La Bar­ce­lo­na má­gi­ca de Puig i Cadafalch

Sur les tra­ces de l’ar­chi­tec­te mo­der­nis­te ca­ta­lan.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR AN­NA BORRÀS

Si à la Bar­ce­lo­ne mo­der­nis­te on as­so­cie les oeu­vres d’Antonio Gau­dí, il ne fau­drait pas ou­blier ce­lles d’au­tres ar­chi­tec­tes tels que Do­me­nech i Mon­ta­ner ou Puig i Cadafalch dont l'em­prein­te Art Nou­veau est vi­si­ble sur de nom­breux édi­fi­ces de la ca­pi­ta­le ca­ta­la­ne. A l’oc­ca­sion du 150iè­me an­ni­ver­sai­re de la nais­san­ce de Puig i Cadafalch, pour­quoi ne pas sui­vre ses tra­ces dans Bar­ce­lo­ne ? De la cé­lè­bre Ca­sa Amatller à la Ca­sa de les Pun­xes, cet his­to­rien de l’art, ar­chi­tec­te et po­li­ti­cien a dé­plo­yé tout son ta­lent créa­tif et in­dus­triel.

Ha­ce ape­nas un año de la aper­tu­ra al pú­bli­co de la Ca­sa Te­rra­das o Ca­sa de les Pun­xes en la Diagonal de Bar­ce­lo­na y es­ta ya se ha con­ver­ti­do en una de las ci­tas in­elu­di­bles en la vi­si­ta a la ciu­dad. Su au­tor, Jo­sep Puig i Cadafalch (1867-1956), es uno de los gran­des del mo­der­nis­mo ca­ta­lán, jun­to con An­to­ni Gau­dí y Do­mè­nech i Mon­ta­ner y, es­te año, se ce­le­bra el 150º aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to y el cen­te­na­rio de su pre­si­den­cia al fren­te de la Man­co­mu­ni­tat de Ca­ta­lu­ña. Ar­qui­tec­to, his­to­ria­dor, po­lí­ti­co y pro­mo­tor cul­tu­ral, gran eru­di­to en ar­te ro­má­ni­co, es una de las per­so­na­li­da­des ca­ta­la­nas más no­ta­bles del si­glo XX, pie­za cla­ve del mo­der­nis­mo y el nou­cen­tis­me. Lla­ma­do 'el poe­ta de

las pie­dras', la obra de Puig i Cadafalch es tan di­ver­sa e ima­gi­na­ti­va como di­la­ta­da es su carrera como ar­qui­tec­to. Las ca­lles de Bar­ce­lo­na al­ber­gan una vein­te­na de re­si­den­cias, ade­más de obra in­dus­trial como la ma­ra­vi­llo­sa fábrica Ca­sa­ra­mo­na, hoy se­de del Cai­xaFo­rum, y pro­yec­tos como la es­ca­li­na­ta y el mi­ra­dor del Pa­lau Nacional que se cons­tru­ye­ron para la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1929. Pe­ro su obra es mu­cho más ex­ten­sa, so­bre to­do en Ma­ta­ró, ciu­dad don­de na­ció, y en Ar­gen­to­na, la be­lla lo­ca­li­dad de ve­ra­neo si­tua­da en el Ma­res­me, a 35 ki­ló­me­tros de Bar­ce­lo­na.

