La cum­bia mís­ti­ca de Natalia Do­co

La chan­te­use ar­gen­ti­ne nous en­voû­te avec El Buen Gua­li­cho.

Vocable (Espagnol) - - Édito Sommaire -

En­tre poé­sie nos­tal­gi­que et éner­gie mu­ti­ne, la chan­te­use ar­gen­ti­ne Natalia Do­co, rend hom­ma­ge dans son 2e al­bum El Buen Gua­li­cho à la fé­mi­ni­té, à la for­ce créa­tri­ce et ma­gi­que de la na­tu­re avant de nous en­voû­ter sur une cum­bia en­dia­blée. Rencontre.

ORENCONTRE AVEC NATALIA DO­CO chan­te­use ar­gen­ti­ne

jos ne­gros in­ten­sos, pelo ne­gro aza­ba­che, co­llar ta­lis­mán en el cue­llo, la can­tan­te ar­gen­ti­na Natalia Do­co, se trans­for­ma en dio­sa cha­ma­na, arro­pa­da por las dis­tin­tas fa­ses de la lu­na en la por­ta­da de su nue­vo ál­bum. El Buen Gua­li­cho sa­lió el pa­sa­do 22 de sep­tiem­bre en Fran­cia, día de equi­noc­cio de oto­ño, una fe­cha que sim­bo­li­za el re­na­cer en la as­tro­lo­gía. El día an­te­rior, la can­tan­te, com­pa­ñe­ra del fa­mo­so mú­si­co fran­cés Flo­rián Gar­cía (Fre­ro De­la­ve­ga) anun­cia­ba su es­ta­do de bue­na es­pe­ran­za en las re­des so­cia­les con una fo­to su­ya, em­ba­ra­za­da, ba­jo la luz de la lu­na ro­ja, en un de­sier­to de cac­tus. Can­ta en es­pa­ñol y en fran­cés, mez­clan­do con gra­cia los dos idio­mas, y jue­ga con dos uni­ver­sos, poe­sía y nos­tal­gia cuan­do can­ta en es­pa­ñol con su voz po­de­ro­sa (nu­tri­da por la sa­bi­du­ría an­ces­tral de las mu­je­res), ma­li­cia y tra­ve­su­ra en fran­cés (con un tono de voz cer­cano al de Oli­via Ruiz). El buen Gua­li­cho es un dis­co ta­lis­mán en mu­chos sen­ti­dos, pro­du­ci­do ba­jo un se­llo in­de­pen­dien­te, sím­bo­lo de su te­na­ci­dad y de su li­ber­tad co­mo ar­tis­ta. En­cuen­tro en un ca­fé en el dis­tri­to XX de Pa­rís, don­de nos cuen­ta, con mu­cha dul­zu­ra, sus an­dan­zas.

2. Vo­ca­ble: ¿Có­mo le vino la pa­sión por la mú­si­ca? Natalia Do­co: Pue­do de­cir que me crié con la mú­si­ca. Aun­que mi pa­pá fue­ra mé­di­co, su sue­ño siem­pre fue ser ar­tis­ta: él can­ta­ba en ca­sa to­das las no­ches un re­per­to­rio de mú­si­ca fol­cló­ri­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na y to­ca­ba la gui­ta­rra. Mi ma­má, que te­nía un ta­ller en ca­sa don­de co­sía ves­tua­rios, po­nía mú­si­ca más roc­ke­ra, des­de Ti­na Tur­ner has­ta Queen… Así que to­da la ca­sa se trans­for­ma­ba en un es­ce­na­rio don­de ha­cía mi show de ni­ña, ba­jan­do la es­ca­le­ra co­mo si sa­lie­ra de mi ca­me­rino y en­sa­yan­do el es­pec­tácu­lo de­lan­te de un enor­me si­llón, co­mo si fue­ra mi pú­bli­co. Se es­cu­cha­ba mu­cho en ca­sa tam­bién to­do el re­per­to­rio de can­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas de pro­tes­ta, can­tan­tes co­mo Violeta Pa­rra, Mer­ce­des Sosa, Cha­ve­la Var­gas o la ar­gen­ti­na María He­le­na Walsh, que de­nun­cia­ba la dic­ta­du­ra en­cu­bier­ta en un re­per­to­rio in­fan­til (N. de la R. El país de No­mea­cuer­do fue uti­li­za­do en la ban­da so­no­ra de La His­to­ria Ofi­cial). Me acuer­do tam­bién de los vi­ni­los de Bra­sil, Elis Re­gi­na...

3. V.o.: Y se da a co­no­cer en Ar­gen­ti­na en el pro­gra­ma "Ope­ra­ción Triun­fo" que se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla… N.D.: To­da mi ado­les­cen­cia fui muy tí­mi­da, te­nía pá­ni­co es­cé­ni­co, me da­ba ver­güen­za mos­trar­me can­tan­do. Y es­te es­ta­do no es­ta­ba re­suel­to cuan­do en­tré en "Ope­ra­ción Triun­fo". Fue una ex­pe­rien­cia ma­lí­si­ma con tan­tas cá­ma­ras, el pú­bli­co, una re­trans­mi­sión na­cio­nal... Fue te­rri­ble y me es­ca­pé a Mé­xi­co.

