BO­RRA­CHOS A LOS 13 AÑOS

Ivres à 13 ans

Vocable (Espagnol) - - Société -

La mort d’une ado­les­cen­te de 12 ans après un co­ma éthy­li­que à Madrid le mois der­nier a bou­le­ver­sé tou­te l’Es­pag­ne. Les mé­de­cins et les as­so­cia­tions ti­rent la son­net­te d’alar­me fa­ce à une initia­tion cha­que fois plus pré­co­ce aux bois­sons al­coo­li­sées et au cé­lè­bre «bo­te­llón», coutu­me con­sis­tant à se ras­sem­bler dans la rue pour con­som­mer de l’al­cool. "Et si on ten­tait de fai­re de la pré­ven­tion au­tre­ment ?" s’in­te­rro­gent les ex­perts.

Me da una bo­te­lla de gi­ne­bra, por fa­vor? —¿La quie­res gran­de o pe­que­ña? per­so­na que se dis­po­ne a com­prar el li­cor es una ado­les­cen­te de 14 años. Me­nu­da, mo­re­na, sin pin­tar, con ‘brac­kets’ en los dien­tes y el pe­lo re­co­gi­do en una co­le­ta, Lau­ra apa­ren­ta los años que tie­ne. Ni uno más. Qui­zá in­clu­so al­guno me­nos. A pe­sar de ello, le re­sul­ta muy fá­cil con­se­guir un vier­nes por la no­che cua­tro li­tros de cer­ve­za, dos de vino, una bo­te­lla de Mar­ti­ni y otra de gi­ne­bra. Si hu­bie­ra que­ri­do, po­dría ha­ber lo­gra­do un ar­se­nal de be­bi­da que tum­ba­ría a cual­quier be­be­dor em­pe­der­ni­do.

2. En cin­co es­ta­ble­ci­mien­tos del cen­tro de Madrid —dos de gran­des ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos y tres de ali­men­ta­ción re­gen­ta­dos por ciu­da­da­nos chi­nos— le ven­die­ron al­cohol a una me­nor de as­pec­to aniña­do sin pes­ta­ñear. Al pa­sar por ca­ja na­die le pi­dió el DNI. En al­gu­nos, co­mo el de la gi­ne­bra gran­de o pe­que- ña, te­nían el al­cohol de­trás del mos­tra­dor, por lo que tu­vo que pe­dir­lo di­rec­ta­men­te a los de­pen­dien­tes, que se lo die­ron sin pro­ble­ma. So­lo en tres tien­das —tam­bién re­gen­ta­das por chi­nos— se ne­ga­ron. “Es por la ni­ña que mu­rió, ¿sa­bes?”, ar­gu­men­tó la due­ña de un lo­cal. “No quie­ro líos”. Se re­fe­ría a la me­nor, de 12 años, fa­lle­ci­da el pa­sa­do 1 de no­viem­bre por un co­ma etí­li­co en San Mar­tín de la Ve­ga (Madrid).

ME­NO­RES QUE ACA­BAN EN EL HOS­PI­TAL

3. El fa­lle­ci­mien­to de la ni­ña ha cau­sa­do una gran alar­ma en una so­cie­dad con una gran per­mi­si­vi­dad ha­cia el con­su­mo y la ven­ta de al­cohol a me­no­res. Los ex­per­tos sa­ni­ta­rios ase­gu­ran que ca­sos tan gra­ves y con desen­la­ce fa­tal son ais­la­dos, pe­ro los da­tos muestran una reali­dad po­co tran­qui­li­za­do­ra: al me­nos 5000 me­no­res fue­ron aten­di­dos por in­to­xi­ca­ción etí­li­ca en 2015 por los ser­vi­cios de ur­gen­cias en Es­pa­ña, se­gún in­for­ma­ción re­ca­ba­da por es­te pe­rió­di­co de las di­fe­ren­tes con­se­je­rías de Sa­ni­dad de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

4. El nú­me­ro to­tal es sin du­da mu­cho ma­yor. No todas las re­gio­nes re­co­gen es­ta­dís­ti­ca­men­te el nú­me­ro de me­no­res bo­rra­chos que aca­ban en una am­bu­lan­cia, hos­pi­tal o cen­tro de sa­lud.

CUAN­DO ATE­RRI­ZAN EN EL INS­TI­TU­TO

5. “Se­ría esen­cial crear un in­di­ca­dor na­cio­nal para ha­cer una ra­dio­gra­fía co­rrec­ta”, afir­ma Fran­cis­co de Asís Ba­bín, de­le­ga­do para el Plan Na­cio­nal so­bre Dro­gas del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. “Esos 5000 me­no­res son so­lo la pun­ta del ice­berg. En esa ci­fra son to­dos los que es­tán pe­ro no es­tán to­dos los que son. Los que lle­gan a ur­gen­cias y no apa­re­cen en las es­ta­dís­ti­cas son mu­chos, y mu­chos más los que pre­ci­sa­rían ayu­da mé­di­ca pe­ro se que­dan so­los y des­pro­te­gi­dos es­pe­ran­do a que se les pa­se la bo­rra­che­ra”.

6. El pa­so al ins­ti­tu­to, a los 12 años, es un mo­men­to de­li­ca­do. Lau­ra ex­pli­ca que no­tó un

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.