Re­glas te­le­tra­ba­jo

Cual­quier or­ga­ni­za­ción de­be te­ner cla­ro que im­ple­men­tar te­le­tra­ba­jo re­quie­re de un cam­bio or­ga­ni­za­cio­nal y por en­de es­ta­ble­cer acuer­dos con sus co­la­bo­ra­do­res co­mo cuál equi­po tec­no­ló­gi­co se va a te­le­tra­ba­jar por cuán­to tiem­po y cuán­tos días.

Mercados & Tendencias El Salvador - - SUMARIO - Ma­ría Mel­ba Calero

No es una mo­da­li­dad pa­ra to­dos y de­be lle­var su­per­vi­sión ade­cua­da

Aun­que el te­le­tra­ba­jo exis­te ha­ce unos 20 años y se en­cuen­tra con­tem­pla­do en las le­gis­la­cio­nes de Cos­ta Ri­ca, las per­so­nas des­co­no­cen de qué se tra­ta y ave­ces las con­fun­den con va­ca­cio­nes o tiem­po pa­ra ha­cer man­da­dos y es­to in­du­da­ble­men­te no es así.

Es­ta mo­da­li­dad de tra­ba­jo es una op­ción que da el em­plea­dor don­de sus co­la­bo­ra­do­res de­ben en­ten­der­la co­mo tal, es­to se lo­gra con in­for­mación y edu­ca­ción des­de los go­bier­nos cen­tra­les y mi­nis­te­rios de tra­ba­jo quie­nes de­ben edu­car a la po­bla­ción so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­lle­va.

De acuer­do al Dr. Pa­blo José Cruz, di­rec­tor de P&R Con­sul­to­res en­tre los be­ne­fi­cios que pro­por­cio­na el te­le­tra­ba­jo, a las em­pre­sas que im­ple­men­tan se en­cuen­tra el aho­rro de mi­les de dó­la­res anual­men­te asi- mis­mo el co­la­bo­ra­dor se con­vier­te en su pro­pio ad­mi­nis­tra­dor de tiem­po fu­sio­nan­do lo la­bo­ral con lo fa­mi­liar. “Es­to pa­ra mu­chí­si­mas per­so­nas re­sul­ta de enor­me va­lor ya que re­cu­pe­ra tiem­pos que por des­pla­za­mien­tos no se te­nía an­te­rior­men­te; en es­te sen­ti­do la au­to­no­mía per­mi­te uti­li­zar for­mas mix­tas de tra­ba­jo don­de el co­la­bo­ra­dor pue­de Ad­mi­nis­trar su tiem­po de me­jor for­ma vol­vién­do­lo más pro­duc­ti­vo”, afir­ma.

Otro pun­to a fa­vor se­gún Cruz son los des­pla­za­mien­tos ya que vi­vi­mos en una re­gión co­lap­sa­da por el trán­si­to, no so­lo en Cos­ta Ri­ca su­ce­de tam­bién en to­da Amé­ri­ca La­ti­na des­de México, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor has­ta el cono sur de Pe­rú, Chi­le y Ar­gen­ti­na. Es­to se tra­du­ce a más gas­tos de hi­dro­car­bu­ros, flo­tas de vehícu­los y más con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

El fi­jar las re­glas del jue­go per­mi­te al em­plea­dor to­tal cla­ri­dad en es­te te­ma, la ma­yo­ría de las le­gis­la­cio­nes en su de­fi­ni­ción con­tem­plan las nor­mas que se de­be se­guir en es­tos asun­tos lo cual le da ma­yor for­ta­le­za en es­tas si­tua­cio­nes. En es­ta lí­nea es im­por­tan­te de­jar cla­ro que el co­la­bo­ra­dor se en­cuen­tra la­bo­ran­do en una jor­na­da y por lo tan­to es­tá cu­bier­to se­gún las ga­ran­tías nor­ma­les de cual­quier co­la­bo­ra­dor Pa­blo José Cruz, Di­rec­tor de P& R Con­sul­to­res

“Po­de­mos se­guir de­fi­nien­do más los be­ne­fi­cios des­de la in­te­gra­ción de po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles a la vi­da la­bo­ral, has­ta la re­duc­ción de cos­tos por in­fra­es­truc­tu­ra, atrac­ción de ta­len­to, au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad pa­ra las em­pre­sas y ca­li­dad de vi­da pa­ra los co­la­bo­ra­do­res”, ma­ni­fies­ta Cruz.

