MÉ­XI­CO: A MÁS BLAN­CO, MÁS DI­NE­RO

Me­xi­que : plus on est blanc, plus on a d'ar­gent

Vocable (Espagnol) - - Société -

Mê­me si 72 % de la po­pu­la­tion me­xi­cai­ne est mé­tis, la couleur de la peau res­te un fac­teur dis­cri­mi­nant. Les expressions idio­ma­ti­ques ou in­sul­tes té­moig­nent de ce ra­cis­me en­vers les in­di­gè­nes. Que­lles sont les façons de com­bat­tre cet­te si­tua­tion ?

La ra­za de bron­ce. Esa es la idea con la que Jo­sé Vas­con­ce­los, in­te­lec­tual de cá­ma­ra de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, creó uno de los mi­tos fun­da­cio­na­les de la iden­ti­dad mo­der­na de Mé­xi­co: el mes­ti­za­je. Es­to de­ja­ba fue­ra del de­ba­te el ra­cis­mo. Si la in­men­sa ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos es­tán den­tro de esa ra­za cós­mi­ca, no es po­si­ble dis­cri­mi­nar por co­lor de piel. Una en­cues­ta re­cien­te ha mos­tra­do que el me­xi­cano, cuan­to más al­to en la es­ca­la so­cial, más blan­co se sien­te. En los úl­ti­mos años, otros es­tu­dios, li­bros y ex­po­si­cio­nes tra­tan de po­ner al país fren­te al es­pe­jo. 2. “La dis­cri­mi­na­ción por co­lor de piel es co­ti­dia­na, con la piel mo­re­na aso­cia­da en el ima­gi­na­rio so­cial a una con­di­ción sub­al­ter­na, en mi ca­so, soy pro­fe­sor de uni­ver­si­dad y, cuan­do lo di­go, la gen­te no me cree o lo du­da”, ex­pli­ca For­tino Do­mín­guez, do­cen­te de An­tro­po­lo­gía en la uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra e in­dí­ge­na zo­que, “otra co­sa es que no se creen que pue­da ser in­dí­ge­na si vi­ve en la ciudad o que, al en­trar en una tien­da, el po­li­cía te si­gue pen­san­do que vas a ro­bar al­go. Hay una cri­mi­na­li­za­ción de lo mo­reno en es­te país”.

3. Ha­ce po­co, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía pu­bli­có una gran en­cues­ta so­bre

con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas de la po­bla­ción me­xi­ca­na. Uno de los apar­ta­dos pe­día a los me­xi­ca­nos que au­to­cla­si­fi­ca­sen su co­lor de piel. Cuan­to ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo y es­co­la­ri­dad, más blan­co se veía el en­tre­vis­ta­do. Cuan­to más os­cu­ro el tono de piel, el por­cen­ta­je de per­so­nas ocu­pa­das en actividades de ba­ja ca­li­fi­ca­ción au­men­ta.

4. “En Mé­xi­co hay un pro­ble­ma de au­to­acep­ta­ción, to­do el mun­do se per­ci­be más blan­co, hay una ten­den­cia a po­ner­se me­nos prie­to [ne­gro]”, di­ce Cé­sar Ca­rri­llo True­ba, bió­lo­go, an­tro­pó­lo­go y co­mi­sa­rio de una ex­po bas­tan­te exi­to­sa so­bre el ra­cis­mo en Mé­xi­co, “es una mues­tra de la que la so­cie­dad es ra­cis­ta y, pa­ra evi­tar­lo, la gen­te quiere ser más cla­ra”.

IN­DÍ­GE­NAS Y MESTIZOS

5. En otro aná­li­sis, es­te del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir la Dis­cri­mi­na­ción, el 20 % de los me­xi­ca­nos no se sen­tía a gus­to con su co­lor de piel, el 25 % de­cla­ró ha­ber­se sen­ti­do dis­cri­mi­na­do por su apa­rien­cia fí­si­ca y el 55 % re­co­no­ció que se in­sul­ta a los de­más por su co­lor de piel. El ra­cis­mo en Mé­xi­co, de acuer­do con los au­to­res que se de­di­can a es­tu­diar­lo, tie­ne dos es­ca­las. Una, cla­ra y ex­plí­ci­ta, con­tra los in­dí­ge­nas, mien­tras, iró­ni­ca­men­te, se ala­ba to­do lo prehis­pá­ni­co. La otra su­til en­tre los au­to­de­no­mi­na­dos 'mestizos'.

