Có­mo des­co­lo­ni­zar los libros de tex­to

Les ma­nuels sco­lai­res et le pas­sé co­lo­nial.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

¿Qué puede pa­sar en la men­te de un ni­ño que apren­de cosas en la es­cue­la pe­ro que no se apren­de a sí mis­mo?

La vi­sion tron­quée de l’his­to­ire of­fi­cie­lle sur la ques­tion de la co­lo­ni­sa­tion et de la dé­co­lo­ni­sa­tion dans les ma­nuels sco­lai­res a fait dé­bat en Fran­ce. Mais qu’en est-il de la l’his­to­ire du con­ti­nent afri­cain en­seig­née dans les ma­nuels au Sé­né­gal ?

Los an­te­pa­sa­dos de los se­ne­ga­le­ses ya no son los ga­los, pe­ro lo fue­ron du­ran­te mu­cho tiem­po. Ca­si cin­co ge­ne­ra­cio­nes tras la in­de­pen­den­cia del país (1960) se edu­ca­ron con unos libros de tex­to que pa­re­cían sa­li­dos de un mal có­mic de As­te­rix y Obe­lix. En ellos, no so­lo la len­gua, las imá­ge­nes y los con­te­ni­dos es­ta­ban des­vin­cu­la­dos de la realidad afri­ca­na, sino que de­trás ha­bía un tu­fi­llo de su­pre­ma­cía oc­ci­den­tal que es el que ver­da­de­ra­men­te de­ja hue­lla, el ver­da­de­ra­men­te pe­li­gro­so.

2. "Aún hoy es ne­ce­sa­rio cam­biar el modelo de edu­ca­ción y la ur­gen­cia es la re­vi­sión de los ma­nua­les es­co­la­res", sen­ten­cia Sé­bas­tien Le­fè­vre, his­pa­nis­ta fran­cés de la Uni­ver­si­dad Gas­ton Ber­ger (UGB) de Saint Louis y or­ga­ni­za­dor de un co­lo­quio in­ter­na­cio­nal el pa­sa­do mes de ma­yo so­bre es­te te­ma. “Los es- que­mas men­ta­les de mis es­tu­dian­tes aquí son los mis­mos que en Pa­rís, don­de el alum­na­do es ma­yo­ri­ta­ria­men­te blan­co y oc­ci­den­tal", cuen­ta tras ocho me­ses de cá­te­dra en Senegal. "Es­táis en­fer­mos de co­lo­nia­lis­mo, les di­go, brus­co, para pro­vo­car el des­blo­queo

de la men­te".

3. Ya lo di­jo en 1984 Cheikh An­ta Diop: “El co­lo­ni­za­do, o el ex­co­lo­ni­za­do in­clu­so, se pa­re­ce al esclavo del si­glo XIX que, una vez li­be­ra­do, va hasta el um­bral de la puer­ta y vuel­ve a ca­sa por­que no sa­be a dón­de ir". El es­tu­dio de es­ta im­por­tan­te fi­gu­ra, pa­dre de la dig­ni­dad afri­ca­na que con­si­guió de­mos­trar cien­tí­fi­ca­men­te que la ci­vi­li­za­ción egip­cia fue ne­groa­fri­ca­na, es una de las gran­des au­sen­cias en el cu­rrícu­lo se­ne­ga­lés aún hoy. Aun­que ha si­do ob­je­to de re­for­mas, el pro­gra­ma es­co­lar si­gue sin rom­per los la­zos con la an­ti­gua me­tró­po­lis en cuan­to a la con­for­ma­ción de un es­que­ma men­tal ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia afri­ca­na.

4. "¿Qué puede pa­sar en la men­te de un ni­ño que apren­de cosas en la es­cue­la pe­ro que no se apren­de a sí mis­mo, ni so­bre su pro­pia historia?", se in­te­rro­ga­ron Le­fè­vre y ca­si 40 per­so­nas más ve­ni­das de di­fe­ren­tes paí­ses afri­ca­nos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos como Bra­sil, Co­lom­bia o México, don­de hay una fuerte pre­sen­cia de afro­des­cen­dien­tes. Los con­tex­tos de las per­so­nas de as­cen­den­cia afri­ca­na de los tres con­ti­nen­tes (Amé­ri­ca, Eu­ro­pa y África) li­ga­dos en el mar­co de la tra­ta, la es­cla­vi­tud y la co­lo­ni­za­ción tie­nen, por tan­to, fuer­tes la­zos en la ac­tua­li­dad, mu­chas ve­ces de­li­be­ra­da­men­te ig­no­ra­dos.

5. “Los libros es­co­la­res afri­ca­nos de­be­rían in­te­grar la afro­diás­po­ra e, in­ver­sa­men­te, los ame­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños no ten­drían sen­ti­do sin in­ser­tar una par­te de la historia del vie­jo con­ti­nen­te”, ex­pli­ca Le­fè­vre, miem­bro del

Gru­po de Es­tu­dio y de In­ves­ti­ga­ción Afri­cano e His­pano-Afri­cano (GERAHA). “Uno de los errores de Senegal es mi­rar de­ma­sia­do a Eu­ro­pa y no a Amé­ri­ca La­ti­na, don­de lle­van dos si­glos tra­ba­jan­do la cues­tión iden­ti­ta­ria, tras la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la y por­tu­gue­sa”, opi­na el pro­fe­sor.

