A gran­des vo­lú­me­nes, gran­des re­tai­lers

Mercados & Tendencias El Salvador - - Branded Content -

“Lo­grar un en­fo­que in­te­gra­do pa­ra la eje­cu­ción y cum­pli­mien­to de la ca­de­na de su­mi­nis­tro se es­tá con­vir­tien­do ca­da vez más en una reali­dad en el mer­ca­do ac­tual”, di­jo Qui­rós.

Pa­ra ello sur­ge la apre­mian­te ne­ce­si­dad de con­tar con nue­vas so­lu­cio­nes que per­mi­tan el ma­ne­jo de gran­des can­ti­da­des de mer­can­cías y es­tan­da­ri­zar sis­te­mas pa­ra dis­mi­nuir in­efi­cien­cias sus­tan­cia­les en to­da la pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión de con­te­ne­do­res.

Exis­ten tres ele­men­tos que es­tán cam­bian­do la for­ma de eje­cu­tar los pro­ce­sos

EDI­CIÓN 116

de dis­tri­bu­ción. El pri­me­ro gi­ra en torno a la co­la­bo­ra­ción, ya que en un mun­do glo­ba­li­za­do y co­nec­ta­do es cla­ve co­no­cer y apro­ve­char al má­xi­mo las di­fe­ren­tes re­des de ne­go­cio que pue­den ge­ne­rar va­lor a la com­pa­ñía, te­ner tra­za­bi­li­dad y con­trol al­re­de­dor de las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les que pue­dan te­ner con sus so­cios de ne­go­cio.

Un ejem­plo de ello, es la so­lu­ción SAP Ari­ba, una pla­ta­for­ma de intercambio co­mer­cial in­ter-em­pre­sa­rial en la que más de 2,5 mi­llo­nes de com­pa­ñías rea­li­zan transac­cio­nes co­mer­cia­les, don­de se ha­bi­li­tan los pro­ce­sos an­tes men­cio­na­dos y se abren las puer­tas a un nue­vo mun­do de po­si­bles alia­dos es­tra­té­gi­cos.

En se­gun­da ins­tan­cia se en­cuen­tra la in­te­li­gen­cia de los ac­ti­vos. Las tec­no­lo­gías emer­gen­tes in­vi­tan a re­pen­sar las ma­ne­ras de tra­ba­jar y de ma­ne­jar el tiem­po, es así co­mo hoy to­dos los ac­ti­vos de la red de su­mi­nis­tro se es­tán co­nec­tan­do y apren­dien­do a tra­vés de sen­so­res pa­ra dar in­for­ma­ción en tiem­po real de lo que es­tá pa­san­do. Por ejem­plo, a ni­vel de la flo­ta de transporte (aéreo, ma­rí­ti­mo o terrestre), co­no­cien­do el sta­tus de don­de es­tán los con­te­ne­do­res, pro­duc­tos o in­clu­so en­ten­dien­do el de­ta­lle del vehículo que se es­tá ma­ne­jan­do (tem­pe­ra­tu­ra, ve­lo­ci­dad pro­me­dio, etc.).

Las tec­no­lo­gías aún más dis­rup­ti­vas tam­bién sa­len a re­lu­cir, tal es el ca­so de block­chain que sa­cu­de los ci­mien­tos de in­dus­trias en­te­ras y ame­na­za con trans­for­mar pa­ra siem­pre el área de las ca­de­nas glo­ba­les de su­mi­nis­tro. Tec­no­lo­gías in­te­li­gen­tes

En­tre las pri­me­ras ac­ti­vi­da­des aso­cia­das al apro­vi­sio­na­mien­to y las ca­de­nas de su­mi­nis­tro el block­chain ten­drá una po­ten­cial apli­ca­ción en las áreas de ras­treo y tra­za­do de ru­tas du­ran­te el en­vío de mer­can­cías.

Pa­ra Da­na Gard­ner, ana­lis­ta en je­fe de la con­sul­to­ra In­te­rar­bor So­lu­tions, es­te uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que de­ben afron­tar las com­pa­ñías an­tes, du­ran­te y después de ca­da em­bar­que.

“Con fre­cuen­cia, un ven­de­dor en­vía cier­ta mer­can­cía a un de­pó­si­to de al­ma­cén don­de es in­ter­cam­bia­da por una imi­ta­ción, sin que el com­pra­dor es­té al tan­to. La ca­pa­ci­dad de re­gis­tro distribuido que ofre­ce block­chain brin­da una ma­yor vi­si­bi­li­dad y con­trol so­bre los em­bar­ques a am­bas par­tes, des­de su en­vío has­ta su re­cep­ción, lo que re­dun­da en una re­duc­ción de los ries­gos de frau­de”, ex­pli­có Gard­ner.

