En­fer­me­da­des as­fi­xian los bol­si­llos de sa­lud

Los gas­tos en ser­vi­cios sa­ni­ta­rios re­pre­sen­ta­ron US$16.000 mi­llo­nes a Cen­troa­mé­ri­ca, aún así exis­te una res­pues­ta li­mi­ta­da a los pro­ble­mas de la po­bla­ción.

Mercados & Tendencias El Salvador - - Tendencias - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­das@gru­po­cer­ca.com

Di­ver­sos vi­rus han sa­cu­di­do la re­gión en la úl­ti­ma dé­ca­da. El Chi­kun­gun­ya y el Zi­ka fue­ron las más re­cien­tes en­fer­me­da­des por las que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­cla­ró emer­gen­cia en la zo­na. A ini­cios del 2017 se ha­bían in­for­ma­do ca­sos de Zi­ka en 23 te­rri­to­rios de la re­gión, de los cua­les 6.550 ca­sos per­te­ne­cen so­lo en Cen­troa­mé­ri­ca has­ta ju­lio 2017, de acuer­do con Pan Health Or­ga­ni­za­tion.

Aun­que en el 2015, la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das adop­tó el nue­vo pro­gra­ma de desa­rro­llo “Trans­for­mar nues­tro mun­do: La agen­da de 2030 pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, re­cal­có que pa­ra lle­gar a la me­ta de erra­di­car la po­bre­za, la de­sigual­dad y la pre­ser­va­ción del pla­ne­ta, es ne­ce­sa­rio que los paí­ses se en­cuen­tren li­bres de en­fer­me­da­des.

Geor­gi­na Sán­chez, doc­to­ra pri­va­da y ana­lis­ta so­cial ase­gu­ra que des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y so­cial, las ame­na­zas a la sa­lud mun­dial pue­den ser de­vas­ta­do­ras pa­ra al­gu­nas co­mu­ni­da­des y ra­len­ti­zar su desa­rro­llo. Las epi­de­mias ta­les co­mo la fie­bre ama­ri­lla, el ébo­la o la gri­pe pue­den au­men­tar la de­sigual­dad so­cial y de sa­lud y, en con­se­cuen­cia, so­ca­var la Agen­da 2030 pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y su vi­sión de “no de­jar a na­die atrás”.

La mor­ta­li­dad por in­fluen­za o neu­mo­nía es la pri­me­ra cau­sa de muer­te y la ta­sa re­por­ta­da es apro­xi­ma­da­men­te el do­ble que las ob­ser­va­das en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Ade­más, las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas in­tes­ti­na­les son la cuar­ta cau­sa de muer­te ge­ne­ral, de acuer­do a Rolando Ed­gar­do Her­nán­dez Ar­gue­ta, Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Con­se­jo de Mi­nis­tros de Sa­lud de Cen­troa­mé­ri­ca.

Por otro la­do, las muer­tes por en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles re­pre­sen­tan el 86.4% del to­tal de muer­tes, las cua­les se pue­den di­vi­dir en dos gran­des gru­pos, le­sio­nes de cau­sa ex­ter­na (8.2 %) y en­fer­me­da­des cró­ni­co de­ge­ne­ra­ti­vas (78.2%), con una ten­den­cia as­cen­den­te.

An­te es­te pa­no­ra­ma, Luis Her­nán­dez, ana­lis­ta y so­ció­lo­go ex­pli­ca que tan­to Cen­troa­mé­ri­ca co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pre­sen­ta uno de los gran­des re­tos: la re­duc­ción de las al­tas ta­sas de mor­ta­li­dad. Cuan­do se la com­pa­ra con el res­to de la Re­gión de las Amé­ri­cas (ra­zón de mor­ta­li­dad 71.9/100.000) se ob­ser­va que Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tienen ra­zo­nes más al­tas.

En­tre las cau­sas se en­cuen­tran las en­fer­me­da­des vin­cu­la­das con el de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, la fal­ta de sa­nea­mien­to bá­si­co en com­bi­na­ción con la po­bre­za, el ba­jo ni­vel de es­co­la­ri­dad y el ba­jo ac­ce­so a ser­vi­cios de sa­lud. Pa­ra Sán­chez, la re­gión pa­de­ce con más del 6% de la car­ga ma­lá­ri­ca de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en­tre los que des­ta­can Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, los cua­les con­tri­bu­yen con más de dos ter­ce­ras par­tes de los ca­sos con­fir­ma­dos en el año 2015.

