La em­pre­sa ca­ma­leó­ni­ca re­ve­la su éxi­to

La ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a las con­di­cio­nes del en­torno per­mi­tió a Ba­yer si­tuar­se co­mo el ma­yor gru­po agrí­co­la del mun­do. El nue­vo re­to es con­sa­grar­se co­mo lí­der de los ne­go­cios de cien­cias de la vi­da.

Mercados & Tendencias El Salvador - - Podio - Por Ale­jan­dra Ordóñez ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

Con 55 años en el mer­ca­do gua­te­mal­te­co, Ba­yer se ha con­so­li­da­do co­mo una de las com­pa­ñías re­fe­ren­te en la fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos y sa­ni­dad ani­mal, así co­mo en la dis­tri­bu­ción de me­di­ca­men­tos con pres­crip­ción mé­di­ca.

A lo lar­go de las más de cin­co dé­ca­das, la in­no­va­ción ha si­do par­te fun­da­men­tal del desa­rro­llo y trans­for­ma­ción de su mo­de­lo de ne­go­cio. Co­mo una em­pre­sa de in­ven­to­res y evo­lu­ción, re­co­no­ce que el cam­bio es la nor­ma, por ello ha desa­rro­lla­do la ca­pa­ci­dad de rein­ven­tar­se y adap­tar­se a las con­di­cio­nes cam­bian­tes del en­torno, ase­gu­ró Pa­tri­cia Spat, ge­ren­te pa­ra Ba­yer en Gua­te­ma­la.

“Re­cien­te­men­te in­no­va­mos una vez más y de­ci­di­mos orien­tar nues­tra or­ga­ni­za­ción ha­cia los ne­go­cios de cien­cias de la vi­da. El ob­je­ti­vo es res­pal­dar de for­ma óp­ti­ma la es­tra­te­gia de Ba­yer co­mo em­pre­sa lí­der en cien­cias de la vi­da y si­tuar­nos en una po­si­ción com­pe­ti­ti­va aún más só­li­da, con una ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción re­do­bla­da, una ma­yor orien­ta­ción al clien­te y la má­xi­ma ex­ce­len­cia en los pro­ce­sos de ne­go­cio”, di­jo.

Pa­ra Gua­te­ma­la es­ta com­pa­ñía pla­ni­fi­ca in­ver­sio­nes reales de más de U$28 mi­llo­nes en los pró­xi­mos 5 años. “Es­tas in­ver­sio­nes se da­rán prin­ci­pal­men­te en las dos plan­tas de pro­duc­ción del país, bus­can­do lle­var los es­tán­da­res de pro­duc­ción a ni­ve­les de ex­ce­len­cia mun­dial”, de­ta­lló Spat.

In­no­va­ción, la es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to

De acuer­do con la ge­ren­te pa­ra Ba­yer en Gua­te­ma­la, en los úl­ti­mos dos años se ha pre­sen­ta­do al mer­ca­do gua­te­mal­te­co más de 19 nue­vos pro­duc­tos, que­dan­do tres más pa­ra lo que res­ta del año.

“La agri­cul­tu­ra es­tá cam­bian­do y ca­da vez más tien­de a con­cen­trar­se en la ca­li­dad de los cul­ti­vos, gra­cias a la tec­no­lo­gía co­mo compu­tado­ras de si­mu­la­ción, me­jo­ra­mos las con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos. Eso es an­ti­ci­par­nos a las ne­ce­si­da­des de nues­tros clien­tes pa­ra ofre­cer­les so­lu­cio­nes an­tes de que ellos nos las pi­dan”, en­fa­ti­zó.

De es­ta for­ma, en­tre los pro­duc­tos de que des­ta­ca es­tá el Pon­cho Sú­per, un no­ve­do­so tra­ta­dor de se­mi­lla de maíz que tie­ne la ven­ta­ja de que pue­de apli­car­se con equi­pos de pre­ci­sión. Ade­más, Si­van­to Pri­me, un mo­derno in­sec­ti­ci­da que cuen­ta con un per­fil eco­to­xi­co­ló­gi­co fa­vo­ra­ble que con­tro­la pla­gas trans­mi­so­ras de en­fer­me­da­des en los cul­ti­vos.

