Ocoa bay, pri­mer re­sort vi­ti­vi­ní­co­la del Ca­ri­be

Mercados & Tendencias El Salvador - - Sumario -

El pro­yec­to tu­rís­ti­co do­mi­ni­cano des­ta­ca por ser eco­nó­mi­co, bio­di­ná­mi­co y sos­te­ni­ble.

Lo­ca­li­za­do en un mi­cro­am­bien­te úni­co en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ocoa­bay es un pro­yec­to tu­rís­ti­co sos­te­ni­ble, or­gá­ni­co, bio­di­ná­mi­co, eno­ló­gi­co y con la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de cre­cer cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te con sus co­mu­ni­da­des. Edur­ne Az­ko­na­ga

El fu­tu­ro del enotu­ris­mo pro­ba­ble­men­te pase por aban­do­nar el fue­go de ar­ti­fi­cio de ar­qui­tec­tu­ras im­po­si­bles, tan de mo­da en to­das las re­gio­nes pro­duc­to­ras de vino a ni­vel mun­dial, pa­ra en­sal­zar la ca­li­dad de los vi­nos, la ama­bi­li­dad del en­torno y el res­pe­to al me­dio am­bien­te. Ocoa­bay es de es­tos úl­ti­mos. Es más que una fa­cha­da im­pre­sio­nan­te, es hu­ma­nis­ta y sos­te­ni­ble. Hu­ma­nis­ta por­que la gen­te, las co­mu­ni­da­des que ro­dean al pro­yec­to, son par­te in­te­gran­te y fun­da­men­tal de su sino. Y sos­te­ni­ble por­que usan ra­cio­nal­men­te los re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra dis­fru­tar­los y man­te­ner­los en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra que fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes tam­bién los pue­dan dis­fru­tar y ad­mi­rar.

Es­te pa­raí­so vi­ti­vi­ní­co­la cuenta con mu­chos re­cla­mos que lo con­vier­ten en un lu­gar úni­co y es­pe­cial, pero si nos cen­tra­mos en su ra­zón de ser lo que des­ta­ca son sus vi­nos de ex­ce­len­te ca­li­dad, que sor­pren­den a pro­pios y ex­tra­ños. Ac­tual­men­te, rea­li­zan dos ven­di­mias al año y pro­du­cen 1,200 bo­te­llas de vino en­tre vino blan­co French Co­lom­bard, vino ro­sa­do de Mos­ca­to de Ham­bur­go, vino tin­to tem­pra­ni­llo y ex­clu­si­vo vino es­pu­man­te de man­go y pa­sión fruit.

Lo que co­men­zó co­mo un sue­ño en 2010, con la Bahía de Ocoa co­mo te­lón de fon­do y con el ex­pe­ri­men­to de plan­tar vein­te va­rie­da­des de di­ver­sas ce­pas eu­ro­peas en una hec­tá­rea, se ha con­so­li­da­do co­mo un des­tino enotu­rís­ti­co orien­ta­do al vi­si­tan­te más exi­gen­te que le apa­sio­na el vino y que quie­re vi­vir una ex­pe­rien­cia sen­so­rial inol­vi­da­ble. En su car­ta de pre­sen­ta­ción: sus Ocoa­wi­nes de ca­li­dad, su res­tau­ran­te Ba­yaon­da que ofre­ce al­ta gas­tro­no­mía or­gá­ni­ca lo­cal y unas ins­ta­la­cio­nes que qui­tan el sen­ti­do don­de des­ta­ca su pis- ci­na ha­cia el in­fi­ni­to, per­fec­ta pa­ra ob­ser­var los más be­llos atar­de­ce­res ro­dea­dos de mon­ta­ñas y vi­ñe­dos. Pa­ra com­ple­tar su ofer­ta, Ocoa­bay tie­ne un an­fi­tea­tro pa­ra even­tos cul­tu­ra­les y una sa­la de ca­ta en la que los vi­si­tan­tes pue­den pro­bar sus vi­nos or­gá­ni­cos, jó­ve­nes y no ma­ni­pu- la­dos, tras ha­ber rea­li­za­do un in­tere­san­te tour por los vi­ñe­dos, bo­de­ga e ins­ta­la­cio­nes don­de se ex­pli­ca el ori­gen, la misión e historia del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de los vi­nos. Aun­que aquí, ade­más de la cuo­ta de glo­ria que ten­gan sus no­tas de ca­ta y las es­pe­ci­fi­ci­da­des del te­rreno,

EDICIÓN 122

lo que pri­ma es ser tes­ti­go de la he­ren­cia cul­tu­ral de su en­torno: el sur, ol­vi­da­do y mu­chas ve­ces sub­es­ti­ma­do, que Ocoa­bay tan­to ad­mi­ra y res­pe­ta.

