El apor­te de la eco­no­mía ver­de a Cen­troa­mé­ri­ca

Mercados & Tendencias El Salvador - - Branded Content -

Las preo­cu­pa­cio­nes mun­dia­les de­ri­va­das de la con­ta­mi­na­ción y el ca­len­ta­mien­to glo­bal, su­ma­das a las cri­sis eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les, han obli­ga­do a los Es­ta­dos a re­plan­tear­se las al­ter­na­ti­vas de cre­ci­mien­to de los paí­ses, una de ellas es a tra­vés de la eco­no­mía ver­de.

Es­te ti­po de eco­no­mía des­de las di­ver­sas agencias del Sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das (ONU) ha si­do iden­ti­fi­ca­da co­mo la in­ver­sión en di­ver­sos sec­to­res don­de des­ta­can las tec­no­lo­gías de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, las ener­gías re­no­va­bles, el transporte pú­bli­co, la agricultura sos­te­ni­ble, el tu­ris­mo res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te y la ges­tión sos­te­ni­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les, in­clui­dos los eco­sis­te­mas y la bio­di­ver­si­dad.

Ba­jo ese con­cep­to, hoy en día, el com­pro­mi­so de los paí­ses por am­pliar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en fa­vor del me- dio am­bien­te ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, al igual que el de las em­pre­sas por ha­cer sus pro­duc­cio­nes más ver­des, que van de la mano con las po­lí­ti­cas de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (RSE) que em­plean.

De es­ta ma­ne­ra, a ni­vel glo­bal son ca­da vez más las vo­ces de los go­bier­nos y de los ac­to­res de la so­cie­dad ci­vil que con­si­de­ran a la eco­no­mía ver­de co­mo la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra re­to­mar el rum­bo del cre­ci­mien­to de los paí­ses.

Pues, las pre­mi­sas tra­di­cio­na­les de una eco­no­mía ba­sa­da en car­bono, han ve­ni­do re­plan­tean­do los es­que­mas de pro­duc­ción, es por ello que se le de­be dar un ma­yor va­lor a los re­cur­sos na­tu­ra­les a fin de ase­gu­rar un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial sos­te­ni­ble, re­fie­re el Sis­te­ma Eco­nó­mi­co La­ti­noa­me­ri­cano y del Ca­ri­be (SELA).

Eco­no­mía ver­de en Cen­troa­mé­ri­ca

Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be es una de las re­gio­nes más afec­ta­das por el cam­bio cli­má­ti­co, en ese sen­ti­do, ¿Cuál es el apor­te que es­tá dan­do la eco­no­mía ver­de a la re­gión?, pa­ra el in­ves­ti­ga­dor am­bien­tal, Ger­mán Ro­drí­guez, so­bre es­te te­ma aún exis­ten re­ser­vas, ya “es­truc­tu­ral­men­te no hay cam­bios reales por­que si­gue re­gi­da por un mo­de­lo eco­nó­mi­co que pri­vi­le­gia un mo­do de pro­duc­ción”.

Si bien es cier­to, el ca­mino ha­cia una eco­no­mía más

ar­mó­ni­ca con el am­bien­te, es­ta tra­za­do, cam­biar los mo­de­los tra­di­cio­na­les es en cier­ta me­di­da “muy com­ple­jo”, ya que de­pen­de de la ac­ti­tud de los con­su­mi­do­res, a fin de com­ple­men­tar las pro­duc­cio­nes con el me­dio am­bien­te, re­fi­rió.

Pa­ra Gar­cía “si el con­su­mi­dor de­ja de com­prar un pro­duc­to, el pro­duc­tor ten­drá que de­jar de ven­der­lo”, por otro la­do, las re­gu­la­cio­nes dic­ta­das por los go­bier­nos de­ben ser ma­yo­res, pa­ra que las em­pre­sas sean res­pon­sa­bles con el uso de sus desechos.

En­tre tan­to, el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Honduras (UNAH), Jor­ge Flo­res, di­jo que en la re­gión “de­be­mos mo­di­fi­car nues­tros es­ti­los de con­su­mo y de vida, pe­ro es­to sig­ni­fi­ca em­pren­der una lu­cha cul­tu­ral, por­que so­mos po­bres y pre­ten­de­mos vi­vir co­mo ri­cos, eso es una lu­cha cul­tu­ral”.

De su la­do, Car­men La­zo, de­ca­na de la fa­cul­tad de eco­no­mía de la Es­cue­la Su­pe­rior de Eco­no­mía y Ne­go­cios ( ESEN) de El Sal­va­dor, sos­tu­vo que “con ex­cep­ción de Cos­ta Ri­ca, el res­to de paí­ses de la re­gión aún de­ben re­co­rrer un lar­go ca­mino pa­ra ha­cer sus eco­no­mías más ver­des”.

