La ge­ne­ra­ción de los “bra­zos cru­za­dos” nos ro­ba cre­ci­mien­to

Mercados & Tendencias El Salvador - - M&T Report -

La ni­ña co­mien­za a llo­rar, Ele­na Mo­ra­les de 24 años se le­van­ta de la si­lla desde don­de mi­ra la te­le­vi­sión pa­ra aten­der­la. A diario via­ja desde su ca­sa si­tua­da en las afue­ras de Ma­sa­ya, a la de su abue­la, don­de pa­sa to­do el día in­mer­sa en queha­ce­res do­més­ti­cos. No estudia, nun­ca ha te­ni­do un em­pleo for­mal y no pla­nea te­ner­lo si no le pa­gan bien. Pa­ra ella, que­dar­se en ca­sa es la me­jor op­ción.

Ele­na cur­sa­ba el ter­cer año de Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad de Ma­na­gua, pe­ro su sue­ño de te­ner una pro­fe­sión se es­fu­mó cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da. Su ma­dre de­jó de ayu­dar­la y su ma­ri­do pre­fi­rió que se que­da­ra en ca­sa cui­dan­do al be­bé. Aho­ra for­ma par­te de las alar­man­tes ci­fras de ni­nis —jó­ve­nes que ni es­tu­dian, ni tra­ba­jan, ni bus­can em­pleo de for­ma ac­ti­va— cu­yo con­teo su­pera los dos mi­llo­nes de per­so­nas en la re­gión.

La in­va­sión de los ni­nis em­pe­zó y pa­ra el 2014, Cen­troa­mé­ri­ca ya era el ho­gar de 2,1 mi­llo­nes de jó­ve­nes de en­tre 15 y 24 años de edad ex­clui­dos del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y del mer­ca­do la­bo­ral, una ci­fra equi­va­len­te al 22,6% de la po­bla­ción, se­gún el V In­for­me del Es­ta­do de la Re­gión.

Lo más alar­man­te es que es­ta po­bla­ción va en au­men­to. En Hon­du­ras, el país la­ti­noa­me­ri­cano con la ma­yor can­ti­dad de ni­nis, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mundial del Tra­ba­jo (OIT), los jó­ve­nes de­socu­pa­dos pa­sa­ron de 300,000 en 1990, a cer­ca de 500,000 en 2016, lo que equi­va­le al 27,5% de las per­so­nas de 15 a 24 años que vi­ven en el país. En Guatemala, la se­gun­da na­ción con el peor es­ce­na­rio, se cuen­tan unos 800,000 (cer­ca del 25%) y pa­ra El Sal­va­dor, con el ter­cer peor es­ce­na­rio, son 415,000 mu­cha­chos (24%).

In­clu­so Costa Ri­ca, sien­do el país de la re­gión que más re­du­jo su po­bla­ción de ni­nis en la úl­ti­ma dé­ca­da —pa­san­do de

MAR­ZO 2017

168,000 a 147,959— to­da­vía man­tie­ne al 19% de sus jó­ve­nes de bra­zos cru­za­dos, de los cua­les 32% es­tá en bus­ca de em­pleo, 29% no estudia ni tra­ba­ja por aten­der obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res y el 39% no tra­ba­ja, no estudia, ni atien­de de­man­das del ho­gar, un por­cen­ta­je que agru­pa a más de 52,000 jó­ve­nes.

Al ana­li­zar las ra­zo­nes, el panorama es va­ria­do. Por ejem­plo, pa­ra un ni­ca­ra­güen­se jo­ven ac­ce­der al mer­ca­do la­bo­ral po­co ca­li­fi­ca­do es sen­ci­llo, por eso mu­chos pre­fie­ren de­jar los es­tu­dios. En el ca­so de Hon­du­ras y El Sal­va­dor, la pre­sen­cia de las pandillas y los al­tos ín­di­ces de vio­len­cia jue­gan un pa­pel en con­tra y en Costa Ri­ca, pe­se que hay fuen­tes de em­pleo, las ba­rre­ras de in­gre­so se han ele­va­do en los úl­ti­mos años.

Pe­ro sin im­por­tar las ra­zo­nes que es­tán lle­van­do a es­te im­por­tan­te gru­po de la po­bla­ción a que­dar­se “sin na­da que ha­cer”, al sec­tor pro­duc­ti­vo le gol­pea de la misma ma­ne­ra: in­cre­men­tan sus cos­tos de con­tra­ta­ción, pier­den com­pe­ti­ti­vi­dad, su­fren re­tra­sos en sus pro­ce­sos de in­no­va­ción y

No se tra­ta de los pues­tos más buscados, sino de ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos. Las ca­rre­ras del fu­tu­ro ten­drán nom­bres vo­lá­ti­les por­que sus en­fo­ques se­rán dua­les

en­fren­tan una com­pe­ten­cia de­sigual por ac­ce­der a un ta­len­to es­ca­so.