CA­SA MARTÍ

2. Es­ta ru­ta por la ciu­dad de Bar­ce­lo­na hil­va­na al­gu­na de sus casas más des­ta­ca­das —no to­das, ya que para ello se­rían ne­ce­sa­rios va­rios días— y se ini­cia en uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos en la ciu­dad. Se tra­ta de la Ca­sa Martí (1895), en pleno cas­co an­ti­guo (ca­lle de Mon­tsió, 3), en cu­yos ba­jos se en­cuen­tra el fa­mo­so bar don­de se reunía la bohe­mia y la in­te­lec­tua­li­dad en la Bar­ce­lo­na de fi­na­les del si­glo XIX, con per­so­na­jes tan ilus­tres como Pi­cas­so, Opis­so, No­nell, San­tia­go Rusiñol e Isaac Al­bé­niz, en­tre otros mu­chos. Re­ma­ta­da con al­me­nas, la ca­sa es una fan­ta­sía me­die­val, neo­gó­ti­ca, con ven­ta­nas oji­va­les y lám­pa­ras de for­ja que cuel­gan en la ca­lle, es­cul­tu­ras del gran alia­do de los ar­qui­tec­tos mo­der­nis­tas Eu­se­bi Ar­nau y for­jas del maes­tro del hie­rro Ma­nuel Ba­lla­rín. Los azu­le­jos de bal­co­nes y pa­re­des, lle­nos de co­lor y mo­ti­vos flo­ra­les, son un pre­lu­dio de lo que va a ha­ber en gran par­te de su obra pos­te­rior. Como lo es tam­bién el Sant Jor­di ma­tan­do al dra­gón que ilus­tra la es­qui­na de la Ca­sa Martí.

CA­SA CA­RRE­RAS

3. Jus­to en­fren­te se le­van­ta la Ca­sa Ca­rre­ras, tam­bién mo­der­nis­ta, tam­bién de Puig i Cadafalch, pe­ro más tar­día, de 1920. Am­bas fue­ron un en­car­go de la fa­mi­lia Martí, acau­da­la­dos in­dus­tria­les tex­ti­les que ins­ta­la­ron su fábrica y al­ma­ce­nes en pleno Ba­rrio Gó­ti­co de Bar­ce­lo­na. El pa­seo, ini­cia­do de la mano de El­vi­ra Font, guía y al­ma ma­ter de Ar­qui­tec­tu­ra de Ca­ta­lun­ya d’avui i de sem­pre, si­gue ha­cia la Vía Laie­ta­na, lo que da pie a co­no­cer una de las ma­yo­res obras de Puig i Cadafalch como ur­ba­nis­ta. Font nos cuen­ta el pa­pel que es­te tu­vo en la aper­tu­ra de es­ta im­por­tan­te vía, tan im­pres­cin­di­ble como trau­má­ti­ca, con el éxo­do de más de 12 000 per­so­nas y el de­rri­bo de las an­ti­guas mu­ra­llas ro­ma­nas. Du­ran­te el pa­seo se ob­ser­van to­da­vía al­gu­nos de sus ves­ti­gios. Pró­xi­ma pa­ra­da, la Ca­sa Gua­rro, un en­car­go de la im­por­tan­te fa­mi­lia de la in­dus­tria pa­pe­le­ra, si­tua­da en la Vía Laie­ta­na, 37, de es­ti­lo nou­cen­tis­ta y que da­ta de 1922. El edi­fi­cio es im­pac­tan­te, con su al­ma­cén, ofi­ci­nas, pi­sos para al­qui­lar y la re­si­den­cia de los Gua­rro, y fue muy no­ve­do­so en su momento por el uso de hor­mi­gón ar­ma­do para rea­li­zar la es­truc­tu­ra y por sus sa­las diá­fa­nas pre­pa­ra­das para dis­tin­tos usos. De nue­vo ha­cia la ciu­dad an­ti­gua, subimos por la Ram­bla hasta lle­gar a la pla­za de Ca­ta­lun­ya, don­de ob­ser­va­mos en la es­qui­na con Ram­bla de Ca­ta­lun­ya la mas­to­dón­ti­ca Ca­sa de Pich i Pon, cons­trui­da por Puig i Cadafalch en 1921, muy lejos de los pos­tu­la­dos mo­der­nis­tas del au­tor, so­bria y sin ape­nas flo­ri­tu­ras ex­cep­to en la ba­rro­ca puer­ta de en­tra­da y en los dos tem­ple­tes que co­ro­nan el edi­fi­cio (ori­gi­na­ria­men­te eran tres).

