2030 14.000 mi­llo­nes

Mercados & Tendencias El Salvador - - Branded Content -

(CCAD), el cam­bio cli­má­ti­co es re­sul­ta­do de un mo­de­lo de desa­rro­llo con vi­sión de cor­to pla­zo e in­sos­te­ni­ble, sus­ten­ta­do en la de­gra­da­ción, con­ta­mi­na­ción y ex­trac­ción in­dis­cri­mi­na­da de los re­cur­sos na­tu­ra­les a ni­vel mun­dial. Ade­más, por una cre­cien­te de­pen­den­cia de com­bus­ti­bles fó­si­les y una di­ná­mi­ca de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ba­sa­da en la uti­li­za­ción de com­pues­tos ge­ne­ra­do­res de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

En es­te con­tex­to, el 12 de sep­tiem­bre de 2015 pa­só a la his­to­ria co­mo la fe­cha cuan­do 195 paí­ses se unie­ron pa­ra apro­bar un acuer­do que los com­pro­me­te a to­mar me­di­das pa­ra com­ba­tir efec­ti­va­men­te el cam­bio cli­má­ti­co. Así, el Acuer­do de Pa­rís en­tró en vi­gen­cia el 4 de no­viem­bre de 2016 y obli­ga a las par­tes fir­man­tes a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra evi­tar que las tem­pe­ra­tu­ras me­dias mun­dia­les au­men­ten más de 2 gra­dos cen­tí­gra­dos, así co­mo a ha­cer un es­fuer­zo pa­ra li­mi­tar el in­cre­men­to a 1,5 gra­dos cen­tí­gra­dos. Sin em­bar­go, la ra­ti­fi­ca­ción de di­cho Acuer­do es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y la me­ta es­ta­ble­ci­da aún no se al­can­za.

“Hay que con­cien­ti­zar más so­bre la ur­gen­cia de te­ner los aná­li­sis ne­ce­sa­rios pa­ra po­der in­cre­men­tar la am­bi­ción en 2018, lo cual en­tra­ría en vi­gen­cia en el año 2020. Se­gún los cien­tí­fi­cos, pa­ra po­der ma­ne­jar­nos den­tro de un ran­go de lo que es to­da­vía eco­nó­mi­ca­men­te fac­ti­ble y so­cial­men­te me­su­ra­do, te­ne­mos que lle­gar al pi­co de las emi­sio­nes pa­ra el año 2020 pa­ra lue­go ba­jar­las ver­ti­gi­no­sa­men­te. Eso aún no es del to­do com­pren­di­do y es ne­ce­sa­rio que nos de­mos cuen­ta que te­ne­mos una gran ur­gen­cia”, ex­pli­ca Ch­ris­tia­na Fi­gue­res, Se­cre­ta­ria Eje­cu­ti­va de la Con­ven­ción Mar­co de Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co.

Cen­troa­mé­ri­ca, par­te ac­ti­va del cam­bio

Pa­ra Fi­gue­res, al­can­zar la me­ta es ta­rea di­fí­cil más no im­po­si­ble, por lo que se mues­tra op­ti­mis­ta al res­pec­to. “Es­toy con­ven­ci­da de que el op­ti­mis­mo sir­ve pa­ra al­can­zar cual­quier me­ta, y en un sis­te­ma in­ter­na­cio­nal y in­ter­gu­ber­na­men­tal de 195 go­bier­nos era muy im­por­tan­te ‘dar­le vuel­ta’ al sen­ti­do de pe­si­mis­mo y de fa­ta­li­dad que ha­bía de es­tá­ba­mos des­ti­na­dos a su­frir las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co”.

Por su par­te, Sal­va­dor Er­nes­to Nie­to, Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la Comisión Cen­troa­me­ri­ca­na de Am­bien­te y Desa­rro­llo (CCAD), la cual for­ma par­te del Sis­te­ma de In­te­gra­ción Cen­troa­me­ri­cano (SI­CA), coin­ci­de con Fi­gue­res y ase­gu­ra que es fac­ti­ble al­can­zar la me­ta pro­pues­ta por el Acuer­do de Pa­rís, aun­que ha­ce én­fa­sis en que el cum­pli­mien­to de las me­tas por par­te de la re­gión, es­tá con­di­cio­na­do a que los paí­ses desa­rro­lla­dos cum­plan su par­te, tan­to en el te­ma de mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co co­mo en re­la­ción a lo que en la Con­ven­ción se le lla­ma “me­dios de im­ple­men­ta­ción”, y que se re­fie­re a la obli­ga­ción de és­tos de trans­fe­rir tec­no­lo­gía, fi­nan­cia­mien­to y for­ta­le­cer las ca­pa­ci­da­des de paí­ses co­mo los de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

“Yo creo que sí es fac­ti­ble lo­grar­lo, no hay que ol­vi­dar que el Acuer­do de Pa­rís es­tá

La Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das ha ad­ver­ti­do de que las emi­sio­nes en pa­sa­rán de los 12.000 mi­llo­nes a los

de to­ne­la­das por en­ci­ma de lo ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner en ca­len­ta­mien­to glo­bal den­tro de los ob­je­ti­vos com­pro­me­ti­dos.

en­fo­ca­do en for­ta­le­cer el cum­pli­mien­to de la Con­ven­ción Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (CMNUCC) y lo que se bus­ca es que ob­je­ti­vos de és­ta se cum­plan, y por eso no se le pue­de ver de una ma­ne­ra ais­la­da”, re­fie­re.

