El gra­ne­ro de la re­sis­ten­cia

Des ban­ques de se­men­ces con­tre les dé­sas­tres cli­ma­ti­ques.

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

La re­cher­che de la ren­ta­bi­li­té con­dam­ne des mi­lliers de cul­tu­res au­toch­to­nes. Ce­pen­dant des agri­cul­teurs se sont trans­for­més en gar­diens du pa­tri­moi­ne de se­men­ces is­sues de l’agro-éco­lo­gie. Ain­si, il exis­te en Es­pag­ne une tren­tai­ne de ban­ques qui con­ser­vent les grai­nes an­cien­nes, vé­ri­ta­bles tré­sors en cas de ca­tas­trop­he éco­lo­gi­que ou cli­ma­ti­que.

¿Le ape­te­ce una en­sa­la­da de ore­ja de mu­la? ¿Y un es­to­fa­do de om­bli­gos de rei­na? No se asus­te, las ore­jas son una va­rie­dad de le­chu­ga ro­ma­na; y los om­bli­gos, ju­días blan­cas con una man­cha ca­rac­te­rís­ti­ca de co­lor mo­ra­do. Va­rie­da­des au­tóc­to­nas es­pa­ño­las cu­yas si­mien­tes for­man par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio.

2.La hu­ma­ni­dad lle­va 13 000 años cul­ti­van­do la tie­rra. A nues­tros an­te­pa­sa­dos na­die les ex­pli­có lo que era la bio­di­ver­si­dad y, a pe­sar de ello, se­lec­cio­na­ban las se­mi­llas por­que so­bre­vi­vían a las heladas, las se­quías o las pla­gas; o por­que da­ban alimentos que se con­ser­va­ban o sa­bían me­jor, y di­fe­ren­cia­ban en­tre es­pe­cies de to­ma­tes co­mo el ne­gro de Si­be­ria y el ama­ri­llo bom­bi­lla.

3.Hoy en día, sin em­bar­go, tras un úl­ti­mo si­glo desas­tro­so pa­ra la bio­di­ver­si­dad, se ha per­di­do el 75 por cien­to de las es­pe­cies ve­ge­ta­les, se­gún la FAO. La po­bla­ción es más vul­ne­ra­ble que nun­ca a los cam­bios del cli­ma y de­pen­dien­te de las gran­des em­pre­sas que pa­ten­tan las se­mi­llas. La ham­bru­na en Su­dán del Sur es un re­cor­da­to­rio de nues­tra fra­gi­li­dad an­te las ca­tás­tro­fes agrí­co­las. Y una bac­te­ria co­no­ci­da co­mo ‘el ébo­la de los oli­vos’ lle­va de ca­be­za a los acei­te­ros ita­lia­nos. Dos ejem­plos de que no te­ne­mos ga­ran­tía de que siem­pre ha­brá alimentos en el su­per­mer­ca­do.

4.So­mos pre­vi­si­bles. El 95 por cien­to de nues­tra die­ta lo apor­tan 30 cul­ti­vos, arroz, maíz, tri­go y pa­ta­ta a la ca­be­za. Así que los ban­cos de se­mi­llas son ca­da vez más im­por­tan­tes. Hay unos 1750 en to­do el mun­do, que al­ber­gan sie­te mi­llo­nes de mues­tras. El más co­no­ci­do es la Bó­ve­da Glo­bal de Sval­bard, en No­rue­ga, que pre­ten­de guardar co­pias de to­das las se­mi­llas co­no­ci­das. So­lo de tri­go hay 150 000 va­rie­da­des, 30 000 de maíz…

HAY AGRI­CUL­TO­RES QUE RE­CU­PE­RAN VA­RIE­DA­DES Y ‘LI­BE­RAN’ SE­MI­LLAS

5.En Es­pa­ña exis­ten 37 ban­cos de se­mi­llas. El de re­fe­ren­cia es el Cen­tro Na­cio­nal de Re­cur­sos Fi­to­ge­né­ti­cos, en Al­ca­lá de He­na­res (Ma­drid), que guar­da du­pli­ca­dos de las co­lec­cio­nes de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, uni­ver­si­da­des y otros or­ga­nis­mos. Allí es­tá to­do lo que al­gu­na vez se cul­ti­vó en nues­tros cam­pos, por ejem­plo, le­gum­bres ca­si ex­tin­tas co­mo la al­mor­ta, a la que Go­ya de­di­có un gra­ba­do. Además de for­mar par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y eco­nó­mi­co, una de es­tas hu­mil­des se­mi­llas po­dría sal­var­nos en ca­so de una ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca o una pla­ga.

6. Las mues­tras es­tán a dis­po­si­ción del pú­bli­co y pue­den ser so­li­ci­ta­das por agri­cul­to­res y

aso­cia­cio­nes. En Sval­bard, sin em­bar­go, la ges­tión es más pa­re­ci­da a la de un de­pó­si­to ban­ca­rio y so­lo el ti­tu­lar pue­de re­cla­mar­la. La úni­ca vez que es­to ha su­ce­di­do fue a pe­ti­ción de in­ves­ti­ga­do­res de Si­ria, en 2015, que re­cu­pe­ra­ron mues­tras de tri­go, ce­ba­da y pas­tos de un ban­co de se­mi­llas de Ale­po des­trui­do por los bom­bar­deos y tras­la­da­do a Bei­rut.

