El di­rec­tor de ci­ne que ha enamo­ra­do a Spiel­berg

Le ci­néas­te ca­ta­lan qui sé­duit Holly­wood.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

En quel­ques films L’orp­he­li­nat ou The Im­po­si­ble, l’Es­pag­nol Juan An­to­nio Ba­yo­na (1975) s’est im­po­sé com­me un con­teur hors pair. Après avoir con­fron­té ses per­son­na­ges à des fan­tô­mes et à des ca­tas­trop­hes na­tu­re­lles, cet­te fois, il adap­te le ro­man Quel­ques

mi­nu­tes après mi­nuit et nous en­traî­ne dans un uni­vers pro­che du Laby­rint­he de pan. In­ter­view.

Asus 41 años, es­te ca­ta­lán lle­va ca­mino de me­ren­dar­se el mun­do. El del ci­ne, al me­nos. An­tes de vo­lar ha­cia Holly­wood, es­tre­na su nue­va pe­lí­cu­la —Un mons­truo vie­ne a ver­me (N. de la R.: Quel­ques mi­nu­tes après mi­nuit)— y nos re­ci­be en su cen­tro de ope­ra­cio­nes, en Bar­ce­lo­na.

2. Me­nu­do y con ca­ra de no ha­ber ro­to un pla­to, Juan An­to­nio Ba­yo­na evi­tó ha­blar con Mar­tin Scor­se­se cuan­do es­te le qui­so pro­po­ner la di­rec­ción de una pe­lí­cu­la. Más tar­de de­jó plan­ta­do a Brad Pitt des­pués de ha­ber­se com­pro­me­ti­do con su pro­duc­to­ra pa­ra di­ri­gir Gue­rra mun­dial Z y, pe­se a ello, él y Pitt que­da­ron co­mo ami­gos. Aho­ra no ha re­sis­ti­do la ten­ta­ción de po­ner­se al fren­te de la pró­xi­ma se­cue­la de Ju­ras­sic World, cuan­do se lo pro­pu­so Ste­ven Spiel­berg. Y en ello an­da en­re­da­do. 3. A sus 41 años, Ba­yo­na so­lo ha es­tre­na­do dos pe­lí­cu­las —El or­fa­na­to y Lo im­po­si­ble—, con las que ha ga­na­do do­ce pre­mios Go­ya. El pró­xi­mo 4 de enero es­tre­na en Fran­cia, Un mons­truo vie­ne a ver­me que cuen­ta en el elen­co con Fe­li­city Jo­nes, Si­gour­ney Wea­ver y Ge­ral­di­ne Cha­plin, en­tre otros.

4. EL Se­ma­nal: En­trar en Holly­wood de la mano de Spiel­berg es en­trar en la me­ca del ci­ne por la puer­ta más gran­de. Juan An­to­nio Ba­yo­na: Ju­ras­sic World jue­ga en la ‘Cham­pions Lea­gue’ de los ta­qui­lla­zos [re­cau­dó 1800 mi­llo­nes de dó­la­res] y creo que voy a dis­fru­tar de es­ta ex­pe­rien­cia, apren­dien­do de per­so­nas a las que ad­mi­ro des­de pe­que­ño, co­mo Spiel­berg o Frank Mars­hall. Va a ser muy en­ri­que­ce­dor.

5. E.S.: Sus dos pri­me­ras pe­lí­cu­las cos­ta­ron 4 y 5 mi­llo­nes de eu­ros ca­da una. El pre­su­pues­to de

Ju­ras­sic... es de 260 mi­llo­nes de dó­la­res. Al acep­tar el re­to, ¿pe­só el he­cho de ma­ne­jar un pre­su­pues­to tan enor­me? J.A.B.: No. Di­je que sí a Ju­ras­sic... por­que es­tá Spiel­berg de­trás que, pa­ra mí, es el me­jor di­rec­tor de ci­ne de la his­to­ria. No he di­cho que sí por­que sea una pe­lí­cu­la de 200 y pi­co mi­llo­nes.

6. E.S.: ¿Un es­pa­ñol si­gue sien­do un ‘out­si­der’ en Holly­wood? J.A.B.: Sí, por­que son mun­dos muy di­fe­ren­tes pa­ra tra­ba­jar.

7. E.S.: Pe­ro Es­pa­ña ya exis­te en el ma­pa holly­woo­dien­se: Jo­sé Luis Gar­ci, Al­mo­dó­var, Fer­nan­do Trueba, Ame­ná­bar, Pe­né­lo­pe Cruz, Ja­vier Bar­dem, Ban­de­ras… J.A.B.: Sí, gra­cias a ellos la ima­gen es bue­na. Con Al­mo­dó­var hu­bo un ‘boom’ y a él to­do el mun­do lo co­no­ce y ad­mi­ra. Des­pués hu­bo otro ‘boom’ con el ci­ne de gé­ne­ro con Ame­ná­bar, Alex de la Igle­sia, Pa­co Pla­za, Juan Car­los Fres­na­di­llo o yo mis­mo. Son nom­bres que allí se ad­mi­ran mu­cho.

8. E.S.: Ter­ce­ra pe­lí­cu­la y ter­cer dra­món, por cier­to. Un mons­truo… es un dra­ma del que cues­ta re­cu­pe­rar­se. J.A.B.: Las tres te re­mue­ven, te de­jan una ne­ce­si­dad de pen­sar so­bre ti mis­mo. Me gus­ta mu­cho cuan­do ves una pe­lí­cu­la y sien­tes que es­tá ha­blan­do tam­bién de ti.