Las re­glas del jue­go

Se­gún MSC. Adriana Ovie­do Ve­ga, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma de Te­le­tra­ba­jo en Cos­ta Ri­ca, las per­so­nas que te­le­tra­ba­jan lo ha­cen des­de sus do­mi­ci­lios, pe­ro es­te se pue­de rea­li­zar des­de cual­quier lu­gar siem­pre y cuan­do exis­tan las con­di­cio­nes de co­ne­xión y el equi­po tec­no­ló­gi­co re­que­ri­do pa­ra rea­li­zar las ta­reas.

Pa­ra Cruz es­ta for­ma de la­bo­rar no es una mo­da, sino una ten­den­cia que pa­re­cie­ra no des­apa­re­cer y más bien se es­tá vol­vien­do una ne­ce­si­dad, por lo tan­to se de­be ini­ciar un pro­ce­so de for­ma­ción y ex­plo­ra­ción. El es­pe­cia­lis­ta re­cal­ca tie­nen que to­mar en cuen­ta có­mo desa­rro­llar un pro­ce­so pa­ra po­der im­ple­men­tar el te­le- tra­ba­jo; em­pe­za­do por el aná­li­sis de pues­tos, de­sa­rro­llo de pro­ce­di­mien­tos le­ga­les, im­ple­men- ta­ción de TICS y la se­lec­ción de per­so­nal idó­neo.

“Al­go muy im­por­tan­te que el em­pre­sa­rio de­be sa­ber es que a la ho­ra de im­ple­men­tar es­ta mo­da­li­dad, se ob­tie­nen be­ne­fi­cios a muy cor­to pla­zo. Una re­gla im­por­tan­tí­si­ma que de­be eje­cu­tar el em­pre­sa­rio es que exis­te un sis­te­ma me­to­do­ló­gi­co pa­ra la se­lec­ción de los co­la­bo­ra­do­res así co­mo pa­ra el fun­cio­na­mien­to del mis­mo. Tam­bién otra re­gla de oro es que la to­ma de de­ci­sio­nes de­be rea­li­zar­la per­so­nal pre­via­men­te ca­pa­ci­ta­do y de­be cum­plir con las nor­mas éti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra que el fun­cio­na­mien­to sea el óp­ti­mo”, ex­pre­sa Cruz.

Por otro la­do, las em­pre­sas de­ben de­fi­nir el te­ma de la se­gu­ri­dad so­cial de sus co­la­bo­ra­do­res des­de las eta­pas de pla­nea­ción del te­le­tra­ba­jo den­tro de las es­truc­tu­ras de los con­tra­tos la­bo­ra­les en las cua­les­tie­ne que de­ta­llar­se cla­ra­men­te dón­de y cuán­do la per­so­nas pue­de rea­li­zar te­le­tra­ba­jo, es­to per­mi­te la cla­ri­dad ju­rí­di­ca en ca­so de ac­ci­den­tes e in­clu­si­ve la muer­te de un co­la­bo­ra­dor.

“El fi­jar las re­glas del jue­go per­mi­te al em­plea­dor to­tal cla­ri­dad en es­te te­ma, la ma­yo­ría de las le­gis­la­cio­nes

El te­le­tra­ba­ja­dor ideal es la per­so­na vi­go­ro­sa­men­te au­to­mo­ti­va­da y au­to­dis­ci­pli­na­da, es de­cir, quien tie­ne to­das las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das pa­ra el desem­pe­ño de su tra­ba­jo; así co­mo tam­bién dis­po­ne de to­das las con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra te­le­tra­ba­jar

en su de­fi­ni­ción con­tem­plan las nor­mas que se de­be se­guir en es­tos asun­tos lo cual le da ma­yor for­ta­le­za en es­tas si­tua­cio­nes. En es­ta lí­nea es im­por­tan­te de­jar cla­ro que el co­la­bo­ra­dor se en­cuen­tra la­bo­ran­do en una jor­na­da y por lo tan­to es­tá cu­bier­to se­gún las ga­ran­tías nor­ma­les de cual­quier co­la­bo­ra­dor”, afir­ma Cruz.