6. “Es­to se ge­ne­ró en el si­glo XIX, con la idea del in­dio pu­ro y an­ti­guo de pa­sa­do glo­rio­so que da le­gi­ti­mi­dad a los crio­llos que se quie­ren se­pa­rar de la Co­ro­na, pe­ro hay un pro­ble­ma con los in­dios de­ge­ne­ra­dos a los que quie­ren re­em­pla­zar con gen­te de fue­ra”, si­gue True­ba, “es­te dis­cur­so es te­rri­ble, ya que se­gui­mos ha­cien­do mo­nu­men­tos a Cuauh­te­moc [úl­ti­mo em­pe­ra­dor me­xi­cano que se en­fren­tó a Cortés] y exal­ta­mos to­do ese pa­sa­do, mien­tras des­pre­cia­mos al in­dí­ge­na con­tem­po­rá­neo”.

7. Tam­bién se pue­de ob­ser­var en las múl­ti­ples fra­ses po­pu­la­res que tie­nen a los in­dí­ge­nas co­mo ob­je­ti­vo. Al­gu­nos ejem­plos: "pa­re­ces in­dia", "te ba­ja­ron del ce­rro", "se te es­tá aso­man­do el co­mal", "te me­re­ces el re­bo­zo", "no tie­ne la cul­pa el in­dio sino el que lo ha­ce com­pa­dre", "¡ah, có­mo eres in­dio!"

8. La se­gun­da for­ma es al­go que po­dría de­no­mi­nar­se 'mi­cro­rra­cis­mos'. Son bur­las, bro­mas, pe­que­ños co­men­ta­rios. Si uno se em­pa­re­ja con al­guien más blan­co, es­tá me­jo­ran­do la ra­za. El ni­ño es mo­re­ni­to, pe­ro es­tá bo­ni­to. Fe­de­ri­co Navarrete, his­to­ria­dor y au­tor de Mé­xi­co ra­cis­ta y El al­fa­be­to del ra­cis­mo me­xi­cano, tu­vo sus pe­que­ñas ra­cio­nes se­gún cre­cía. En una fo­to fa­mi­liar, el fo­tó­gra­fo lo qui­so apar­tar de sus pri­mos más blan­cos ya que iba a echar a per­der el re­tra­to.

9. En los cen­tros co­mer­cia­les, si no va ves­ti­do de cla­se me­dia, el guar­dia de se­gu­ri­dad lo en­fren­ta y tra­ta peor, lle­gan­do al tu­teo. Al­go que ja­más ha­ría con un güe­ro. La blan­cu­ra es la mi­tad de la ecua­ción, las per­so­nas más prie­tas tie­nen que gas­tar más en ro­pa pa­ra pa­re­cer cla­se me­dia. Y aquí es don­de con­ver­ge el ra­cis­mo con el cla­sis­mo.

UNA VER­GÜEN­ZA PRI­VA­DA

10. “To­da­vía a la fe­cha hay per­so­nas que afir­man que los ac­tos de dis­cri­mi­na­ción en Mé­xi­co que se ha­cen por el as­pec­to fí­si­co, la for­ma de ha­blar, la cul­tu­ra, no son pro­pia­men­te ra­cis­tas, sino que son una dis­cri­mi­na­ción de cla­se”, ex­pli­ca Navarrete, que en su Al­fa­be­to tie­ne una en­tra­da de­di­ca­da al cla­sis­mo, “pe­ro es que cla­se y ra­za siem­pre han es­ta­do com­bi­na­das en Mé­xi­co ya que, en la prác­ti­ca, lee­mos 'cla­se so­cial' co­mo una cues­tión de ra­za”.

