Cam­bios le­ga­les al co­mer­cio elec­tró­ni­co

Mercados & Tendencias El Salvador - - OPINIÓN -

En ju­nio de 1989 Sir Tim Ber­ners-lee in­ven­tó el word­wi­de web (www) y seis años más tar­de fue­ron fun­da­das Ama­zon, ebay y Goo­gle. Enel año 1999 na­ció la pri­me­ra tien­da 100% vir­tual (Zap­pos) y du­ran­te la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XXI el de­sa­rro­llo de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes ge­ne­ró la ex­plo­sión del co­mer­cio elec­tró­ni­co.

Hoy los co­mer­cios se es­tán adap­tan­do a los nue­vos cos­tos vin­cu­la­dos con la ci­ber­se­gu­ri­dad y el al­ma­ce­na­mien­to vir­tual, mien­tras que los con­su­mi­do­res aso­cian la fi­de­li­dad mar­ca­ria con: ca­li­dad, fa­ci­li­dad, trans­pa­ren­cia y se­gu­ri­dad. La era vir­tual les per­mi­te te­ner una in­ter­ac­ción in­me­dia­ta y per­ma­nen­te con otros con­su­mi­do­res, que tam­bién com­par­ten sus ex­pe­rien­cias, tan­to las po­si­ti­vas co­mo las ne­ga­ti­vas.

Al­gu­nos paí­ses de la re­gión han emi­ti­do nor­mas re­la­cio­na­das con el co­mer­cio elec­tró­ni­co, en­tre ellos Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Hon­du­ras, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y re­cien­te­men­te, Cos­ta Ri­ca. Si bien la ma­yo­ría de es­tas re­gu­la­cio­nes se re­fie­ren a la pro­tec­ción de los da­tos per­so­na­les, la fir­ma di­gi­tal y la trans­mi­sión de men­sa­jes; la nue­va re­gu­la­ción cos­ta­rri­cen­se in­tro­du­ce im­por­tan­tes no­ve­da­des que trans­for­ma­rán la for­ma de ha­cer ne­go­cios on­li­ne y pue­den ser­vir co­mo un mo­de­lo pa­ra la re­gión.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la nue­va nor­ma­ti­va re­gu­la el ac­ce­so a la in­for­mación du­ran­te to­das las fa­ses de la ne­go­cia­ción vir­tual, in­clu­yen­do el con­tra­to, el pre­cio, la pu­bli­ci­dad, los me­dios de pa­go, las re­cla­ma­cio­nes y la pro­tec­ción de los da­tos per­so­na­les. Los prin­ci­pa­les al­can­ces son des­cri­tos a con­ti­nua­ción.

In­for­mación del co­mer­cian­te. Se exi­ge que en las di­ver­sas pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas apa­rez­ca la iden­ti­dad exac­ta del co­mer­cian­te, la que de­be in­cluir su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca prin­ci­pal, nom­bre o ra­zón so­cial, do­mi­ci­lio so­cial y cual­quier re­gis­tro del go­bierno o in­for­mación de li­cen­cias per­ti­nen­tes.

b Pro­gra­mas de au­to­rre­gu

la­ción o bue­nas prác­ti­cas. Las em­pre­sas que ha­gan pú­bli­ca su per­te­nen­cia a un pro­gra­ma de es­ta na­tu­ra­le­za de­be­rán pro­por­cio­nar al con­su­mi­dor la in­for­mación ne­ce­sa­ria pa­ra que se pue­da con­tac­tar di­rec­ta­men­te con la or­ga­ni­za­ción, in­clu­yen­do los me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción de con­tro­ver­sias.

Re­que­ri­mien­tos téc­ni­cos. Co­mo par­te de la in­for­mación, se de­be­rá co­mu­ni­car en un len­gua­je "sen­ci­llo y fá­cil de com­pren­der": i) la fun­cio­na­li­dad de los con­te­ni­dos di­gi­ta­les, in­clu­yen­do las me­di­das téc­ni­cas de pro­tec­ción apli­ca­bles, ii) to­da in­ter­ope­ra­bi­li­dad re­le­van­te del con­te­ni­do di­gi­tal con los apa­ra­tos y pro­gra­mas co­no­ci­dos por el co­mer­cian­te o que se es­pe­ra que ra­zo­na­ble­men­te pue­da co­no­cer y iii) los prin­ci­pa­les re­qui­si­tos téc­ni­cos o con­trac­tua­les que afec­ten la ca­pa­ci­dad del con­su­mi­dor pa­ra ad­qui­rir, ac­ce­der al bien o el ser­vi­cio.

d In­for­mación con­trac­tual.

