¿Es­tán los MBA en de­cli­ve?

A pe­sar de la fe­ro­ci­dad de la edu­ca­ción on­li­ne, las so­li­ci­tu­des pa­ra es­tu­diar de for­ma pre­sen­cial au­men­ta­ron en el mun­do. Por QS Quac­qua­re­lli Sy­monds

Mercados & Tendencias El Salvador - - ES­PE­CIAL UNI­VER­SI­DA­DES -

En los úl­ti­mos me­ses, al­gu­nos ti­tu­la­res han di­vul­ga­do la idea de que el tí­tu­lo de MBA es­tá en de­cli­ve ter­mi­nal. Los de­trac­to­res han ar­gu­men­ta­do que el gra­do ofre­ce po­ca ex­pe­rien­cia prác­ti­ca y fo­men­ta el pen­sa­mien­to rí­gi­do y ad­ver­so al ries­go. Por es­ta ra­zón ca­be pre­gun­tar­se: ¿el MBA, que exis­te des­de ha­ce más de un si­glo, tie­ne una tra­yec­to­ria des­cen­den­te?

La evi­den­cia su­gie­re que to­da­vía es­tá pros­pe­ran­do en las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes. A ni­vel mun­dial, las so­li­ci­tu­des de MBA au­men­ta­ron un 6% en el pe­río­do 2016/17, se­gún el Con­se­jo de Ad­mi­sión de Pos­gra­do en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (GMAC).

Pe­ro, ¿cuá­les son los be­ne­fi­cios cla­ve de es­te tí­tu­lo? Est­her Mag­na, con­sul­to­ra se­nior de MBA en Stacy Black­man Con­sul­ting, una fir­ma de ad­mi­sio­nes, di­ce que los can­di­da­tos es­tu­dian un MBA pa­ra ga­nar le­gi­ti­mi­dad de mar­ca, con­tac­tos y las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas y ana­lí­ti­cas en las em­pre­sas.

“Los be­ne­fi­cios su­pe­ran los dó­la­res de ma­trí­cu­la. Los pro­gra­mas Qua­lity MBA ofre­cen el tiem­po de una in­tros­pec­ción ri­gu­ro­sa, jun­to con las he­rra­mien­tas y los mar­cos pa­ra lo­grar una ex­ce­len­cia du­ra­de­ra”, apun­ta la ex­per­ta.

Sin em­bar­go, el éxi­to no es com­par­ti­do por to­das las ins­ti­tu­cio­nes. Los que se ubi­can en la ci­ma de ran­kings pro­mi­nen­tes, pa­re­cen es­tar per­dien­do so­li­ci­tan­tes. Hay un “vue­lo ha­cia la ca­li­dad”: los pro­gra­mas de MBA más pe­que­ños en el ni­vel me­dio son ex­pri­mi­dos por los tí­tu­los de maes­tría on­li­ne y es­pe­cia­li­za­dos, que tie­nen pro­gra­mas si­mi­la­res, pe­ro se pue­den to­mar in­me­dia­ta­men­te des­pués de un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. Tam­bién re­quie­ren me­nos tiem­po o me­nos de la fuer­za de tra­ba­jo, y en al­gu­nos ca­sos cues­tan la mi­tad que un MBA.

Los pro­gra­mas de MBA con me­nos de 200 es­tu­dian­tes vie­ron que las apli­ca­cio­nes ca­ye­ron un 6% el año pa­sa­do, di­ce GMAC. Com­pa­ra­ti­va­men­te, las ins­crip­cio­nes en maes­trías es­pe­cia­li­za­das, co­mo la maes­tría en ad­mi­nis­tra­ción, ca­si se han du­pli­ca­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, di­ce el or­ga­nis­mo acre­di­ta­dor de es­cue­las de ne­go­cios AACSB In­ter­na­tio­nal.