11. Mé­xi­co abo­lió la es­cla­vi­tud en 1810, dé­ca­das an­tes que el mun­do an­glo­sa­jón. Sin una di­co­to­mía tan mar­ca­da en­tre blan­co y ne­gro co­mo en Es­ta­dos Uni­dos ni po­lí­ti­cas ac­ti­vas de se­gre­ga­ción, en Mé­xi­co no ha exis­ti­do, has­ta aho­ra, una reac­ción so­cial con­tra es­tos pre­jui­cios. “Una de las co­sas que han mos­tra­do los es­tu­dios es que la gen­te pue­de sen­tir­se me­nos va­lo­ra­da, pe­ro no es cons­cien­te de que ha su­fri­do ra­cis­mo”, ra­zo­na Navarrete, “creen que es su cul­pa, por ser feos, no arre­glar­se, por llevar za­pa­tos ba­ra­tos. Lo ven co­mo una ver­güen­za pri­va­da y no co­mo un sis­te­ma so­cial que re­pi­te es­truc­tu­ras dis­cri­mi­na­to­rias”.

12. Si la lu­cha es cul­tu­ral, el cam­po de ba­ta­lla de­be­ría ser los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Aun­que,

Cla­se y ra­za siem­pre han es­ta­do com­bi­na­das en Mé­xi­co ya que, en la prác­ti­ca, lee­mos 'cla­se so­cial' co­mo una cues­tión de ra­za

se­gún el CIA World Fact Book, la et­nia de po­bla­ción es en un 62 % mes­ti­za, un 28 % ame­rin­dia y, el res­to, eu­ro­pea y de otras la­ti­tu­des, en la pu­bli­ci­dad re­sul­ta mi­sión im­po­si­ble en­con­trar re­pre­sen­ta­cio­nes ale­ja­das del blan­co. En un cas­ting de un anun­cio que fue muy cri­ti­ca­do ha­ce unos años, Ae­ro­mé­xi­co pe­día “look Po­lan­co”, un ba­rrio de cla­se al­ta y blan­ca de la ca­pi­tal, y “na­die mo­reno”.

13. En los pro­gra­mas de fic­ción, la cla­se al­ta y los va­lo­res po­si­ti­vos sue­len es­tar re­ser­va­dos a los blan­cos tam­bién. “Las po­si­bi­li­da­des de re­pre­sen­ta­ción fa­vo­ra­ble se re­du­cen a ser adul­tos y a per­te­ne­cer al fe­no­ti­po blan­co o al eu­ro-mes­ti­zo, fue­ra de es­to, la pre­sen­cia de los ac­to­res tien­de a ser res­trin­gi­da y no fa­vo­ra­ble, so­bre to­do si re­pre­sen­ta al fe­no­ti­po in­do-mes­ti­zo”, se lee en el aná­li­sis uni­ver­si­ta­rio De la “pig­men­to­cra­cia” a la “cra­cia del fe­no­ti­po”: for­mas de ra­cis­mo y otras ex­clu­sio­nes en el dis­cur­so de la te­le­vi­sión me­xi­ca­na.

14. El epí­to­me de es­ta prác­ti­ca es un ar­que­ti­po fe­me­nino de las te­le­no­ve­las: el de la jo­ven blan­ca que vi­ve en un ba­rrio po­pu­lar mo­reno, luz de vir­tu­des en la os­cu­ri­dad, y lue­go se des­cu­bre que es una hi­ja per­di­da de un ma­tri­mo­nio de cla­se al­ta.

15. “No­so­tros cree­mos que el ra­cis­mo es es­truc­tu­ral en es­te país, que tie­ne que ver con el pro- yec­to del mes­ti­za­je que se cons­tru­yó tras la Re­vo­lu­ción, que era ex­cluir a los in­dí­ge­nas y de­jar­nos co­mo úni­co ho­ri­zon­te la in­te­gra­ción y una pro­me­sa de blan­quea­mien­to, de mo­no­cul­tu­ra y mo­no­len­gua”, concluye el an­tro­pó­lo­go For­tino Do­mín­guez. Y cuen­ta la his­to­ria de cuan­do el vol­cán El Chi­cho­nal, en Chia­pas, erup­cio­nó en mar­zo de 1982: su co­mu­ni­dad, unas 3500 fa­mi­lias, fue la ter­ce­ra prio­ri­dad a la ho­ra de eva­cuar la zo­na. An­tes vi­nie­ron las 25 000 ca­be­zas de ga­na­do y 35 000 to­ne­la­das de ca­fé que los la­ti­fun­dis­tas cria­ban en la re­gión.

(Si­pa)

El me­tro de Ciudad de Mé­xi­co.

(DR)

Fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la No­so­tros los No­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.