La con­quis­ta del uni­ver­so Fin­tech

Se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Chi­na. Son em­pre­sas que apa­lan­can su éxi­to en la co­nec­ti­vi­dad que exis­te en­tre per­so­nas y com­pa­ñías me­dian­te dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Mercados & Tendencias El Salvador - - BANCOS - Por Alejandra Or­dó­ñez alejandra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

La ban­ca re­gio­nal de­be­rá de in­no­var en la for­ma que pres­ta sus ser­vi­cios, es­to au­na­do a la bús­que­da de re­gu­la­cio­nes pa­ra im­ple­men­tar las nue­vas tec­no­lo­gías EMI­LIO SAN­DO­VAL, di­rec­tor de Risk Ad­vi­sory & Con­sul­ting de De­loit­te

L os ban­cos ex­plo­ran el uni­ver­so de las Fin­tech, to­da­vía las ven con re­ce­lo, con du­das, con des­con­fian­za, co­mo quien ob­ser­va a tra­vés de un te­les­co­pio lo des­co­no­ci­do en el es­pa­cio. Un an­ti­guo pre­cep­to ase­gu­ra que es nor­mal sen­tir te­mor an­te lo que no se co­no­ce, eso sí, es peor no en­fren­tar­lo nun­ca.

Las Fin­tech sin em­bar­go, son em­pre­sas que cre­cen y ga­nan mer­ca­do. La ban­ca sien­te sus pa­sos, al­gu­nos en­tien­den que es una opor­tu­ni­dad pa­ra im­pul­sar el ne­go­cio, pa­ra ha­cer­lo más ac­ce­si­ble, ba­ra­to y cer­cano con los clien­tes. Otros piensan que la in­clu­sión de la tec­no­lo­gía en los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros me­dian­te em­pre­sas in­no­va­do­ras es una com­pe­ten­cia a la que to­da­vía pue­den de­rri­bar fá­cil­men­te.

El mun­do ex­pe­ri­men­ta una se­rie de cam­bios his­tó­ri­cos, ha­ce ape­nas unas se­ma­nas la NASA in­for­ma­ba so­bre el des­cu­bri­mien­to de sie­te nue­vos exo­pla­ne­tas del ta­ma­ño de la tie­rra, seis de ellos po­drían ser ha­bi­ta­bles por los hu­ma­nos. La sim­ple idea de que eso ocu­rra es emo­cio­nan­te, ima­gi­nan el uni­ver­so de opor­tu­ni­da­des que ten­drían los te­rrí­co­las del futuro. Lo mis­mo pa­sa con los ban­cos y el uni­ver­so Fin­tech, la ex­plo­ra­ción ape­nas co­mien­za, pe­ro la ga­la­xia es am­plia y ofre­ce mi­les de opor­tu­ni­dad pa­ra que jun­tos, los ban­cos y

las em­pre­sas de tec­no­lo­gía, pue­dan em­pe­zar de nue­vo.

A prin­ci­pios de año, Ford Mo­tor Cre­dit, la uni­dad de prés­ta­mos de Ford, anun­ció la im­ple­men­ta­ción de un soft­wa­re desa­rro­lla­do por Au­to­fi Inc. pa­ra fa­ci­li­tar a sus clien­tes la com­pra de un au­to­mó­vil Ford o Lin­coln sin te­ner que ir a una con­ce­sio­na­ria, y ase­gu­rar un prés­ta­mo en lí­nea a tra­vés de los si­tios web de sus dis­tri­bui­do­res.

La com­pa­ñía au­to­mo­triz in­for­mó que Au­to­fi, una star­tup ori­gi­na­ria de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, no tie­ne de­ci­sión de cré­di­to o prés­ta­mo por sí mis­mo, mien­tras los con­ce­sio­na­rios pue­den se­lec­cio­nar qué ban­cos o en­ti­da­des de cré­di­to pue­den ha­cer efec­ti­vos los prés­ta­mos a las per­so­nas que desean ad­qui­rir los au­to­mó­vi­les. En ca­so de que se con­cre­te la com­pra, Au­to­fi co­bra un car­go del dis­tri­bui­dor y del pres­ta­mis­ta.

