Di­ne­ro du­do­so em­pa­pa el ca­pi­tal

Mercados & Tendencias El Salvador - - Sumario - Por Re­dac­ción M&T / shei­la.sal­ga­do@gru­po­cer­ca.com

Pe­se a sus es­fuer­zos, tres paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca es­tán en­tre los más vul­ne­ra­bles a los de­li­tos de la­va­do de ac­ti­vos.

Pe­se a sus es­fuer­zos, tres paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca es­tán en­tre los más vul­ne­ra­bles an­te los de­li­tos de la­va­do de ac­ti­vos.

Nue­va­men­te el la­va­do de ac­ti­vos no dio tre­gua a Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, pues las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les con­ti­nua­ron pe­ne­tran­do en los sec­to­res eco­nó­mi­cos y las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les, a pe­sar de las me­diá­ti­cas le­yes que cas­ti­gan el de­li­to.

Cam­biar el pa­no­ra­ma no re­sul­ta­rá sen­ci­llo, por­que las he­ri­das que en 2016 de­ja­ron ca­sos co­mo Pa­na­má Pa­pers y Ode­brecht pa­san fac­tu­ra a la ima­gen de la re­gión. Es­te año, ín­di­ces co­mo el Ba­si­lea An­ti-la­va­do de Di­ne­ro, que eva­lúa 146 paí­ses ubi­ca a Pa­na­má, Ni­ca­ra­gua y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en­tre los más vul­ne­ra­bles, por­que po­seen ries­gos su­pe­rio­res al 6.6 en una es­ca­la de 10. El peor eva­lua­do en el mun­do fue Irán, con una pun­tua­ción de 8.60.

En el ca­so de Ni­ca­ra­gua, que se ubi­ca con un por­cen­ta­je de ries­go de 6.64, el de­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, en su re­por­te anual acer­ca del la­va­do de di­ne­ro, re­cal­ca que el fla­ge­lo pro­vie­ne “de la ven­ta de nar­có­ti­cos ile­ga­les, prin­ci­pal­men­te la co­caí­na, que es­tá con­tro­la­da en su ma­yor par­te por el cri­men or­ga­ni­za­do in­ter­na­cio­nal”. Aun­que no re­ve­la ci­fras, ha­ce hin­ca­pié en que exis­ten “ne­go­cios no trans­pa­ren­tes vinculados con el par­ti­do de go­bierno, que ges­tio­nan gran­des transac­cio­nes en efec­ti­vo, así co­mo que pro­li­fe­ran sub­si­dia­rias con una pro­pie­dad po­co cla­ra, lo que aumenta la vul­ne­ra­bi­li­dad del país al la­va­do de di­ne­ro”.

El pa­no­ra­ma de Pa­na­má, por evi­den­tes ra­zo­nes, es el más som­brío. El ín­di­ce Ba­si­lea lo ubi­ca con una pun­tua­ción de 7,01 y es el más vul­ne­ra­ble de la re­gión. El De­par­ta­men­to de Es­ta­do ex­pli­ca que en es­ta na­ción los de­lin­cuen­tes la­van di­ne­ro a tra­vés del con­tra­ban­do y el co­mer­cio en efec­ti­vo en ae­ro­puer­tos, puer­tos ma­rí­ti­mos y las Zo­nas Fran­cas.

“Los de­lin­cuen­tes tam­bién uti­li­zan el sis­te­ma ban­ca­rio for­mal pa­ra es­con­der y mover el pro­duc­to de la ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta. Pa­na­má tie­ne 18 Zo­nas Fran­cas, in­clu­yen­do la Zo­na Li­bre de Co­lón (CFZ), la se­gun­da más gran­de del mun­do. El di­ne­ro en efec­ti­vo se in­tro­du­ce fá­cil­men­te en el país al de­cla­rar que es pa­ra uti­li­zar­lo en la ZLC, pe­ro no exis­te un pro­ce­so ofi­cial de ve­ri­fi­ca­ción pa­ra con­fir­mar su uso fi­nal en el ne­go­cio lí­ci­to en la zo­na”, re­cal­ca.

El 42% de los paí­ses se­ña­la­dos por Es­ta­dos Uni­dos co­mo prin­ci­pa­les la­va­do­res de di­ne­ro son la­ti­noa­me­ri­ca­nos y Pa­na­má tie­ne una pre­sen­cia re­cu­rren­te en los lis­ta­dos. Es­te por­cen­ta­je de­be en­cen­der las alar­mas de las au­to­ri­da­des, sos­tie­ne Juan Mi­guel del Cid, eco­no­mis­ta es­pa­ñol es­pe­cia­li­za­do en pre­ven­ción del frau­de, el la­va­do de di­ne­ro y la fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo; ya que hay una se­rie de “ne­go­cios” que son el “tes­ta­fe­rro” pa­ra el la­va­do de di­ne­ro, en­tre ellos: el sec­tor fi­nan­cie­ro, el in­mo­bi­lia­rio, los clu­bes de fút­bol y has­ta los fi­dei­co­mi­sos.