Ejem­pli­fi­có que en el ca­so de El Sal­va­dor “el país aún ca­re­ce de un mar­co de in­cen­ti­vos cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­do pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción, a ma­ne­ra de ejem­plo te­ne­mos el ca­so del par­que vehi­cu­lar, que es la prin­ci­pal cau­sa de con­ta­mi­na­ción del ai­re, lo cual im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te en la sa­lud de la po­bla­ción y la fe­cha aún no ha po­di­do im­ple­men­tar­se una re­gu­la­ción pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción del transporte co­lec­ti­vo, y co­mo es bien sa­bi­do, in­clu­so la edad de los bu­ses y mi­cro­bu­ses es un fac­tor que abo­na de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va al di­cho problema”.

La­zo re­co­no­ció que en ese país de la re­gión “en de­fi­ni­ti­va hay mu­cho aún por ha­cer pa­ra tran­si­tar ha­cia una eco­no­mía ver­de”. Aña­dió que par­tir de la con­fe­ren­cia de Rio+20, un to­tal de 65 paí­ses asu­mie­ron com­pro­mi­sos pa­ra tran­si­tar ha­cia eco­no­mías más ver­des e in­clu­si­vas. Sin em­bar­go, El Sal­va­dor y los de­más paí­ses de la re­gión aún no for­ma par­te de es­ta ini­cia­ti­va.

Des­de el año pa­sa­do di­rec­ti­vos del Con­se­jo Na­cio­nal de Sus­ten­ta­bi­li­dad Am­bien­tal y Vul­ne­ra­bi­li­dad (Co­na­sav), vie­nen sos­te­nien­do reunio­nes a fin de im­pul­sar el plan El Sal­va­dor Sus­ten­ta­ble. “Es­pe­re­mos que el re­sul­ta­do de ese es­fuer­zo sea una ho­ja de ru­ta que per­mi­ta acla­rar el ca­mino que de­be to­mar el país en los pró­xi­mos años”, agre­gó la académica.

Se­gún da­tos de la Comisión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (CE­PAL), el ist­mo con­tri­bu­ye con me­nos de 0,5% del to­tal de las emi­sio­nes de Ga­ses de Efec­to In­ver­na­de­ro ( GEI) a ni­vel mun­dial.

Aun­que la re­gión con­tri­bu­ye muy po­co con la con- ta­mi­na­ción glo­bal, el te­ma am­bien­tal se con­vir­tió en un asun­to in­elu­di­ble en es­pe­cial por­que ha si­do una de las más cas­ti­ga­das del pla­ne­ta por los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos.

Pa­ra los ex­per­tos los re­sul­ta­dos de la eco­no­mía ver­de se­rán ape­nas per­cep­ti­bles y pe­se a que es­ta re­du­ce el im­pac­to en la na­tu­ra­le­za por ca­da dó­lar pro­du­ci­do o con­su­mi­do, an­te un in­cre­men­to de pro­duc­ción y con­su­mo cual­quier me­jo­ra se des­va­ne­ce.

Ener­gías re­no­va­bles co­mo al­ter­na­ti­va

Pa­ra los en­tre­vis­ta­dos tran­si­tar de una eco­no­mía de car­bón ha­cia una eco­no­mía ver­de no se va a ha­cer de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. El pro­ce­so re­quie­re de in­ver­sio­nes im­por­tan­tes, pues ello im­pli­ca­rá mo­di­fi­car pa­tro­nes de pro­duc­ción y con­su­mo, pe­ro tam­bién de la in­ter­ven­ción di­rec­ta del Es­ta­do, en don­de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas tie­nen un pa­pel cen­tral que ju­gar

Los paí­ses más avan­za­dos han op­ta­do por un en­fo­que ba­sa­do en la sos­te­ni­bi­li­dad ener­gé­ti­ca co­mo ba­se de su es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to. En Cen­troa­mé­ri­ca esa evo­lu­ción se ob­ser­va es­pe­cial­men­te des­de el año 2005. Pe­ro la tran­si­ción ha­cia las ener­gías re­no­va­bles im­pul­sa­rá si­mul­tá­nea­men­te vas­tas trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas es­truc­tu­ra­les, re­fie­ren.

Se­gún un in­for­me de la Comisión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (CE­PAL), al cie­rre de 2015 la com­po­si­ción de la ma­triz ener­gé­ti­ca de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na al­can­za­ba un 46% de fuen­tes tér­mi­cas y de 54% re­no­va­ble.

PAÍ­SES CON MA­YOR ECO­NO­MÍA VER­DE

Pa­ra el ca­so en el cam­po de la pro­duc­ción de ener­gía, Cos­ta Ri­ca es un cla­ro ejem­plo pues lo­gró du­ran­te 2016, com­ple­tar 250 días abas­te­cién­do­se con elec­tri­ci­dad ori­gi­na­da ex­clu­si­va­men­te de las ener­gías re­no­va­bles.