Y co­mo par­te de los pro­yec­tos en­fo­ca­dos en la sa­lud hu­ma­na, so­bre­sa­le la re­cien­te in­tro­duc­ción al mer­ca­do gua­te­mal­te­co de la As­pi­ri­na Ad­van­ced.

Se­gún la Ge­ren­te Spat, la in­no­va­ción no ri­ge úni­ca­men­te en sus plan­tas de pro­duc­ción, sino a to­das las áreas de la em­pre­sa, lo que le ha va­li­do es­tar cer­ti­fi­ca­da en Gua­te­ma­la co­mo Una Gran Em­pre­sa pa­ra Tra­ba­jar por la or­ga­ni­za­ción Great Pla­ce to Work (GPTW).

Pa­ra po­si­cio­nar­se con es­te re­co­no­ci­mien­to, du­ran­te 2014 y 2015 Ba­yer in­vir­tió US$10 mi­llo­nes en sus ope­ra­cio­nes en Gua­te­ma­la, de los cua­les US$3.26 mi­llo­nes fue­ron in­ver­ti­dos en las nue­vas ofi­ci­nas cen­tra­les, inau­gu­ra­das en el se­gun­do se­mes­tre del 2015.

“Las nue­vas ofi­ci­nas cen­tra­les po­seen es­pa­cios mo­der­nos di­se­ña­dos pa­ra fo­men­tar la in­ter­ac­ción y co­mu­ni­ca­ción en­tre las per­so­nas, me­jo­rar la ca­li­dad del am­bien­te de tra­ba­jo y el clima or­ga­ni­za­cio­nal, y con­se­cuen­te­men­te au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los co­la­bo­ra­do­res y de Ba­yer”, con­clu­yó.

Con US$4,500 mi­llo­nes al año, el nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral elec­to de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), el ex mi­nis­tro etío­pe de Sa­lud y Asun­tos Ex­te­rio­res, Te­dros Ad­ha­nom, de­be­rá cos­tear sa­bia­men­te los pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca de un pla­ne­ta de 7,500 mi­llo­nes de per­so­nas.

Su re­to es­tá, en­ton­ces, en prio­ri­zar en áreas en las que ha­ya un en­fo­que más agu­do pe­ro que ge­ne­re gran­des re­sul­ta­dos. En otras pa­la­bras, sig­ni­fi­ca ele­gir bien las in­ver­sio­nes y las po­lí­ti­cas pa­ra ob­te­ner más por ca­da dó­lar, yen, eu­ro o libra gas­ta­da. Ha­cer es­to tam­bién re­for­za­rá el ca­so de au­men­to en el pre­su­pues­to de la OMS.

Si se con­si­de­ra de es­te mo­do, la tu­bercu­losis de­be es­tar en la lista, ya que en oca­sio­nes se ha pa­sa­do por al­to y ha re­ci­bi­do in­su­fi­cien­te fi­nan­cia­mien­to. A pe­sar de ser el ma­yor ase­sino in­fec­cio­so del mun­do, en 2015, re­ci­bió 3.4 % de la asis­ten­cia pa­ra el desa­rro­llo de la sa­lud, en com­pa­ra­ción con el 29.7 % pa­ra el VIH.

Una in­ves­ti­ga­ción del Co­pen­ha­gen Con­sen­sus de­no­mi­na­da “Think Tank” que bus­ca y exa­mi­na las me­jo­res ma­ne­ras de ma­xi­mi­zar el im­pac­to del gas­to glo­bal en sa­lud y bie­nes­tar, mues­tra que re­du­cir las muer­tes por tu­bercu­losis, en un 90 %, se­ría una de las in­ver­sio­nes más efec­ti­vas. Es­to pue­de lo­grar­se me­dian­te una de­tec­ción más ac­ti­va que con­lle­ve ma­yo­res diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos.

