El cen­tro y la iz­quier­da rom­pen en Chi­le

Une cam­pag­ne in­cer­tai­ne pour les pro­chai­nes élec­tions pré­si­den­tie­lles au Chi­li.

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

La coali­tion de la pré­si­den­te so­cia­lis­te Michelle Ba­che­let, s'étend des com­mu­nis­tes aux ra­di­caux et aux dé­mo­cra­tes chré­tiens. Elle a do­mi­né la scè­ne po­li­ti­que du Chi­li de­puis la tran­si­tion dé­mo­cra­ti­que de 1990. Les dé­lé­gués du Par­ti dé­mo­cra­te-ch­ré­tien du Chi­li ont voté à 63% pour que leur can­di­da­te, Carolina Goic, âgée de 44 ans, se pré­sen­te à l'élec­tion pré­si­den­tie­lle sans pas­ser par des pri­mai­res l'op­po­sant aux can­di­dats de la coali­tion de la Nou­ve­lle Ma­jo­ri­té. L'in­ca­pa­ci­té du bloc à se do­ter d'un can­di­dat uni­que est sus­cep­ti­ble de fa­vo­ri­ser le con­ser­va­teur Se­bas­tián Pi­ñe­ra, dé­fen­seur de l'éco­no­mie de mar­ché. Il a été pré­si­dent de 2010 à 2014 et il ras­sem­ble un lar­ge sou­tien à droi­te.

Las pla­cas fun­da­cio­na­les del ofi­cia­lis­mo chi­leno han su­fri­do un mo­vi­mien­to es­truc­tu­ral. La De­mo­cra­cia Cris­tia­na (DC) ha de­ci­di­do lle­gar con su pro­pia can­di­da­ta a la pri­me­ra vuel­ta de no­viem­bre, con lo que el cen­troiz­quier­da, por pri­me­ra vez en 30 años, lle­ga­rá di­vi­di­do a unas pre­si­den­cia­les. El blo­que Nue­va Ma­yo­ría, que agru­pa des­de los de­mo­cris­tia­nos a los co­mu­nis­tas, en­tra con esta de­ci­sión en su fa­se ter­mi­nal.

2. El en­ten­di­mien­to en­tre el cen­tro y la iz­quier­da de Chi­le, que hi­zo po­si­ble de­rro­car en las ur­nas a Au­gus­to Pi­no­chet en 1988 y go­ber­nar las pri­me­ras dos dé­ca­das de la de­mo­cra­cia (1990-2010), co­mien­za a ex­tin­guir­se en un es­ce­na­rio mar­ca­do por la des­con­fian­za de los ciu­da­da­nos ha­cia los par­ti­dos po­lí­ti­cos y dirigentes. “En tér­mi­nos prác­ti­cos, hoy la Nue­va Ma­yo­ría se aca­ba”, se­ña­ló Er­nes­to Ve­las­co, pre­si­den­te del Par­ti­do Ra­di­cal, uno de los que com­po­nen el ofi­cia­lis­mo en Chi­le.

3. La Jun­ta Na­cio­nal de la DC re­sol­vió el pa­sa­do 29 de abril por un 63 % de los vo­tos que su can­di­da­ta, la se­na­do­ra Carolina Goic, no se mida en pri­ma­rias con el senador in­de­pen­dien­te Ale­jan­dro Gui­llier, res­pal­da­do has­ta aho­ra por el Par­ti­do Ra­di­cal y los so­cia­lis­tas. La can­di­da­ta ape­nas mar­ca un 2 % de las pre­fe­ren­cias, de acuer­do a en­cues­tas re­cien­tes, pe­ro pa­ra el par­ti­do se tra­ta­ría de un asun­to de su­per­vi­ven­cia. Aun­que se sos­pe­cha que los de­mo­cris­tia­nos uti­li­za­rían a Goic co­mo mo­ne­da de cam­bio en la ne­go­cia­ción de cupos al Par­la­men­to que fi­na­li­za en agos­to pró­xi­mo, por lo que ba­ja­ría su can­di­da­tu­ra en esa fe­cha, en esta oca­sión pa­re­ce tra­tar­se de un asun­to dis­tin­to. La de­ci­sión de lle­gar con can­di­da­ta pro­pia a las pre­si­den­cia­les de no­viem­bre tie­ne re­la­ción con la ne­ce­si­dad de la DC de re­to­mar su iden­ti­dad co­mo un par­ti­do de cen­tro y mo­de­ra­do que in­ter­pre­ta a los sec­to­res me­dios de la so­cie­dad.

4. Los de­mo­cris­tia­nos y so­cia­lis­tas se en­con­tra­ban en ace­ras dis­tin­tas en el Go­bierno de la Unidad Po­pu­lar de Sal­va­dor Allen­de: la DC en la opo­si­ción, con­tri­bu­yen­do al Gol­pe de Es­ta­do, y el PS en el ofi­cia­lis­mo. En los úl­ti­mos años de la dic­ta­du­ra, sin em­bar­go, pe­se a sus diferencias se­lla­ron una alian­za que per­mi­tió el na­ci­mien­to de la Con­cer­ta­ción y los pri­me­ros cua­tro go­bier­nos de la tran­si­ción. La De­mo­cra­cia Cris­tia­na y los so­cia­lis­tas con­for­ma­ron en aque­llos años el eje his­tó­ri­co que per­mi­tió la es­ta­bi­li­dad de esa coa­li­ción, que, se­gún al­gu­nos sec­to­res, es la de ma­yor éxi­to que ha te­ni­do Chi­le has­ta la fe­cha.