Es­te país fi­gu­ra en el pues­to 11, en el Ín­di­ce Glo­bal de la Eco­no­mía Ver­de de 2016, pu­bli­ca­do por la con­sul­to­ría in­ter­na­cio­nal Dual Ci­ti­zen, gra­cias a las po­lí­ti­cas que ha im­ple­men­ta­do co­mo el uso de ener­gías lim­pias.

Da­tos del Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Elec­tri­ci­dad (ICE) apun­tan que a lo lar­go de del año pa­sa­do el 98,12% del ser­vi­cio de ener­gía pro­vino de fuen­tes hi­dro­eléc­tri­cas, geo­tér­mi­cas, eó­li­cas o de ener­gía so­lar. En 2015, el país es­tu­vo unas dé­ci­mas por de­ba­jo de la mar­ca ac­tual con 98,9%, sien­do por tan­to el se­gun­do año con­se­cu­ti­vo en que es­te su­pera la ba­rre­ra del 98% de ener­gía lim­pia. El ICE se­ña­la que es­ta na­ción cuen­ta con un cla­ro plan ener­gé­ti­co que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo al­can­zar la mar­ca del 100% pa­ra el 2021 y pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo en 2017 pon­drá en fun­cio­na­mien­to cua­tro plan­tas eó­li­cas. Los ex­per­tos re­fie­ren que en tér­mi­nos me­dioam­bien­ta­les, Cos­ta Ri­ca to­da­vía tie­ne un ca­mino lar­go por re­co­rrer so­bre to­do con el te­ma de transporte, pues el 70% de sus emi­sio­nes de car­bono vie­ne del com­bus­ti­ble de vehícu­los. Cos­ta Ri­ca cuen­ta con un in­gre­so me­dio al­to que ex­pe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do en los úl­ti­mos 25 años, afir­ma el Ban­co Mun­dial.

Po­lí­ti­cas que su­man es­fuer­zos

De la­do gu­ber­na­men­tal, Honduras rea­li­za es­fuer­zos tam­bién pa­ra me­jo­rar e im­pul­sar la eco­no­mía ver­de, en ese sen­ti­do a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Ener­gía, Re­cur­sos Na­tu­ra­les, Am­bien­te y Mi­nas (Miam­bien­te), que im­pul­só en 2009 una ley de Po­lí­ti­ca de Pro­duc­ción más Lim­pia a fin de me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad del país y po­ten­ciar, al mis­mo tiem­po, la ges­tión am­bien­tal y el desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Di­cho ins­tru­men­to dio pa­so pa­ra pa­ra que el país se en­ca­mi­na­ra ha­cia la bús­que­da y apli­ca­ción per­ma­nen­te de es­tra­te­gias, ins­tru­men­tos y me­ca­nis­mos que for­ta­lez­can el uso más efi­cien­te de la ener­gía, de re­cur­sos co­mo el agua y la op­ti­mi­za­ción del uso de la ma­te­ria pri­ma.

Con la ley se pro­mue­ve des­de esa fe­cha, la ges­tión am­bien­tal em­pre­sa­rial, pro­cu­ran­do una ma­yor efi­cien­cia y ren­ta­bi­li­dad en los pro­ce­sos, por en­de au­men­tar la po­si­bi­li­dad de com­pe­ti­ti­vi­dad, re­du­cien­do los im­pac­tos am­bien­ta­les.

De acuer­do con el Ban­co Cen­troa­me­ri­cano de In­te­gra­ción Eco­nó­mi­ca (BCIE) an­te la co­yun­tu­ra ac­tual, el prin­ci­pal desafío de Honduras se cen­tra en re­du­cir la vul­ne­ra­bi­li­dad re­la­cio­na­da con los re­cur­sos hí­dri­cos. La en­ti­dad re­fie­re en el do­cu­men­to Es- tra­te­gia de País Honduras 2015-2019, que las in­ter­ven­cio­nes en el área de ener­gía con­tri­bui­rán a ele­var la se­gu­ri­dad y po­ten­cial ener­gé­ti­co, di­ver­si­fi­car la es­truc­tu­ra de la ma­triz y desa­rro­llar pro­gra­mas de lar­go pla­zo en el país.

El Ban­co apro­bó pa­ra di­cho quin­que­nio US$587 mi­llo­nes al fi­nan­cia­mien­to de nue­ve in­ter­ven­cio­nes de ener­gía re­no­va­ble. En­tre las apro­ba­cio­nes de re­cur­sos pa­ra el desa­rro­llo de al­ter­na­ti­vas ener­gé­ti­cas via­bles y sos­te­ni­bles, des­ta­can el Pro­yec­to Eó­li­co Ce­rro de Hu­la y el pro­yec­to Plan­tas So­la­res Fo­to­vol­tai­cas Pa­cí­fi­co I, Cho­lu­te­ca I y Cho­lu­te­ca II. Los re­cur­sos des­em­bol­sa­dos den­tro de es­ta área de fo­ca­li­za­ción as­cen­die­ron a un mon­to de US$207 mi­llo­nes.