6. El con­gre­so, de vo­ca­ción muy prác­ti­ca, con­clu­yó en la con­for­ma­ción de gru­pos de tra­ba­jo para la crea­ción de una ba­se de da­tos de re­fe­ren­tes afri­ca­nos y afro, y he­rra­mien­tas alternativas para tra­ba­jar en las au­las, al­go más rá­pi­do que la re­vi­sión de los libros de tex­to. “Pe­se a que es­tos pue­den ser pa­sos vá­li­dos, de­trás de­be ha­ber un pro­yec­to po­lí­ti­co: de­fi­nir qué edu­ca­ción se quie­re y qué he­rra­mien­tas se usa­rán para con­se­guir­lo: al­go que Senegal aún no ha he­cho”.

7. En es­te sen­ti­do, Adia­ra Sy, di­rec­to­ra del li­ceo Ameth Fall, uno de los más im­por­tan­tes y pres­ti­gio­sos en Saint Louis que cuen­ta con más de 1300 es­tu­dian­tes, tam­bién se pro­nun­cia: “He­mos per­di­do la opor­tu­ni­dad al co­mien­zo de la in­de­pen­den­cia. El ti­po de ciu­da­dano que la es­cue­la ha cons­trui­do se ha he­cho so­bre lo que la co­lo­ni­za­ción ha de­ja­do, y no se ha re­pen­sa­do. Aho­ra es muy di­fí­cil vol­ver atrás. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be cons­truir­se so­bre va­lo­res que vehi­cu­len lo que que­re­mos ser. Pe­ro no es el ca­so: va­mos a gol­pe de fi­nan­cia­dor”.

LA RE­VI­SIÓN DE LOS MA­TE­RIA­LES ES­CO­LA­RES

8. Pri­me­ro fue­ron Ma­ma­dou y Bi­ne­ta, dos sim­pá­ti­cos per­so­na­jes que, aun­que más cer­ca­nos al alum­na­do en nombre y co­lor de piel, se­guían trans­mi­tien­do co­no­ci­mien­tos con­ce­bi­dos desde el He­xá­gono y sin re­la­ción con la so­cie­dad en la que los ya reales Ma­ma­dou y Bi­ne­ta o los Aï­cha y Mous­sa se desa­rro­lla­ban como ciu­da­da­nos.

9. ¿Es tan ne­ce­sa­rio co­no­cer pa­la­bras como "as­pi­ra­dor" o "pa­ra­guas", o es­tu­diar la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa sin aten­der a ne­ce­si­da­des más úti­les como su pro­pia in­de­pen­den­cia, los ti­pos de ser­pien­tes o los sis­te­mas de re­ga­dío en me­dios ári­dos? "Aun­que he­mos vi­vi­do tiem­pos de in­adap­ta­ción, desde ha­ce una dé­ca­da es­ta­mos ha­cien­do es­fuer­zos por adap­tar los ma­nua­les es­co­la­res a nues­tra realidad", ex­pli­ca el ins­pec­tor de­par­ta­men­tal del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Saint Louis, M. Dia. "Los libros de tex­to de pri­me­ra y se­gun­da eta­pa re­vi­sa­dos ya es­tán dis­po­ni­bles en las es­cue­las”.

10. En­ton­ces se pre­sen­tan dos gran­des pro­ble­má­ti­cas. La for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do para la trans­mi­sión de los nue­vos con­te­ni­dos (e in­clu­so la vo­lun­tad de es­tos) y la de­pen­den­cia ex­ter­na para el ac­ce­so de las es­cue­las a es­tos ma­nua­les, la ma­yo­ría de ellos edi­ta­dos por casas ex­tran­je­ras.

11. “La cues­tión de la iden­ti­dad es­tá muy pre­sen­te en la ju­ven­tud se­ne­ga­le­sa, que se sien­te un po­co per­di­da en es­te sen­ti­do. Mu­chas ve­ces se re­co­no­cen úni­ca­men­te como ne­gros con ca­be­llos cres­pos sin dar­se cuen­ta de que es­tán re­pro­du­cien­do es­te­reo­ti­pos cons­trui­dos por las teo­rías ra­cis­tas del si­glo XIX", ex­pli­ca Fré­de­ri­que Lou­veau, pro­fe­so­ra de an­tro­po­lo­gía en la UGB. Tie­nen un ima­gi­na­rio muy li­mi­ta­do de lo que son y de lo que es su cul­tu­ra, que aso­cian so­la­men­te al peul que pas­to­rea en su pue­blo sin re­co­no­cer al peul que se va a Es­ta­dos Uni­dos, vuel­ve, in­tro­du­ce cam­bios en su co­mu­ni­dad, o se ins­ta­la en la ciu­dad. La cul­tu­ra es al­go di­ná­mi­co y cam­bian­te”.

(Si­pa)

De­be ha­ber un verdadero pro­yec­to po­lí­ti­co para los libros de tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.