Por otro la­do, en los úl­ti­mos cinco años, los pro­ce­sos de dis­tri­bu­ción han pa­sa­do del pa­pel a la ra­dio­fre­cuen­cia, y co­mien­zan aho­ra a ba­sar­se en la voz. Es­to per­mi­te au­men­tar pro­duc­ti­vi­dad de los ope­ra­rios de los cen­tros de dis­tri­bu­ción en 25%, a su vez re­du­cir los erro­res de alis­ta­do de mer­ca-

La ca­pa­ci­dad de re­gis­tro distribuido que ofre­ce block­chain brin­da una ma­yor vi­si­bi­li­dad y con­trol so­bre los em­bar­ques a am­bas par­tes, des­de su en­vío has­ta su re­cep­ción, lo que re­dun­da en una re­duc­ción de los ries­gos de frau­de

Con es­ta he­rra­mien­ta pue­des me­dir si el con­te­ne­dor fue abier­to vía en­tra­da de luz, ni­vel de hu­me­dad, tem­pe­ra­tu­ra, por ejem­plo en el ca­so de pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros, o cuan­do es­tá ex­por­tan­do pro­duc­tos mé­di­cos, ade­más brin­da el trac­king en tiem­po real de to­do el tra­yec­to de la uni­dad

de­ría en 35%, am­bos nú­me­ros co­mo pro­me­dio.

De acuer­do a Fer­nán Font, di­rec­tor en Font Tec­no­lo­gía, si bien el be­ne­fi­cio prin­ci­pal es­tá en re­duc­ción de cos­tos ope­ra­ti­vos e in­cre­men­to de efec­ti­vi­dad en los des­pa­chos, es­to ge­ne­ra un efec­to mul­ti­pli­ca­dor en el res­to de la ca­de­na de abas­te­ci­mien­to al dis­mi­nuir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los erro­res de en­tre­ga, por lo tan­to im­pac­ta de ma­ne­ra po­si­ti­va la sa­tis­fac­ción del clien­te y los cos­to­sos re-pro­ce­sos aso­cia­dos a en­tre­gas con fal­tan­tes o so­bran­tes.

El hard­wa­re con­sis­te en un dis­po­si­ti­vo lla­ma­do talk­man y head­set, co­nec­ta­dos en­tre sí por blue­tooth. El talk­man es­tá co­nec­ta­do a la red em­pre­sa­rial vía wifi y con­vier­te los pa­que­tes de da­tos en voz pa­ra trans­mi­tir­los al head­set. En cuan­to al soft­wa­re, hay op­cio­nes de conectores o midd­le­wa­re pa­ra in­te­grar la so­lu­ción al WMS o ERP del clien­te, con po­si­bi­li­dad de brin­dar ser­vi­cios de va­lor agre­ga­do co­mo ges­tión de dis­po­si­ti­vos y re­por­te a tiem­po real de sta­tus de las ta­reas del al­ma­cén e in­di­ca­do­res de pro­duc­ti­vi­dad.

En el ca­so de la red de transporte in­ter­na­cio­nal DHL uti­li­za su Se­cu­re Box ( Ca­ja Se­gu­ra), con me­ca­nis­mo de cie­rre in­for­ma­ti­za­do y se­gu­ri­dad en to­da la ca­de­na de su­mi­nis­tro. En com­pa­ra­ción con el em­ba­la­je con­ven­cio­nal de car­tón, el sis­te­ma de Se­cu­re Box, ap­to pa­ra el transporte aéreo, ase­gu­ra la pro­tec­ción del con­te­ni­do con­tra su uso in­de­bi­do, ma­ni­pu­la­ción y da­ños. Re­sul­ta es­pe­cial­men­te útil pa­ra los clien­tes del sector de al­ta tec­no­lo­gía, cu­yos pro­duc­tos sue­len ser de al­to va­lor. Ade­más, es­te sis­te­ma es idó­neo pa­ra trans­por­tar pro­duc­tos sen­si­bles, co­mo los pro­to­ti­pos.

“Con es­ta he­rra­mien­ta pue­des me­dir si el con­te­ne­dor fue abier­to vía en­tra­da de luz, ni­vel de hu­me­dad, tem­pe­ra­tu­ra, por ejem­plo en el ca­so de pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros, o cuan­do es­tá ex­por­tan­do pro­duc­tos mé­di­cos, ade­más brin­da el trac­king en tiem­po real de to­do el tra­yec­to de la uni­dad”, di­jo Ar­nol­do Ca­rran­za, ge­ren­te ge­ne­ral de DHL Glo­bal For­war­ding.