Las em­pre­sas se com­pro­me­ten

El pro­me­dio de “la hue­lla eco­ló­gi­ca” en el mun­do es de 2,8 hec­tá­reas por ha­bi­tan­te, que sig­ni­fi­ca que es­ta­mos con­su­mien­do más de lo que pro­du­ci­mos y lo que la tie­rra pue­de neu­tra­li­zar, re­fi­rió el in­ves­ti­ga­dor de la UNAH.

Ba­jo es­ta pre­mi­sa una de las em­pre­sas que se ha com­pro­me­ti­do des­de el sector in­dus­trial a me­jo­rar sus ín­di­ces de pro­duc­ción en ba­se a la sos­te­ni­bi­li­dad es Ha­nes­brands una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas de co­mer­cia­li­za­ción glo­bal de pren­das bá­si­cas de ves­tir ba­jo mar­cas de cla­se mun­dial.

En Honduras, la em­pre­sa tra­ba­ja ac­ti­va­men­te en re­du­cir el con­su­mo de agua y ener­gía eléc­tri­ca, en sus diez plan­tas a tra­vés de pro­yec­tos de aho­rro y tec­ni­fi­ca­ción de sus pro­ce­sos

de ma­nu­fac­tu­ra, de­mos­tran­do así que la re­la­ción con el me­dio am­bien­te y ha­cer ne­go­cios ren­ta­bles es po­si­ble.

En 2016 la Agen­cia de Pro­tec­ción al Me­dio Am­bien­te de los Es­ta­dos Uni­dos, (EPA por sus si­glas en in­glés), a tra­vés del pro­gra­ma Energy Star­cha­llen­ge­fo­rin­dustry, otor­gó un re­co­no­ci­mien­to a Ha­nes Cho­lo­ma por el es­fuer­zo de re­du­cir la emi­sión de los ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro al dis­mi­nuir el uso de la ener­gía en un 16,5% en los úl­ti­mos cua­tro años.

Des­de 2007, la com­pa­ñía ha re­du­ci­do el con­su­mo de ener­gía en un 25%, las emi­sio­nes de car­bono en un 21%, y el uso de agua en un 31%, y ha es­ta­ble­ci­do fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble pa­ra el 25% de sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas mun­dia­les. Los be­ne­fi­cios de la re­duc­ción de la hue­lla de car­bono de la com­pa­ñía son equi­va­len­tes a los pro­por­cio­na­dos por más de 2 mi­llo­nes de ár­bo­les plan­ta­dos du­ran­te diez años.

La com­pa­ñía ha es­ta­ble­ci­do pa­ra el año 2020 ob­je­ti­vos de re­duc­ción del 40% en el uso de ener­gía y las emi­sio­nes de car­bono, re­duc­ción del 50% en el uso del agua y en abas­te­ci­mien­to de ener­gía re­no­va­ble en un 40% de las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa.

Po­lí­ti­cas pa­ra la trans­for­ma­ción

A ni­vel ge­ne­ral, ex­terno la de­ca­na de la ESEN, las po­lí­ti­cas pa­ra la trans­for­ma­ción ha­cia una eco­no­mía más ver­de, van des­de la promoción de in­ver­sio­nes pa­ra la sos­te- ni­bi­li­dad am­bien­tal, has­ta ele­men­tos en la po­lí­ti­ca fis­cal que re­duz­can las ex­ter­na­li­da­des am­bien­ta­les ne­ga­ti­vas.

Pa­ra el Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te, PNUMA, los res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­tán en el cen­tro neu­rál­gi­co de las decisiones, si se pre­ten­den crear las con­di­cio­nes pro­pi­cias pa­ra que se pro­duz­can ma­yo­res in­ver­sio­nes en la tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía ver­de.

En ese ca­so el PNUMA re­co­mien­da que: Las re­gu­la­cio­nes, las nor­mas y los ob­je­ti­vos son cla­ve pa­ra di­ri­gir a los paí­ses ha­cia el desa­rro­llo de es­tra­te­gias que lle­ven a adop­tar una eco­no­mía ver­de. Sin em­bar­go, se de­be per­mi­tir que los paí­ses en desa­rro­llo avan­cen a su pro­pio rit­mo, res­pe­tan­do sus ob­je­ti­vos de desa­rro­llo, sus cir­cuns­tan­cias y li­mi­ta­cio­nes.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.