La nue­va re­gu­la­ción des­ta­ca que los con­tra­tos elec­tró­ni­cos de­be­rán fi­jar las con­di­cio­nes pa­ra ejer­cer el de­re­cho de re­trac­to; re­cor­dar la exis­ten­cia de una ga­ran­tía mí­ni­ma le­gal (30 días há­bi­les); el pla­zo mí­ni­mo de du­ra­ción del con­tra­to y, cuan­do pro­ce­da, las re­glas so­bre el ser­vi­cio de pos­ven­ta al con­su­mi­dor. Se­gún las nue­vas nor­mas, cuan­do se tra­te de con­tra­tos de du­ra­ción in­de­ter­mi­na­da o re­no­va­ción au­to­má­ti­ca, se de­be­rán des­ta­car las con­di­cio­nes pa­ra su ter­mi­na­ción.

El pre­cio. El pre­cio de­be ser el final, pues de­be in­cluir los cos­tes adi­cio­na­les, co­mo: im­pues­tos, fle­te, en­tre­ga, ser­vi­cios pos­ta­les y cual­quier otra co­mi­sión o gas­to. En los ca­sos en que es­tos ser­vi­cios adi­cio­na­les sean pro­vis­tos por un ter­ce­ro, se­rá és­te quien de­be­rá in­for­mar al con­su­mi­dor. Es­ta úl­ti­ma re­gla no apli­ca cuan­do el clien­te es quien con­tra­ta di­rec­ta­men­te el ser­vi­cio de trans­por­te.

Op­cio­nes pre­se­lec­cio­na­das. Se prohí­be la exis­ten­cia de op­cio­nes pre­se­lec­cio­na­das, lo cual va acor­de con el prin­ci­pio de con­sen­ti­mien­to ex­pre­so; y su in­clu­sión se con­si­de­ra­rá co­mo un en­ga­ño y "ven­ta ata­da en per­jui­cio del con­su­mi­dor". De igual for­ma, se prohí­ben las sus­crip­cio­nes au­to­má­ti­cas pa­ra ob­te­ner el con­sen­ti­mien­to del usua­rio a fin de re­ci­bir in­for­mación co­mer­cial y/o pu­bli­ci­dad.

Sus­crip­cio­nes. Cuan­do el clien­te se ad­hie­ra a una sus­crip­ción, el pre­cio de­be­rá in­cluir el to­tal de los ya ci­ta­dos cos­tes adi­cio­na­les en ca­da pe­río­do de fac­tu­ra­ción.

h Pro­ce­so de con­fir­ma

ción. En es­ta fa­se el con­su­mi­dor de­be­rá ser ca­paz de ob­ser­var en su pan­ta­lla un des­glo­se de la transac­ción, in­clu­yen­do el bien o ser­vi­cio que ad­quie­re, el tiem­po de en­tre­ga (si no fue pac­ta­do se en­tien­de que son 24 ho­ras), el pre­cio y los cos­tes aso­cia­dos; con el fin de que pue­da cam­biar, co­rre­gir o con­fir­mar cual­quier dato. De ma­ne­ra ex­pre­sa se se­ña­la que es­ta in­for­mación no po­drá es­tar des­agre­ga­da.

Me­dios de pa­go. Se es­ta­ble­ce la obli­ga­ción del co­mer­cian­te de su­mi­nis­trar me­ca­nis­mos de se­gu­ri­dad con­fia­bles y cer­ti­fi­ca­dos.

M.SC. Willy Car­va­jal PRO­FE­SOR DE DE­RE­CHO, ES­PE­CIA­LIS­TA EN COM­PE­TEN­CIA Y CON­SU­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.