La­ti­noa­mé­ri­ca ga­na por ce­sá­rea

Pour­quoi pra­ti­que-t-on au­tant de cé­sa­rien­nes en Amé­ri­que La­ti­ne ?

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR IRE­NE LARRAZ

La moi­tié des ac­cou­che­ments au Me­xi­que, en Ré­pu­bli­que do­mi­ni­cai­ne, au Bré­sil, au Chi­li ou en Co­lom­bie se ter­mi­nent par des cé­sa­rien­nes. Le con­ti­nent la­tino-amé­ri­cain con­cen­tre ain­si le taux le plus éle­vé de cé­sa­rien­nes au mon­de. Si cet­te pra­ti­que chi­rur­gi­ca­le sau­ve des vies, elle est peut être aus­si trop sou­vent abu­si­ve­ment pra­ti­quée. Ex­pli­ca­tions.

Ma­ga­li Gam­ba, una trein­ta­ñe­ra ar­gen­ti­na, es­cu­cha de fon­do el reguetón que las en­fer­me­ras han pues­to en el qui­ró­fano, mien­tras la obs­te­tra tan­tea su va­gi­na y le pre­gun­ta: «Es­to es­tá muy pe­ga­do, es­tá di­fí­cil sa­car­la, ¿quién fue el bes­tia que te hi­zo la an­te­rior ce­sá­rea?». Al fi­nal sa­can a su hi­ja con una se­gun­da ce­sá­rea, se la mues­tran de lejos y se la lle­van rá­pi­da­men­te para darle le­che de fór­mu­la. Da igual que ella ha­ya pe­di­do ama­man­tar­la y te­ner­la a su la­do en cuan­to na­cie­ra. La obs­te­tra se des­pi­de di­cién­do­le: «Te­nías ra­zón, tu be­bé tie­ne 39 se­ma­nas, no 41 como se pen­sa­ba». La ope­ra­ción ha si­do in­ne­ce­sa­ria.

2.Como en el ca­so de Gam­ba, la mi­tad de las mu­je­res que ha­yan te­ni­do un hi­jo hoy en México, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Bra­sil, Chile, Co­lom­bia, Pa­ra­guay o Ecua­dor ha­brá te­ni­do que pa­sar por una ce­sá­rea. Aun­que no se sa­be en cuán­tos ca­sos, el paso por el qui­ró­fano era per­fec­ta­men­te evi­ta­ble; la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que so­lo en­tre el 10 % y el 15 % de las ce­sá­reas es­tán jus­ti­fi­ca­das por mo­ti­vos mé­di­cos. El res­to for­ma par­te de un fe­nó­meno que se ha con­ver­ti­do en pan­de­mia. La re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be es la de ma­yor ta­sa de ce­sá­reas del mundo, se­gún un es­tu­dio de la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Plos One.

3.En­tre 1990 y 2014, la ta­sa de ce­sá­reas en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be au­men­tó del 23 % al 42 %. Y los da­tos más ac­tua­li­za­dos de ca­da país mues­tran que la ci­fra si­gue en au­men­to. No se puede ha­blar de una so­la causa, pe­ro la más re­cu­rren­te es sa­car ren­ta­bi­li­dad al par­to. Ade­más de que la ma­yo­ría de hos­pi­ta­les pri­va­dos co­bran más por una ce­sá­rea, los doc­to­res pue­den aten­der más alum­bra­mien­tos si es­tos son pro­gra­ma­dos y rá­pi­dos.

4.Para el doc­tor Bre­men De Mu­cio, ase­sor re­gio­nal en Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (PAHO), mu­chos pro­fe­sio­na­les ven en la ce­sá­rea un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo y sin com­pli­ca­cio­nes, y so­lo quie­ren fa­ci­li­tar la ta­rea a sus pa­cien­tes.

5.Ade­más, la to­le­ran­cia al do­lor ha dis­mi­nui­do, re­la­ta De Mu­cio. «Cuan­do yo em­pe­cé como obs­te­tra, las par­te­ras le de­cían a las mu­je­res: ‘Pa­ri­rás con do­lor, así di­ce la Bi­blia'», re­cuer­da. Hoy, «en es­ta so­cie­dad de la in­me­dia­tez», apun­ta que las ma­dres y los es­po­sos de las par­tu­rien­tas pi­den a los mé­di­cos que les prac­ti­quen la ce­sá­rea. «La gen­te pien­sa que los pro­ce­di­mien­tos y la anes­te­sia son ino­cuos, cuan­do en verdad nin­gu­na in­ter­ven­ción es­tá exen­ta de ries­gos», se­ña­la el ex­per­to.

6.A es­to se su­ma la ju­di­cia­li­za­ción de la me­di­ci­na, aña­de. «A los re­si­den­tes de gi­ne co­obs­te­tri­cia les dicen: ‘No se preo­cu­pen por ha­cer una ce­sá­rea

de más, nun­ca te van a de­man­dar por una ce­sá­rea de más, pe­ro sí por una de me­nos'». Y así, ad­vier­te De Mu­cio, los obs­te­tras se han con­ver­ti­do en 'ci­ru­ja­nos de bis­tu­rí fá­cil'.

