Los WEARABLES que los CEO ne­ce­si­tan

Ani­llos que con­tro­lan ta­reas, pul­se­ras que mi­den el es­trés, o in­du­men­ta­ria pa­ra mo­ni­to­rear la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. La tec­no­lo­gía ves­ti­ble lle­gó pa­ra que­dar­se en el mun­do cor­po­ra­ti­vo.

Mercados & Tendencias El Salvador - - Tecnología - Por Leo­nar­do Co­ca Palacios leo­nar­do.co­ca@gru­po­cer­ca.com

To­dos los shows de tec­no­lo­gía de con­su­mo lo vie­nen con­fir­man­do des­de ha­ce va­rios años. El mun­do del fu­tu­ro es de los wearables y es ho­ra de to­már­se­lo en se­rio. Un es­tu­dio de Kan­tar World­pa­nel pu­bli­ca­do en ma­yo pa­sa­do, de­ter­mi­na que uno de ca­da diez con­su­mi­do­res en Es­ta­dos Uni­dos tie­ne uno de es­tos dis­po­si­ti­vos ves­ti­bles, sien­do es­to el do­ble a lo re­por­ta­do en Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia jun­tos.

El mis­mo es­tu­dio re­ve­la que las ban­das pa­ra me­dir ac­ti­vi­dad fí­si­ca son las más con­su­mi­das en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, pues tres de ca­da cua­tro “wearables de pul­se­ra” que se ad­quie­ren son de es­ta ca­te­go­ría. En se­gun­do lu­gar es­tán los re­lo­jes in­te­li­gen­tes, con un 23% de pe­ne­tra­ción en es­te mis­mo país.

Lo cier­to es que el im­pul­so de los wearables ha pe­ne­tra­do con éxi­to las es­fe­ras del mun­do cor­po­ra­ti­vo, con­vir­tién­do­se en un alia­do en la ru­ti­na de los CEOS. “A al­gu­nos eje­cu­ti­vos les ha me­jo­ra­do tan­to la ca­li­dad de vi­da que in­clu­so afir­man no po­der vi­vir sin ellos, pues con­si­de­ran que un día sin re­gis­trar lo que pa­só en su cuer­po pue­de re­sul­tar un día per­di­do”, ase­gu­ra Víc­tor Ol­me­do, es­pe­cia­lis­ta de pro­duc­to IM pa­ra Sam­sung Elec­tro­nics La­ti­noa­mé­ri­ca.

La con­sul­to­ra Pri­ce Wa­ter­hou­se Coo­pers (PWC) tam­bién lo de­jó cla­ro re­cien­te­men­te en el es­tu­dio “The Wea­ra­ble Fu­tu­re”, en el que in­di­ca que “hay un fu­tu­ro por­tá­til que pue­de al­te­rar dra­má­ti­ca­men­te el pa­no­ra­ma de la so­cie­dad y los ne­go­cios co­mo los co­no­ce­mos, y es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na”.

En ese fu­tu­ro, va­ti­ci­na la con­sul­to­ra, la es­pe­ran­za de vi­da au­men­ta­rá en un pro­me­dio de 10 años, me­jo­ra­rá la ca­pa­ci­dad atlé­ti­ca de las per­so­nas en un 42% y que dis­mi­nui­rá las con­ver­sa­cio­nes ca­ra a ca­ra en un 52%.

“Es­ta­mos en la “eta­pa de ma­du­rez” de los wearables, pe­ro quie­nes ya los uti­li­za­ron no de­ja­rán de ha­cer­lo” JULIOOSORIO, es­pe­cia­lis­ta en pro­duc­tos de LG.

Dis­po­si­ti­vos a la carta

Aun­que hoy la ma­yor par­te de los wearables se uti­li­zan pa­ra me­dir y mo­ni­to­rear as­pec­tos fí­si­cos, el mer­ca­do tam­bién ofre­ce so­lu­cio­nes pen­sa­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra al­tos eje­cu­ti­vos. Des­de pul­se­ras, re­lo­jes, ani­llos y cha­que­tas, has­ta mi­ni­compu­tado­ras por­tá­ti­les de bol­si­llo. La ofer­ta es am­plia y es que las gran­des trans­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas ini­cia­ron una fa­bu­lo­sa com­pe­ti­ción por desa­rro­llar nue­vos dis­po­si­ti­vos y apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en­fo­ca­das en me­jo­rar­les la vi­da.

¿Pe­ro qué ne­ce­si­ta un CEO en uno de es­tos dis­po­si­ti­vos? Hay tres for­mas de res­pon­der es­to. “Co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo los we­rea­bles de­ben te­ner mul­ti­pli­ci­dad de fun­cio­nes de mo­do que se adap­ten a ca­da ne­ce­si­dad, y sien­do el tiem­po un fac­tor im­por­tan­te so­bre to­do pa­ra los eje­cu­ti­vos, es­tos dis­po­si­ti­vos de­ben con­tar con co­nec­ti­vi­dad e in­ter­fa­ces rá­pi­das”, ase­gu­ra Jo­sé Bei­tia, ge­ren­te de Sony Cos­ta Ri­ca.

Por su par­te, Ol­me­do con­si­de­ra que sin du­da las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes son aque­llas que pue­dan me­dir la sa­lud y el ren­di­mien­to fí­si­co del usua­rio -por ejem­plo, ca­li­dad de sue­ño- y la ca­pa­ci­dad de in­ter­co­ne­xión en­tre dis­po­si­ti­vos.

