Trump (ra­di­ca­lis­mo) vs. Clin­ton (es­ta­blish­ment)

A me­nos de dos me­ses de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en EE.UU., so­lo que­dan dos op­cio­nes: Hi­lary Clin­ton o Do­nald Trump, ¿qué pre­si­den­te le con­vie­ne más a la re­gión?

Mercados & Tendencias El Salvador - - Contenido - Por Ale­jan­dra Or­dó­ñez ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

A la pre­si­den­cia de EE.UU. so­lo le que­dan dos op­cio­nes: ¿cuál le con­vie­ne más a la re­gión?

Las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra que el pró­xi­mo 8 de no­viem­bre más de 100 mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos asis­tan a las ur­nas pa­ra ele­gir al su­ce­sor de Ba­rack Oba­ma.

Lue­go de me­ses de in­ten­sa con­tien­da, elec­cio­nes pri­ma­rias y con­ven­cio­nes de par­ti­do, la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton y el re­pu­bli­cano Do­nald Trump se en­fren­ta­rán pa­ra de­fi­nir quién go­ber­na­rá Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años.

Mien­tras tan­to, te­mas co­mo la re­for­ma mi­gra­to­ria, los tra­ta­dos co­mer­cia­les y las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas ron­dan in­ce­san­te­men­te en la men­te de los po­bla­do­res de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, quie­nes es­pe­ran con gran ex­pec­ta­ti­va los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

La can­di­da­tu­ra de Trump, más co­no­ci­do co­mo un es­tra­fa­la­rio em­pre­sa­rio y desa­rro­lla­dor de bie­nes raí­ces que co­mo po­lí­ti­co, ge­ne­ró una de las cam­pa­ñas más es­can­da­lo­sas y me­diá­ti­cas del sis­te­ma elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se. Sus co­men­ta­rios de odio con­tra la co­mu­ni­dad la­ti­na, su pro­me­sa de de­por­tar a mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos y de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo; así co­mo su po­co in­te­rés en las re­la­cio­nes con paí­ses co­mo Chi­na, Ja­pón y Mé­xi­co, han pues­to en aler­ta a la re­gión.

Mien­tras tan­to Clin­ton, quien de ga­nar se­ría la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­te de Es- ta­dos Uni­dos, cuen­ta con el res­pal­do del es­ta­blish­ment de­mó­cra­ta y años de ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca; lue­go de ocu­par los car­gos de Pri­me­ra Da­ma, Se­na­do­ra y Se­cre­ta­ria de Es­ta­do. En las en­cues­tas apa­re­ce co­mo la gran fa­vo­ri­ta, sin em­bar­go, pe­se a con­tar con una cam­pa­ña más gran­de y one­ro­sa, los ana­lis­tas la ca­ta­lo­gan co­mo una can­di­da­ta no ca­ris­má­ti­ca, lo cual le ha va­li­do no lo­grar una am­plia ven­ta­ja fren­te a Trump.

¿Trump, Clin­ton o nin­guno?

Aun­que las opi­nio­nes son di­ver­sas, en reali­dad es difícil es­ta­ble­cer con cer­te­za

cuál se­rá la es­tra­te­gia que Do­nald Trump o Hi­llary Clin­ton asu­mi­rán en el Ist­mo. Sin em­bar­go, en opi­nión de Juan Carlos Za­pa­ta, di­rec­tor de la Fun­da­ción pa­ra el Desa­rro­llo de Gua­te­ma­la (Fun­de­sa), son dos los te­mas más re­le­van­tes a con­si­de­rar: el mi­gra­to­rio y el co­mer­cial.

“En tér­mi­nos prác­ti­cos, Cen­troa­mé­ri­ca pue­de apro­ve­char lo que es­tá ocu­rrien­do en Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, en el te­ma mi­gra­to­rio se pue­den ge­ne­rar me­ca­nis­mos de diá­lo­go pa­ra com­pro­me­ter a am­bos can­di­da­tos a una re­for­ma mi­gra­to­ria”, de­ta­lla Za­pa­ta,

Sin em­bar­go, pa­ra Ra­fael Cas­te­lla­nos, ana­lis­ta po­lí­ti­co sal­va­do­re­ño, Cen­troa­mé­ri­ca se en­cuen­tra fren­te a una elec­ción en­tre “lo ma­lo y lo peor”. Pa­ra Cas­te­lla­nos las ex­pre­sio­nes abier­ta­men­te xe­nó­fo­bas de Trump ha­cia los la­ti­nos y otras et­nias, aun­que son ob­via­men­te pu­ro po­pu­lis­mo, im­pli­can una agre­sión ha­cia los pue­blos la­ti­nos. Por otro la­do, ase­gu­ra el ana­lis­ta, con Clin­ton se­ría más de lo mis­mo ya que ella re­pre­sen­ta una pro­lon­ga­ción de las po­lí­ti­cas de Oba­ma las cua­les, en su opi­nión, tam­po­co han si­do muy acer­ta­das. “No creo que con­ven­ga nin­guno de los can­di­da­tos”, ase­ve­ra.

