In­no­va­do­res

Ro­sa­lind In­no­va­tions es una em­pre­sa que se enfoca en que ca­da ta­ller bio­tec­no­ló­gi­co sea una ex­pe­rien­cia muy di­ver­ti­da, re­crea­ti­va, y de va­lor pa­ra el cre­ci­mien­to tan­to in­te­lec­tual co­mo so­cial de los jó­ve­nes.

Mercados & Tendencias El Salvador - - SUMARIO - Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro

Eco­fil­tro, una em­pre­sa gua­te­mal­te­ca con pro­pó­si­to

Es­te pro­yec­to cos­ta­rri­cen­se ini­ció cuan­do sus co­fun­da­do­res So­fía Mi­ran­da, Sil­ver Ce­ba­llos, Ke­vin Que­sa­da y Mar­ce­lo Cas­tro Al­pi­zar se die­ron cuen­ta, al sa­lir de la ca­rre­ra en bus­ca de em­pleo, que exis­ten mu­chas per­so­nas que des­co­no­cen las la­bo­res de un bio­tec­nó­lo­go y su apor­te a di­fe­ren­tes in­dus­trias, ade­más que el pú­bli­co ge­ne­ral, tam­bién po­see un gran co­no­ci­mien­to de lo que tra­ta es­ta ra­ma de la cien­cia.

“La bio­tec­no­lo­gía es par­te del dia­rio vi­vir, des­de pro­ce­sos sen­ci­llos co­mo la pro­duc­ción de pan, yo­gurt o cer­ve­za, has­ta en pro­duc­tos más mo­der­nos co­mo su­ple­men­tos de pro­bió­ti­cos o has­ta tra­ta­mien­tos a en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer, se de­be bus­car acer­car to­do lo que su­ce­de en los la­bo­ra­to­rios a la so­cie­dad. Por otra par­te, el avan­ce de la tec­no­lo­gía y un po­co de crea­ti­vi­dad per­mi­ten que ac­tual­men­te mu­chos ex­pe­ri­men­tos y pro­ce­sos que an­tes se li­mi­ta­ban a los la­bo­ra­to­rios de uni­ver­si­da­des o em­pre­sas, pue­dan ser sa­ca­dos de es­tos lu­ga­res pa­ra lle­var­los aún más cer­ca de la so­cie­dad”, ex­pli­ca Mar­ce­lo Cas­tro, In­ge­nie­ro en bio­tec­no­lo­gía y co fun­da­dor de Ro­sa­lind In­no­va­tions.

Es­ta em­pre­sa de edu­ca­ción cien­tí­fi­ca ofre­ce una al­ter­na­ti­va que no se ha­bía vis­to en Cos­ta Ri­ca y en La­ti­noa­mé­ri­ca, la cual con­sis­te en rea­li­zar ta­lle­res de bio­tec­no­lo­gía y bio­lo­gía en las au­las de los co­le­gios. Lle­var es­tos ta­lle­res a los co­le­gios ha si­do muy com­pli­ca­do his­tó­ri­ca­men­te, de­bi­do a que los ex­pe­ri­men­tos y equi­pos sue­len ser ca­ros o di­fí­ci­les de ma­ni­pu­lar, su­ma­do al he­cho de que se tra­ba­jan con mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos, los cua­les re­quie­ren te­ner nor­mas de se­gu­ri­dad ri­gu­ro­sas.

Por es­ta ra­zón, gra­cias a mu­cha crea­ti­vi­dad, ac­ce­so a tec­no­lo­gía y he­rra­mien­tas mo­der­nas han crea­do un la­bo­ra­to­rio de bio­tec­no­lo­gía mó­vil don­de los alum­nos del colegio pue­den te­ner to­das las se­ma­nas ex­pe­ri­men­tos nue­vos, desa­rro­llar ha­bi­li­da­des de pen­sa­mien­to crí­ti­co y cien­tí­fi­co, des­cu­brir la na­tu­ra­le­za y el po­ten­cial de es­ta pa­ra ser apro­ve­cha­da en di­ver­si­dad de pro­ce­sos.