Adi­cio­nal­men­te a eso, es­tán ma­ne­jan­do la in­cor­po­ra­ción de un EDM (Elec­tro­nic Do­cu­ment Ma­na­ge­ment), pa­ra que to­dos los paí­ses don­de ope­ran es­tén ba­jo una mis­ma pla­ta­for­ma y así pue­dan com­par­tir los do­cu­men­tos de transporte de sus clien­tes.

En Pa­na­má, de ma­ne­ra si­mi­lar, la em­pre­sa Crim­son­lo­gic Pa­na­má Inc. em­plea los lla­ma­dos se­llos elec­tró­ni­cos pa­ra co­lo­car en las puer­tas de los con­te­ne­do­res, co­mo si fue­se un can­da­do elec­tró­ni­co. Aun­que es­te ti­po de he­rra­mien­ta elec­tró­ni­ca aún no es­tá re­gla­men­ta­da le­gal­men­te en Pa­na­má la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Adua­nas se en­cuen­tra eva­luan­do su adop­ción.

“Con es­ta so­lu­ción se pue­den lo­grar dos co­sas: se­gu­ri­dad del con­te­ne­dor, ya que si se in­ten­ta abrir hay que vio­lar el se­llo ade­más cuen­ta con tec­no­lo­gía de GPS por me­dio del cual se pue­de de­tec­tar el mo­vi­mien­to del con­te­ne­dor, es de­cir en qué di­rec­ción va. Así se pue­de ob­te­ner in­for­ma­ción de se­gu­ri­dad, in­te­gri­dad y tra­za­bi­li­dad de la car­ga. No es tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción sin em­bar­go en Pa­na­má has­ta el mo­men­to no se usa”, des­ta­có Gus­ta­vo Da­vis, ge­ren­te país en Crim­son­lo­gic Pa­na­má, Inc.

La par­te in­no­va­do­ra de la uti­li­za­ción de es­tos se­llos elec­tró­ni­cos es­tá en po­der agi­li­zar el mo­vi­mien­to de con­te­ne­do­res en Pa­na­má.

“Es­ta­mos tra­tan­do de in­te­grar es­ta tec­no­lo­gía de GPS con el sis­te­ma adua­ne­ro pa­ra que es­te pro­ce­so pue­da ser au­to­ma­ti­za­do, lo cual evi­ta cual­quier ti­po de ma­ni­pu­la­ción de los con­te­ne­do­res”, aco­tó Da­vis.

De igual ma­ne­ra, Dar­win Va­len­zue­la Vi­lluo­ta, ge­ren­te de al­ma­ce­nes en Cor­po­ra­ción Ae­ro­mar, opi­nó que fue­ra de la bo­de­ga ma­ne­jan es­te ti­po de se­llo elec­tró­ni­co, que per­mi­te mo­ni­to­rear a ni­vel de con­te­ne­do­res o fur­go­nes don­de es­tá la mer­can­cía, con esa in­for­ma­ción pue­den eva­luar cuan­to tiem­po tar­da en sa­lir des­de su ori­gen has­ta lle­gar a su bo­de­ga.

“Una vez que el con­te­ne­dor llega a las bo­de­gas y ha­ce­mos la aper­tu­ra del mis­mo, con o sin el dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co, em­pie­za la di­gi­ta­li­za­ción a tra­vés de nues­tro WMS pa­ra re­gis­trar en el mo­men­to de la en­tra­da ca­da una de las mer­can­cías. Es­to per­mi­te lle­var un con­trol de los in­gre­sos, pa­ra re­por­tar­les a los clien­tes la can­ti­dad de mer­can­cía y con eso el clien­te se con­tac­ta con su fá­bri­ca o pro­vee­dor pa­ra ve­ri­fi­car la di­fe­ren­cia del in­ven­ta­rio, y

pue­de pedir pa­ra re­vi­sar al ver por qué dio di­fe­ren­cias”, aco­tó Va­len­zue­la Vi­lluo­ta.

En el ca­so del transporte, usual­men­te las em­pre­sas de­ben de­fi­nir qué trans­por­tis­ta ha­rá el ser­vi­cio, quién ofre­ce la me­jor ta­ri­fa, cuál es la mez­cla de pro­duc­tos pa­ra op­ti­mi­zar la car­ga y có­mo uti­li­zar de ma­ne­ra ade­cua­da los re­cur­sos.

Por eso hay apli­ca­cio­nes co­mo el TMS (trans­por­ta­tion ma­na­ge­ment sys­tem, por sus si­glas en in­glés) pa­ra el ma­ne­jo de la ope­ra­ción de transporte pri­ma­rio de car­ga en dis­tan­cias in­ter­ur­ba­nas, en mo­da­li­da­des que pue­den ser: ca­mión com­ple­to, car­ga con­so­li­da­da, pa­que­te­ría, car­ga aé­rea, fe­rro­ca­rril y ma­rí­ti­mo. Se pue­de te­ner un transporte mul­ti­mo­dal.