Bom­ba de tiem­po

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, cuan­do la Po­bla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Ac­ti­va (PEA) de un país no tie­ne nin­gún ni­vel de ca­li­fi­ca­ción y ade­más de eso no tie­ne un tra­ba­jo for­mal, su eco­no­mía en­fren­ta ba­jos ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad y al­tos ín­di­ces de po­bre­za. En la re­gión, es­to se agra­va con­si­de­ran­do que los paí­ses ya pre­sen­tan ba­jos ni­ve­les de desa­rro­llo y, ade­más, em­pe­za­rán a per­der su ven­ta­ja de­mo­grá­fi­ca en el año 2050.

En es­te con­tex­to, el eco­no­mis­ta ni­ca­ra­güen­se Ser­gio San­ta­ma­ría, pre­di­ce un pri­mer pro­ble­ma: “si los jó­ve­nes no se si­guen in­cor­po­ran­do al pro­ce­so pro­duc­ti­vo, en el fu­tu­ro no se po­drá sos­te­ner a los ju­bi­la­dos, por­que en el me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad so­cial pa­ra po­der su­fra­gar una so­la pen­sión se ne­ce­si­tan al me­nos cin­co jó­ve­nes tra­ba­jan­do”, re­cal­ca.

Otra de las amenazas, agre­ga San­ta­ma­ría, es la so­fis­ti­ca­ción de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos. Por ejem­plo, el sec­tor in­dus­trial de­be con­tra­tar per­so­nal con cier­to ni­vel de tec­ni­fi­ca­ción y a me­di­da que se in-

En Ni­ca­ra­gua el 90% de los tra­ba­ja­do­res de zo­na fran­ca con al­tos ran­gos son ex­tran­je­ros y los de ma­nu­fac­tu­ra son per­so­nas con edu­ca­ción pri­ma­ria

cor­po­ran y se uti­li­zan me­jo­res tec­no­lo­gías en las ma­qui­na­rias, se re­que­ri­rá una fuer­za de tra­ba­jo más ca­pa­ci­ta­da.

En tér­mi­nos de ci­fras, es­te sec­tor ge­ne­ra el 22% del em­pleo for­mal en Ni­ca­ra­gua, se­gún da­tos de la Cá­ma­ra de In­dus­trias (Ca­din) y hoy el país ya tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra aten­der la de­man­da de mano de obra ca­li­fi­ca­da, si­tua­ción que afec­ta los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad.

En con­se­cuen­cia, el 60% de las gran­des com­pa­ñías y el 40% de las me­dia­nas tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar per­so­nal téc­ni­co ca­li­fi­ca­do, así lo evi­den­cia el más re­cien­te es­tu­dio so­bre em­pre­sas sos­te­ni­bles rea­li­za­do por el Con­se­jo Su­pe­rior de la Em­pre­sa Pri­va­da (Co­sep), la OIT y la Fun­da­ción Ni­ca­ra­güen­se pa­ra el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial (Fu­ni­des).

In­clu­so cuan­do es­ta de­man­da de ta­len­to de­be­ría sig­ni­fi­car una gran opor­tu­ni­dad en una na­ción don­de el 70% de los ha­bi­tan­tes tie­ne me­nos de 30 años, ac­tual­men­te uno de cada tres jó­ve­nes ni­ca­ra­güen­ses no en­cuen­tra tra­ba­jo, en­fa­ti­za Juan Car­los Ama­dor, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Ca­din.

Ama­dor ase­gu­ra que el ac­ce­so a ese es­ca­so ta­len­to es des- igual, da­do que el 33% del per­so­nal de las gran­des em­pre­sas ni­ca­ra­güen­ses han com­ple­ta­do la uni­ver­si­dad, mien­tras ese por­cen­ta­je se re­du­ce al 12% en el ca­so de las mi­cro­em­pre­sas. Es­to sig­ni­fi­ca que los tra­ba­ja­do­res con ni­ve­les edu­ca­ti­vos más ba­jos se concentran en las mi­cro y pe­que­ñas com­pa­ñías que pa­gan sa­la­rios más ba­jos.

“Las em­pre­sas cada vez po­nen más es­fuer­zo y de­di­can

MAR­ZO 2017

900 800 700 600 500 400 300 200 100 0

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.