7.En 2015, an­te el in­creí­ble au­men­to de ce­sá­reas, la OMS re­vi­só las ta­sas acep­ta­bles para es­te pro­ce­di­mien­to y con­clu­yó que «las ta­sas de ce­sá­rea su­pe­rio­res al 10 % no es­tán aso­cia­das con una re­duc­ción en las ta­sas de mor­ta­li­dad ma­ter­na y neo­na­tal». Por el con­tra­rio, «como en cual­quier otra ci­ru­gía, la ce­sá­rea es­tá aso­cia­da a ries­gos a cor­to y a lar­go pla­zo que pue­den pro­vo­car com­pli­ca­cio­nes y dis­ca­pa­ci­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas, a ve­ces per­ma­nen­tes o in­clu­so la muer­te», in­di­ca el re­por­te.

8.Es el ca­so de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, don­de 71 mu­je­res mu­rie­ron du­ran­te ce­sá­reas en 2016, y las in­fec­cio­nes ya son la se­gun­da causa de muer­te ma­ter­na. En es­te país, en cua­tro de ca­da diez par­tos se prac­ti­can ce­sá­reas in­ne­ce­sa­rias. Y en las clí­ni­cas pri­va­das la ci­fra se dis­pa­ra a nue­ve de ca­da diez.

BRA­SIL: 55,5 %

9. En Bra­sil, don­de la ta­sa de ce­sá­reas su­pera el 55 % hay, ade­más, otros pro­ble­mas aña­di­dos. De Mu­cio re­cuer­da que la can­tan­te Xu­xa tu­vo una ce­sá­rea y ha­bló de ello como si fue­ra al­go as­pi­ra­cio­nal y se pro­pa­gó así en la pren­sa. «Eso ha lle­va­do a que las mu­je­res de cier­to es­tra­to so­cio­cul­tu­ral ha­blen de que el par­to na­tu­ral es de po­bres y la ce­sá­rea, de ri­cos, lo cual es una bar­ba­ri­dad», se­ña­la. En Es­ta­dos Uni­dos ya tie­ne nombre: ‘too posh to push’ (‘de­ma­sia­do pi­ja para em­pu­jar’).

10.Ade­más, con la ce­sá­rea los mé­di­cos pro­me­ten «que la va­gi­na va a que­dar chi­qui­ta y que se po­drán man­te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas vir­gi­na­les que con el par­to na­tu­ral se pier­den», aña­de De Mu­cio.

MÉXICO: 45,2 %

11. En México, a pe­sar de que para el se­gu­ro so­cial es más eco­nó­mi­co rea­li­zar par­tos na­tu­ra­les que ce­sá­reas, es una cues­tión de ra­pi­dez y efi­cien­cia, se­ña­la Karen Luna, in­ves­ti­ga­do­ra ju­rí­di­ca del Gru­po de In­for­ma­ción en Re­pro­duc­ción Ele­gi­da (GI­RE). Es­to ha lle­va­do a que mu­chas mu­je­res pre­fie­ran pla­ni­fi­car su par­to. Tan­to que en 2014 el 23,2 % de los par­tos fue­ron ce­sá­reas de emer­gen­cia y el 23,1 % pro­gra­ma­das, se­gún el Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca (Inegi).

12.Ro­ber­to Cas­tro, so­ció­lo­go y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Nacional Au­tó­no­ma de México es­pe­cia­li­za­do en prác­ti­ca mé­di­ca, ex­pli­ca que más allá de los ca­sos ex­tre­mos hay otras for­mas más su­ti­les o na­tu­ra­li­za­das de vio­la­ción de los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos. Por ejem­plo, tra­tar de ob­te­ner el con­sen­ti­mien­to para ser es­te­ri­li­za­das a la vez que se les prac­ti­ca la in­ter­ven­ción, no con­sul­tar a las mu­je­res so­bre las de­ci­sio­nes que se to­man so­bre sus cuer­pos, ig­no­rar sus so­li­ci­tu­des, o rea­li­zar una ce­sá­rea so­lo por­que las sa­las es­tán lle­nas o por­que hay al­gún qui­ró­fano dis­po­ni­ble, en­tre otras.

UNA EPI­DE­MIA ‘CON­TA­GIO­SA’

13.En 2004, la Cá­ma­ra de Dipu­tados de Ar­gen­ti­na (32,9 %) fir­mó la Ley de Par­to Hu­ma­ni­za­do, que exi­ge a las ins­ti­tu­cio­nes sa­ni­ta­rias dar el tiem­po ne­ce­sa­rio para el tra­ba­jo de par­to, si bien no se re­gla­men­tó hasta 11 años des­pués. Ecua­dor dis­cu­te una ley si­mi­lar en la Asam­blea. En 2016, el Go­bierno de Perú (35,4 %) anun­ció la pues­ta en mar­cha del Ob­ser­va­to­rio del Na­ci­do Vi­vo para au­di­tar cuán­tas de las ce­sá­reas fue­ron in­de­bi­das. Por su par­te, el Se­na­do mexicano tam­bién so­li­ci­tó a la Se­cre­ta­ría de Sa­lud un in­for­me so­bre las cau­sas del au­men­to de ce­sá­reas, que se han du­pli­ca­do en los úl­ti­mos 12 años.

14.Sin em­bar­go, son to­das ini­cia­ti­vas muy in­ci­pien­tes y con es­ca­sos re­sul­ta­dos. De Mu­cio con­si­de­ra que el úni­co ca­mino es cam­biar que las mu­je­res em­pie­cen a re­cla­mar por qué se les hi­zo una ce­sá­rea que no es­ta­ba in­di­ca­da por ra­zo­nes mé­di­cas. «Los pro­fe­sio­na­les mi­ra­rán me­jor», di­ce.

(Istock)

El 50% de las mu­je­res que die­ron a luz en Chile en 2015 lo hi­cie­ron por ce­sá­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.