“Es­ta tra­za­bi­li­dad la pue­de brin­dar OTM por me­dio de una pla­ta­for­ma uni­fi­ca­da pa­ra po­der ma­ne­jar to­da la ca­de­na de dis­tri­bu­ción. La mo­der­ni­za­ción del mer­ca­do es­tá lle­van­do a las em­pre­sas a ha­cer es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes en la nu­be”, afir­mó Mi­chael Bur­ke Qui­rós, ERP Sa­les Con­sul­tant en Ora­cle.

Ac­tual­men­te la ca­de­na de su­mi­nis­tro a gran es­ca­la es­tá apos­tan­do a la di­gi­ta­li­za­ción de sus pro­ce­sos de ne­go­cios y que los sis­te­mas se pue­dan co­mu­ni­car. Por su par­te, los clien­tes bus­can te­ner mo­vi­li­dad pa­ra rea­li­zar sus ta­reas. La uni­fi­ca­ción de la ca­de­na de su­mi­nis­tro es vi­tal.

Vi­si­bi­li­dad 360

Es­tas tec­no­lo­gías bus­can sim­pli­fi­car, ha­bi­li­tan­do in­ter­fa­ces de usua­rio ami­ga­bles e in­te­gra­das, co­nec­tan­do to­dos los di­fe­ren­tes pro­ce­sos que pue­den exis­tir den­tro de una ca­de­na de su­mi­nis­tro de gran­des car­gas. A su vez, bus­ca re­du­cir los tiem­pos de adop­ción y de los pro­yec­tos a tra­vés de la fi­gu­ra de soft­wa­re co­mo ser­vi­cio.

EDI­CIÓN 116

Ejem­plo de ello, es la so­lu­ción de Dy­na­mics 365 o Dy­na­mics Nav es un ERP que tra­ba­ja de for­ma in­te­gral des­de to­mar la or­den del clien­te has­ta la en­tre­ga de la mer­can­cía, es de­cir lo que re­quie­re un dis­tri­bui­dor u ope­ra­dor lo­gís­ti­co pa­ra el abas­te­ci­mien­to efec­ti­vo de los clien­tes.

Ber­nal Ma­sis, di­rec­tor de la em­pre­sa GBI, men­cio­nó que se di­fe­ren­cian des­de el pro­ce­so del pe­di­do, ya sea la ex­por­ta­ción o fa­bri­ca­ción del pro­duc­to, has­ta la en­tre­ga del pro­duc­to. To­do el ci­clo se ha­ce en una so­la so­lu­ción sin ne­ce­si­dad de di­fe­ren­tes com­po­nen­tes o ele­men­tos. En­ton­ces ba­jo un so­lo apli­ca­ti­vo se pue­de co­rrer to­do el pro­ce­so de ma­ne­ra sen­ci­lla y es­tán­dar.

Lo bon­da­do­so de es­te ti­po de he­rra­mien­tas es que per­mi­ten el mo­ni­to­reo cons­tan­te de los clien­tes por me­dio del ce­lu­lar. Son he­rra­mien­tas evo­lu­ti­vas que pue­den cam­biar año a año.

Una de las tec­no­lo­gías fu­tu­ris­tas que pro­me­te im­pac­tar la ca­de­na de su­mi­nis­tro de gran­des vo­lú­me­nes es la im­pre­sión en 3D, ya que el tiem­po de fa­bri­ca­ción se­rá más ágil y más ca­paz de reac­cio­nar a las de­man­das de los clien­tes. Es­to sig­ni­fi­ca que ha­brá me­nos tra­ba­jo en el pro­ce­so y me­nos ob­so­les­cen­cia del in­ven­ta­rio exis­ten­te.

“Cam­bian los pro­vee­do­res, la ubi­ca­ción de los no­dos de la ca­de­na de su­mi­nis­tro y el tiem­po de ad­qui­rir la mer­can­cía. Por ejem­plo, cuan­do com­pro en una tien­da, ese pro­duc­to fa­bri­ca­do en Chi­na tar­da 6 me­ses en lle­gar y con es­ta tec­no­lo­gía de im­pre­sión en 3D lo va­mos a re­ci­bir en 15 días, y en me­nos de 10 días ya lo es­tán fa­bri­can­do, es de­cir que re­mue­ve una gran por­ción de la par­te fí­si­ca de la ca­de­na de abas­te­ci­mien­to”, apun­tó Se­bas­tian Gar­cia, Uni­ver­sity Ar­kan­sas De­part­ment of Supply Chain Ma­na­ge­ment, Sam M Wal­ton Co­lle­ge of Bu­si­ness.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.