Apren­der por franquicia aje­na

La ren­ta­bi­li­dad y con­fia­bi­li­dad en com­pa­ra­ción con los ne­go­cios tra­di­cio­na­les, han per­mi­ti­do desa­rro­llar un mo­de­lo de ne­go­cio atrac­ti­vo.

Mercados & Tendencias El Salvador - - SUMARIO - Por Manuel Avendaño y Ro­mil­ka Pé­rez manuel.aven­dano@gru­po­cer­ca.com

Bien se di­ce que pa­ra apren­der hay que ex­pe­ri­men­tar en car­ne pro­pia. Eso sí, en te­mas de ne­go­cios nun­ca es­tá de más, to­mar las bue­nas prác­ti­cas y co­no­cer los erro­res que otros co­me­tie­ron.

So­bre las fran­qui­cias se han es­cri­to historias de te­rror y de fan­ta­sía. Hay quie­nes ase­gu­ran que es un mo­de­lo de ne­go­cio má­gi­co que con mu­cho es­fuer­zo pue­de lle­nar­le los bol­si­llos de di­ne­ro al fran­qui­cia­ta­rio, pe­ro tam­bién en­con­tra­mos las vo­ces de quie­nes au­gu­ran un futuro no tan pro­me­te­ros pa­ra cier­to ti­po de mar­cas en es­te mo­de­lo, es­pe­cial­men­te aque­llas que con­ver­gen en ni­chos muy saturados co­mo ali­men­tos, ro­pa o ju­gue­tes.

Pe­ro no sea­mos pre­jui­cio­sos, las fran­qui­cias son un mo­de­lo de ne­go­cios que pue­den ge­ne­rar mu­chas lec­cio­nes y mu­cho apren­di­za­je pa­ra quie­nes va­lo­ran o han va­lo­ra­do al­gu­na vez en su vi­da la po­si­bi­li­dad de com­prar una mar­ca y ex­plo­tar­la en su país.

Las fran­qui­cias son exi­to­sas, de eso no hay du­da, ve­mos en el mer­ca­do al­gu­nas mar­cas que son prác­ti­ca­men­te im­pe­rios en sus sec­to­res, en­tre ellas, Mc Do­nald`s, Fo­re­ver 21 o Sub­way. To­das es­tas em­pre­sas ge­ne­ran mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en el mun­do dia­ria­men­te. Eso sí, las fran­qui­cias no son pa­ra to­dos, ni to­dos es­tán he­chos pa­ra com­prar, ad­mi­nis­trar y desa­rro­llar una franquicia.

La ad­qui­si­ción co­mer­cial de una mar­ca, ser­vi­cio o pro­duc­to con una ima­gen ya es­ta­ble­ci­da, se ha convertido, en una de las op­cio­nes de ne­go­cios más im­por­tan­tes de­bi­do a la ren­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que sus­ten­ta es­te ti­po de co­mer­cio.

Pe­que­ños y me­dia­nos em­pren­de­do­res han de­ci­di­do in­ser­tar­se en es­te mo­de­lo de ne­go­cio, ya que no so­lo pro­me­te una am­plia ca­pa­ci­dad de ex­pan­sión en cor­to tiem­po, sino que tam­bién ge­ne­ra ele­va­dos in­gre­sos, en com­pa­ra­ción con los que ofre­ce el mer­ca­do tra­di­cio­nal.

Sin em­bar­go, las ca­rac­te­rís­ti­cas an­te­rio­res no ga­ran­ti­zan que es­tén blin­da­das o exen­tas de las ci­fras de mor­tan­dad de los ne­go­cios, de­bi­do a di­ver­sas cau­sas que pue­den lle­var a es­te ti­po de em­pre­sa al de­cli­ve.

La franquicia es un con­tra­to me­dian­te el cual, una em­pre­sa (el fran­qui­cia­dor), ce­de a otra (el fran­qui­cia­do) el de­re­cho a la ex­plo­ta­ción de un con­jun­to de de­re­chos de pro­pie­dad industrial o in­te­lec­tual. Pa­ra ac­ce­der a ese de­re­cho de­be can­ce­lar un mon­to que de­fi­ni­rá ca­da fran­qui­cia­dor.

Car­los Pe­ral­ta, ge­ren­te de ges­tión so­cial y ca­pa­ci­ta­ción de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de San­tia­go, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ex­pli­ca que lo pri­me­ro que se de­be ha­cer an­tes de mon­tar una franquicia es co­no­cer el mer­ca­do por un pe­río­do con­si­de­ra­ble.

