En su ma­yo­ría oc­to­ge­na­rias, las Ma­dres re­gre­san ca­da jue­ves a la pla­za don­de na­ció su lucha.

Vocable (Espagnol) - - À La Une -

que en un pri­mer mo­men­to eran los pa­ña­les de te­la de sus hi­jos— lo in­cor­po­ra­ron unos me­ses des­pués y rá­pi­da­men­te se convirtió en el em­ble­ma de su lucha.

'LAS LO­CAS'

6.El ré­gi­men las apo­dó 'las lo­cas', pe­ro no les im­por­ta­ba, y se­ma­na tras se­ma­na ca­mi­na­ban al­re­de­dor del mo­nu­men­to cen­tral de la Pla­za de Ma­yo pa­ra exi­gir la apa­ri­ción con vi­da de sus hi­jos. En ca­so de ha­ber co­me­ti­do al­gún de­li­to, las Ma­dres pe­dían a los mi­li­ta­res que los juz­ga­ran y con­de­na­ran con­for­me a la ley. Las mu­je­res no clau­di­ca­ron ni si­quie­ra cuan­do la aso­cia­ción su­frió un du­rí­si­mo gol­pe: el se­cues­tro a fi­nes de 1977 de tres de sus in­te­gran­tes, en­tre ellas Azu­ce­na Vi­lla­flor, de quien ha­bía na­ci­do la idea de unir­se pa­ra ga­nar vi­si­bi­li­dad. Las Ma­dres ca­ye­ron por la de­la­ción del ex­ca­pi­tán de la Ar­ma­da Al­fre­do As­tiz, quien se infiltró en el gru­po y se hi­zo pa­sar por her­mano de un des­apa­re­ci­do.

7."Ha­ber lu­cha­do por la vi­da con­tra la muer­te, cuan­do la muer­te te pa­só tan­tas ve­ces por en­ci­ma, te da mu­cho co­ra­je", ar­gu­men­ta a me­nu­do De Bo­na­fi­ni. Las Ma­dres ce­le­bra­ron el re­gre­so de Ar­gen­ti­na a la de­mo­cra­cia, en 1983, y el jui­cio a la Jun­ta Mi­li­tar, que con­de­nó a per­pe­tua a sus miem­bros, pe­ro tam­po­co se per­mi­tie­ron fla­quear cuan­do la im­pu­ni­dad pa­re­cía ga­nar­les la ba­ta­lla con las le­yes de Pun­to Fi­nal y Obe­dien­cia De­bi­da de Raúl Al­fon­sín (19831989) y los in­dul­tos pos­te­rio­res de Car­los Me­nem (1989-1999) a los je­rar­cas del ré­gi­men. Sin pa­rar de caminar, su exi­gen­cia de jus­ti­cia y la reivin­di­ca­ción de la me­mo­ria de los 30 000 des­apa­re­ci­dos vol­vió a co­brar fuer­zas con la de­ro­ga­ción de esas le­yes, du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, y la reapertura de cen­te­na­res de jui­cios que han con­ver­ti­do al país en un ejem­plo mun­dial.

8.En su ma­yo­ría oc­to­ge­na­rias, las Ma­dres re­gre­san ca­da jue­ves a la pla­za don­de na­ció su lucha. Mar­chan di­vi­di­das des­de 1986, cuan­do un gru­po se es­cin­dió por diferencias con He­be de Bo­na­fi­ni y fun­dó Ma­dres de Pla­za de Ma­yo-Lí­nea Fun­da­do­ra. A él per­te­ne­cen, en­tre otras, No­ra Cor­ti­ñas y Mir­ta Ba­ra­va­lle. El re­cha­zo de De Bo­na­fi­ni a la in­hu­ma­ción de res­tos y a la re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca es­ta­tal fue uno de los mo­ti­vos de la se­pa­ra­ción. Am­bas or­ga­ni­za­cio­nes dis­cre­pan tam­bién so­bre la for­ma de reivin­di­car a sus hi­jos: las pri­me­ras han eliminado sus nom­bres y el de sus fa­mi­lia­res des­apa­re­ci­dos de los pa­ñue­los y se re­co­no­cen co­mo "ma­dres de los 30 000", mien­tras que las in­te­gran­tes de Lí­nea Fun­da­do­ra man­tie­nen bien vi­si­ble la fo­to­gra­fía de sus hi­jos y su nom­bre al ha­cer la ron­da. Las diferencias se acen­tua­ron du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, cuan­do De Bo­na­fi­ni se ali­neó ex­plí­ci­ta­men­te jun­to a Nés­tor Kirch­ner y Cristina Fer­nán­dez y Lí­nea Fun­da­do­ra man­tu­vo una pos­tu­ra más in­de­pen­dien­te. 9.Más allá de lo que las se­pa­ra, es más lo que las une. "30 000 des­apa­re­ci­dos, pre­sen­tes", co­rean a uno y otro ex­tre­mo de la pla­za, en un cla­ro ges­to desafian­te al Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri por cues­tio­nar esa ci­fra. "Ma­dres de la pla­za, el pue­blo las abra­za", las des­pi­den ca­da se­ma­na de­ce­nas de per­so­nas, con­mo­vi­das por su so­la pre­sen­cia. Ellas con­fían en sa­ber al­gún día qué pa­só con to­dos los des­apa­re­ci­dos y que los jó­ve­nes que las arro­pan, y en los que ven re­fle­ja­dos a sus hi­jos, con­ti­núen su lucha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.