4. V.o.: ¿Por qué Mé­xi­co? ¿Por­que era la tie­rra de Cha­ve­la Var­gas? N.D.: So­ña­ba con ser ex­tran­je­ra des­de los 13 años, con ir­me le­jos. Era muy no­ve­le­ra y tea­tral así que, mi­ran­do el ma­pa de La­ti­noa­mé­ri­ca, el país más le­jano... ¡era Mé­xi­co! Em­pe­cé a apa­sio­nar­me por las ci­vi­li­za­cio­nes pre­co­lom­bi­nas, la cul­tu­ra sa­gra­da Tol­te­ca… Me que­dé en Ciu­dad Juá­rez, que es un ho­rror, muy fea, con una car­ga ener­gé­ti­ca es­pan­to­sa. Y no ol­vi­de­mos la si­tua­ción de los fe­mi­ni­ci­dios... Tu­ve pro­ble­mas con mi pa­sa­por­te y me que­dé un año y me­dio allí. Apren­dí mu­cho, a can­tar con po­ten­cia, en un bar que se lle­na­ba ca­da no­che. Fue una eta­pa muy li­be­ra­do­ra don­de la ti­mi­dez se me fue. Es­tu­ve lue­go en Mon­te­rrey tres años y me­dio, eso fue la glo­ria, can­ta­ba Amy Wi­nehou­se, John Len­non, Bob Mar­ley... Ca­da no­che es­ta­ba de­lan­te de 15 000 per­so­nas… Lue­go me fui me­dio año a Ciu­dad de Mé­xi­co pe­ro no me fue tan bueno: in­ten­té fir­mar con Sony pe­ro me que­rían a mí co­mo en­va­se y con­ver­tir­me en un pro­duc­to de pu­ro mar­ke­ting. No fir­mé al fi­nal, me vol­ví a Ar­gen­ti­na y me vi­ne a vi­vir a Fran­cia des­pués de co­no­cer a Flo­rián. 5. V.o.: Y, ¿no año­ra nun­ca su país, Ar­gen­ti­na? N.D.: No soy muy na­cio­na­lis­ta y mi vi­da en Ar­gen­ti­na no fue tan fe­liz co­mo pa­ra te­ner nos­tal­gia. Además, allí es ca­si im­po­si­ble ser ar­tis­ta y vi­vir de ello, y más sien­do mu­jer. Mi­ra mi com­pa­trio­ta La Ye­gros, no vi­ve allí… Amo a Fran­cia, por­que me abrió tan­tas puer­tas... En­con­tré un ho­gar. Bueno, lue­go, cla­ro, me en­can­ta es­cu­char el acen­to ar­gen­tino cuan­do es­toy en las ca­lles de Pa­rís pe­ro no co­mo pa­ra po­ner­me tris­te... Me en­can­tó vi­vir en Pa­rís y, aho­ra, vi­vir en el bos­que en el su­roes­te de Fran­cia, ro­dea­da de la na­tu­ra­le­za, es lo me­jor que me ha pa­sa­do. Yo re­na­cí en el bos­que.

6. V.o.: En el ál­bum, la na­tu­ra­le­za es­tá muy pre­sen­te… N.D.: Sí. Cuan­do vi­vía en Pa­rís te­nía de­lan­te de la ven­ta­na del li­ving de mi de­par­ta­men­to un ár­bol es­pec­ta­cu­lar, con flo­res de co­lor violeta, que me ha­cía sen­tir tan fe­liz que me ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir la le­tra de las can­cio­nes de es­te dis­co.

7. V.o.: 'El buen gua­li­cho', en la cul­tu­ra ar­gen­ti­na ha­ce re­fe­ren­cia a la ma­gia, a la bru­je­ría, ¿no? N.D.: Yo con­si­de­ro que es ma­gia blanca de au­to­trans­for­ma­ción, que fue el pro­ce­so de dos años y me­dio que vi­ví. Es­tu­dié mu­cho a las vie­jas dei­da­des de la so­cie­dad ma­triar­cal, a las plan­tas, las pie­dras an­ti­guas, las téc­ni­cas de sa­na­ción de Ar­gen­ti­na, de los cel­tas tam­bién. En fin, que­ría trans­mi­tir to­do el po­der fe­me­nino que exis­tía y que fue des­te­rra­do de la tie­rra. Yo lo aso­cio a la ma­gia blanca, a los an­ces­tra­les co­no­ci­mien­tos fe­me­ni­nos. Lo veo aso­cia­do a la crea­ción, a la vi­da que bro­ta en ca­da es­pa­cio o en ca­da mo­men­to de la vi­da.

8. V.o.: El te­ma El buen gua­li­cho, es cum­bia. La cum­bia tie­ne un au­ge es­pec­ta­cu­lar aho­ra, ¿no? N.D.: Sí, me en­can­ta. El pri­mer re­bro­te de la cum­bia fue cuan­do te­nía 12 años, eran gru­pos de cum­bia po­pu­la­res de la cla­se ba­ja de la so­cie­dad, se pu­sie­ron de mo­da en las dis­co. Ha­ce unos 10 años, sur­gie­ron adap­ta­cio­nes de la cum­bia por mú­si­cos más in­te­lec­tua­les co­mo Axel Kry­gier, un ge­nio que acep­tó pro­du­cir es­te dis­co. Él es un pe­lín ex­tra­va­gan­te y co­nec­ta­mos en­se­gui­da. Su­po tra­du­cir en mú­si­ca mis sue­ños y mun­do.

(Hu­gues An­hes)

El po­der de la na­tu­ra­le­za nu­tre el ál­bum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.