PÉR­DI­DA DE IN­FLUEN­CIA

5. Con el pa­so de los años, sin em­bar­go, la opi­nión pú­bli­ca ha de­ja­do de iden­ti­fi­car­se sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con la DC, que a co­mien­zos de los años 90 era el prin­ci­pal par­ti­do del país. Des­de 1990 has­ta

hoy, fue de­cre­cien­do sos­te­ni­da­men­te. Si en las mu­ni­ci­pa­les de 1992 co­se­chó ca­si 1,9 mi­llo­nes de vo­tos, en las de 2016 ob­tu­vo 580 000.

6. Se­gún al­gu­nos sec­to­res de­mo­cris­tia­nos, la si­tua­ción se vol­vió es­pe­cial­men­te di­fí­cil des­de 2013. Michelle Ba­che­let re­gre­sa­ba a Chi­le a em­pren­der su se­gun­da can­di­da­tu­ra a La Mo­ne­da y el cen­troiz­quier­da, cons­cien­te del des­pres­ti­gio del blo­que y de las nue­vas de­man­das ciu­da­da­nas, de­ci­dió ma­tar la mar­ca Con­cer­ta­ción y fun­dar la Nue­va Ma­yo­ría. Co­mo la coa­li­ción ve­nía per­dien­do vo­tos tan­to por el cen­tro co­mo por la iz­quier­da, su­ma­ron al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que no ha­bía si­do par­te del ofi­cia­lis­mo des­de el Go­bierno de Allen­de. Pe­ro en esta se­gun­da Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­che­let, que arran­có en mar­zo de 2014, la con­vi­ven­cia en­tre los de­mo­cris­tia­nos y co­mu­nis­tas ha si­do com­ple­ja. Tan­to el blo­que co­mo el Eje­cu­ti­vo, por otra par­te, han con­du­ci­do por momentos la agen­da de reformas con una ve­lo­ci­dad y pro­fun­di­dad ma­yor a la de­fen­di­da por un par­ti­do mo­de­ra­do co­mo la DC.

7. Con la de­ci­sión del pa­sa­do 29 de abril, en de­fi­ni­ti­va, el par­ti­do bus­ca que el cen­tro po­lí­ti­co vuel­va a sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do con la DC, aun­que el ries­go sea im­por­tan­te. Con el 2 % de apo­yo, si Goic lle­ga fi­nal­men­te a la pri­me­ra vuel­ta, po­dría sa­lir cuar­ta des­pués del can­di­da­to de de­re­cha Se­bas­tián Pi­ñe­ra, Gui­llier y la pre­si­den­cia­ble del blo­que de iz­quier­da Fren­te Am­plio, Bea­triz Sán­chez. Pe­ro los mi­li­tan­tes pa­re­cen es­tar dis­pues­tos a lle­gar has­ta el fi­nal, so­bre to­do lue­go de que el ex­pre­si­den­te Ri­car­do La­gos anun­cia­ra el 10 de abril que se re­ti­ra­ba de la com­pe­ten­cia, de­jan­do huér­fano a par­te del elec­to­ra­do de cen­tro. “Pre­fie­ro per­der una elec­ción, pre­fie­ro te­ner un par­ti­do pe­que­ño pe­ro sano, éti­co y mo­ral­men­te un ejem­plo pa­ra el país, a te­ner un par­ti­do gran­de co­rrup­to y lleno de am­bi­cio­nes per­so­na­les”, in­di­có ha­ce unos días Re­nán Fuen­teal­ba, uno de los fun­da­do­res del par­ti­do, a sus 100 años.

8. Con la can­di­da­ta de­mo­cris­tia­na en la pri­me­ra vuel­ta com­pi­tien­do con el senador Gui­llier, co­mien­za aho­ra un pe­rio­do de ne­go­cia­cio­nes pa­ra com­pro­me­ter apo­yos cru­za­dos con mi­ras a una se­gun­da vuel­ta. Pe­ro has­ta aho­ra, el fa­vo­ri­to pa­ra lle­gar a La Mo­ne­da en mar­zo de 2018 si­gue sien­do el ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra. De triun­far en no­viem­bre, pa­re­ce im­pro­ba­ble que la Nue­va Ma­yo­ría lo­gre re­cons­ti­tuir­se des­de la opo­si­ción.

(Si­pa)

El pe­rio­dis­ta Ale­jan­dro Gui­llier (La Se­re­na, 1953), la fi­gu­ra más creí­ble de la te­le­vi­sión chi­le­na en los años no­ven­ta y los 2000, se­rá el can­di­da­to del cen­troiz­quier­da.

(Si­pa)

La se­na­do­ra Carolina Goic tras ser ele­gi­da por DC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.