Transac­cio­nes du­do­sas

En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, que tie­ne una pun­tua­ción de 6.69 en el Ín­di­ce de Ba­si­lea, Es­ta­dos Uni­dos ha iden­ti­fi­ca­do que los ac­ti­vos blan­quea­dos pro­vie­nen del trá­fi­co ilí­ci­to, la eva­sión de im­pues­tos y el frau­de fi­nan­cie­ro; par­ti­cu­lar­men­te las transac­cio­nes con tar­je­tas de cré­di­to fal­si­fi­ca­das.

Ca­be des­ta­car que el uso de trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas es uno de los prin­ci­pa­les mé­to­dos pa­ra mover fon­dos ilí­ci­tos des­de los Es­ta­dos Uni­dos a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Ju­lio Cé­sar de la Ro­sa Ti­bur­cio, coor­di­na­dor de Alian­za Do­mi­ni­ca­na Con­tra la Co­rrup­ción (Adoc­co), in­di­có que aun­que exis­ten ban­cos que in­cu­rrie­ron en la­va­do de ac­ti­vos, no hay ex­pe­rien­cia de in­ves­ti­ga­cio­nes pro­fun­das don­de se de­ta­lle el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de una per­so­na que no ten­ga ele­men­tos pa­ra sus­ten­tar­lo.

Pro­ble­ma mun­dial

La co­rrup­ción y el blan­queo de di­ne­ro son pro­ble­mas mun­dia­les que re­pre­sen­tan cos­tos ma­yo­res a los US$2.6 bi­llo­nes, eso

equi­va­le a un 5% del Pro­duc­to Bru­to Mun­dial, (PMB). En 2015 la fir­ma de con­sul­to­ría in­ter­na­cio­nal Le­xis Ne­xis Risk So­lu­tions in­di­có que el la­va­do de ac­ti­vos en Amé­ri­ca La­ti­na re­pre­sen­ta el 7% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), un equi­va­len­te a US$400,000 mi­llo­nes.

Has­ta el mo­men­to los paí­ses han si­do in­ca­pa­ces de me­dir por si so­los las pér­di­das que re­pre­sen­ta a sus eco­no­mías, de­bi­do a que el fla­ge­lo es­tá di­se­mi­na­do en mu­chos sec­to­res. Jes­si­ca Mu­ri­llo, lí­der del área de con­sul­to­ría de ries­go de la con­sul­to­ra PWC- Hon­du­ras, ex­pli­có que no se pue­den ob­te­ner con exac­ti­tud da­tos que den cuen­ta de la mag­ni­tud del pro­ble­ma, ya que las per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes que se de­di­can a es­tas ac­ti­vi­da­des evi­tan ser de­tec­ta­das y no de­jan re­gis­tros pú­bli­cos de sus transac­cio­nes.

Una de las prin­ci­pa­les fuen­tes del la­va­do de di­ne­ro es el co­mer­cio ile­gal, cu­ya su­ma fluc­túa en­tre los US$70.000 y US$85.000 mi­llo­nes, se­gún el es­tu­dio “Re­sul­ta­dos del flu­jo fron­te­ri­zo de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les” del Glo­bal Fi­nan­cial In­te­grity.

Res­pec­to a Cen­troa­mé­ri­ca, el úl­ti­mo re­por­te de la Ce­pal se­ña­la que Cos­ta Ri­ca li­de­ró en el pa­sa­do las sa­li­das fi­nan­cie­ras ilí­ci­tas por ma­ni­pu­la­ción del co­mer­cio, al re­gis­trar en 2013 más de US$20.000 mi­llo­nes, se­gui­do por Hon­du­ras con más de US$5.000 mi­llo­nes y en ter­cer lu­gar es­tá Ni­ca­ra­gua, con más de US$4.500 mi­llo­nes. Se des­ta­ca que un po­co más del 90% de los flu­jos fue­ron ge­ne­ra­dos por el co­mer­cio con los Es­ta­dos Uni­dos y el res­to por las transac­cio­nes con los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea.