Por un la­do, Cas­te­lla­nos re­co­no­ce que Trump se ha pre­sen­ta­do co­mo un can­di­da­to con una cam­pa­ña au­to­fi­nan­cia­da por lo que, ase­gu­ra, no tie­ne ne­ce­si­dad de lob­bies o de con­ti­nuar con los in­tere­ses crea­dos por el go­bierno de Oba­ma.

Al res­pec­to, Ale­xan­der Mo­ra, mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior de Cos­ta Ri­ca (Co­mex), afir­ma: “No te­ne­mos cla­ri­dad de có­mo va a reac­cio­nar o cua­les son los pa­sos que to­ma­rá el can­di­da­to del par­ti­do Re­pu­bli­cano, pe­ro su dis­cur­so es to­tal­men­te con­tra­rio a lo que he­mos tra­ba­ja­do con Es­ta­dos Uni­dos. Es al­go que ve­mos con preo­cu­pa­ción e in­cer­ti­dum­bre y es­pe­ro que que no se ma­te­ria­li­ce ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia”.

Sin em­bar­go, de­ta­lla Eric Ol­son, di­rec­tor aso­cia­do del pro­gra­ma pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na del Wil­son Cen­ter y ex di­rec­tor In­te­ri­no de Re­la­cio­nes Gu­ber- na­men­ta­les de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, hay mu­chas gen­te que pien­sa que la par­ti­ci­pa­ción o in­je­ren­cia es­ta­dou­ni­den­se en la re­gión es muy ne­ga­ti­va, por lo que les re­sul­ta atrac­ti­va la po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta de Trump, quien ofre­ce un so­cio que no se me­te­rá en los asun­tos de otros paí­ses y que só­lo se en­fo­ca­rá en sus in­tere­ses.

Por otro la­do Clin­ton, con­si­de­ra­da la can­di­da­ta del es­ta­blish­ment y la apuesta de las éli­tes nor­te­ame­ri­ca­nas, en los te­mas de in­mi­gra­ción y co­mer­cio in­ter­na­cio­nal no ha si­do del to­do con­sis­ten­te; ya que co­mo Pri­me­ra Da­ma ha­bía res­pal­da­do el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te en 1994, pe­ro en 2007 cri­ti­có el da­ño que la eje­cu­ción del mis­mo ha­bía cau­sa­do a los tra­ba­ja­do­res de Es­ta­dos Uni­dos.

Aun así, su lle­ga­da a la pre­si­den­cia es al­go que, se­gún Mo­ra, “nos de­ja­ría más tran­qui­los, en un es­ce­na­rio de se­guir cons­tru­yen­do lo que te­ne­mos y no en uno de in­cer­ti­dum­bre”.

Pa­no­ra­ma co­mer­cial in­cier­to

Aun­que ni Trump ni Clin­ton han re­ve­la­do sus in­ten­cio­nes co­mer­cia­les con Cen­troa­mé­ri­ca, Juan Pa­blo Ca­rras­co, de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Guatemalteco Ame­ri­ca­na (Am­cham), re­sal­ta el he­cho que Clin­ton vo­tó en con­tra del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en­tre Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Cen­troa­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca (Dr-caf­ta, por sus si­glas en in­glés) y que no es par­ti­da­ria de la crea­ción de nue­vos tra­ta­dos co­mer­cia­les de la na­ción nor­te­ame­ri­ca­na con el mun­do.

“El ar­gu­men­to de Clin­ton es que la aper­tu­ra co­mer­cial eli­mi­na las fuen­tes de em­pleo in­terno a los es­ta­dou­ni­den­ses”, ex­pli­ca Ca­rras­co, quien con­si­de­ra que las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con Es­ta­dos Uni­dos ba­jo el man­da­to de Clin­ton no se­rían una prio­ri­dad, que­dan­do un tan­to re­le­ga­das y sus­ti­tui­das por la im­por­tan­cia que ella da a te­mas co­mo el nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia. “No obs­tan­te Es­ta­dos Uni­dos con­ti­nua­rá sien­do, sin lu­gar a du­das, nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial”, agre­ga.