La participación de Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be en re­la­ción con el Acuer­do de Pa­rís ha si­do muy ac­ti­va des­de que se ini­cia­ron las ne­go­cia­cio­nes del mis­mo en 2011, siem­pre con la mi­ra­da puesta en el ob­je­ti­vo de que el Ist­mo sea re­co­no­ci­do co­mo una re­gión de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad, lo cual re­sul­ta ur­gen­te, se­gún Nie­to, de­bi­do a que se tie­ne evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que de­bi­do al fe­nó­meno del cam­bio cli­má­ti­co y da­da la na­tu­ra­le­za del área, “te­ne­mos al­gu­nos de los paí­ses más vul­ne­ra­bles de to­do el pla­ne­ta”.

Asi­mis­mo, la re­gión ha en­ca­mi­na­do es­fuer­zos en los to­dos los te­mas que tie­nen que ver con adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co aun­que al ser paí­ses no desa­rro­lla­dos, la re­gión no tie­ne obli­ga­cio­nes es­pe­cí­fi­cas en el te­ma de mi­ti­ga­ción en el mar­co de la Con­ven­ción. “Pe­ro sí te­ne­mos la obli­ga­ción con nues­tros ciu­da­da­nos de es­ta­ble­cer sis­te­mas eco­nó­mi­cos y de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ase­gu­rar las me­di­das de adap­ta­ción que se ne­ce­si­ten pa­ra en­fren­tar el fe­nó­meno del cam­bio cli­má­ti­co”, di­ce el Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la CCAD.

¿Cuán­to le cues­ta el cam­bio cli­má­ti­co a la re­gión?

El cam­bio cli­má­ti­co re­pre­sen­ta un fac­tor mul­ti­pli­ca­dor y mag­ni­fi­ca­dor de los pro­ble­mas so­cia­les, eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les la­ten­tes en los paí­ses que lo pa­de­cen y Cen­troa­mé­ri­ca no es la ex­cep­ción. Co­mo con­se­cuen­cia, re­sul­ta afec­ta­da la vida, sa­lud, pro­duc­ción, in­fra­es­truc­tu­ra y ca­li­dad de vida en las na­cio­nes, acre­cen­tan­do la re­la­ción en­tre vul­ne­ra­bi­li­dad y po­bre­za pre­sen­te en la reali­dad del Ist­mo.

Pa­ra Fi­gue­res, el prin­ci­pal cos­to es­tá en la sa­lud pú­bli­ca, no so­lo en lo que se re­fie­re a la sa­lud in­di­vi­dual de los ciu­da­da­nos sino tam­bién al cos­to eco­nó­mi­co que re­pre­sen­ta pa­ra cual­quier pre­su­pues­to na­cio­nal el te­ner brin­dar tra­ta­mien­to mé­di­co cons­tan­te a sus po­bla­do­res de­bi­do a las en­fer­me­da­des pul­mo­na­res pro­duc­to de la con­ta­mi­na­ción del ai­re.

“Es­to re­sul­ta en un gran cos­to eco­nó­mi­co, so­cial y hu­mano. No se tra­ta de ha­cer al­go so­lo por sal­var el pla­ne­ta, sino pa­ra me­jo­rar la sa­lud pú­bli­ca y pa­ra ba­jar el gas­to en aten­ción mé­di­ca de ca­da uno de los paí­ses”, ex­pre­sa.

Al res­pec­to, la CCAD agre­ga que el cam­bio cli­má­ti­co con­di­cio­na y re­du­ce el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, así co­mo el pro­gre­so so­cial de los paí­ses. Ade­más, mul­ti­pli­ca y mag­ni­fi­ca la vul­ne­ra­bi­li­dad te­rri­to­rial y au­men­ta la de­gra­da­ción am­bien­tal.

Ya en 2010 la Comisión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (CE­PAL) ha­bía he­cho un es­ti­ma­do de los cos­tos de es­te fe­nó­meno por las afec­ta­cio­nes en los ám­bi­tos agrí­co­las, de re­cur­sos hí­dri­cos, de bio­di­ver­si­dad y por hu­ra­ca­nes, tor­men­tas tro­pi­ca­les e inun­da­cio­nes. En ese mo­men­to de­ta­lló que és­tos as­cen­dían a unos US$73.000 mi­llo­nes.

En esa oca­sión, la ex­per­ta en cam­bio cli­má­ti­co de la CE­PAL, Ju­lie Len­nox, ex­pli­có que en lo que res­pec­ta a los re­cur­sos hí­dri­cos, se es­pe­ra un au­men­to de po­bla­ción en la re­gión, que pa­sa­ría de unos 39 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en 2005 a 68 mi­llo­nes en 2050. Con es­te pa­no­ra­ma,

la de­man­da de agua po­dría au­men­tar un 300%, lo que ge­ne­ra­ría un grave problema al no con­tar con pla­nes pa­ra afron­tar di­cho cre­ci­mien­to. Ade­más la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria po­dría caer un 9%, dan­do co­mo re­sul­ta­do una cri­sis ali­men­ta­ria en la re­gión, aún más grave que la ac­tual.

