sos­te­ni­bi­li­dad de Ban­co Agrí­co­la (lu­gar 23° en 2015).

El fo­co, se­ña­la Es­tuar­do Cruz, ge­ren­te de RSE de la Cer­ve­ce­ría Cen­troa­mé­ri­ca de­be ser la ges­tión a lo in­terno, ya que es im­po­si­ble ha­blar de RSE si no se co­mien­za por ca­sa.

Fi­nal­men­te, Juan Jo­sé Pé­rez, ge­ren­te de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Gru­po Ra­mos (pues­to 39º) afir­ma que han en­ten­di­do que la per­ma­nen­cia de un ne­go­cio, en gran me­di­da, de­pen­de de su ima­gen, de su repu­tación y de su im­pac­to en la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.