Vi­ñe­tas de una Eu­ro­pa rota

Un Word Press Photo en ban­de des­si­née.

Vocable (Espagnol) - - Sommaire -

En 2013, le sup­plé­ment du di­man­che El País se­ma­nal a pu­blié une sé­rie de re­por­ta­ges pho­to­grap­hi­ques sur les fron­tiè­res eu­ro­péen­nes. Leurs au­teurs, Car­los Spot­torno et Gui­ller­mo Abril ont ain­si té­moig­né du des­tin bri­sé de mi­lliers d’hom­mes et de fem­mes con­tra­ints à un exo­de for­cé. Lau­réats du pres­ti­gieux World Press Photo de 2015, ils li­vrent leur tra­vail sous for­me d’un ro­man photo-car­net de bord dans le li­vre

La fis­su­re (Ga­lli­mard).

Du­ran­te tres años, el fo­tó­gra­fo Car­los Spot­torno (Budapest, 1971) to­mó 25 000 fo­to­gra­fías y el pe­rio­dis­ta Gui­ller­mo Abril (Ma­drid, 1981) re­lle­nó 15 cua­der­nos de no­tas du­ran­te los via­jes que les lle­va­ron a ser tes­ti­gos del res­ca­te de una pa­te­ra fren­te a las cos­tas li­bias; de los sub­saha­ria­nos es­con­di­dos en el mon­te Gu­ru­gú, en Ma­rrue­cos, dis­pues­tos a to­do pa­ra lle­gar a Me­li­lla; de los tan­ques de la OTAN fren­te a Bielorrusia, o del éxo­do de re­fu­gia­dos que in­ten­tan cru­zar las fron­te­ras ha­cia Eu­ro­pa por los Bal­ca­nes, Lam­pe­du­sa y, sí, tam­bién por la he­la­da Fin­lan­dia, a 30 gra­dos ba­jo ce­ro.

2.¿Qué ha­cer con ese in­gen­te ma­te­rial? Los ga­na­do­res de un World Press Photo en el 2015 in­ven­ta­ron un so­bre­sa­lien­te e in­só­li­to ar­te­fac­to de tí­tu­lo La grie­ta (As­ti­be­rri): un có­mic en for­ma de diario pe­rio­dís­ti­co, don­de las fo­to­gra­fías ocu­pan el lu­gar ha­bi­tual de los di­bu­jos en las vi­ñe­tas, que ates­ti­gua de for­ma in­ape­la­ble que al­go se es­tá rom­pien­do en la Unión Eu­ro­pea. El vo­lu­men, que en­san­cha los lí­mi­tes de la his­to­rie­ta y plan­tea una nue­va ma­ne­ra de na­rrar, se pu­bli­có a fi­na­les del 2016 y ne­ce­si­tó muy po­co tiem­po pa­ra ha­llar un lu­gar de pri­vi­le­gio en las lis­tas de los me­jo­res có­mics del año.

LA MI­RA­DA DE UNA NI­ÑA

3. Las imá­ge­nes apa­re­cen tra­ta­das por Spot­torno. "No que­ría que pa­re­cie­ra una fo­to­no­ve­la y bus­qué có­mo evi­tar­lo con­vir­tien­do las fo­tos en más ilus­tra­ti­vas y me­nos reales, po­ten­cian­do los ne­gros". Y el re­sul­ta­do es que, a tra­vés de ellas, la reali­dad gol­pea al lec­tor, ya des­de la por­ta­da, don­de una ni­ña es res­ca­ta­da de una pa­te­ra en al­ta mar. "Re­cuer­do su mi­ra­da. La ni­ña mi­ra pro­fun­da­men­te la cá­ma­ra, no fue una mi­ra­da fu­gaz. Sen­tí des­con­cier­to. No pa­re­ce