La de­sigual­dad

Por su par­te el Dr. Pe­ter Sa­la­ma, mé­di­co epi­de­mió­lo­go de for­ma­ción y Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo del Pro­gra­ma de Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias de la OMS, afir­ma que los sis­te­mas de sa­lud en la re­gión tienen una res­pues­ta li­mi­ta­da a los pro­ble­mas de su po­bla­ción re­la­cio­na­dos al fi­nan­cia­mien­to, or­ga­ni­za­ción y ges­tión. “La de­sigual­dad en la aten­ción de sa­lud es­tá da­da por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, geo­grá­fi­cas y so­cio­cul­tu­ra­les. Los

sis­te­mas de sa­lud, en la ma­yor par­te de los paí­ses, es­tán frag­men­ta­dos y seg­men­ta­dos, y un por­cen­ta­je im­por­tan­te de la po­bla­ción no tie­ne nin­gún ti­po de co­ber­tu­ra”, in­di­ca.

En al­gu­nos paí­ses pre­do­mi­na el es­que­ma de los cua- tro pro­vee­do­res de ser­vi­cios de sa­lud: Mi­nis­te­rio de Sa­lud, Se­gu­ro So­cial, sec­tor pri­va­do con fi­nes lu­cra­ti­vos y pro­vee­do­res de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, pe­ro a pe­sar que el se­gu­ro so­cial fi­nan­cia es­te no pro­vee ser­vi­cios a la po­bla­ción.

Por el con­tra­rio, un cre­ci­mien­to sus­tan­cial del sec­tor pri­va­do se ha ido dan­do en los úl­ti­mos 15 años con es­ca­sa su­per­vi­sión o con­trol por par­te de los mi­nis­te­rios de sa­lud. Según los úl­ti­mos datos de la Or­ga­ni-

za­ción Mun­dial de la Sa­lud ( OMS) pa­ra la re­gión, en el 2014 Cen­troa­mé­ri­ca in­vir­tió US$ 6.458 mi­llo­nes en ser­vi­cios mé­di­cos pri­va­dos, sien­do el gas­to pri­va­do más gran­de en Gua­te­ma­la con un 36 %, se­gui­do por Cos­ta Ri­ca, con un 20 %, y Pa­na­má, con 15 % mien­tras que los paí­ses con me­nos in­ver­sio­nes fue­ron Hon­du­ras con 13 %, El Salvador con 9 % y Ni­ca­ra­gua con ape­nas 7 %.

Del gas­to to­tal que abar­ca el sec­tor pri­va­do y pú­bli­co rea­li­za­do ( US$ 16,515 mi­llo­nes) la ma­yor por­ción fue del sis­te­ma pú­bli­co quien tu­vo un 60.9 % de des­em­bol­sos fren­te a los ser­vi­cios pri­va­dos, los cua­les re­pre­sen­ta­ron un 39.1 %.

Según el in­for­me de In­di- ca­do­res Bá­si­cos de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS), en la re­gión hay tres paí­ses que in­vier­ten, de for­ma com­bi­na­da (pú­bli­ca y pri­va­da) un to­tal de 9% de sus PIB: Cos­ta Ri­ca, Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua. Al fi­nal se si­túan Pa­na­má, con 8 % del PIB, El Salvador con 7 % y en úl­ti­mo lu­gar, Gua­te­ma­la, con 6 %.

In­dis­cu­ti­ble­men­te Cos­ta Ri­ca es uno de los paí­ses que más in­vier­ten en sa­lud en re­la­ción con el por­cen­ta­je del PIB. En el in­for­me Health at Glan­ce 2015, rea­li­za­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra el Desa­rro­llo y Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (OCDE) in­di­ca que es­te asig­na un 9.9% del to­tal del PIB pa­ra in­ver­tir en sa­lud e in­vier­te U$$1.380 por per­so­na lo que lo ubi­ca en la po­si- ción 12 en­tre 45 na­cio­nes. La ma­yor par­te de es­tos re­cur­sos pro­vie­ne del sec­tor pú­bli­co y so­lo 2% lo apor­tan em­pre­sas pri­va­das.

“El fi­nan­cia­mien­to en los paí­ses de la re­gión de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na son bas­tan­te he­te­ro­gé­neos. Las gran­des di­fe­ren­cias en los ni­ve­les de gas­to na­cio­nal en sa­lud per cá­pi­ta, en la im­por­tan­cia re­la­ti­va de es­te gas­to con pro­por­ción al PIB y en la com­po­si­ción pú­bli­co-pri­va­da de es­te gas­to, in­di­can de­sigual­da­des en el ac­ce­so y con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios de sa­lud de la po­bla­ción de es­tos paí­ses”, de­cla­ró Ra­fael Eduar­do Lo­ren­za, doc­tor de la clí­ni­ca pri­va­da Lorenzana y Den­tal As­so­cia­tes.

EDI­CIÓN 120

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.