Por otro la­do Trump ha de­ja­do cla­ro que no con­fía en la glo­ba­li­za­ción y en el li­bre co­mer­cio. “En cuan­to a su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca-co­mer­cial, Trump prio­ri­za a Es­ta­dos Uni­dos an­tes que a cual­quier

otro país”, ase­ve­ra Ca­rras­co, quien en­fa­ti­za en que si bien no ha men­cio­na­do en nin­gún mo­men­to que re­ne­go­cia­rá el DR-CAF­TA, pue­de ocu­rrir que es­te ti­po de po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, con las que Es­ta­dos Uni­dos in­ten­ta­rá cap­tar nue­va­men­te esas pla­zas la­bo­ra­les, den co­mo re­sul­ta­do ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses con pre­cios más al­tos pa­ra nues­tra re­gión y el mun­do. “El co­mer­cio bi­la­te­ral en­tre EE.UU. y Cen­troa­mé­ri­ca no ce­sa­rá y po­dría in­clu­si­ve apro­ve­char­se pa­ra re­ne­go­ciar otros tra­ta­dos más im­por­tan­tes pa­ra Nor­tea­mé­ri­ca, co­mo el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (NAF­TA-TLCAN), que­dan­do el DR-CAF­TA co­mo una me­jor op­ción pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros”, aña­de.

Se­gún Cas­te­lla­nos, si Trump es in­te­li­gen­te y se ro­dea de las per­so­nas co­rrec­tas pue­de ser po­si­ti­vo. El ana­lis­ta po­lí­ti­co en­fa­ti­za en que el can­di­da­to re­pu­bli­cano tie­ne una men­ta­li­dad aus­te­ra en cuan­to a gas­to se re­fie­re. “Es un em­pre­sa­rio exi­to­so que po­dría le­van­tar la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y a to­dos los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos nos con­vie­ne que Es­ta­dos Uni­dos es­té bien”, re­fie­re.

Sin em­bar­go, Mo­ra re­sal­ta que la pos­tu­ra co­mer­cial que ha ex­te­rio­ri­za­do Trump has­ta el mo­men­to, la cual es muy con­tra­ria al li­bre co­mer­cio, ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre. “En al­gún mo­men­to di­jo que de ga­nar las elec­cio­nes se iba a au­to­nom­brar Mi­nis­tro de Co­mer­cio pa­ra, al ser pre­si­den­te y mi­nis­tro de Co­mer­cio al mis­mo tiem­po, te­ner los po­de­res y la ca­pa­ci­dad de ac­tuar en las co­sas que él con­si­de­ra que de­be to­mar in­ter­ven­ción. Es­to re­fle­ja mu­cho el áni­mo del ti­po de ini­cia­ti­vas que po­dría im­ple­men­tar”, ex­pre­sa.

Sin em­bar­go, pa­ra Luis Car­de­nal, Pre­si­den­te la Aso­cia­ción Na­cio­nal de la Em­pre­sa Pri­va­da (ANEP), en El Salvador, las po­lí­ti­cas ex­te­rio­res de Es­ta­dos Uni­dos se pla­nean a lar­go pla­zo y no cam­bian con ca­da pre­si­den­te. “No se pue­den anu­lar alian­zas, con­ve­nios co­mer­cia­les o de coope­ra­ción de un día pa­ra otro”, di­ce.

La pe­sa­di­lla de la re­gión

Des­de el ini­cio Do­nald Trump ha de­ja­do cla­ro que no tie­ne la me­nor sim­pa­tía por los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos y que, de lle­gar a la pre­si­den­cia, bus­ca­rá la ma­ne­ra de de­por­tar a los más de 11 mi­llo­nes que vi­ven en el país.

“Re­cor­de­mos que Gua­te­ma­la lleva un tiem­po so­li­ci­tan­do, sin re­sul­ta­do aún, el Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS, por sus si­glas en in­glés) pa­ra los gua­te­mal­te­cos que vi­ven de ma­ne­ra ile­gal en USA”, ex­pli­ca Ca­rras­co, quien re­sal­ta que es­ta pe­ti­ción sur­ge de­bi­do a la mi­gra­ción ma­si­va de me­no­res no acom­pa­ña­dos que se lle­vó a ca­bo en 2014, quie­nes huían de la in­se­gu­ri­dad de los paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca.

No obs­tan­te el te­ma de de­por­ta­cio­nes no es nue­vo y ha si­do re­cu­rren­te du­ran­te el man­da­to de Oba­ma. Es de­cir que es una po­lí­ti­ca de Es­ta­do y no de un can­di­da­to en es­pe­cial, ase­gu­ra el vi­ce­pre­si­den­te de AM­CHAM.

Cas­te­lla­nos coin­ci­de y ase­gu­ra que el te­ma de in­mi­gra­ción ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­va con am­bos can­di­da­tos, ya que Trump ha da­do mues­tras de xe­no­fo­bia, pe­ro tam­bién Clin­ton da­ría con­ti­nui­dad a los pro­gra­mas del ac­tual go­bierno y “hay que ver la can­ti­dad de in­do­cu­men­ta­dos que han lle­ga­do a Cen­troa­mé­ri­ca du­ran­te la pre­si­den­cia de Oba­ma”, ase­ve­ra el ana­lis­ta po­lí­ti­co, en re­fe­ren­cia a los 2.5 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que han si­do de­por­ta­dos des­de que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma lle­gó a la Ca­sa Blan­ca en 2009.