perdida sino que pa­re­ce en­ten­der lo que pa­sa; es más, pa­re­ce pre­gun­tar­te: ’¿Ves lo que es­tá pa­san­do?’", re­cuer­da el fo­to­pe­rio­dis­ta. Ni Spot­torno ni Abril pue­den ol­vi­dar tam­po­co a los ni­ños re­fu­gia­dos en los Bal­ca­nes, llo­ran­do y an­dan­do has­ta 20 ki­ló­me­tros ba­jo la llu­via car­ga­dos con sus mo­chi­las y sa­cos de dor­mir. "To­das esas imá­ge­nes son te­rri­bles, due­len en el al­ma. Nos cuen­tan que mu­chas co­sas no fun­cio­nan —con­si­de­ra Abril—. Em­pe­za­mos en el 2014, cuan­do ca­si no se ha­bla­ba de re­fu­gia­dos, y hoy hay un éxo­do. En el 2015 la pa­la­bra ’grie­ta’ del tí­tu­lo em­pie­za a sen­tir­se. Alu­de a ese abis­mo que se­pa­ra Eu­ro­pa de un mun­do cu­ya gen­te in­ten­ta lle­gar al nues­tro co­rrien­do tan­tos ries­gos pe­ro tam­bién a las fa­llas y fi­su­ras que van ero­sio­nan­do la cohe­sión de Eu­ro­pa, que em­pe­za­ron con la cri­sis eco­nó­mi­ca del 2008, con la bre­cha nor­te-sur, y aho­ra con el bre­xit y la sus­pen­sión, tem­po­ral di­cen, del es­pa­cio Schen­gen pa­ra ce­rrar las fron­te­ras de la UE a los re­fu­gia­dos". 4.Los au­to­res re­fle­xio­nan, y lla­man al lec­tor a ha­cer lo mis­mo, y aler­tan de que la UE pue­de rom­per­se tras 70 años de paz. "Aun­que en Eu­ro­pa vi­va­mos un mo­men­to de de­sigual­dad, se­gui­mos en un en­torno más prós­pe­ro y equi­li­bra­do que el res­to del mun­do. Hay una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que te­ne­mos un pro­ble­ma co­mún, de que Eu­ro­pa tie­ne un pro­ble­ma —opi­na Spot­torno—. Esa sen­sa­ción de que la UE pue­de des­apa­re­cer es in­quie­tan­te y nos lle­va a ima­gi­nar adón­de va­mos. Aun­que ese fa­ta­lis­mo que nos in­va­de nos po­ne aler­ta, esa to­ma con­cien­cia de que al­go ma­lo se cue­ce de­be ayu­dar a des­ac­ti­var­lo".

DE SACCO A DELISLE Y GUIBERT

5. Pa­ra La grie­ta ha­lla­ron re­fe­ren­tes en có­mics pe­rio­dís­ti­cos y na­rra­dos en pri­me­ra per­so­na co­mo los de Joe Sacco, Guy Delisle, el clá­si­co Maus de Art Spie­gel­man, el Per­sé­po­lis de Mar­ja­ne Sa­tra­pi y El fo­tó- gra­fo, don­de Em­ma­nuel Guibert, Le­fè­vre y Le­mer­cier hi­bri­da­ron di­bu­jos y fo­tos pa­ra na­rrar su via­je con Mé­di­cos Sin Fron­te­ras a Af­ga­nis­tán. "He he­cho li­bros de fo­tos an­tes —cuen­ta Spot­torno—. Tie­nen bue­na crí­ti­ca y son bue­nos e in­tere­san­tes, pe­ro el gran pú­bli­co no los en­tien­de. Así que pen­sé en có­mo con­tar una his­to­ria com­ple­ja con fo­tos que cual­quie­ra pu­die­ra en­ten­der, y el có­mic per­mi­tía ese al­can­ce uni­ver­sal y lle­gar al ma­yor nú­me­ro de per­so­nas; so­bre to­do, a gen­te jo­ven que, aho­ra, con in­ter­net, se ha acos­tum­bra­do a leer frag­men­ta­do".

"Aun­que en Eu­ro­pa vi­va­mos un mo­men­to de de­sigual­dad, se­gui­mos en un en­torno más prós­pe­ro y equi­li­bra­do que el res­to del mun­do."

6.Cierran La grie­ta con sen­sa­cio­nes "in­quie­tan­tes" des­pués de to­mar el pul­so a la ten­sión bé­li­ca en las fron­te­ras bál­ti­cas con Ru­sia. "No es­ta­mos an­te un apo­ca­lip­sis — apun­ta Abril—. Pe­ro sí hay gen­te que nos ha­bla­ba de ter­ce­ra gue­rra mun­dial. Es­ta­mos co­mo en la pe­lí­cu­la Match point, de Woody Allen, con una pe­lo­ta que se queda en el ai­re y de­pen­de de no­so­tros, los ciu­da­da­nos, ver qué va­lo­res de­fen­de­mos an­te el res­to del mun­do".

(DR)

Vi­ñe­tas de La grie­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.