“El ser­vi­cio de ta­lle­res ex­pe­ri­men­ta­les pa­ra co­le­gios es nues­tro prin­ci­pal en­fo­que, sin em­bar­go, tam­bién ofre­ce­mos cur­sos de ac­tua­li­za­ción pro­fe­sio­nal pa­ra pro­fe­so­res de colegio y ase­so­ría en pro­yec­tos de fe­ria cien­tí­fi­ca”, ma­ni­fies­ta Cas­tro.

Cuan­do se ini­cia­ron los ta­lle­res, la in­ver­sión era cer­ca­na a los US$ 2400 y el prin­ci­pal obs­tácu­lo que tu­vie­ron que en­fren­tar fue en­trar al mer­ca­do de edu­ca­ción, con un pro­duc­to tan di­fe­ren­te. En el ca­so de la bio­tec­no­lo­gía, las ins­ti­tu­cio­nes no en­ten­dían de qué se tra­tan los la­bo­ra­to­rios y có­mo era po­si­ble lle­var­los a ca­bo, no obs­tan­te la cons­tan­te in­no­va­ción y ac­tua­li­za­ción de sus prác­ti­cas, apar­te el he­cho de pro­cu­rar te­ner tu­to­res jó­ve­nes ayu­dó a que con­si­guie­ran el éxi­to.

A lo lar­go del ca­mino, es­tos em­pren­de­do­res han apren­di­do que la re­si­len­cia y te­ner una me­ta cla­ra es de gran im­por­tan­cia, “usual­men­te cuan­do las puer­tas de unas ins­ti­tu­ción no se nos abren o to­pa­mos con per­so­nas que no es­tán in­tere­sa­das en nues­tros ser­vi­cios es des­mo­ti­van­te, ya que ca­da lu­gar nue­vo im­pli­ca una in­ver­sión de tiem­po y es­fuer­zo im­por­tan­te, sin em­bar­go, en nues­tro equi­po nos ayu­da­mos en­tre to­dos a se­guir mo­ti­va­dos y dar lo me­jor a ca­da ins­ti­tu­ción que nos abre sus puer­tas y dar­les los me­jo­res ta­lle­res a sus es­tu­dian­tes”, cuen­ta Cas­tro.

Su mo­de­lo de ne­go­cios y vi­sión es po­der con­ver­tir los pro­gra­mas en una fran­qui­cia, y es por es­to que ca­da ta­ller y pro­gra­ma cien­tí­fi­co po­see re­gis­tros per­fec­ta­men­te re­pli­ca­bles, los cua­les pre­ten­den ser fran­qui­cia­dos a per­so­nas o em­pre­sas in­tere­sa­das en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

Por otra par­te,a cor­to pla­zo “es­ta­mos agen­dan­do los pro­gra­mas cien­tí­fi­cos 2019 en co­le­gios, es­tos son pro­gra­mas de 8 se­ma­nas con se­sio­nes se­ma­na­les que pue­den ser adap­ta­dos a los re­que­ri­mien­tos de ca­da ins­ti­tu­ción, por lo que to­das las per­so­nas in­tere­sa­das en lle­var es­tos pro­gra­mas a sus ins­ti­tu­cio­nes nos pue­den con­tac­tar pa­ra en­con­trar el pro­gra­ma que me­jor se adap­te a sus con­di­cio­nes”, fi­na­li­za Cas­tro.

Has­ta la fe­cha Ro­sa­lind In­no­va­tions ha si­do re­co­no­ci­do por la com­pe­ten­cia RE­TO PAÍS, don­de ga­na­ron la ca­te­go­ría Pa­ri­dad de gé­ne­ro en edu­ca­ción. Tam­bién fue­ron de­no­mi­na­dos em­pre­sa de in­te­rés pa­ra el desa­rro­llo de La­ti­noa­mé­ri­ca ha­cia la bio­eco­no­mía en la cum­bre ALLBIOTECH, la cual se lle­vó a ca­bo en San­tia­go, Chi­le en oc­tu­bre del 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.