“Al com­bi­nar nues­tro rá­pi­do y efi­cien­te pro­ce­so de de­ci­sión de cré­di­to con la ca­pa­ci­dad en lí­nea de Au­to­fi, es­ta­mos pro­cu­rán­do­le a nues­tro clien­te una ex­pe­rien­cia más rá­pi­da y más sen­ci­lla”, ase­gu­ró Lee Je­le­nic, di­rec­tor de Mo­vi­li­dad de Ford Cre­dit, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de prensa. Je­le­nic agre­gó que con su ex­pe­rien­cia en fi­nan­cia­mien­to en lí­nea de vehícu­los usa­dos y con su muy bien desa­rro­lla­da pla­ta­for­ma, es­ta com­pa­ñía emer­gen­te le fa­ci­li­ta a Ford el pro­ce­so de adap­ta­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías, siem­pre con el ob­je­ti­vo de sa­tis­fa­cer las expectativas de sus clien­tes.

Y es que la po­si­bi­li­dad de ha­cer transac­cio­nes fi­nan­cie­ras úni­ca­men­te a tra­vés de ban­cos es co­sa del pa­sa­do. La tec­no­lo­gía ha abier­to to­do un aba­ni­co de opor­tu­ni­da­des fi­nan­cie­ras orien­ta­das a sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los clien­tes de hoy.

En la ac­tua­li­dad el ac­ce­so a In­ter­net y a los dis­po- si­ti­vos mó­vi­les es­tá in­fluen­cian­do el es­ti­lo de vi­da de las per­so­nas, fa­ci­li­tan­do ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas que son so­por­ta­das por ten­den­cias co­mo In­ter­net of Things (IOT), Big Da­ta, Re­des Co­la­bo­ra­ti­vas y Block­chain, lo cual no ha si­do ajeno a la in­dus­tria fi­nan­cie­ra.

De ahí que las com­pa­ñías de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de ba­se tec­no­ló­gi­ca, co­no­ci­dos co­mo Fin­tech, es­tán ocu­pan­do un lu­gar ca­da vez más pre­fe­ren­te en­tre los usua­rios. De acuer­do con la con­sul­to­ra Cap­ge­mi­ni, cer­ca de dos ter­ce­ras par­tes de los con­su­mi­do­res a ni­vel mundial ( 63%) uti­li­zan ya pro­duc­tos o ser­vi­cios Fin­tech, un por­cen­ta­je que al­can­za el 70% en el ca­so de los es­pa­ño­les.

“Las Fin­tech sur­gen co­mo una evo­lu­ción de los mo­de­los de ne­go­cio y del uso de la tec­no­lo­gía en el mun­do de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. És­tas vie­nen de pro­ce­sos de in­no­va­ción en el uso de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y es­tán cen­tra­das en el te­ma de la co­nec­ti­vi­dad que exis­te hoy en día en­tre las per­so­nas y las em­pre­sas, y la cual es­tá da­da bá­si­ca­men­te por los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les”, ex­po­ne Domingo Ma­cha­do, ge­ren­te Se­nior Fi­nan­cial Ser­vi­ces de EY.

Ame­na­zas y opor­tu­ni­da­des

Con ci­fras de pe­ne­tra­ción más ele­va­das en los mer­ca­dos emer­gen­tes y en­tre los usua­rios más jó­ve­nes, las Fin­tech se ha­cen ca­da día más po­pu­la­res en­tre los con­su­mi­do­res a ni­vel glo­bal gra­cias a la per­cep­ción que se tie­ne de ellas. Se­gún un in­for­me de Cap­ge­mi­ni, 82% de los en­cues­ta­dos opi- na que és­tas son fá­ci­les de usar, un 81% ase­gu­ra que dan un ser­vi­cio con ra­pi­dez, mien­tras que el 80% opi­na que pro­por­cio­nan una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va.

Sin em­bar­go, las en­ti­da­des ban­ca­rias pa­re­cen no es­tar de acuer­do con las ven­ta­jas de es­tos ser­vi­cios y so­lo el 36% coin­ci­de en que las Fin­tech ofre­cen un ser­vi­cio ágil, y el 40% ad­mi­te que pro­por­cio­nan una bue­na ex­pe­rien­cia, se­gún re­ve­la el In­for­me Mundial de Ban­ca Mi­no­ris­ta 2016.

Res­pec­to al desafío que las Fin­tech re­pre­sen­tan pa­ra el mo­de­lo de ban­ca tra­di­cio­nal, di­cho in­for­me ex­po­ne que cer­ca de dos ter­cios de los di­rec­ti­vos en­tre­vis­ta­dos opi­na­ron que es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar a és­tas em­pre­sas co­mo alia­das, por lo que el 46% acep­tó que es­tá in­tro­du­cien­do en sus es­tra­te­gias de desa­rro­llo la fór­mu­la de la co­la­bo­ra­ción, y el 44%, la de in­ver­sión. Por otro lado, so­lo un 18% di­jo te­ner pla­nes pa­ra la ad­qui­si­ción de em­pre­sas Fin­tech o de su tec­no­lo­gía.