Pa­ra Ca­rras­co, lo que hay que des­ta­car es que si co­mien­za una olea­da de de­por­ta­cio­nes los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos co­men­za­rán a te­ner pro­ble­mas con el in­gre­so de di­vi­sas que ori­gi­nan las re­me­sas fa­mi­lia­res.

Se es­ti­ma que en Es­ta­dos Uni­dos vi­ven unos 1.5 mi­llo­nes de gua­te­mal­te­cos, de los cua­les en­tre 300 y 400 mil cuen­tan con la re­si­den­cia le­gal. “En lo que va del año los in­mi­gran­tes gua­te­mal­te­cos que vi­ven en dis­tin­tos paí­ses en­via­ron al país US$2.897,59 mi­llo­nes, es de­cir, un 20% más que la ci­fra re­por­ta­da en el mis­mo pe­río­do de 2015”, ma­ni­fies­ta Ca­rras­co.

En su cam­pa­ña Clin­ton ha en­fa­ti­za­do que bus­ca­rá crear, por pri­me­ra vez, una ofi­ci­na es­pe­cial pa­ra los te­mas mi­gra­to­rios, con el pro­pó­si­to de coor­di­nar las ac­cio­nes a ni­vel fe­de­ral, es­ta­tal y lo­cal. “Con ello, apo­ya una re­for­ma mi­gra­to­ria dig­na, pe­ro res­pe­tan­do el es­ta­do de de­re­cho y la pro­tec­ción a la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Su ob­je­ti­vo es una re­for­ma mi­gra­to­ria con la cual les brin­da­ría ciu­da­da­nía a los in­mi­gran­tes ile­ga­les, quie­nes go­za­rían del pri­vi­le­gio de vo­tar, así co­mo de lle­var a sus fa­mi­lia­res a vi­vir con ellos. Es­to ten­dría un cos­to de US$6.3 tri­llo­nes pa­ra el país”, ex­po­ne Ca­rras­co, quien de­ta­lla que lo que Clin­ton pro­po­ne es tra­ba­jar con los paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca y Co­lom­bia, dan­do apo­yo a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra en­fren­tar el cri­men or­ga­ni­za­do, el nar­co­trá­fi­co y la co­rrup­ción.

Mien­tras tan­to, an­te la ame­na­za de Trump de re­ti­rar los per­mi­sos de tra­ba­jo a los in­mi­gran­tes, el ana­lis­ta Ra­fael Cas­te­lla­nos opi­na que es al­go que di­fí­cil­men­te po­drá ha­cer. “Trump no pue­de ha­cer de­por­ta­cio­nes ma­si­vas. Hay es­ta­dos en los que la ma­yor fuer­za la­bo­ral la re­pre­sen­tan los la­ti­nos y Es­ta­dos Uni­dos lo sa­be”, di­ce. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por eco­no­mis­tas de la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me re­ve­ló que la apro­ba­ción de la “Ley del Sue­ño”, que for­ma par­te de la Re­for­ma Mi­gra­to­ria, apor­ta­ría US$329 mil mi­llo­nes a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se pa­ra el 2030.

Ol­son coin­ci­de y ase­gu­ra que ac­tual­men­te las in­dus­trias agrí­co­la, ho­te­le­ra, gas­tro­nó­mi­ca y de cons­truc­ción de­pen­den de la mano de obra la­ti­na, ya que no hay su­fi­cien­te po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se que pue­da su­plir las ne­ce­si­da­des del país.

Ol­son tam­bién re­sal­ta que aun­que el can­di­da­to re­pu­bli­cano ten­ga la in­ten­ción de eje­cu­tar su plan, no po­dría cam­biar fá­cil­men­te las con­di­cio­nes, por­que pa­ra lo­grar­lo pri­me­ro ten­dría que pa­sar por el Congreso. “En ge­ne­ral, la ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos y los de­mó­cra­tas es­tán a fa­vor de los tra­ta­dos por­que los han apro­ba­do”, agre­ga.

“Cen­troa­mé­ri­ca po­dría apro­ve­char lo que es­tá ocu­rrien­do en EE.UU. y ge­ne­rar me­ca­nis­mos de diá­lo­go pa­ra com­pro­me­ter a am­bos can­di­da­tos a una re­for­ma mi­gra­to­ria”. JUANCARLOSZAPATA, di­rec­tor de Fun­de­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.