Por su par­te, la Es­tra­te­gia Regional de Cam­bio Cli­má­ti­co (ERCC) re­sal­ta que és­te re­pre­sen­ta una se­ria ame­na­za pa­ra las so­cie­da­des cen­troa­me­ri­ca­nas, de­bi­do a sus múl­ti­ples im­pac­tos pre­vis­tos en la po­bla­ción y en los sec­to­res pro­duc­ti­vos. “En tér­mi­nos fis­ca­les, es­te fe­nó­meno cons­ti­tu­ye un pa­si­vo que afec­ta­rá las finanzas pú­bli­cas de los go­bier­nos por va­rias ge­ne­ra­cio­nes”, in­di­ca el do­cu­men­to.

Ma­nos a la obra

Si se lo­gra que el Acuer­do de Pa­rís sea ra­ti­fi­ca­do por al me­nos el 55% de los paí­ses in­vo­lu­cra­dos, és­te co­men­za­rá a re­gir en 2020 y Cen­troa­mé­ri­ca deberá ha­cer fren­te a va­rios desafíos pa­ra lo­grar el cum­pli­mien­to de to­das las me­di­das que se han de­ter­mi­na­do en ese ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal.

En es­ta pri­me­ra eta­pa, los paí­ses de la re­gión han de­ter­mi­na­do es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas y le­yes que ri­jan los as­pec­tos que con­tri­bu­yan pa­ra mi­ni­mi­zar el cam­bio cli­má­ti­co. La pre­gun­ta es, ¿có­mo ca­da país po­drá cum­plir las res­pon­sa­bi­li­da­des ad­qui­ri­das, que in­clu­yen la crea­ción de una so­cie­dad re­si­lien­te al cli­ma, una eco­no­mía que pue­de en­fren­tar los pro­ble­mas de es­te fe­nó­meno y una in­fra­es­truc­tu­ra que se pue­da adap­tar?

Las pro­yec­tos orien­ta­dos a cum­plir son va­ria­dos y al­gu­nos paí­ses han de­ter­mi­na­do que me­jo­ra­rán sus sis­te­mas de adap­ta­ción cli­má­ti­ca en to­do su sis­te­ma eco­nó­mi­co, mien­tras otros plan­tean as­pec­tos en­fo­ca­dos en mi­ti­ga­ción, co­mo por ejem­plo, tran­si­tar de una ma­triz ener­gé­ti­ca ba­sa­da en com­bus­ti­bles fó­si­les a una ma­triz ba­sa­da en ener­gía re­no­va­ble.

Asi­mis­mo, es­tán los que es­ta­ble­cen nue­vos sis­te­mas de mo­vi­li­dad ur­ba­na tra­tan­do de mi­ni­mi­zar el des­pla­za­mien­to, re­duc­ción de los tiem­pos de la ru­ta.

“En to­da la re­gión se es­tán im­pul­san­do ini­cia­ti­vas de com­bus­ti­bles limpios con el apoyo del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD). To­das es­tas me­di­das evi­den­cian có­mo Cen­troa­mé­ri­ca es­tá sien­do res­pon­sa­ble en el te­ma de cam­bio cli­má­ti­co”, ase­ve­ra Nie­to, de la CCAD.

Pe­la­yo Castro Zu­zua­rre­gui, em­ba­ja­dor de la Unión Eu­ro­pea (UE) en Cos­ta Ri­ca, re­sal­ta que ade­más de la vul­ne­ra­bi­li­dad, uno de los prin­ci­pa­les desafíos de la re­gión es­tá en el sis­te­ma de transporte de los paí­ses y la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, ini­cia­ti­va que va bas­tan­te ade­lan­ta­da es­pe­cial­men­te en paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca, don­de en­tre un 98% y 99% de las fuen­tes ener­gé­ti­cas son re­no­va­bles. “El Acuer­do de Pa­rís es pa­ra to­dos, así que los re­tos y desafíos los te­ne­mos que asu­mir”, di­ce.

Mien­tras tan­to, Fi­gue­res fe­li­ci­ta la de­ci­sión de los paí­ses de la re­gión por emi­tir le­gis­la­ción so­bre el te­ma y a las em­pre­sas pri­va­das que es­tán in­vir­tien­do ca­da día más en te­mas co­mo las ener­gías lim­pias y en la re­duc­ción del pre­cio de la ener­gía so­lar y eó­li­ca. “Es bueno ver el em­pu­je que se es­tá vien­do en el sector fi­nan­cie­ro de des­ca­pi­ta­li­zar a aque­llas com­pa­ñías que in­vier­ten en pro­duc­tos y ser­vi­cios de al­to car­bono y pa­sar ese ca­pi­tal a pro­duc­tos y ser­vi­cios de ba­jo car­bono”, ex­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.