Pa­ra los ex­per­tos, es­tas ci­fras de­mues­tran que la ma­yo­ría de los ban­cos no es­tán su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer fren­te a es­ta cre­cien­te ten­den­cia y no ter­mi­nan de acep­tar que po­drían be­ne­fi­ciar­se de la orien­ta­ción que ofre­cen las em­pre­sas Fin­tech en lo que res­pec­ta al desa­rro­llo de pro­duc­tos y ser­vi­cios, así co­mo en la de­fi­ni­ción del papel que jue­ga en el ac­tual eco­sis­te­ma ban­ca­rio.

Pa­ra Cap­ge­mi­ni, los ban­cos y las Fin­tech tie­nen for­ta­le­zas que son com­ple­men­ta­rias y que de­be­rían apro­ve­char­se pa­ra lo­grar una ex­pe­rien­cia de usua­rio más com­ple­ta y sa­tis­fac­to­ria.

“Fren­te a la ma­yor agi­li­dad, ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas de las Fin­tech, los ban­cos ofre­cen ca­pi­tal, am­plias ba­ses de clien­tes y di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en la re­la­ción con los re­gu­la­do­res”, in­di­ca un in­for­me de la con­sul­to­ra.

Pa­ra de­mos­trar que prac­ti­can lo que pre­di­can, a fi­na­les de 2016 Cap­ge­mi­ni anun­ció el lanzamiento de su pro­pia ini­cia­ti­va Fin­tech a ni­vel mundial, con la que bus­ca sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes en lo que se re­fie­re al desa­rro­llo de so­lu­cio­nes pa­ra el sec­tor de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros.

Mien­tras tan­to, Emi­lio San­do­val, di­rec­tor de Risk Ad­vi­sory & Con­sul­ting de De­loit­te, ase­gu­ra que más que ame­na­zas, las Fin­tech re­pre­sen­tan pa­ra la ban­ca una opor­tu­ni­dad pa­ra rea­li­zar una re­de­fi­ni­ción del mo­de­lo de ne­go­cio tra­di­cio­nal. Es de­cir, “la ban­ca re­gio­nal de­be­rá de in­no­var en la for­ma que pres­ta sus ser­vi­cios, es­to au­na­do a la bús­que­da de re­gu­la­cio­nes pa­ra im­ple­men­tar las nue­vas tec­no­lo­gías”, di­jo.

¿Y qué hay de la re­gión?

De acuer­do con Ma­cha­do, ac­tual­men­te el mer­ca­do de la Fin­tech es­tá con­cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Chi­na; y aun­que al­gu­nos ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de es­te ti­po ya tie­nen mu­chos años, co­mo Pay­pal por ejem­plo, ha si­do du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años que han cre­ci­do “de ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te”. Así, ac­tual­men­te se cuen­tan más de 5.000 Fin­tech en el mun­do, re­sal­ta el con­sul­tor de EY.

En lo que res­pec­ta a Amé­ri­ca La­ti­na, el pano- ra­ma de las Fin­tech re­sul­ta pro­me­te­dor y paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Colombia y Uru­guay son los que lle­van la de­lan­te­ra en la ma­te­ria. Sin em­bar­go, hay una se­rie de desafíos que aún hay que su­pe­rar pa­ra que la in­no­va­ción, la tec­no­lo­gía y el em­pren­di­mien­to des­plie­guen to­do su po­ten­cial con la mi­ra a ofre­cer más y me­jo­res ser­vi­cios y crear un en­torno fi­nan­cie­ro más in­clu­si­vo, re­sal­ta el BBVA In­no­va­tion Cen­ter.

Pe­se a es­to, la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na mues­tra ci­fras que per­mi­ten vis­lum­brar un pa­no­ra­ma pro­pi­cio pa­ra que los ban­cos y de­más em­pre­sas de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros re­vo­lu­cio­nen la for­ma en que cir­cu­la el di­ne­ro. Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra emar­ke­ter re­ve­la que en Amé­ri­ca La­ti­na hay 400 mi­llo­nes de usua­rios de smartp­ho­nes, mien­tras que se es­ti­ma que pa­ra 2020, más del 80% de los usua­rios de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes ten­drán ac­ce­so a co­ne­xión 3G o su­pe­rior. En lo que res­pec­ta a la ban­ca­ri­za­ción, se­gún la fir­ma BSLATAM, el 52% de los

adul­tos en la re­gión po­see al me­nos una cuen­ta ban­ca­ria.