Se de­fi­nen co­mo flu­jos fi­nan­cie­ros ilí­ci­tos los mo­vi­mien­tos de un país a otro de di­ne­ro que ha si­do ga­na­do, trans­fe­ri­do o uti­li­za­do de ma­ne­ra ile­gal y, en ge­ne­ral, ori­gi­na­dos en ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les de­lic­ti­vas y en la co­rrup­ción. In­clu­so tam­bién pue­den cap­tu­rar la elu­sión fis­cal y la fal­si­fi­ca­ción de la fac­tu­ra­ción del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

No obs­tan­te, al me­dir los mon­tos es­ti­ma­dos de la ma­ni­pu­la­ción de pre­cios del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de bie­nes Cos­ta Ri­ca, pe­se a ser una eco­no­mía que pro­du­ce po­co me­nos del 1% del PIB re­gio­nal, con­cen­tra ca­si el 8% del to­tal de sa­li­das ilí­ci­tas de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be y es el ter­cer país de la re­gión con ma­yor vo­lu­men de es­tos flu­jos.

La or­ga­ni­za­ción ase­gu­ra que cuan­do los mo­vi­mien­tos fi­nan­cie­ros ilí­ci­tos se mi­den co­mo pro­por­ción del PIB, va­rias eco­no­mías cen­troa­me­ri­ca­nas se des­ta­can en­tre las de ma­yor mag­ni­tud. So­bre­sa­le Cos­ta Ri­ca, con un 15% del PIB del año 2013, pe­ro es­tas co­rrien­tes ilí­ci­tas tam­bién son sig­ni­fi­ca­ti­vas en El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Ni­ca­ra­gua, con va­lo­res cer­ca­nos o su­pe­rio­res al 2,5%.

En de­ta­lle, la ele­va­da mag­ni­tud de las sa­li­das fi­nan­cie­ras ilí­ci­tas, es­tá re­la­cio­na­da con la in­ser­ción en las ca­de­nas mun­dia­les de va­lor, co­mo la pro­duc­ción de se­mi­con­duc­to­res, don­de las transac­cio­nes en­tre par­tes re­la­cio­na­das son muy sig­ni­fi­ca­ti­vas. Ca­be re­sal­tar que el ín­di­ce de Ba­si­lea pa­ra es­te país en 2014, 2015 y 2016; fue de 6.37, 6.34 y 5.93 res­pec­ti­va­men­te, lo que mar­ca una me­jo­ra.

En es­ta na­ción la tra­ta de per­so­nas, el frau­de fi­nan­cie­ro, la co­rrup­ción y el con­tra­ban­do ge­ne­ran mi­llo­nes en ingresos ilí­ci­tos.

Del Cid in­di­có que la na­ción se si­túa en buen ca­mino ha­cia la pre­ven­ción del la­va­do de di­ne­ro, pe­ro el prin­ci­pal re­to “es te­ner trans­pa­ren­cia fi­nan­cie­ra y sa­ber quién es el ti­tu­lar real de las ope­ra­cio­nes, pa­ra co­no­cer el ori­gen de los re­cur­sos”, re­cal­có.

Tam­bién las remesas

El Ban­co Cen­tral de Hon­du­ras, (BCH) co­mo me­di­da res­tric­ti­va al la­va­do de di­ne­ro, apli­ca des­de abril de 2017 una nue­va nor­ma­ti­va en la que las transac­cio­nes ban­ca­rias su­pe­rio­res a los US$ 4.000 dó­la­res de­ben ser jus­ti­fi­ca­das. Asi­mis­mo im­po­ne un lí­mi­te de US$ 2.000 o su equi­va­len­te en mo­ne­da na­cio­nal pa­ra el en­vío de remesas. Con es­ta nor­ma­ti­va se pre­ten­de que el cri­men or­ga­ni­za­do no uti­li­ce la ban­ca pa­ra la­var di­ne­ro, lo que obli­ga al clien­te a pro­por­cio­nar sus da­tos bá­si­cos, de­mos­trar su iden­ti­dad y el ori­gen de los fon­dos en el mo­men­to en que la en­ti­dad ban­ca­ria don­de ha­ga una transac­ción le so­li­ci­te la in­for­ma­ción.

En es­te país el la­va­do pro­ce­de es­pe­cial­men­te de las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les na­cio­na­les y ex­tran­je­ras y es­tá cre­cien­do en el sec­tor no fi­nan­cie­ro. Al­gu­nos ru­bros don­de se ha de­tec­ta­do el fla­ge­lo a gran es­ca­la son los sec­to­res au­to­mo­triz, in­mo­bi­lia­rio y, en me­nor me­di­da, en las em­pre­sas de remesas, ca­sas de cam­bio y el sec­tor de la cons­truc­ción.

La li­bre cir­cu­la­ción sin vi­sa en Cen­troa­mé­ri­ca tam­bién es un desafío es­pe­cial­men­te en el trián­gu­lo Nor­te, pues sue­le ha­ber con­tra­ban­do de efec­ti­vo, a gran es­ca­la; ade­más de li­cor, ar­mas, ga­so­li­na, ro­pa, ci­ga­rri­llos y lan­gos­tas.

