Mu­je­res fuer­tes con­tra los ta­búes de ha­ce 90 años

Les coulis­ses de la sé­rie Net­flix Las Chi­cas del ca­ble

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

Dans le Ma­drid des an­nées 30, qua­tre jeu­nes fem­mes en quê­te d’in­dé­pen­dan­ce vont se bat­tre con­tre les dik­tats de la so­cié­té. Pour sa pre­miè­re pro­duc­tion de sé­rie es­pag­no­le, Net­flix a choi­si de dif­fu­ser Las Chi­cas del ca­ble dans 190 pays. Cet­te sé­rie en cos­tu­mes et au casting soig­né, est-elle le nou­veau Down­ton Ab­bey ?

Apri­me­ra vis­ta, el aje­treo que se cue­ce en el día a día del ro­da­je de Las chi­cas del ca­ble es idén­ti­co al de cual­quier otra se­rie. Lo que va­ría (y de qué for­ma) es el es­ca­pa­ra­te don­de se mues­tra el re­sul­ta­do fi­nal. Net­flix aca­ba de es­tre­nar su pri­me­ra pro­duc­ción es­pa­ño­la lo que, tra­du­ci­do en ci­fras, sig­ni­fi­ca que se es­tre­na si­mul­tá­nea­men­te en unos 190 paí­ses pa­ra un pú­bli­co po­ten­cial de ca­si 100 mi­llo­nes de per­so­nas. EL PAÍS ha asis­ti­do al ro­da­je de uno de los epi­so­dios de una fic­ción cu­yo mo­de­lo de di­fu­sión mar­ca un hi­to en la te­le­vi­sión es­pa­ño­la.

2. El re­ci­bi­dor de un im­po­nen­te edi­fi­cio de es­ti­lo mo­der­nis­ta da la bien­ve­ni­da al uni­ver­so de Las chi­cas del ca­ble. Si­mu­la la pri­me­ra com­pa­ñía de te­le­fo­nía es­pa­ño­la, la CTNE (Com­pa­ñía Te­le­fó­ni­ca Na­cio­nal de Es­pa­ña) crea­da en 1924 en Ma­drid, aun­que la ac­ción de la se­rie se si­túa en 1928. Al­re­de­dor de la em­pre­sa y de las te­le­fo­nis­tas que tra­ba­jan en ella or­bi­tan las his­to­rias de esta fic­ción. “Que­re­mos ha­blar de co­mu­ni­ca­ción. El te­lé­fono la re­vo­lu­cio­nó y es lo que es­tá ha­cien­do aho­ra Net­flix”, ase­gu­ra el pro­duc­tor Ra­món Cam­pos.

DES­PUÉS DE VEL­VET Y GRAN HO­TEL

3. La pla­ta­for­ma de ví­deo apues­ta so­bre se­gu­ro. Bam­bú Pro­duc­cio­nes firma el pro­yec­to, si­guien­do la es­te­la de otros tí­tu­los de éxi­to que lle­van su se­llo, co­mo Vel­vet o Gran Ho­tel. La aco­gi­da que han re­ci­bi­do es­tas se­ries en Net­flix ha si­do pri­mor­dial a la ho­ra de ele­gir a la mis­ma pro­duc­to­ra pa­ra que sa­ca­ra ade­lan­te el am­bi­cio­so pro-

duc­to. De he­cho, la fór­mu­la es prác­ti­ca­men­te igual —ro­man­ces im­po­si­bles, dra­mas, épo­ca y re­la­cio­nes en­tre cla­ses so­cia­les—, además de di­ri­gir­se al mis­mo ti­po de pú­bli­co. Es, y sus crea­do­res lo di­cen sin com­ple­jos, una se­rie de mu­je­res y pa­ra mu­je­res. “Cree­mos que se pue­de ha­cer un pro­duc­to di­ri­gi­do a un pú­bli­co fe­me­nino de muy al­to ni­vel”, apos­ti­lla la co­crea­do­ra Ge­ma R. Nei­ra. Pa­ra el di­rec­tor Car­los Se­des, es un ob­je­ti­vo más que via­ble por­que “Net­flix se ha con­ver­ti­do en la pla­ta­for­ma pa­ra to­dos los pú­bli­cos”.