CA­SA AMATLLER

4. A las puer­tas del Ei­xam­ple, El­vi­ra Font ha­ce un al­to para co­men­tar lo po­co o na­da que le gus­ta­ba a Puig i Cadafalch el Plan Cer­dà, del que fue un de­trac­tor. Más allá de la cua­drí­cu­la ho­mo­gé­nea de las ca­lles, al­gu­nos ar­qui­tec­tos del momento abo­ga­ron por un plano ra­dial en el que se ge­ne­ra­ran gran­des es­pa­cios pú­bli­cos. Fue­ra como fue­se, el Ei­xam­ple bar­ce­lo­nés al­ber­ga las gran­des jo­yas mo­der­nis­tas de Puig i Cadafalch, que se in­clu­yen en la lla­ma­da 'eta­pa ro­sa' por el co­lor de sus fa­cha­das. La pri­me­ra, la mag­ní­fi­ca Ca­sa Amatller, en pleno pa­seo de Grà­cia, en la lla­ma­da 'Man­za­na de la dis­cor­dia', com­par­tien­do pro­ta­go­nis­mo con la Ca­sa Lleó Mo­re­ra, de Do­mè­nech i Mon­ta­ner, y la Ca­sa Batlló, de An­to­ni Gau­dí. El en­car­go de la re­for­ma de un ano­dino edi­fi­cio por par­te del in­dus­trial cho­co­la­te­ro y gran afi­cio­na­do a la fotografía y el ar­te An­to­ni Amatller dio como re­sul­ta­do es­te tri­bu­to me­die­val, con in­con­ta­bles guiños al pro­pie­ta­rio en la or­na­men­ta­ción es­cul­tó­ri­ca de Eu­se­bi Güell. La ca­sa se puede recorrer con­cer­tan­do una vi­si­ta. Es acon­se­ja­ble ha­cer un re­ce­so en la ca­fe­te­ría y tien­da Cho­co­la­te Amatller, si­tua­da en los ba­jos del edi­fi­co, don­de tam­bién se pue­den ad­qui­rir ca­jas y ta­ble­tas de las dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des de es­ta mar­ca cen­te­na­ria. La Ca­sa Amatller fue ob­je­to de una mi­nu­cio­sa y cui­da­da res­tau­ra­ción ha­ce un par de años, lo que per­mi­te ha­cer un via­je en el tiem­po e ima­gi­nar la vi­da de la al­ta bur­gue­sía ca­ta­la­na a prin­ci­pios del si­glo XX. Mu­chas de las va­lio­sas pie­zas del mo­bi­lia­rio original se ex­po­nen en el MNAC.

5.En­fren­te, en el 48 del pa­seo de Grà­cia, se ha­lla la Ca­sa Ca­sa­ra­mo­na, cons­trui­da en 1924 tam­bién para un ri­co in­dus­trial. Es­ta per­te­ne­ce a la épo­ca ama­ri­lla y su as­pec­to, muy lejos de la es­té­ti­ca mo­der­nis­ta, es so­brio y ra­cio­na­lis­ta. La Ca­sa Te­rra­das, fi­na­li­za­da en 1905 y co­no­ci­da como la Ca­sa de les Pun­xes por sus seis torres pun­tia­gu­das. Lo pri­me­ro que hay que sa­ber de es­te mag­ní­fi­co edi­fi­cio es el re­to ar­qui­tec­tó­ni­co que le su­pu­so a Puig i Cadafalch la for­ma trian­gu­lar del te­rreno, que, lejos de to­mar­lo como un lí­mi­te, fue para él un ali­cien­te. La historia se re­pi­te en es­te en­car­go de Jo­sep Te­rra­das, quien de­jó en he­ren­cia el so­lar a sus tres hi­jas. El edi­fi­cio se com­po­ne, pues, de tres casas, ca­da una con una re­si­den­cia se­ño­rial y pi­sos para ser al­qui­la­dos. Es im­pres­cin­di­ble dar la vuel­ta com­ple­ta al con­jun­to para de­lei­tar­nos con las fi­li­gra­nas de piedra de Eu­se­bi Ar­nau, ver el cam­bio de las dis­tin­tas fa­cha­das de es­ti­lo neo­gó­ti­co, los de­ta­lles de los cua­tro pla­fo­nes ce­rá­mi­cos y el Sant Jor­di re­cu­rren­te en la obra de Puig i Cadafalch.