Ju­lio Oso­rio, es­pe­cia­lis­ta en pro­duc­tos de LG, cree que la ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de un wea­ra­ble es que ten­ga un pro­ce­sa­dor su­pe­rior los 400 MH, por­que -en el ca­so de los re­lo­jes- “eso ase­gu­ra que no se tra­ba­rá, que las no­ti­fi­ca­cio­nes no van a lle­gar tar­de” y otro fac­tor de­ter­mi­nan­te es que ten­gan por lo me­nos la edi­ción 5.0 de An­droid Wearables, “con la cual ase­gu­ra­mos que el 90% de to­das las apli­ca­cio­nes sean com­pa­ti- bles con el re­loj”. A con­ti­nua­ción, re­su­mi­mos al­gu­nos de los dis­po­si­ti­vos ves­ti­bles pen­sa­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra los gran­des eje­cu­ti­vos.

Alia­dos del día a día

El ani­llo in­te­li­gen­te Ney­ya es uno de esos dis­po­si­ti­vos pen­sa­dos pa­ra los em­pre­sa­rios y al­tos eje­cu­ti­vos, que se am­pa­ra en lo men­cio­na­do por Bei­tia. Se tra­ta de un con­trol re­mo­to con fun­cio­nes con­cre­tas que se ajus­tan al ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Ade­más de las tra­di­cio­na­les aler­tas de lla­ma­das y men­sa­jes, el usua­rio pue­de des­li­zar su de­do so­bre la su­per­fi­cie del ani­llo pa­ra co­nec­tar­se y eje­cu­tar ta­reas.

Por otro la­do, Sam­sung pre­sen­tó en el Con­su­mer Elec­tro­nic Show (CES) de Las Ve­gas, de es­te año, el Smart Suit, un tra­je in­te­li­gen­te que dis­po­ne de dos o tres bo­to­nes de Near Field Com­mu­ni­ca­tion (NFC), los cua­les se pue­den pro­gra­mar pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción de ne­go­cios con otras per­so­nas cuan­do un ce­lu­lar se apro­xi­ma.

Otros dis­po­si­ti­vos co­mo el Task­watch per­mi­ten con­tro­lar el flu­jo de tra­ba­jo y ayu­da a trans­for­mar las ac­cio­nes cor­po­ra­ti­vas en ta­reas con- cre­tas y me­di­bles. Asi­mis­mo, per­mi­te la co­la­bo­ra­ción en­tre tra­ba­ja­do­res a tra­vés de plan­ti­llas de flu­jo de tra­ba­jo pre-pro­gra­ma­dos.

El es­trés es­tá out

Con­tro­lar el es­trés es otra de las ne­ce­si­da­des que bus­ca­rán sol­ven­tar los wearables. En el úl­ti­mo Con­su­mer Elec­tro­nics Show (CES), de Las Ve­gas, se lan­zó el pro­to­ti­po Feel, un dis­po­si­ti­vo di­se­ña­do pa­ra con­ver­tir en da­tos las sen­sa­cio­nes de quien lo uti­li­ce, de for­ma que emi­ti­rá aler­tas ca­da vez que per­ci­ba al­tos ni­ve­les de es­trés.

Una fun­ción si­mi­lar tie­ne el Welt (Well­ness belt), un cin­tu­rón in­te­li­gen­te que mi­de el ta­ma­ño de la cin­tu­ra del usua­rio, el tiem­po que ha per­ma­ne­ci­do sen­ta­do, re­gis­tra los pa­sos dia­rios que ha da­do y emi­te una aler­ta si se ha co­mi­do en ex­ce­so.

Pa­ra ejer­ci­tar­se

So­lu­cio­nes co­mo el Gym­watch, cu­yo sen­sor por­tá­til per­mi­te pre­ve­nir le­sio­nes mien­tras el usua­rio se ejer­ci­ta; y la ca­mi­se­ta in­te­li­gen­te He­xos­kin, que in­cor­po­ra ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos en la ro­pa pa­ra me­dir res­pi­ra­ción, ca­lo­rías, ca­li­dad del sue­lo y rit­mo car­dia­co, son al­gu­nos de los ejem­plos que in­cor­po­ran lo men­cio­na­do por Ol­me­do.

Pa­ra los aman­tes del golf, Sam­sung tam­bién creó una ca­mi­se­ta in­te­li­gen­te pa­ra prac­ti­car es­te de­por­te, cu­yas man­gas in­cor­po­ran un sen­sor NFC pro­gra­ma­ble, pa­ra re­ci­bir in­for­ma­ción at­mos­fé­ri­ca y de desem­pe­ño.

Los ex­per­tos en tec­no­lo­gía con­si­de­ran que es­tá cer­cano el día en que los wearables se ma­si­fi­quen, aun­que pre­vén que el pro­ce­so se­rá más len­to que con los ce­lu­la­res, por­que es­te ti­po de tec­no­lo­gía en la ac­tua­li­dad es de uso ca­si ex­clu­si­vo de eje­cu­ti­vos y per­so­nas “al­ta­men­te co­nec­ta­das”.

“El pro­ble­ma es que no a to­das las per­so­nas les lla­ma la aten­ción”, ase­gu­ra Oso­rio, quien va­ti­ci­na que en­tre más se ma­si­fi­que el mer­ca­do de es­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.