9. E.S.: ¿De qué ha­bla es­te fil­me? J.A.B.: De al­go que cues­ta mu­cho asu­mir: con­tar la ver­dad. La ver­dad tie­ne ca­da vez me­nos va­lor en la po­lí­ti­ca, la te­le­vi­sión, los anun­cios… Vivimos en el si­mu­la­cro de la ver­dad, por­que cues­ta mu­cho con­tar­la o es­cu­char­la. Los po­lí­ti­cos nos cuen­tan lo que que­re­mos es­cu­char… 10. E.S.: De­je­mos a los po­lí­ti­cos y dí­ga­nos, cuan­do la ver­dad es tan tris­te, ¿qué se ga­na re­fi­rién­do­la con to­da esa cru­de­za? J.A.B.: De­be­mos sa­ber siem­pre la ver­dad por du­ra que sea. Con­nor [el ni­ño pro­ta­go­nis­ta] bus­ca la ver­dad, pe­ro tam­bién quie­re que el mons­truo le cuen­te so­lo lo que quie­re es­cu­char.

11. E.S.: El ni­ño pi­de ayu­da a un mons­truo pa­ra que su ma­dre no mue­ra. J.A.B.: Pe­ro el mons­truo le va a ha­cer ma­du­rar y le va a ayudar a afron­tar la ver­dad. Yo creo que al pú­bli­co le gus­ta ir al ci­ne pa­ra vi­vir es­te ti­po de reac­cio­nes tan in­ten­sas.

12. E.S.: Des­pués de ro­dar Ju­ras­sic…, ¿vol­ve­rá a ha­cer ci­ne es­pa­ñol? J.A.B.: Con to­da se­gu­ri­dad. La si­guien­te se ro­da­rá con ca­pi­tal y ac­to­res es­pa­ño­les. Te­ner me­nos me­dios pa­ra ha­cer una pe­lí­cu­la ha­ce que te es­fuer­ces más y es­ta­blez­cas me­jor las prio­ri­da­des. Su­pon­go que se es­tre­na­rá en 2020. Yo ten­go un pie fue­ra de Es­pa­ña, pe­ro el otro lo man­ten­go aquí.

13. E.S.: Sin em­bar­go, el apo­yo al ci­ne en Es­pa­ña es real­men­te es­ca­so. J.A.B.: Los úl­ti­mos da­tos di­cen que ha subido el apo­yo al ci­ne en to­da Eu­ro­pa, me­nos en Es­pa­ña. Aun­que ha­ya cri­sis, es ne­go­cio en Ale­ma­nia, Ita­lia, Fran­cia, In­gla­te­rra…, pe­ro no en Es­pa­ña. Por más que se les di­ce a los po­lí­ti­cos, por ac­ti­va y por pa­si­va, que el ci­ne es un ne­go­cio, les en­tra por una ore­ja y les sa­le por la otra. An­ge­la Mer­kel se ha he­cho fo­tos con Spiel­berg ro­dan­do en Ale­ma­nia; y, en Es­pa­ña, Ra­joy ni si­quie­ra va a los Go­ya. 14. E.S.: ¿El ci­ne es ne­go­cio en to­da Eu­ro­pa me­nos aquí? J.A.B.: Sí, por­que en Es­pa­ña, por ca­da eu­ro de sub­ven­ción en ci­ne se de­vuel­ven tres al Es­ta­do. Es­te es un da­to que la gen­te de­be­ría co­no­cer y que los me­dios de­be­rían sub­ra­yar con­ti­nua­men­te pa­ra que los po­lí­ti­cos se en­te­ra­ran de una vez.

15. E.S.: Pe­ro, el ci­ne, ¿es ne­go­cio o es cul­tu­ra? ¿Las sub­ven­cio­nes hay que dar­las se­gún ta­qui­lla o a proyectos mi­no­ri­ta­rios? J.A.B.: Las sub­ven­cio­nes de­ben dar­se a los di­rec­to­res no­ve­les y a los proyectos más arries­ga­dos, por­que el Es­ta­do tie­ne que apo­yar al ci­ne co­mo cul­tu­ra, no co­mo ne­go­cio. Exis­te esa di­co­to­mía. el ci­ne es ar­te y es ne­go­cio, y am­bas co­sas han de con­vi­vir. Lue­go hay otro ti­po de ayu­das, que en Eu­ro­pa fun­cio­nan de ma­ra­vi­lla, que son las des­gra­va­cio­nes fis­ca­les. En In­gla­te­rra, de ca­da libra que gas­tas en una pe­lí­cu­la, el Es­ta­do te de­vuel­ve au­to­má­ti­ca­men­te el 25 por cien­to; por eso, las gran­des pro­duc­cio­nes co­rren pa­ra ro­dar allí.

16. E.S.: ¿Y en Es­pa­ña? J.A.B.: Aquí te de­vuel­ven el 18 por cien­to, pe­ro el en­tra­ma­do ju­rí­di­co pa­ra re­cu­pe­rar esa par­te es­pan­ta a cual­quie­ra.

17. E.S.: ¿Ve im­po­si­ble un pac­to por la cul­tu­ra y la edu­ca­ción? J.A.B.: Muy com­pli­ca­do. En Fran­cia, por ejem­plo, la cul­tu­ra no es de iz­quier­das ni de de­re­chas; es lo que ar­ti­cu­la la so­cie­dad y hay un gran pac­to en­tre los par­ti­dos. En Es­pa­ña hay un dis­cur­so ab­sur­do en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha: el ci­ne se aso­cia a la iz­quier­da y la de­re­cha se aso­cia a la ‘no cul­tu­ra’. Es­te es un dis­cur­so muy in­fan­til y con muy po­ca sus­tan­cia, muy po­co re­le­van­te y muy po­co ri­gu­ro­so.

(DR)

Fue la pe­lí­cu­la más vis­ta del 2016 en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.