AC­TRI­CES CON FUER­ZA

4. En con­se­cuen­cia han se­lec­cio­na­do tam­bién a las pro­ta­go­nis­tas, ca­ras jó­ve­nes y te­le­vi­si­vas co­mo Blan­ca Suá­rez (El bar­co, El in­ter­na­do), Ana Po­lvorosa (Aí­da), Na­dia de San­tia­go (Amar es pa­ra siem­pre), Ana Fer­nán­dez (Los pro­te­gi­dos) y Mag­gie Ci­van­tos (Vis a vis). La pro­duc­to­ra Te­re­sa Fer­nán­dez-Valdés ade­lan­ta que el pa­pel de es­tas mu­je­res aban­de­ra los va­lo­res que quie­ren mos­trar en la se­rie. Vie­nen de mun­dos an­ta­gó­ni­cos, pe­ro to­das tra­tan de sa­lir ade­lan­te so­las y se en­fren­tan al ta­bú so­cial que en los años 20 su­po­nía la in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral. “Son fuer­tes, in­de­pen­dien­tes… Y lle­gan a la com­pa­ñía te­le­fó­ni­ca bus­can­do un fu­tu­ro di­fe­ren­te”. 5. Aun­que muy dis­tin­tas en­tre sí, sus ca­mi­nos se cru­zan y sus ca­rac­te­res se for­ta­le­cen gra­cias, so­bre to­do, a la amis­tad que en­ta­blan. “Lo que más me gus­ta de es­te gru­po es que es muy con­tem­po­rá­neo. Hay un cam­po de ac­ción muy in­tere­san­te, de­mos­trar que las mu­je­res pue­den ser fuer­tes sin adop­tar un rol de hom­bre”, opi­na Ci­van­tos, que da vi­da a Án­ge­les, una ma­dre de fa­mi­lia con­ser­va­do­ra. Blan­ca Suá­rez in­ter­pre­ta al per­so­na­je prin­ci­pal, Li­dia. En pa­la­bras de la ac­triz, “una mu­jer con mu­chos se­cre­tos que po­co a po­co se va abrien­do a la vi­da”. Lle­ga a la com­pa­ñía por ca­sua­li­dad y se cho­ca­rá con un pa­sa­do que que­ría ol­vi­dar, avan­za Suá­rez. En es­te aba­ni­co de per­so­na­li­da­des, el rol de la mu­jer rompe­dora re­cae en Ana Fer­nán­dez, Car­lo­ta. “Vie­ne de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, pe­ro ella es re­bel­de y abier­ta”, ex­pli­ca Fer­nán­dez. Por su par­te, Na­dia de San­tia­go in­ter­pre­ta a Mar­ga, una chi­ca de pue­blo. “Cuan­do mue­re su ma­dre tie­ne una opor­tu­ni­dad en la ciu­dad. Pa­ra ella to­do es nue­vo”. El quin­to vér­ti­ce del gru­po es Sa­ra, el per­so­na­je de Ana Po­lvorosa, “fe­mi­nis­ta 100 % y lu­cha­do­ra por los de­re­chos de la mu­jer”.

6. Los per­so­na­jes mas­cu­li­nos ten­drán en Las chi­cas del ca­ble un pa­pel más se­cun­da­rio. “Los hom­bres son un com­ple­men­to de ellas y se los va a ver más dé­bi­les”, ex­pli­ca Ana Fer­nán­dez. To­dos coin­ci­den en que es una opor­tu­ni­dad im­pa­ga­ble po­der mos­trar su tra­ba­jo en un es­ca­pa­ra­te co­mo es Net­flix. “En Es­pa­ña, las ca­de­nas no van a ha­cer un Brea­king Bad o un Black Mi­rror por­que no fun­cio­na­ría.

UNA NA­RRA­TI­VA ADAP­TA­DA A NET­FLIX

7. Pa­ra los ac­to­res de Las chi­cas del ca­ble, la úni­ca di­fe­ren­cia que han no­ta­do en el ro­da­je con res­pec­to a sus an­te­rio­res tra­ba­jos en te­le­vi­sión es que han te­ni­do ve­ta­do has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas la pro­mo­ción de la se­rie en sus res­pec­ti­vas re­des so­cia­les. Los res­pon­sa­bles de Bam­bú, sin em­bar­go, sí que han te­ni­do que adap­tar­se un po­co más a los re­que­ri­mien­tos de la pla­ta­for­ma. Cam­bian los guio­nes y, por tan­to, la na­rra­ti­va de ca­da epi­so­dio. “Tie­nen un rit­mo más rá­pi­do, en ca­da ca­pí­tu­lo pa­san bas­tan­tes más co­sas que en una fic­ción tra­di­cio­nal”, ex­pli­ca Ge­ma R. Nei­ra.

8. Es­to se tra­du­ce, en opi­nión del pro­duc­tor Ra­món Cam­pos, en un pro­duc­to “mu­cho más dra­má­ti­co que nues­tras an­te­rio­res fic­cio­nes”. La du­ra­ción de los epi­so­dios igual­men­te se adap­tan a un for­ma­to más in­ter­na­cio­nal. De los 70 mi­nu­tos ha­bi­tua­les en las se­ries es­pa­ño­las, Las chi­cas del ca­ble apues­ta por 45-50. De la mis­ma for­ma, se acortan las tem­po­ra­das: de mo­men­to es­tán con­fir­ma­das dos en­tre­gas de ocho ca­pí­tu­los ca­da una.

Los per­so­na­jes mas­cu­li­nos ten­drán en Las chi­cas del ca­ble un pa­pel más se­cun­da­rio.

(Net­flix)

Es un dra­ma de ocho ca­pí­tu­los que na­rra la his­to­ria de cua­tro mu­je­res en bus­ca de li­ber­tad y nue­vas opor­tu­ni­da­des en una so­cie­dad do­mi­na­da por hom­bres.

(Net­flix)

Li­dia (Blan­ca Suá­rez), Car­lo­ta (Ana Fer­nán­dez), Án­ge­les (Mag­gie Ci­van­tos) y Mar­ga (Na­dia de San­tia­go) pro­ta­go­ni­zan esta his­to­ria en la que la amis­tad y el amor se­rán claves pa­ra con­se­guir su in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.