Es­tán­da­res In­ter­na­cio­na­les

Aun­que la eco­no­mía de Ni­ca­ra­gua es re­du­ci­da ya se es­tán lle­van­do a ca­bo al­gu­nas ac­cio­nes. Teo­do­ro Bus­ta­man­te, Ad­mi­nis­tra­dor de la uni­dad de Pre­ven­ción de La­va­do de Di­ne­ro y Fi­nan­cia­mien­to al Te­rro­ris­mo (PLD/FT) del Ban­co Cor­po­ra­ti­vo (BANCORP), afir­ma que en 2012 el go­bierno es­ta­ble­ció una fuer­te re­gu­la­ción pa­ra pre­ve­nir el de­li­to, me­dian­te nue­vas nor­ma­ti­vas ajus­ta­das a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­ci­dos prin­ci­pal­men­te por el Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra In­ter-

na­cio­nal so­bre el Blan­queo de Ca­pi­ta­les (GA­FI).

Mien­tras tan­to, en el sis­te­ma ban­ca­rio las exi­gen­cias re­gu­la­to­rias son ca­da día más fuer­tes, pues se ha asu­mi­do el com­pro­mi­so de in­ver­tir en el te­ma de la pre­ven­ción, con­si­de­ran­do que una afec­ta­ción de es­te ti­po gol­pea di­rec­ta­men­te en la repu­tación de las ins­ti­tu­cio­nes. En la ac­tua­li­dad en es­te país los ban­cos invier­ten en soft­wa­re es­pe­cia­li­za­dos pa­ra el mo­ni­to­reo, así co­mo en una ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te a los em­plea­dos en ten­den­cias y ti­po­lo­gías de LD/FT-FP.

En El Sal­va­dor los gru­pos de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da la­van di­ne­ro a tra­vés de ban­cos, agen­cias de via­jes, remesas, im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción de bie­nes y el trans­por­te de car­ga. El De­par­ta­men­to de Es­ta­do se­ña­la que las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas in­clu­yen el uso de ope­ra­cio­nes a tra­vés de tes­ta­fe­rros, por lo que pe­que­ñas can­ti­da­des de di­ne­ro son de­po­si­ta­das ba­jo un pa­trón es­pe­cí­fi­co pa­ra evi­tar ser de­tec­ta­dos.

Ri­car­do Cal­de­rón Lam, dipu­tado y miem­bro de la Co­mi­sión de Ma­croe­co­no­mía y Fi­nan­zas del Par­la­men­to Cen­troa­me­ri­cano (Par­la­cen) se­ña­ló que El Sal­va­dor ha te­ni­do avan­ces en su le­gis­la­ción, ya que en sep­tiem­bre de 2015 hi­zo una re­for­ma a la Ley Con­tra La­va­do de Di­ne­ro y Ac­ti­vos, la que en­tró en vi­gen­cia el 1° de enero de 2016.

En­tre las prin­ci­pa­les re­for­mas se des­ta­ca la in­clu­sión de cual­quier ins­ti­tu­ción, pri­va­da o de eco­no­mía mix­ta; y las so­cie­da­des mer­can­ti­les ( in­clu­yen­do a per­so­nas na­tu­ra­les), den­tro de las em­pre­sas que de­ben pre­sen­tar su de­cla­ra­ción an­te la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Fi­nan­cie­ra (UIF) de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca si rea­li­zan ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras su­pe­rio­res a US$10.000 en una so­la transac­ción.

En Gua­te­ma­la tam­bién hu­bo avan­ces en su ca­pa­ci­dad pa­ra in­ves­ti­gar y pro­ce­sar es­te y otros de­li­tos fi­nan­cie­ros. Es­ta­dos Uni­dos lo re­sal­ta co­mo un país cla­ve que co­mien­za a brin­dar asis­ten­cia a otras na­cio­nes.

Erick Es­tuar­do Ra­mos So­lo­gais­toa, in­ten­den­te de Ve­ri­fi­ca­ción Es­pe­cial de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos (SIB), se­ña­ló que los con­ti­nuos es­fuer­zos rea­li­za­dos du­ran­te los úl­ti­mos años han he­cho que Gua­te­ma­la si­ga man­te­nien­do su sta­tus de es­ta­do de país coope­ran­te en la lu­cha con­tra el la­va­do de di­ne­ro y el fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo, evi­tan­do con ello ser in­clui­da en­tre las ju­ris­dic­cio­nes que re­pre­sen­tan un ries­go pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.