La lucha de las ma­dres ar­gen­ti­nas más va­lien­tes cum­ple 40 años

40iè­me an­ni­ver­sai­re des mè­res de la pla­ce de Mai.

Vocable (Espagnol) - - Sommaire - POR MAR CENTENERA

De­puis 40 ans, les grands-mè­res de la pla­ce de Mai lut­tent afin de re­tro­uver la tra­ce de leurs 500 pe­tits en­fants vo­lés sous la dic­ta­tu­re mi­li­tai­re ar­gen­ti­ne (1976-1983). Elles vou­draient leur ren­dre leur iden­ti­té. Au fil des dé­cen­nies, le mou­ve­ment de ces fem­mes n'a ces­sé de s'am­pli­fier. Sa di­men­sion po­li­ti­que a ins­pi­ré d’au­tres mou­ve­ments de fem­mes en Ar­gen­ti­ne. Re­por­ta­ge.

Ha­ce 40 años, 14 mu­je­res se reunie­ron en la Pla­za de Ma­yo de Bue­nos Ai­res. Bus­ca­ban a sus hi­jos, des­apa­re­ci­dos por la dic­ta­du­ra. Era sá­ba­do y te­nían mie­do, pe­ro las ga­nas de en­con­trar a sus se­res que­ri­dos eran aún más fuer­tes. Unas a otras se con­so­la­ron, se die­ron áni­mos y es­pon­tá­nea­men­te de­ci­die­ron unir sus fuer­zas pa­ra obli­gar a la Jun­ta Mi­li­tar a dar­les res­pues­tas. Nin­gu­na ima­gi­na­ba que ese día plan­ta­ban la se­mi­lla de un mo­vi­mien­to que nun­ca po­dría ser arran­ca­do de la pla­za y cre­ce­ría has­ta ser co­no­ci­do en to­do el mun­do. Con fes­ti­va­les de mú­si­ca, mues­tras fo­to­grá­fi­cas, char­las y proyección de do­cu­men­ta­les, la ca­pi­tal ar­gen­ti­na ho­me­na­jeó a fi­na­les de abril a las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo, esas va­lien­tes mu­je­res que se con­vir­tie­ron en un sím­bo­lo de re­sis­ten­cia con­tra el ho­rror.

2.En sus pri­me­ros en­cuen­tros, ha­bla­ban sen­ta­das en los ban­cos, con agu­jas y la­na so­bre la fal­da co­mo coar­ta­da an­te los uni­for­ma­dos, que las mi­ra­ban con des­con­fian­za. "Tran­qui­las, es­ta­mos to­man­do el sol", di­jo Azu­ce­na Vi­lla­flor cuan­do vio que se acer­ca­ban a ellas, se­gún re­cuer­da Mir­ta Ba­ra­va­lle. Pe­ro cual­quier reunión de tres o más per­so­nas es­ta­ba prohi­bi­da por el es­ta­do de si­tio y uno de los po­li­cías les or­de­nó: "Ca­mi­nen, cir­cu­len, no se pue­den que­dar acá". Las ma­dres se le­van­ta­ron y co­men­za­ron a caminar pri­me­ro al­re­de­dor del mo­nu­men­to a Bel­grano y des­pués de la Pi­rá­mi­de de Ma­yo, fren­te a la Ca­sa Ro­sa­da, en sen­ti­do con­tra­rio a las agu­jas del re­loj, co­mo opo­nién­do­se a ca­da mi­nu­to sin sus hi­jos.

3."Al de­cir­nos «cir­cu­len», im­pul­só una dan­za sin fin", di­ce con una son­ri­sa No­ra Cor­ti­ñas, que su­frió el se­cues­tro y des­apa­ri­ción de su hi­jo, Car­los Gus­ta­vo Cor­ti­ñas, 15 días an­tes de la fe­cha fun­da­cio­nal de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo. Co­mo él, hom­bres y mu­je­res mi­li­tan­tes de gru­pos gue­rri­lle­ros, or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les eran se­cues­tra­dos en sus ca­sas o en ple­na ca­lle y tras­la­da­dos a cen­tros clan­des­ti­nos de de­ten­ción. Al no pre­sen­tar car­gos con­tra ellos ni in­for­mar de su paradero, los que eran chu­pa­dos por los mi­li­ta­res pa­sa­ban a ser des­apa­re­ci­dos. La ca­de­na de de­li­tos del apa­ra­to es­ta­tal in­clu­yó se­cues­tros, tor­tu­ras, ro­bo de be­bés na­ci­dos en cau­ti­ve­rio, eje­cu­cio­nes y des­apa­ri­cio­nes a tra­vés de dis­tin­tos mé­to­dos, en­tre ellos los vue­los de la muer­te, en los que los de­te­ni­dos-des­apa­re­ci­dos eran dro­ga­dos y arro­ja­dos con pe­so al río de la Pla­ta.

4."Al prin­ci­pio te­nía­mos mu­chas es­pe­ran­zas, es­pe­ran­zas de encontrarlos con vi­da. Te­nía­mos la se­gu­ri­dad de que los íba­mos a en­con­trar, no pue­de ser tan lo­co, y, por eso, em­pe­ña­mos to­das nues­tras fuer­zas y nues­tro amor por encontrarlos", ex­pli­ca He­be de Bo­na­fi­ni, pre­si­den­ta de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo. "No nos ima­gi­ná­ba­mos que iba a ser tan bru­tal. Los bus­cá­ba­mos con vi­da, pen­sá­ba­mos «ya van a apa­re­cer»", coin­ci­de Ba­ra­va­lle. Su hi­ja, Ana Ma­ría Ba­ra­va­lle, fue se­cues­tra­da en 1976, em­ba­ra­za­da de cin­co me­ses, y Ba­ra­va­lle se de­ses­pe­ra­ba tam­bién an­te la fal­ta de no­ti­cias de su nie­to o nie­ta.

5.La re­pre­sión es­ta­tal ha­bía co­men­za­do en 1974, pe­ro se dis­pa­ró a par­tir del gol­pe mi­li­tar del 24 de mar­zo de 1976. En po­cos me­ses los des­apa­re­ci­dos se con­ta­ban por mi­les y en cuar­te­les, co­mi­sa­rías, cár­ce­les las ma­dres se cru­za­ban con otras mu­je­res con la ca­ra de­mu­da­da por la tris­te­za y les pre­gun­ta­ban: "¿Vos tam­bién?". "De las 14 pri­me­ras ma­dres, cuan­do co­men­cé ya éra­mos 20 y cre­cía se­ma­na tras se­ma­na", cuen­ta Cor­ti­ñas. El pa­ñue­lo blan­co en la ca­be­za —

(Si­pa)

Mu­seo de la me­mo­ria en Ar­gen­ti­na.

(Si­pa)

Un gru­po de ac­to­res re­pre­sen­ta a las ma­dres de la Pla­za de Ma­yo en el aniver­sa­rio de los 40 años de la dic­ta­du­ra.

(Si­pa)

De­ce­nas de mi­les de per­so­nas se mo­vi­li­zan en la Pla­za de Ma­yo jun­to a ma­dres, abue­las y fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.