El ar­te de in­no­var

Mercados & Tendencias El Salvador - - OPINIÓN - Belkys Lais Cas­ti­llo DI­GI­TAL ADVERTISINGCONSULTANT DE TE­LE­FÓ­NI­CA

Han no­ta­do al­gu­na vez que la ma­ne­ra en que rea­li­za­mos nues­tras ac­ti­vi­da­des es la mis­ma to­dos los días? ¿ Han lle­ga­do a un pun­to don­de sa­ben que se pue­de me­jo­rar, pe­ro no tie­nen un plan o in­clu­so la vo­lun­tad pa­ra lle­var­lo a ca­bo? To­do cam­bia, pe­ro no­so­tros no.

El mun­do ha cam­bia­do de una ma­ne­ra ex­po­nen­cial gra­cias al uso glo­ba­li­za­do de las nue­vas tec­no­lo­gías, que ca­da vez nos co­nec­tan más, por lo cual se nos ha­ce ur­gen­te res­pon­der a las exi­gen­cias del día a día. Es por ello que la in­no­va­ción jue­ga un pa­pel tan im­por­tan­te, pues no so­lo es un ca­pi­tal de opor­tu­ni­da­des, sino que tam­bién op­ti­mi­za los pro­ce­sos de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­mos cons­tan­te­men­te.

Ge­ne­ral­men­te, cuan­do nos re­fe­ri­mos a la in­no­va­ción ten­de­mos a con­si­de­rar­la des­de las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas y so­cia­les, pe­ro es­te con­cep­to ca­la a ni­vel per­so­nal en nues­tra co­ti­dia­ni­dad, pues to­da em­pre­sa y co­mu­ni­dad es­tá ba­sa­da en per­so­nas que apor­tan, tan­to a ni­vel de las ideas co­mo co­mo en de la ac­ti­tud.

Ba­jo es­ta pers­pec­ti­va de­be­mos rein­ven­tar la ma­ne­ra con la cual en­fren­ta­mos las si­tua­cio­nes y los re­tos. Ya no bas­ta con ser ori­gi­nal o crea­ti­vo, de­be­mos ser fun­cio­na­les pa­ra no­so­tros y nues­tro en­torno.

Exis­ten cier­tos as­pec­tos que de­be­mos to­mar en cuen­ta al re­fe­rir­nos a la in­no­va­ción pa­ra el cre­ci­mien­to per­so­nal, los que for­ta­le­ce­rán y am­plia­rán nues­tras ha­bi­li­da­des:

Ac­ti­tud po­si­ti­va. Nues­tras ener­gías de­ben en­fo­car- se en lo­grar un com­pro­mi­so in­tra­per­so­nal pa­ra al­can­zar las me­tas y lle­gar a nues­tro má­xi­mo po­ten­cial.

Me­jo­rar el en­torno co­no­ci­do. Apo­yar­se en la ob­ser­va­ción de las nue­vas ten­den­cias pa­ra en­con­trar las opor­tu­ni­da­des.

Co­no­cer áreas inex­plo­ra­das. Aven­tu­rar­nos en zo­nas de in­cer­ti­dum­bre pue­de dar­nos nue­vas pers­pec­ti­vas, a pe­sar del ries­go que pue­dan ge­ne­rar, ya que es un apren­di­za­je de va­lor a lar­go pla­zo. Aban­do­nar las ideas li­mi­ta­das que te­ne­mos so­bre no­so­tros es fun­da­men­tal pa­ra el cre­ci­mien­to.

Eva­lua­ción de co­no­ci­mien­tos. Es im­pres­cin­di­ble ana­li­zar el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do, pa­ra re­di­ri­gir las ru­tas de apren­di­za­jes ha­cia for­mas que nos ga­ran­ti­cen, en el fu­tu­ro, ideas que pue­dan cam­biar el pa­no­ra­ma ac­tual.

Ela­bo­rar un plan. Fun­cio­na­li­dad y fle­xi­bi­li­dad son las cla­ves pa­ra lle­gar a las me­tas que nos pro­pon­ga­mos. Si bien po­de­mos te­ner ob­je­ti­vos muy bien de­fi­ni­dos, el ca­mino pa­ra lle­gar a ellos de­be ser fá­cil de re­for­mu­lar, pa­ra no frus­trar­nos y en­ca­mi­nar­nos co­rrec­ta­men­te.

De es­ta ma­ne­ra se rom­pen los si­los y po­de­mos for­jar nue­vos pa­tro­nes de edu­ca­ción, par­ti­ci­pa­ción, di­rec­ción y ge­ren­cia; los que nos ha­rán ali­near a la par de las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del úl­ti­mo si­glo.

Po­de­mos plan­tear­nos las si­guien­tes pre­gun­tas. ¿ Si te­ne­mos avan­ces a ni­vel de co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción, por qué se­gui­mos edu­can­do en au­las con me­to­do­lo­gías de ha­ce un si­glo? ¿ Por qué los mo­de­los de Start Up re­sul­tan tan efi­ca­ces con po­cas per­so­nas, pe­ro se si­guen crean­do mo­de­los verticales de em­pre­sas? Y, una de las pre­gun­tas más im­por­tan­tes: ¿ Por qué si he­mos lle­ga­do a un ni­vel má­xi­mo de in­no­va­ción no he­mos po­di­do crear de ma­ne­ra ma­si­va me­jo­res mo­de­los de or­ga­ni­za­ción?

Mien­tras no ha­ga­mos es­tos cam­bios a ni­vel in­tra­per­so­nal, no ha­brá cam­bios no­to­rios a ni­vel de co­mu­ni­dad y so­cie­dad.

De­be­mos rein­ven­tar la ma­ne­ra con la cual en­fren­ta­mos las si­tua­cio­nes y los re­tos. Ya no bas­ta con ser ori­gi­nal o crea­ti­vo, de­be­mos ser fun­cio­na­les pa­ra no­so­tros y nues­tro en­torno

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.