7.En pa­ra­le­lo, agri­cul­to­res jó­ve­nes es­tán re­cu­pe­ran­do va­rie­da­des y ‘li­be­ran­do’ las se­mi­llas co­mo si fue­ra soft­wa­re de có­di­go abier­to y, de pa­so, apren­dien­do a mi­rar el pai­sa­je con los ojos de nues­tros abue­los. Lau­ra Acei­tuno —ex­per­ta en agroar­queo­lo­gía— ex­pli­ca: «Las hier­bas en la orilla del ca­mino ya no son ma­las hier­bas, sino medicinas, alimentos, he­rra­mien­tas o jue­gos. Al­gu­nas flores nos evo­can can­cio­nes y, cuan­do que­re­mos sem­brar es­to o aque­llo, re­cor­da­mos un re­frán». Pan pa­ra hoy… y tam­bién pa­ra ma­ña­na.

LAS SE­MI­LLAS DE NUES­TRA HIS­TO­RIA

8. Aquí es­tá to­do lo que al­gu­na vez se ha cul­ti­va­do en nues­tros cam­pos. El Cen­tro Na­cio­nal de Re­cur­sos Fi­to­ge­né­ti­cos, en Al­ca­lá de He­na­res, Ma­drid, po­see ca­si 3500 va­rie­da­des de alu­bia.

SAN­DÍAS ACORAZADAS

9. Da­vid Mon­cu­nill, agri­cul­tor del pue­blo ca­ta­lán de Ca­bria­nes, ha re­cu­pe­ra­do una va­rie­dad de san­día an­ti­gua y rús­ti­ca con una cor­te­za de dos cen­tí­me­tros de es­pe­sor, muy re­sis­ten­te a los in­sec­tos. A pe­sar de su blin­da­je, es sa­bro­sa, ro­ja y con gran­des se­mi­llas.

10.La pri­ma­ve­ra es la me­jor épo­ca pa­ra su siem­bra. Pe­san unos dos ki­los y me­dio y sus se­mi­llas se pue­den ad­qui­rir on-li­ne, en el ca­tá­lo­go de Les Re­far­des, una aso­cia­ción ads­cri­ta a la Red de Se­mi­llas y que agru­pa a pe­que­ños agri­cul­to­res que in­ten­tan plan­tar ca­ra «a las gran­des cor­po­ra­cio­nes agroa­li­men­ta­rias que to­man las de­ci­sio­nes so­bre qué y có­mo se siem­bra».

LE­CHU­GAS PU­RA SAN­GRE

11. Le­chu­gas ri­za­das, li­sas, pun­ta de lan­za… Na­da que ver con las ice­berg cló­ni­cas que ve­mos por to­das par­tes. Lau­ra Acei­tuno, doc­to­ra en Cien­cias Am­bien­ta­les, for­ma par­te de la aso­cia­ción La Tro­je, en El Be­rrue­co (sie­rra de Ma­drid). Reali­zó su te­sis so­bre la re­cu­pe­ra­ción de hor­ta­li­zas tra­di­cio­na­les. Lu­ciano, un agri­cul­tor, apor­ta va­rie­da­des que su fa­mi­lia ha guar­da­do al ca­tá­lo­go de se­mi­llas.

ALU­BIAS MUY SA­BIAS

12. Ste­ve Pa­du­llé, in­ge­nie­ro agró­no­mo y guía de es­pa­cios na­tu­ra­les en Sa­llent de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na), ha con­ser­va­do una va­rie­dad de alu­bia, acos­tum­bra­da a los cam­bios de cli­ma de la zo­na, que so­bre­vi­ve tan­to en los años llu­vio­sos co­mo en los se­cos.

13.Es lo que se co­no­ce co­mo una se­mi­lla to­do­te­rreno. La mis­ma va­rie­dad se en­cuen­tra, a más al­tu­ra, en la zo­na pre­pi­re­nai­ca, aun­que más gran­de y con la piel más fi­na, una adap­ta­ción na­tu­ral de la evo­lu­ción. «Un huer­to no sir­ve so­lo pa­ra pro­veer­nos de co­mi­da. Es la sa­bi­du­ría de nues­tros an­ces­tros», ex­pli­ca Pa­du­llé.

(DR)

Mu­seo de es­pi­gas: el es­pi­ga­rio cuen­ta con 2767 mues­tras. Mu­chas son va­rie­da­des de tri­go es­pa­ño­las que ya han des­apa­re­ci­do de los cam­pos. El es­pi­ga­rio se ini­ció en 1953.

(DR)

Los cien­tí­fi­cos com­prue­ban la via­bi­li­dad de las se­mi­llas.

(DR)

El al­ma­cén es­tá re­fri­ge­ra­do a -20°C, aun­que hay es­tan­cias a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras. Exis­ten co­pias de las se­mi­llas en otros paí­ses. Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas de Sval­bard (No­rue­ga) ya tie­ne 5000 mues­tras es­pa­ño­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.