¡EXPRIMA EL TA­LEN­TO DE LOS CREA­TI­VOS!

Mercados & Tendencias El Salvador - - EDITORIAL - Mau­ri­cio Monge EDI­TOR EN JE­FE mau­ri­cio.monge@gru­po­cer­ca.com

¿Cuán­to sa­be us­ted de la Eco­no­mía Na­ran­ja? ¿Sa­be que es una de las in­dus­trias más pro­duc­ti­vas y en cre­ci­mien­to a ni­vel mun­dial? Con más de 29 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, la lla­ma­da eco­no­mía de la crea­ti­vi­dad tie­ne que ver con las ar­tes vi­sua­les: la pin­tu­ra, la fo­to­gra­fía, la mo­da, la al­ta cos­tu­ra, el tea­tro, la dan­za, la mú­si­ca, los con­cier­tos, los cir­cos, las pa­sa­re­las, las ar­te­sa­nías, la gas­tro­no­mía, los mu­seos, las ga­le­rías, los par­ques naturales, la ar­qui­tec­tu­ra, los fes­ti­va­les, los car­na­va­les, los li­bros, las re­vis­tas, los pe­rió­di­cos, las li­bre­rías, la edi­ción, la im­pre­sión, el ci­ne, la te­le­vi­sión, la ra­dio, las jo­yas, los ju­gue­tes y has­ta el di­se­ño de in­te­rio­res. Sí, es un mun­do di­ver­so de opor­tu­ni­da­des, pro­duc­tos y ser­vi­cios que en mu­chas oca­sio­nes sub­es­ti­ma­mos des­de la pers­pec­ti­va del ne­go­cio. Los ex­per­tos atri­bu­yen el con­cep­to “na­ran­ja” a es­ta in­dus­tria co­mo una ana­lo­gía a ex­pri­mir el ta­len­to de los co­la­bo­ra­do­res pa­ra trans­for­mar­lo en pro­duc­tos in­no­va­do­res y lle­nos de va­lor in­te­lec­tual. Hoy en día, cuan­do la trans­for­ma­ción di­gi­tal jue­ga un pa­pel vi­tal en to­das las or­ga­ni­za­cio­nes, pen­sar en las lla­ma­das soft skills o ha­bi­li­da­des blan­das es ca­si una obli­ga­ción. En po­cos me­ses, o años, las ta­reas ope­ra­ti­vas se­rán, en me­nor o ma­yor me­di­da, au­to­ma­ti­za­das. En ese mo­men­to nos to­ca­rá de­ci­dir qué ha­cer en nues­tras em­pre­sas con el re­cur­so hu­mano. Los ro­bots y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se­rán los gran­des dis­rup­to­res de la in­dus­tria pe­ro, por aho­ra, no po­drán desem­pe­ñar ta­reas crea­ti­vas, in­no­va­do­ras y, por en­de, hu­ma­nas. Es pre­ci­sa­men­te aquí don­de de­be­mos ver una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra sa­car pro­ve­cho de to­do ese co­no­ci­mien­to, ini­cia­ti­vas y ta­len­to de una in­dus­tria tan fuer­te y con­so­li­da­da co­mo és­ta. Se­gún el in­for­me del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo* “La Eco­no­mía Na­ran­ja, una opor­tu­ni­dad in­fi­ni­ta”, la de­lan­te­ra la lle­va­rán las na­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes con una es­tra­te­gia di­gi­tal in­ten­si­va en “men­te­fac­tu­ra” y que ha­gan de es­ta ten­den­cia el eje prin­ci­pal de su desa­rro­llo pa­ra la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y ri­que­za. Un dato na­da des­pre­cia­ble es que en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be exis­ten 107 mi­llo­nes de jó­ve­nes en­tre 14 y 24 años que, fá­cil­men­te, po­drían par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en mo­de­los de ne­go­cio de es­te ti­po. ¿Qué se ne­ce­si­ta? El ac­ce­so es la cla­ve, al igual que la in­ter­ac­ción en­tre las au­dien­cias, el con­te­ni­do, los em­pren­de­do­res, la tec­no­lo­gía y los crea­ti­vos. Una per­so­na u or­ga­ni­za­ción que lo­gre com­bi­nar y tra­zar to­dos es­tos ele­men­tos po­drá ge­ne­rar una in­no­va­ción cen­tra­da en el cru­ce de ideas, usos, in­ter­pre­ta­cio­nes y cos­tum­bres. El desa­rro­llo de la Eco­no­mía Na­ran­ja tam­bién per­mi­ti­rá ce­rrar las bre­chas so­cia­les y acer­car a las per­so­nas con me­nos re­cur­sos a las más pri­vi­le­gia­das, com­par­tien­do un pro­pó­si­to co­mún. Aun­que ya se han lo­gra­do im­por­tan­tes avan­ces en el te­ma, aún que­da mu­cho por ha­cer. A lo lar­go del con­ti­nen­te, de­fen­so­res de las ar­tes y le­gis­la­do­res por igual han ar­gu­men­ta­do que de­bi­do a cam­bios en la eco­no­mía glo­bal de­bi­dos a la glo­ba­li­za­ción, la di­gi­ta­li­za­ción, el au­men­to del tra­ba­ja­dor del co­no­ci­mien­to; el au­ge de la pro­pie­dad in­te­lec­tual y cier­tos cam­bios en el con­su­mo de en­tre­te­ni­mien­to, han te­ni­do un efec­to ca­ta­lí­ti­co en el ar­te y la cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.