6.So­lo hay que cru­zar la Diagonal para dar con otra de las jo­yas de Puig i Cadafalch, el Pa­lau del Ba­ró de Qua­dras, un edi­fi­cio me­dia­ne­ro es­plén­di­do con una fa­cha­da or­na­men­ta­da ín­te­gra­men­te de piedra que el ar­qui­tec­to con­ci­bió para el uso del noble. La en­tra­da no puede ser más be­lla, con una es­ca­li­na­ta es­cul­pi­da y una fuen­te en el pa­tio in­te­rior ins­pi­ra­do en los pa­la­cios re­na­cen­tis­tas. Hoy, la ca­sa la ocu­pa el Ins­ti­tut Ra­mon Llull, y es po­si­ble recorrer sus es­tan­cias in­clu­so con vi­si­tas tea­tra­li­za­das.

7. Que­dan en el Ei­xam­ple to­da­vía va­rias casas in­tere­san­tes como el Pa­lau Ma­ca­ya, tam­bién mo­der­nis­ta, si­tua­do en el pa­seo de Sant Joan, 108, y que hoy per­te­ne­ce a la Obra So­cial La Cai­xa. Y es in­dis­pen­sa­ble para fi­na­li­zar la ru­ta acer­car­se a Mont­juïc para con­tem­plar la es­ca­li­na­ta que sube hasta el Mu­seu d’Art de Ca­ta­lun­ya, don­de se guar­dan las pin­tu­ras ro­má­ni­cas de las igle­sias del Pi­ri­neo que Puig i Cadafalch trans­por­tó hasta Bar­ce­lo­na para su res­tau­ra­ción y con­ser­va­ción; y las cua­tro co­lum­nas que ja­lo­nan el pa­seo de Ma­ría Cris­ti­na, hoy re­cu­pe­ra­das y que da­ban la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes de la Ex­po­si­ción de 1929, y en­trar en la ma­ra­vi­llo­sa fábrica Ca­sa­ra­mo­na, se­de del Cai­xaFo­rum, el ma­yor edi­fi­cio cons­trui­do por Puig i Cadafalch. El in­dus­trial Ca­si­mir Ca­sa­ra­mo­na de­ci­dió ins­ta­lar aquí su fábrica tex­til, y el re­sul­ta­do fue un con­jun­to típico de ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial mo­der­nis­ta en el que no fal­tan ni las bó­ve­das ca­ta­la­nas ni la de­co­ra­ción con ce­rá­mi­ca o piedra ar­ti­fi­cial. De nue­vo, Puig i Cadafalch apos­tó por el es­ti­lo neo­gó­ti­co.

El Ei­xam­ple bar­ce­lo­nés al­ber­ga las gran­des jo­yas mo­der­nis­tas de Puig i Cadafalch

(Ca­sa de les Pun­xes)

La "Ca­sa de les Pun­xes" (Ca­sa de las pun­tas) imi­ta la for­ma de los cas­ti­llos me­die­va­les.

La fa­cha­da de la Ca­sa Amatller den­tro de "la man­za­na de la dis­cor­dia" en Bar­ce­lo­na. (Si­pa) Pun­xes. (DR) La Ca­sa de les

El ar­qui­tec­to Puig I Cadafalch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.