El sur de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha si­do tra­di­cio­nal­men­te mal en­ten­di­do y, a ve­ces, des­pre­cia­do por lo­ca­les y fo­rá­neos, pero su reali­dad ha si­do pa­ra Ocoa­bay uno de sus má­xi­mos atrac­ti­vos. Ellos han sa­bi­do apre­ciar las ca­rac­te­rís­ti­cas que la ha­cen tan es­pe­cial y sa­car pro­ve­cho de sus re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra hacer el pri­mer vino del Ca­ri­be.

Su bos­que se­co es úni­co en un mar de hu­me­dad so­fo­can­te del tró­pi­co, don­de el cli­ma ade­más de más so­lea­do es más fres­co. En el sur to­do es di­fe­ren­te, hay ár­bo­les di­fe­ren­tes, fau­na

EDICIÓN 122

di­fe­ren­te, has­ta miel di­fe­ren­te. Ocoa­bay ha sa­bi­do pre­ser­var­lo y en­ri­que­cer­lo, y lo más im­por­tan­te quie­re trans­mi­tir­lo a to­dos los que les vi­si­tan. Pro­mue­ven un tu­ris­mo nue­vo, ale­ja­do de la de­pre­da­ción y en­fo­ca­do a la re­ge­ne­ra­ción y re­fo­res­ta­ción. Un tu­ris­mo hu­mano y eco­ló­gi­co, digno de ser emu­la­do, que en­ri­que­ce al vi­si­tan­te y a los vi­si­ta­dos.

Pero ade­más de to­do es­to, Ocoa­bay brin­da la opor­tu­ni­dad de ser par­te de esta ex­clu­si­va co­mu­ni­dad vi­ní­co­la y eco-sos­te­ni­ble gra­cias a las vi­llas - bun­ga­lows ins­pi­ra­dos en la uva que co­men­za­rán a ven­der en bre­ve a par­ti­cu­la­res.

La pro­pues­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca de Ocoa­bay rin­de tri­bu­to a las te­rra­zas na­tu­ra­les que de­fi­nen el área, líneas de vi­llas que se en­tre­mez­clan con el re­lie­ve de la zo­na re­crean­do la ar­mo­nía y el ca­rác­ter me­di­te­rrá­neo. Por su par­te, to­das las áreas re­si­den­cia­les han si­do di­se­ña­das pa­ra ofre­cer ma­yor pri­va­ci­dad, unien­do una den­si­dad mí­ni­ma con el má­xi­mo es­pa­cio ver­de, don­de ca­da cual pue­de dis­fru­tar to­dos los días con su fa­mi­lia y ami­gos de lin­dos atar­de­ce­res.

Tam­po­co nos te­ne­mos que ol­vi­dar que es­te pro­yec­to pro­mue­ve un tu­ris­mo de lu­jo, di­fe­ren­te y com­pro­me­ti­do con el me­dio am­bien­te, di­ri­gi­do pa­ra un pú­bli­co lo­cal e in­ter­na­cio­nal, aque­llos que quie­ren vi­vir la ex­pe­rien­cia “de pa­so”, sin te­ner que ha­cer­se con una pro­pie­dad, pero que quie­ren dis­fru­tar del lu­gar y el en­torno du­ran­te va­rios días. Pa­ra esos, Ocoa­bay tie­ne pre­vis­to inau­gu­rar a final de año un co­que­to ho­tel bou­ti­que que se con­ver­ti­rá en el pri­mer ho­tel den­tro la ca­te­go­ría de enotu­ris­mo del país y del Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.