Reguetón, el nue­vo amo de la in­dus­tria mu­si­cal

Le reg­gae­tón, roi de l’in­dus­trie mu­si­ca­le.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR SE­RRANO

Né au mi­li­eu des an­nées 90 à Porto Ri­co, nou­rri de hip-hop, de reg­gae, de rap et de sal­sa, le reg­gae­ton s’est con­ver­ti en un vé­ri­ta­ble phé­no­mè­ne so­cial aux qua­tre coins de la pla­nè­te. Des ar­tis­tes com­me Juan Ma­gán se sont his­sés au som­met des mei­lleu­res ven­tes d’al­bums. Décry­pta­ge.

La ban­da so­no­ra de un pa­seo por el ba­rrio ma­dri­le­ño de Ca­ra­ban­chel sue­na a reguetón. En sus ca­lles, sus pla­zas y so­bre to­do en sus par­ques, los ado­les­cen­tes pa­san el ra­to es­cu­chan­do los úl­ti­mos hits de la mú­si­ca la­ti­na en sus smartp­ho­nes, y no son ex­clu­si­va­men­te hi­jos de in­mi­gran­tes co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos, puer­to­rri­que­ños o do­mi­ni­ca­nos. Mu­chos de ellos son jó­ve­nes es­pa­ño­les que no so­lo con­su­men mú­si­ca la­ti­na, tam­bién com­pran ro­pa en bou­ti­ques la­ti­nas, se cor­tan el pe­lo en pe­lu­que­rías la­ti­nas, in­clu­so les pi­den a sus pa­dres que les com­pren pro­duc­tos tí­pi­ca­men­te la­ti­nos cuan­do van a ha­cer la com­pra. Quie­ren pa­re­cer­se lo más po­si­ble a los ído­los del 'pe­rreo' y, aun­que es­to se ve en mu­chos ba­rrios obre­ros de la ca­pi­tal, en 'Ca­ri­ben­chel'

no es di­fí­cil en­con­trar a pa­dres de­ses­pe­ra­dos por­que sus hi­jos ya ni si­quie­ra quie­ren co­mer co­mi­da es­pa­ño­la. El 'la­tin ur­ban', más que una mo­da, es una cul­tu­ra.

2. La in­dus­tria y la pren­sa mu­si­cal lle­va­ban años sin ver­lo ve­nir, co­mo no vie­ron ve­nir al rock’n’roll, al hip-hop o a la cul­tu­ra de club has­ta que ya ha­bían con­quis­ta­do a la ju­ven­tud. Es aho­ra, tras el co­que­teo de Jus­tin Bieber con la es­ce­na la­ti­na (su co­la­bo­ra­ción con Luis Fon­si ha batido ré­cords es­ta semana) cuan­do los efec­tos de es­te boom se han he­cho más evi­den­tes, pe­ro fue en 2004 cuan­do to­do em­pe­zó con el lan­za­mien­to de una can­ción lla­ma­da «Ga­so­li­na» de un tal Daddy Yan­kee, el pri­mer gran hit in­ter­na­cio­nal de un nue­vo gé­ne­ro lla­ma­do 'reguetón'. Un tér­mino que fue acu­ña­do en 1988 por el pro­duc­tor pa­na­me­ño Mi­chael Ellis, que fun­dió las pa­la­bras «reg­gae» y «to­ne» para des­cri­bir la nue­va mú­si­ca que se ha­cía en su país, des­cen­dien­te di­rec­ta de las músicas traí­das por los in­mi­gran­tes ja­mai­ca­nos.

EN CAS­TE­LLANO POR PRI­ME­RA VEZ

3. Igual que el gos­pel y blues no hu­bie­ran na­ci­do sin el tras­la­do for­zo­so de es­cla­vos afri­ca­nos a Amé­ri­ca, el reguetón no ha­bría vis­to la luz de no ha­ber­se cons­trui­do el ca­nal de Pa­na­má, que obli­gó a con­tra­tar a unos 150 000 tra­ba­ja­do­res pro­ce­den­tes de las An­ti­llas. Es­tos in­mi­gran­tes lle­va­ron con ellos músicas co­mo la rum­ba, el mam­bo, el cha­cha­chá y el reg­gae, que se fue­ron fu­sio­nan­do con la cul­tu­ra lo­cal has­ta que en la dé­ca­da de los ochen­ta em­pe­za­ron a sur­gir ar­tis­tas co­mo El Ge­ne­ral, Chi­cho Man, Ca­li­to Soul, Nan­do Boom o El Apa­che Ness, que in­no­van con el reg­gae al in­ter­pre­tar­lo en cas­te­llano por pri­me­ra vez. Rá­pi­da­men­te sus can­cio­nes ha­cen el ca­mino de vuel­ta, lle­gan­do a oí­dos de mú­si­cos ca­ri­be­ños que ter­mi­nan de mol­dear el es­ti­lo. El puer­to­rri­que­ño Luis Ar­man­do Lo­za­da Cruz, alias Vi­co-C., co­pia la idea de usar el idio­ma de Cer­van­tes para gra­bar el pri­mer rap en cas­te­llano. Y por el la­do es­tric­ta­men­te mu­si­cal, los ja­mai­ca­nos Steely & Cle­vie de­fi­nen el pa­trón rít­mi­co al gra­bar la can­ción «Dem Bow». De la fu­sión de es­te rit­mo y de los fra­seos rap en cas­te­llano sur­ge el reg­gae­ton.

'LA­TIN UR­BAN'

4.Sin ape­nas apa­re­cer en los me­dios, el gé­ne­ro fue cre­cien­do ca­si en el 'un­der­ground' has­ta la pu­bli­ca­ción de la men­cio­na­da «Ga­so­li­na», que fue la can­ción que lo cam­bió to­do. Des­de en­ton­ces el as­cen­so del 'la­tin ur­ban' ha si­do ver­ti­gi­no­so, au­pan­do a sus ar­tis­tas has­ta lo más al­to. Hoy, sus gran­des fi­gu­ras tie­nen mu­chos más mi­llo­nes de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les que las es­tre­llas del pop o las le­yen­das del rock, y aca­pa­ran los pri­me­ros pues­tos de las lis­tas de des­car­gas y ca­si to­do el trá­fi­co de los por­ta­les de strea­ming. En­tre otras co­sas por­que sus fans nun­ca se des­pe­gan del mó­vil.

(Si­pa)

Los gran­des éxitos es­tán co­pa­dos por mú­si­cos del rit­mo im­por­ta­do del Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.