Sin em­bar­go, Domingo Ma­cha­do, de EY, ex­pli­ca que, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca, es­ta ten­den­cia ape­nas es­tá co­men- zan­do y pre­vé que los mo­de­los de pa­gos serán los que más rá­pi­da­men­te lle­guen al ist­mo, “re­pre­sen­tan­do un re­to im­por­tan­te pa­ra la ban­ca lo­cal”.

En la ma­yo­ría de paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, la ac­ti­vi­dad Fin­tech se ha desa­rro­lla­do orien­tán­do­se prin­ci­pal­men­te a fa­ci­li­tar el ac­ce­so de los clien­tes a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a tra­vés del im­pul­so de las mis­mas en­ti­da­des ban­ca­rias, me­dian­te el uso in­tui­ti­vo y cre­cien­te de la tec­no­lo­gía y la co­nec­ti­vi­dad. Así, en­tre los ser­vi­cios más po­pu­la­res re­sal­tan la ban­ca en lí­nea, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros mó­vi­les y el uso de sis­te­mas de au- ten­ti­ca­ción bio­mé­tri­ca por me­dio de re­co­no­ci­mien­to fa­cial o dac­ti­lar.

Al res­pec­to, Ma­cha­do agre­gó: “Oja­lá que en Cen­troa­mé­ri­ca la ban­ca pue­da ha­cer lo mis­mo que ha he­cho la ban­ca de Es­ta­dos Uni­dos, que es aso­ciar­se, for­mar sus pro­pias in­cu­ba­do­ras y evo­lu­cio­nar sus mo­de­los de ne­go­cios, por­que al fi­nal to­do se cen­tra en lo que lla­ma­mos ‘ ex­pe­rien­cia de clien­te’, que es fa­ci­li­tar la ex­pe­rien­cia al clien­te a tra­vés de la tec­no­lo­gía. La ban­ca tie­ne la ne­ce­si­dad de in­no­var y en­ten­der las ne­ce­si­da­des de los clien­tes”.

Por su par­te, San­do­val, de De­loit­te, re­sal­ta que en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na

La in­ver­sión glo­bal en com­pa­ñías Fin­tech se tri­pli­có de US$4.050 mi­llo­nes en 2013 a US$12.200 mi­llo­nes

en 2014, sien­do Eu­ro­pa la re­gión que pre­sen­ta el cre­ci­mien­to más rá­pi­do del mun­do.

Los em­pre­sa­rios Fin­tech tie­nen que sa­ber que los mi­llen­nials no son lea­les a las mar­cas, que no le gus­ta ir ha­cer co­las a una agen­cia de ban­co DOMINGO MA­CHA­DO, ge­ren­te Se­nior Fi­nan­cial Ser­vi­ces de EY