El ges­tor de lo­gís­ti­cas y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra em­pren­de­do­res en­tien­de que esa es la me­jor ma­ne­ra de iden­ti­fi­car si un mo­de­lo de ne­go­cio se­rá exi­to­so y re­pli­ca­ble. Ade­más si el ti­po de franquicia cuen­ta con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias que im­pli­can ope­rar en dis­tin­tos paí­ses.

En to­dos los ne­go­cios exis­te una in­fi­ni­dad de ries­gos, lo im­por­tan­te es an­ti­ci­par­se a ellos con un buen acom­pa­ña­mien­to

an­tes, du­ran­te y des­pués de dar el gran pa­so que es pre­ci­sa­men­te cuan­do co­mien­za la vi­da de ne­go­cios co­mo franquicia.

El ries­go de in­ver­tir en una franquicia es “pe­que­ño” por­que tie­ne un alto ren­di­mien­to y es uno de los mo­de­los de ne­go­cio con la ta­sa de mor­ta­li­dad más ba­ja.

“En un pe­rio­do de cin­co años, so­lo el 5 % de los ne­go­cios in­de­pen­dien­tes so­bre­vi­ven, mien­tras que en las fran­qui­cias el por­cen­ta­je lle­ga al 95 %”, in­di­có el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Cos­ta Ri­ca, Fran­cis­co Llo­bet Ro­drí­guez.

En el ni­cho gas­tro­nó­mi­co, Pe­rú ha sa­bi­do ha­cer­se un hue­co ex­por­tan­do su re­co­no­ci­da co­ci­na. En la ac­tua­li­dad, son mu­chas las mar­cas de co­mi­da pe­rua­na es­ta­ble­ci­das en la re­gión.

Mien­tras que en Pa­na­má, por ejem­plo, hay cer­ca de 70 res­tau­ran­tes que per­te­ne­cen a fran­qui­cias pe­rua­nas, se­gún da­tos ofre­ci­dos por el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio e In­dus­trias de ese país.

Un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la fir­ma Feher & Feher en 2014, re­ve­ló que Bra­sil es el país de La­ti­noa­mé­ri­ca que tie­ne más fran­qui­cias con un to­tal de 125.000 tien­da de es­te ti­po, le si­gue Mé­xi­co con 450 fir­mas y Ar­gen­ti­na con 115 em­pre­sas de es­te ti­po.

Ha­ga­mos un zoom in de La­ti­noa­mé­ri­ca vea­mos la re­gión de Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. A ma­yo del 2015, Guatemala li­de­ra­ba el mer­ca­do de las fran­qui­cias con 350 mar­cas, se­gui­do por Cos­ta Ri­ca (267) y Pa­na­má (200), se­gún da­tos del Cen­tro Na­cio­nal de Fran­qui­cias de Cos­ta Ri­ca (Ce­naf).

En la re­gión el 80% de las fran­qui­cias son in­ter­na­cio­na­les y el 20% son nacionales, pe­se a que los pre­cios de las mar­cas ex­tran­je­ras son más ele­va­dos y en la ma­yo­ría de los ca­sos os­ci­lan en­tre los US$150.000 y los US$300.000 co­mo in­ver­sión ini­cial, mien­tras que las nacionales se pue­den ad­qui­rir des­de los US$5.000 en ade­lan­te .

William Ma­la­mud, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra Ame­ri­ca­na de Co­mer­cio (AMCHAMDR), en­tien­de que el sec­tor tam­bién tie­ne un im­pac­to agre­ga­do en la eco­no­mía lo­cal, de­bi­do a que los in­su­mos en el ra­mo franquicia son en un 60% de ori­gen do­mi­ni­cano y el 40% extranjero, crean­do demanda adi­cio­nal pa­ra la pro­duc­ción na­cio­nal. Hay unos 7.800 pues­tos de ven­ta de las fran­qui­cias a ni­vel na­cio­nal y han crea­do más de 70.000 em­pleos.

Las fran­qui­cias de ori­gen do­mi­ni­cano com­po­nen el 40% del mer­ca­do del país, mien­tras las es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen el 45%.

El mo­de­lo de ne­go­cio co­bró un im­pe­ran­te au­ge en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en el 2012, gra­cias a un pro­yec­to del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), me­dian­te el Fon­do Mul­ti­la­te­ral de In­ver­sio­nes (Fo­min), y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de San­tia­go.

El plan con­sis­tió en la crea­ción de cer­ca de 60 fran­qui­cias pro­ce­den­tes de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas se­lec­cio­na­das, con ca­rac­te­rís­ti­cas que de­mos­tra­ran su éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.