Fin­tech: Alia­dos cla­ve en los eco­sis­te­mas fi­nan­cie­ros

Mercados & Tendencias El Salvador - - OPINIÓN - MARCO GUIROLA Pre­si­den­te de The Pa­ga­di­to Group

El sis­te­ma fi­nan­cie­ro mundial es­tá cam­bian­do a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. La tec­no­lo­gía ha sa­cu­di­do su ADN con nue­vos ac­to­res: las em­pre­sas Fin­tech, que has­ta ha­ce unos años pa­re­cían un asun­to de fic­ción y que han co­men­za­do a trans­for­mar to­das las aris­tas del sec­tor más rá­pi­da­men­te de lo es­pe­ra­do.

Ba­jo la gran som­bri­lla de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, des­de prés­ta­mos, se­gu­ros, pa­gos y trans­fe­ren­cias, has­ta la ges­tión del ries­go, au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos, mo­de­los pre­dic­ti­vos y mer­ca­do de di­vi­sas, no hay un so­lo pro­duc­to o ser­vi­cio que pro­me­ta mantenerse in­mu­ne a la in­no­va­ción.

An­te es­te es­ce­na­rio, cual­quier re­sis­ten­cia de ac­to­res tra­di­cio­na­les re­sul­ta im­pro­ba­ble en el me­diano pla­zo. Pa­ra im­pul­sar una re­vo­lu­ción fi­nan­cie­ra en­fo­ca­da ple­na­men­te en el me­jor ser­vi­cio a los usua­rios, es fun­da­men­tal con­so­li­dar el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en­tre las em­pre­sas Fin­tech y la ban­ca.

Por su par­te, las Fin­tech tie­nen mu­cho que apren­der y que ga­nar de la ex­pe­rien­cia de los sis­te­mas fi­nan­cie­ros tra­di­cio­na­les. En al­gu­nos paí­ses, de he­cho, es­tán apun­tán­do­le a re­to­mar las lec­cio­nes apren­di­das en tér­mi­nos de re­gu­la- ción ban­ca­ria y crea­ción de gre­mia­les.

En otros, la ten­den­cia es que al­gu­nas em­pre­sas que co­men­za­ron su ac­ti­vi­dad en­fo­ca­da en el con­su­mi­dor fi­nal po­co a po­co mi­gren al mo­de­lo B2B y se con­vier­tan en pro­vee­do­ras de los ban­cos, ase­gu­ra­do­ras o ges­to­ras de ries­gos.

Del lado de la ban­ca, se es­tá mi­ran­do a las em­pre­sas de tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra apa­lan­car­se en su in­no­va­ción. Los ban­cos se es­tán con­vir­tien­do en Smart Fo­llo­wers y re­to­man­do el mo­de­lo de ne­go­cios de las gran­des com­pa­ñías de tec­no­lo­gía que ad­quie­ren pe­que­ñas em­pre­sas o em­pren­di­mien­tos con so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras que ellas mis­mas no han po­di­do ge­ne­rar por di­ver­sos fac­to­res.

En paí­ses co­mo Alemania, Fran­cia, Reino Uni­do y España, don­de las com­pa­ñías Fin­tech ya re­pre­sen­tan una par­te fun­da­men­tal del eco­sis­te­ma de in­ver­sión y fi­nan­zas, las alian­zas en­tre es­tas com­pa­ñías y la ban­ca es­tán a la or­den del día. Sus fru­tos son bas­tan­te evi­den­tes en la trans­for­ma­ción de los sis­te­mas de pa­go, en­víos de di­ne­ro y ser­vi­cios su­ma­men­te re­le­van­tes pa­ra los usua­rios.

Por otra par­te, en nues­tra re­gión hay mu­cha gente ex­clui­da

Hay mu­cha gente ex­clui­da del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, y ya hay me­ca­nis­mos que les fa­ci­li­tan los pa­gos y los co­bros a tra­vés del te­lé­fono ce­lu­lar

del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, y ya hay me­ca­nis­mos que les fa­ci­li­tan los pa­gos y los co­bros, por ejem­plo, a tra­vés del te­lé­fono ce­lu­lar. Es­tas pla­ta­for­mas per­mi­ten in­ter­cam­biar di­ne­ro en­tre usua­rios me­dian­te el te­lé­fono mó­vil, sin que uno co­noz­ca in­for­ma­ción del be­ne­fi­cia­rio; pagar en es­ta­ble­ci­mien­tos con so­lo acer­car el ce­lu­lar a un lector; o in­tro­du­cir el nú­me­ro de te­lé­fono pa­ra com­ple­tar un pa­go en lí­nea, sin ne­ce­si­dad de dar nin­gún otro da­to. Es­te ru­bro es­tá com­pues­to por em­pre­sas muy fuer­tes de te­le­fo­nía, que ya pres­tan ser­vi­cios fi­nan­cie­ros con va­lor agre­ga­do.

Ade­más del te­lé­fono mó­vil, las em­pre­sas Fin­tech es­tán tra- ba­jan­do pa­ra que to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos per­mi­tan so­lu­cio­nes “con­tactless” que agi­li­cen el pro­ce­so de pa­go. Es­tos dis­po­si­ti­vos que­dan en­mar­ca­dos en el con­cep­to de Thein­ter­net of Things (In­ter­net de las co­sas). Por ejem­plo, que se pue­da usar una plu­ma o un re­loj pa­ra rea­li­zar un pa­go. La lec­tu­ra bio­mé­tri­ca tam­bién es otra de las gran­des ten­den­cias.

Quie­nes li­de­ra­mos com­pa­ñías Fin­tech pio­ne­ras en sis­te­mas de pa­go en la re­gión es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que mu­chas de es­tas in­no­va­cio­nes lle­guen lo más pron­to po­si­ble a nues­tros paí­ses.

Pe­ro es­to tam­bién re­quie­re que más em­pre­sas, de to­dos los ru­bros, mo­der­ni­cen sus for­mas de ven­der y com­prar, e in­tro­duz­can el co­mer­cio elec­tró­ni­co en sus es­tra­te­gias co­mer­cia­les; que más usua­rios de­man­den sis­te­mas de pa­go que les fa­ci­li­ten la vi­da y sean al­ta­men­te se­gu­ros y con­fia­bles; que los Es­ta­dos apo­yen el desa­rro­llo de la in­no­va­ción de di­fe­ren­tes for­mas y, que la ban­ca se con­vier­ta en un im­por­tan­te alia­do.

La trans­for­ma­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro de la mano de la tec­no­lo­gía no se de­ten­drá. Es­te y el pró­xi­mo serán años decisivos pa­ra las com­pa­ñías que no quie­ran que­dar­se atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.