Es­to cos­ta­ría al­re­de­dor de US$8 mil mi­llo­nes al año, pe­ro re­sul­ta­ría un 1.3 mi­llo­nes me­nos en muer­tes. En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es­to trae­ría be­ne­fi­cios de US$43 por ca­da dó­lar gas­ta­do. Mien­tras la su­ma re­que­ri­da su­pere el pre­su­pues­to de la OMS, ven­drán otros a re­pli­car la ini­cia­ti­va que la or­ga­ni­za­ción li­de­re.

Asi­mis­mo, las ga­nan­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas pro­ven­drían de la in­ten­si­fi­ca­ción de las ini­cia­ti­vas de in­mu­ni­za­ción. Los in­ves­ti­ga­do­res del Co­pen­ha­gen Con­sen­sus cal­cu­lan al­re­de­dor de US$1,000 mi­llo­nes al año, los pro­gra­mas de va­cu­na­ción po­drían am­pliar­se pa­ra pro­te­ger con­tra la neu­mo­nía y la dia­rrea infantil, sal­van­do un mi­llón de vi­das adi­cio­na­les ca­da año. Ca­da dó­lar gas­ta­do en es­to ge­ne­ra­ría US$60 de be­ne­fi­cios.

Los es­fuer­zos pa­ra con­ti­nuar e in­ten­si­fi­car la lu­cha con­tra la ma­la­ria tam­bién son muy va­lio­sos, és­tos tie­nen be­ne­fi­cios de US$35 por ca­da dó­lar gas­ta­do.

Si ha­bla­mos de la sa­lud ma­ter­nal-infantil co­mo otro te­ma que me­re­ce prio­ri­dad, po­de­mos ob­ser­var que en Ban­gla­desh, por ejem­plo, las in­ter­ven­cio­nes nu­tri­cio­na­les pa­ra las ma­dres em­ba­ra­za­das y los re­cién na­ci­dos, evi­ta un re­tra­so del cre­ci­mien­to y trans­for­ma to­da la vi­da de un ni­ño.

En Hai­tí lo­grar el 95% de ac­ce­so a la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das re­du­ci­ría la ta­sa de mor­ta­li­dad ma­ter­na en un 65%.

La fa­mi­lia, prio­ri­dad

La pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar tam­bién me­re­ce más aten­ción. Más de 200 mi­llo­nes de mu­je­res no pue­den con­se­guir an­ti­con­cep­ti­vos. El ac­ce­so ca­si uni­ver­sal cos­ta­ría US$3,600 mi­llo­nes, pe­ro sig­ni­fi­ca­ría el al­to a 150,000 muer­tes ma­ter­nas y 600,000 de ni­ños huér­fa­nos. Los be­ne­fi­cios pa­ra la so­cie­dad va­len 120 ve­ces el cos­to.

Por el la­do de la pa­re­ja, la ac­ción con­ti­nua­da por la eli­mi­na­ción de la vio­len­cia, es vi­tal. El cos­to anual de la vio­len­cia lle­ga a los US$ 4.4 bi­llo­nes y el de abuso a los ni­ños a US$ 3.5 bi­llo­nes.

Se­ría ideal ver al nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral en­fo­ca­do aún más en el ma­yor pro­ble­ma am­bien­tal del pla­ne­ta: la con­ta­mi­na­ción del ai­re in­te­rior, otro te­ma en agen­da de su­ma re­le­van­cia. Más de 4 mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren ca­da año por en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la in­ha­la­ción de hu­mos no­ci­vos mien­tras co­ci­nan so­bre fue­gos avi­va­dos con ma­de­ra, ra­mi­tas y es­tiér­col. Po­de­mos arre­glar es­to con me­jo­res hor­nos de coc­ción y ha­cien­do lle­gar la red eléc­tri­ca a más gen­te.

Por con­si­guien­te, el pa­pel de la OMS y de su nue­vo lí­der, se­ría el de mi­rar los ti­tu­la­res pa­sa­dos, las ten­den­cias cam­bian­tes de los con­tri­bu­yen­tes y la in­dus­tria del desa­rro­llo, pa­ra po­ner la aten­ción en las áreas don­de ca­da dó­lar apor­te el ma­yor im­pac­to.

Pa­tri­cia Spat Ge­ren­te pa­ra Ba­yer en Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.