En cam­bio, Ve­ga afir­ma que la co­ber­tu­ra de ries­gos la­bo­ra­les del INS ex­tien­de su ran­go in­clu­si­ve a las per­so­nas que es­tán te­le­tra­ba­jan­do, siem­pre y cuan­do es­té de­bi­da­men­te no­ti­fi­ca­do que el co­la­bo­ra­dor es­tá te­le­tra­ba­jan­do, por lo tan­to, no se de­be ad­qui­rir nin­gún se­gu­ro adi­cio­nal. “Lo im­por­tan­te en es­te te­ma es que quien te­le­tra­ba­je de­be es­tar cla­ro que en ca­so de su­frir un ac­ci­den­te, por ejem­plo des­de su do­mi­ci­lio, el INS de­be­rá ana­li­zar si co­rres­pon­de a un ac­ci­den­te la­bo­ral o no, pues el INS cu­bri­rá con la pó­li­za so­lo aque­llos ac­ci­den­tes que se ha­yan ge­ne­ra­do cuan­do el co­la­bo­ra­dor es­té rea­li­zan­do al­gu­na de las fun­cio­nes asig­na­das por el pa­trono, no otras ac­ti­vi­da­des per­so­na­les, por ejem­plo”, es­pe­ci­fi­ca.

¿Có­mo sa­ber quién es ap­to pa­ra te­le­tra­ba­jar?

Ya que mu­chas per­so­nas no pue­den lle­gar a un acuer­do con su se­gu­ro so­cial, es im­por­tan­te que des­de el re­clu­ta­mien­to se reali­cen in­da­ga­cio­nes de las ex­pec­ta­ti­vas y com­por­ta­mien­tos del fu­tu­ro te­le­tra­ba­ja­dor. Pa­ra Ovie­do las com­pe­ten­cias que los co­la­bo­ra­do­res de­ben te­ner pa­ra te­le­tra­ba­jar se pue­den­cla­si­fi­car en dos com­pe­ten­cias ge­ne­ra­les; ta­les co­mo au­to­mo­ti­va­ción, au­to­dis­ci­pli­na, so­cia­li­za­ción y la me­jo­ra per­ma­nen­te.

Mien­tras que las com­pe­ten­cias téc­ni­cas o de co­no­ci­mien­to son las tec­no­ló­gi­cas; las cua­les es­tán aso­cia­das a la apli­ca­ción de he­rra­mien­tas de ofi­ci­na en el pro­ce­sa­mien­to de in­for­mación; el uso efi­cien­te de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, la op­ti­mi­za­ción del­ren­di­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra y la ga­ran­tía de la se­gu­ri­dad de las he­rra­mien­tas­de la in­for­mación.

Por lo tan­to, el te­le­tra­ba­ja­dor ideal es la per­so­na vi­go­ro­sa­men­te au­to­mo­ti­va­da y au­to­dis­ci­pli­na­da, es de­cir, quien tie­ne to­das las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das pa­ra el­de­sem­pe­ño de su tra­ba­jo; así co­mo tam­bién dis­po­ne de to­das las con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra te­le­tra­ba­jar.

Pa­ra Ovie­do las com­pe­ten­cias que los co­la­bo­ra­do­res de­ben te­ner pa­ra te­le­tra­ba­jar se pue­den­cla­si­fi­car en dos com­pe­ten­cias ge­ne­ra­les; ta­les co­mo au­to­mo­ti­va­ción, au­to­dis­ci­pli­na, so­cia­li­za­ción y la me­jo­ra per­ma­nen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.