Ka­ren Marks, pre­si­den­ta de North Star Ad­mis­sions Con­sul­ting, en­fa­ti­za que el MBA “es un tí­tu­lo cos­to­so” y agre­ga que “es más fá­cil pa­ra los can­di­da­tos jus­ti­fi­car el cos­to, si es­tán in­vir­tien­do en un tí­tu­lo de un pro­gra­ma al­ta­men­te se­lec­ti­vo. Las me­jo­res es­cue­las tie­nen re­des de exa­lum­nos bien es­ta­ble­ci­das, pres­ti­gio glo­bal y ex­ce­len­tes ta­sas de co­lo­ca­ción”.

Las es­cue­las de ni­vel me­dio son in­ver­sio­nes más ries­go­sas. Uno de los pro­ble­mas es la for­ta­le­za de la red de exa­lum­nos, que “pue­de ser más dé­bil en las es­cue­las de me­nor ran­go”, agre­ga Marks. “Los alum­nos de ha­ce una dé­ca­da po­drían no es­tar sú­per com­pro­me­ti­dos, si no tu­vie­ran una gran ex­pe­rien­cia”.

FAC­TO­RES RE­GIO­NA­LES

Tam­bién hay fac­to­res re­gio­na­les en

jue­go. Las es­cue­las es­ta­dou­ni­den­ses se preo­cu­pan por la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que ha­ce des­ca­rri­lar el cre­ci­mien­to de sus apli­ca­cio­nes. Los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de ve­nir a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ob­te­ner su MBA con la re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gra­to­ria de la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump, se­gún una en­cues­ta de Ca­rring­ton Crisp, una con­sul­to­ra de edu­ca­ción.

El mis­mo es­tu­dio no­tó un efec­to ne­ga­ti­vo si­mi­lar en el Reino Uni­do, don­de los es­tu­dian­tes se preo­cu­pan de có­mo Bre­xit ten­dría un im­pac­to en sus pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les. El for­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía de los Es­ta­dos Uni­dos tam­bién es­tá di­sua­dien­do a las per­so­nas de ob­te­ner un MBA a tiem­po com­ple­to por­que el mer­ca­do la­bo­ral es só­li­do.

En­ton­ces, ¿qué es­tán ha­cien­do las es­cue­las in­ter­me­dias en un in­ten­to de man­te­ner sus nú­me­ros de es­tu­dian­tes? Ade­más de pre­sen­tar de ma­ne­ra per­sua­si­va su pro­pues­ta de va­lor, al­gu­nos pue­den con­si­de­rar se­lec­cio­nar a los can­di­da­tos con más cui­da­do pa­ra de­ter­mi­nar la per­so­na­li­dad y el ajus­te.

“La sa­tis­fac­ción del es­tu­dian­te es un fac­tor en al­gu­nos ran­kings, pe­ro lo más im­por­tan­te es que las me­jo­res es­cue­las tie­nen en­tor­nos di­ná­mi­cos y de apo­yo”, re­cal­ca Marks. Ade­más, “si las es­cue­las se cen­tran por com­ple­to en los pun­ta­jes de las prue­bas y los pro­me­dios de ca­li­fi­ca­cio­nes, no atrae­rán a una cohor­te fuer­te”, se­ña­la.

La ex­per­ta agre­ga que los can­di­da­tos al MBA “po­drían ser per­sua­di­dos de ele­gir una es­cue­la de ni­vel me­dio que sea una ex­ce­len­te op­ción pa­ra un pro­gra­ma de ma­yor je­rar­quía, por lo que es im­por­tan­te es­ta­ble­cer y co­mer­cia­li­zar una iden­ti­dad cul­tu­ral só­li­da”.

A pe­sar de la caí­da ge­ne­ral de las apli­ca­cio­nes pa­ra los MBA de EE.UU. (di­ce GMAC), to­da­vía es muy di­fí­cil in­gre­sar. “No im­por­ta cuán úni­co e im­pre­sio­nan­te sea su cu­rrí­cu­lum, siem­pre ha­brá al­guien que ten­ga un per­fil más so­bre­sa­lien­te”, apun­ta Mag­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.