LOS PRIN­CI­PA­LES PUN­TOS EN UN CON­TRA­TO DE ARREN­DA­MIEN­TO

Mercados & Tendencias El Salvador - - Mercados - Por: Fa­bio­la Ur­bi­na, se­nior as­so­cia­te de Al­va­ra­do & Aso­cia­dos

En al­gún mo­men­to nos ve­re­mos en la ne­ce­si­dad de fir­mar un con­tra­to de arrien­do, ya sea co­mo arren­da­ta­rios o de arren­da­do­res, por lo que es im­por­tan­te co­no­cer cuá­les son los prin­ci­pa­les pun­tos al ne­go­ciar­lo. Pri­me­ro, es fun­da­men­tal co­no­cer que úni­ca­men­te el le­gí­ti­mo due­ño pue­de dar en arrien­do, y en ca­so que sean va­rios due­ños, to­dos de­ben com­pa­re­cer a la fir­ma del res­pec­ti­vo con­tra­to, o en su de­fec­to a quien le ha­ya si­do otor­ga­do el po­der de re­pre­sen­ta­ción. So­lo el due­ño de­fi­ne el des­tino o uso que se le po­drá dar el bien, si su arrien­do es to­tal o par­cial, y si el mis­mo po­drá ser sub­arren­da­do to­tal o par­cial­men­te. Otro as­pec­to im­por­tan­te es el pla­zo; por ejem­plo, en el Có­di­go Ci­vil de Ni­ca­ra­gua el con­tra­to de arren­da­mien­to no pue­de sus­cri­bir­se por un tiem­po ma­yor a 10 años, sal­vo el arren­da­mien­to de pre­dios rús­ti­cos, que po­drá ex­ten­der­se has­ta 20 años. El con­tra­to de­be de­ta­llar el pre­cio del arren­da­mien­to, for­ma y fe­cha de pa­go e in­di­car si se­rá so­li­ci­ta­do de­pó­si­to a la fir­ma del con­tra­to. Co­mún­men­te se es­ta­ble­ce que se ha­rá en ca­so de da­ños a la pro­pie­dad pro­vo­ca­dos por el arren­da­ta­rio. Asi­mis­mo, se es­ti­pu­lan las con­di­cio­nes en las que se en­tre­ga el in­mue­ble, la obli­ga­ción del arren­da­ta­rio pa­ra de­vol­ver­lo en el mis­mo es­ta­do, y las ra­zo­nes por las que el con­tra­to pue­de anu­lar­se. Tam­bién se de­be es­ta­ble­cer lo re­fe­ren­te a las re­pa­ra­cio­nes, en ca­so de ser ne­ce­sa­rias. En cuan­to a las me­jo­ras, es acon­se­ja­ble in­di­car si pa­ra rea­li­zar­las se re­quie­re o no no­ti­fi­car pre­via­men­te al arren­da­dor. Por su par­te se de­be in­di­car el pa­go de los ser­vi­cios, y co­lo­car al fi­nal del con­tra­to que el arren­da­dor ha­ce cons­tar que acep­ta las par­tes del con­tra­tan­te. Con los an­te­rio­res pun­tos se pue­de te­ner una ba­se al mo­men­to de ne­go­ciar o re­dac­tar un con­tra­to de arren­da­mien­to, sin em­bar­go, pue­den va­riar por­que hay con­tra­tos que por su com­ple­ji­dad con­lle­van una ma­yor re­gu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.