“La pre­di­ca­ción con­ven­ce, pe­ro el tes­ti­mo­nio arras­tra”

A tra­vés de su li­de­raz­go la com­pa­ñía DLA Con­sul­ting bus­ca for­mar si­ner­gias que ex­po­nen re­sul­ta­dos pa­ra be­ne­fi­cio de los clien­tes y sus usua­rios fi­na­les.

Mercados & Tendencias El Salvador - - Management -

“En to­dos es­tos años he­mos fa­bri­ca­do un mé­to­do muy bien ela­bo­ra­do pa­ra po­ner­nos de acuer­do en­tre so­cios, di­rec­to­res, ge­ren­tes y co­la­bo­ra­do­res. Es com­ple­jo, no se com­pla­ce a to­dos, pe­ro al lle­gar a la uni­ci­dad del acuer­do, los re­sul­ta­dos son los me­jo­res”. “Den­tro de nues­tra or­ga­ni­za­ción to­dos so­mos par­te de un es­fuer­zo, por lo tan­to to­dos re­ci­bi­mos en el es­tra­to co­rres­pon­dien­te una re­com­pen­sa por el es­fuer­zo, y por­que no, por los sa­cri­fi­cios he­chos”.

El li­de­raz­go em­pre­sa­rial de hoy en día de­be es­tar ba­sa­do en la pla­ni­fi­ca­ción, la in­no­va­ción y la dis­rup­ción, sien­do un pun­to im­por­tan­te pa­ra al­can­zar el éxi­to en las or­ga­ni­za­cio­nes el desa­rro­llo de una cul­tu­ra pro­pia, que se im­pon­ga so­bre cual­quier mi­cro­vi­sión de los so­cios, co­la­bo­ra­do­res y clien­tes, ase­gu­ra Car­lo De Lu­cia, CEO de DLA Con­sul­ting Group S.A. de C.V.

Ba­jo ese con­cep­to DLA Con­sul­ting tra­ba­ja so­bre su vi­sión, mi­sión y ob­je­ti­vos bien de­fi­ni­dos, con po­lí­ti­cas y va­lo­res prácticos, que se ejer­cen co­ti­dia­na­men­te en un clima la­bo­ral re­la­ja­do, pe­ro so­bre to­do con “li­de­raz­go si­tua­cio­nal”. Es­to pro­pi­cia una ca­rre­ra de re­le­vos don­de los co­la­bo­ra­do­res tie­nen un mo­men­to de pro­ta­go­nis­mo en to­dos los pro­ce­sos.

Pa­ra el CEO de la com­pa­ñía, en el pro­ce­so se apren­de a iden­ti­fi­car ten­den­cias y an­ti­ci­par­se a los tiem­pos, mar­can­do y li­de­ran­do trans­for­ma­cio­nes en la in­dus­tria, con­vir­tien­do el en­fo­que tí­pi­co de “so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas” a “in­te­gra­dor de so­lu­cio­nes”. En cuan­to a la fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial, De Lu­cia re­sal­ta el im­pac­to que és­ta tie­ne so­bre los so­cios, co­la­bo­ra­do­res y clien­tes. “La pre­di­ca­ción con­ven­ce, pe­ro el tes­ti­mo­nio arras­tra”, ase­ve­ra el di­rec­ti­vo, por lo que des­de la al­ta di­rec­ción, los man­dos in­ter­me­dios y el equi­po ope­ra­ti­vo, se da una in­te­gra­ción de con­jun­to. Co­mo CEO de DLA Con­sul­ting, su fór­mu­la ra­di­ca en la ex­pe­rien­cia vi­ven­cial + in­te­gra­ción de tra­ba­jo en con­jun­to = ar­ti­cu­la­ción em­pre­sa­rial. De Lu­cia ase­gu­ra que un li­de­raz­go im­preg­na­do lle­va a las em­pre­sas a con­so­li­dar su iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va, por tan­to se tie­ne cla­ro que cuan­do se lo­gra que la iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va sea par­te del pen­sar y sen­tir de los so­cios, fun­cio­na­rios y co­la­bo­ra­do­res, se al­can­zan re­cur­sos com­pro­me­ti­dos, em­po­de­ra­dos e in­te­gra­ti­vos. Así, se for­man si­ner­gias que ex­po­nen­cian los re­sul­ta­dos pa­ra be­ne­fi­cio de los clien­tes y sus usua­rios fi­na­les.

Pa­ra el CEO, el triun­fo se al­can­za en ca­da re­to, pe­ro con­quis­tar la vic­to­ria es la cla­ve que de­fi­ne los pa­sos que otros quie­ren se­guir, por lo que re­co­no­ce el pa­pel que jue­ga pa­ra lo­grar las me­tas tra­za­das y por qué sus ha­bi­li­da­des mar­can una pau­ta im­por­tan­te den­tro de una or­ga­ni­za­ción. En­tre esas ha­bi­li­da­des que de­ben so­bre­sa­lir en un di­rec­tor des­ta­ca la vi­sión, dis­ci­pli­na, de­ter­mi­na­ción, per­se­ve­ran­cia, pa­sión y ex­ce­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.