ha­ce fal­ta mu­cho por ma­du­rar es­te te­ma, ya que aun­que se han im­ple­men­ta­do cier­tas in­no­va­cio­nes, más que to­do en las transac­cio­nes co­mo pa­gos en lí­nea y apli­ca­cio­nes a tra­vés de los smartp­ho­nes, “aún hay más ser­vi­cios que se pue­den rea­li­zar a tra­vés de las tec­no­lo­gías que no se han desa­rro­lla­do”. Pa­ra San­do­val, otro pun­to im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo de las Fin­tech en la re­gión son las re­gu­la­cio­nes que de­be­rán im­ple­men­tar­se pa­ra su uso, y por el mo­men­to, ase­gu­ra, no hay avan­ces con­cre­tos vi­si­bles al res­pec­to. “Sin em­bar­go, son mu­chos los re­gu­la­do­res de la re­gión que es­tán in­ves­ti­gan­do y tra­ba­jan­do so­bre es­tos te­mas pa­ra de­fi­nir có­mo adap­tar las re­gu­la­cio­nes a las nue­vas tec­no­lo­gías”, aña­dió el ex­per­to, quien en­fa­ti­zó que tam­bién las fe­de­ra­cio­nes de ban­cos y or­ga­nis­mos re­gio­na­les es­tán tra­ba­jan­do pa­ra eva­luar los im­pac­tos re­gu­la­to­rios de es­ta ten­den­cia. Re­tos, no ba­rre­ras Se­gún da­tos de la con­sul­to­ra KPMG, la in­ver­sión en Fin­tech, res­pal­da­da por em­pre­sas de ca­pi­tal de ries­go, cre­ció un 106% has­ta al­can­zar US$13.800 mi­llo­nes en 2015. Por ello, los go­bier­nos de dis­tin­tos paí­ses han adop­ta­do di­fe­ren­tes en­fo­ques bus­can­do re­gu­lar es­ta in­dus­tria. De acuer­do con el ex­per­to de De­loit­te, los re­gu­la­do­res mues­tran ca­da vez más in­te­rés en las Fin­tech, por lo que ha ha­bi­do pro­gre­so pa­ra ayu­dar­los a man­te­ner el rit­mo e, in­clu­so, fo­men­tar la in­no­va­ción block­chain. “En lu­ga­res co­mo Sin­ga­pur, Aus­tra­lia y el Reino Uni­do, los re­gu­la­do­res es­tán bus­can­do ac­ti­va­men­te es­ta­ble­cer li­nea­mien­tos pa­ra pro­bar es­ce­na­rios e iden­ti­fi­car có­mo la tec­no­lo­gía pue­de ser apa­lan­ca­da pa­ra re­sol­ver problemas. Mu­chos re­gu­la­do­res es­tán de­ter­mi­nan­do ma­ne­ras en que pue­den ser par­te de y per­mi­tir el pro­ce­so, en lu­gar de sim­ple­men­te res­pon­der a él”, ex­pre­só San­do­val, quien ase­gu­ra que el desafío pa­ra los re­gu­la­do­res ra­di­ca en equi­li­brar la in­no­va­ción con los ries­gos y los con­tro­les. Asi­mis­mo, re­fi­rió que ac­tual­men­te hay un am­plio re­co­no­ci­mien­to de que las tec­no­lo­gías pue­den ser usa­das pa­ra re­sol­ver cier- tos problemas, pe­ro las ope­ra­cio­nes y los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros son com­ple­jos. “Los eje­cu­ti­vos fi­nan­cie­ros aho­ra tie­nen que ave­ri­guar có­mo in­cor­po­rar y apli­car nue­vas tec­no­lo­gías, así co­mo los im­pac­tos a cor­to y lar­go pla­zo so­bre los pro­ce­sos y sis­te­mas exis­ten­tes. Siem­pre es más di­fí­cil de lo que se pien­sa, pe­ro con ries­gos es­tra­té­gi­ca­men­te asu­mi­dos, pue­den lle­gar a dar­se re­com­pen­sas sig­ni­fi­ca­ti­vas”, agre­gó. Por otro lado, Ma­cha­do in­di­ca que otro desafío que se de­be en­fren­tar, es­pe­cial­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca, es to­do lo re­la­cio­na­do a la cul­tu­ra fi­nan­cie­ra de los usua­rios. “La tec­no­lo­gía exis­te, ya es­tán ahí los mo­de­los de ne­go­cios. Aho­ra, so­lo se tra­ta de me­jo­rar­los y que la gente pre­fie­ra uti­li­zar es­te ser­vi­cio”, in­di­ca el con­sul­tor, quien ex­po­ne que to­da em­pre­sa Fin­tech de­be te­ner cla­ro el im­pac­to ge­ne­ra­cio­nal en es­ta in­dus­tria. “Hay que con­si­de­rar que los mi­llen­nials son los nue­vos clien­tes de to­das las en­ti­da­des de ser­vi­cio, por lo tan­to, son los gran­des im­pul­so­res de es­ta ten­den­cia. Los em­pre­sa­rios Fin­tech tie­nen que sa­ber que es­tas son per­so­nas que no son lea­les a las mar­cas, que no le gus­ta ir ha­cer co­las a una agen­cia de ban­co y que bus­can me­ter­se de lleno en el mun­do di­gi­tal”, aña­dió. Mien­tras tan­to, San­do­val ase­gu­ra que pa­ra la re­gión se es­pe­ran cam­bios pro­fun­dos, y aun­que “no se pue­de pre­de­cir, a cien­cia cier­ta, si esos cam­bios se pro­du­ci­rán en 3, 5 o 10 años, lo que sí es­tá cla­ro es que quie­nes avan­cen más tem­prano ha­brán ga­na­do te­rreno an­te la com­pe­ten­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.